Leffe Brune

Haciendo caso a un fan que nos pedía que comentásemos cervezas más “comunes”, hoy comentamos la que puede ser la cerveza de abadía más comercial de todas. La Leffe Brune (o Bruin), que es una cerveza tipo Dubbel de gran distribución.

¿Es esta comercialización algo malo? Yo opino que no obligatoriamente. Es una cerveza para el gran público, rica y fácil de beber, ganando en estos aspectos lo que se puede perder en especialización y tradición. Es lo que es, y el resultado no es malo.

A la vista destaca por su color oscuro pero bastante traslucido, y su espuma blanca que desaparece rápidamente. Al olfato es suave, con leve olor dulce afrutado. En el sabor destacan los tostados, con toques ácidos y amargos, un poco de caramelo y un leve regusto a alcohol (tiene 6,5% ABV), pero que se desvanecen rápidamente.

Es en detalles como la poca persistencia en el paladar o en la memoria en lo que se nota que estamos frente a una cerveza comercial. En eso y en cosas como que (lo comentaba el otro día con un amigo dibujante) el diseño de la etiqueta va evolucionando hacia un logo cada vez más comercial e impersonal.

Se recomienda tomar en copa cáliz, a 6 u 8 ºC, acompañándola de carnes rojas o con acompañamientos agridulces. Pero no intentes impresionar a nadie con ella.

7 comentarios:

  1. Lo de la comercialización me recuerda a la Kastell y a la Grimemberg, que parece que se han vuelto un poco "mainstream". Para mi es un avance, así es más fácil de encontrar en bares e incluso en supermercados.

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí. Ahora son cervezas comerciales, con todo lo bueno y malo que ello acarrea. Pero si eso ayuda a que más gente tenga acceso a este tipo de cervezas y gracias ello se introduzcan en este mundillo, bienvenidos sean!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! Y, por favor, recomendad a quien os la ofrezca como 'Leffe negra' que cambien de diccionario, que bruin, o brune NO significa 'negro'... Llamemos a las cosas por su nombre.

    Y sí, que el importador lo ponga en las cajas es de delito.

    ResponderEliminar
  4. Las leffe y la grimbergen son cervezas de muchísima calidad, ya quisieran muchas artesanas parecerse minimamente a una de esas dos cervezas....no se pq ese odio o envidia hacia las cervezas industriales...aprended de ellas y no criticar tanto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leffe y las grimbergen son cervezas de muchísima calidad en sus procesos, no hay duda. No van a dejar que un lote se desvíe más de lo que ellos consideren adecuado, y vas a tener un producto estable y consistente.

      Pero, en términos de sabor, no tienen nada que hacer con la riqueza de matices de una trapense, o con su punto especial. Estas son cervezas muy correctas (como bien se dice en la entrada) para el público mayoritario, y apelan al mínimo común divisor. Creo que eso si se puede criticar, desde el punto de vista organoléptico.

      Eliminar
  5. Sin duda es una cerveza que tiene unas notas cortas pero interesantes, por suerte su distribución se encuentra creciendo, es una cerveza que conduce a los nuevos consumidores a probar productos cada vez más complejos, es buena para comenzar a adentrarse al mundo de la cerveza belga

    ResponderEliminar
  6. Al probarla me pareció interesante la mezcla del alcohol con el sutil toque caramelizado, la recomiendo para los que les gusta este tipo de sabores y acompañarla de carne roja

    ResponderEliminar