Lindemans Faro

El estilo faro es una de los estilos derivados de las cervezas Lambic de fermentación espontánea, y por lo tanto originario de Bélgica. Para compensar la acidez típica de las Lambic, a estas se le añade azúcar moreno en la botella. Pero no para que fermente, ya que se pasteuriza para neutralizar las levaduras. Sino para que endulce la mezcla.

Ahora bien (y si creéis que pudo ser mi botella decidlo y tal vez le dé una nueva oportunidad), coincido con Charles Baudelaire en que parece que es una cerveza que alguien ya se bebió antes.

Su color es marrón oscuro, con espuma muy leve que desaparece rápido. Y, según mi opinión, huele a vómito y sabe a vómito. Así de simple. Claro que, casualmente, cuando la probé estaba con mi amiga Raquel, que casualmente había escrito hace años una entrada en su blog tratando el tema de los olores lácticos, que casualmente se pueden encontrar en las cervezas de fermentación espontanea (y en las otras si se contaminan) por los lactobacillus. Bueno, que suerte tantas casualidades y que a ella el olor le recordase a queso. Así alguien se la pudo tomar, porque si fuese por mí, se habría ido por el desagüe.

Pero claro, a lo mejor es sólo a mí, o fue aquella botella. Por alcohol no sería, que tiene sólo 4% ABV. ¿Vosotros qué opináis?

“Mi opinión en un Tweet:” Olor y sabor a vómito de borracho. Entra igual que sale: Mal. Nota: Insuficiente.

7 comentarios:

  1. Beh, pues a mí no me disgusta. Una Lambic sencilla y barata, no es gran cosa pero alguna vez me la llevo a casa.

    ResponderEliminar
  2. A mi no me gusta, se me hace muy raro el dulzor. Pero no recuerdo nada de vómito... me pareció tipo una sidra baraturria con algo de sabor afrutado, me costó bastante acabármela, pero por empalagosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya os digo que me recordaba a ese olor a mí, a mi amiga le recordaba a queso y le gustó la cerveza. Y es por las bacterías lácticas (tipicas de las lambic y alguna otra cerveza). No tiene por qué ser malo si una cerveza lo tiene a propósito. Pero en este caso a mi no me gustó nada. Claro, que ya digo, que a lo mejor era esa que estaba contaminada. Si muchos lectores opinan lo contrario, tendré que darle una segunda oportunidad.

      Eliminar
  3. Pero te entrarían los sudores solo de pensar en probarla de nuevo, ¿eh?

    Esta la probé hace unos meses, y me pasó lo mismo que a ti, no me gustó nada. Tenía un aroma desde el primer momento bastante asqueroso, y un regusto que... Mira, aún se me ponen los pelos como escarpias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, viendo que hay un par de opiniones similares a la mía... y que la misma cerveza gustó a mi amiga y su opinión fue parecida a los demas (osea, a los que no les disgustó como a nosotros), entonces supongo que la cerveza estaba bien (osea, no era q estuviese contaminada como temía) sino que a mí ese olor me recuerda a vómito y por lo tanto no me va a gustar nunca. Venga, a por la siguiente!

      Eliminar
  4. Tanto el acido isovalèrico como el acido butírico son aportados por las bacterias de la fermentación y por las propiedades adulteradas del lúpulo añejo que se emplea en su elaboración. Motivo por el cual no es una falla ni un demérito, todo lo contrario, es requerimiento en ese estilo.

    Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
  5. Perdón, me olvidé de aclarar lo mas importante, esos ácidos son los responsables de producir esos descriptores como a "queso" o "vómito".
    Saludos!!

    ResponderEliminar