Batallitas: Sirviendo cervezas de trigo

Leyendo la entrada de ayer sobre la Kwak el vaso de la Kwak, no podía dejar de recordar una cosa que me llamaba mucho la atención sobre los vasos, en este caso, el típico vaso alargado y grande de weissbier alemán.

No sé si lo recordáis, pero cuando empezaron a llegar a España de manera general las cervezas de importación, a la gente le dio por creer que las Franziskaners se servían metiendo la botella entera en el vaso y dándolo la vuelta rápidamente. ¿Sabéis de que os hablo? Esto generaba muchas cervezas estropeadas, suelos manchados y vasos rotos.

Por suerte, esta moda ha pasado (o al menos yo ya no la veo) y ahora nos dejan a los profesionales servirlas: Remojando ligeramente el interior del vaso para enfriarlo y restar fricción a la superficie, inclinando el vaso y vertiendo el contenido poco a poco, y antes de vaciarlo del todo, remover el culo de la botella, para recoger la levadura acumulada al fondo de la misma. Veámoslo hacer a un monje franciscano en un anuncio de esa misma marca:


Y con esto, la batallita de hoy. Contadme vuestras experiencias si recordáis hechos parecidos.

Kwak

Esta cerveza destaca por su vaso. Un bonito vaso tipo probeta con un soporte de madera. Esta cerveza la piden (muy a menudo) por su vaso. Es precioso, pero ridículo en el S. XXI.

Se supone que se hizo así para facilitar su consumo en las carretas que iban de pueblo en pueblo. ¿Hay carretas ahora? NO. Pues dame una copa tulipa, por favor.

Es una cerveza que personalmente no nos gusta, pero hemos de reconocer que no está TAN mal. El color ambarino brillante y la espuma muy abundante llaman la atención; el olor de maltas y alcoholes es agradable, y el sabor resulta refrescante… al principio. Enseguida empieza a resultar demasiado dulce y empalagoso, con las características típicas de una cerveza maltosa belga fuerte.

Eso sí, el vaso es bonito, les gusta a las chicas, y puedes aprovechar para emborracharlas gracias a su 8,1% ABV. ¿Qué mas puedes pedir para una cerveza que se encuentra ya hasta en el bar de debajo de tu casa? Ah, sí, no le mangues el vaso al camarero. No lo necesitas en tu casa y a él le cuesta dinero.

“Mi opinión en un Tweet:” Si la vas a pedir SÓLO por el vaso, tal vez no deberías estar bebiendo cerveza. Nota: Insuficiente.

RipTide

BrewDog se autodefine como una cervecería joven, innovadora e iconoclasta. Si fuese como cierta editorial de comics, su eslogan sería: “No son las cervezas que bebían vuestros padres

Son gente extrema haciendo cervezas extremas. Y la RipTide no va a ser menos. Definida como una” retorcida Stout sin piedad” en la propia etiqueta, ganó en 2007 el WBA a mejor cerveza Stout-Imperial del mundo.

El color es negro como un pozo y la espuma oscura, como las buenas Imperial Stout. El olor y el sabor son intensos, muy intensos. Tan intensos que es como un bofetón en la cara, lleno de especias, café, chocolate amargo, maltas y lúpulos. Tanto sabor que hasta cubre su 8% ABV.

Se recomienda servir en copa y disfrutarla con aire de despreocupación aristocrática. O eso pone en la botella. Yo bebo todas mis cervezas así. En el club de caballeros.

“Mi opinión en un Tweet:” Una Imperial de las de ahora. Tan intensa que hasta cansa. Nota: Bien.

Kapittel Prior

Venida desde ese pueblecito llamado Watou. Ese pueblo que nos hace soñar, al contar en sus alrededores con un par de las mejores cervecerías belgas: St. Bernardus, y Brouwerij Van Eecke. Es pueblecito al que estoy ahorrando para ir en mis próximas vacaciones.

Bueno, pues esta es una cerveza típica de abadía belga, fuerte. Destinada a los miembros importantes de la comunidad religiosa. (de ahí la clasificación que hacen muchas de estas marcas de Patter / Prior / Abt)

El color es oscuro, rojizo, turbio. La espuma esponjosa. El olor es a maltas y frutas. El sabor, dulce, con cierto tono metálico y recuerdos a caramelo, y un final ligeramente amargo.

Una cerveza a tener en cuenta y beber con moderación, ya que tiene 9% ABV que hacen que no se pueda beber a la ligera, aunque no se hacen notar demasiado ya que la cerveza no tiene tanto cuerpo como cabría esperar.

“Mi opinión en un Tweet:” Abadía pura y dura, para verdaderos creyentes. Nota: Notable.

Cannabia

Esta cerveza hecha en Alemania tiene mucho éxito entre los jovencitos dados a fumar porros. Obviamente no coloca, pero tampoco las fotos de Bob Marley y bien que las llevan en las carpetas.

Lo que tiene de especial esta cerveza (tipo Pilsner Lager) es que está elaborada con cáñamo en lugar de con lúpulo. No es tan disparatado, teniendo en cuenta que ambas plantas son de la misma familia. Y hablamos de cáñamo, que a diferencia del Cannabis, es legal producirlo y usarlo en variedades que no contienen (o apenas) THC.

El color es amarillo oro, un poco turbio con poca espuma. El olor es parecido al del lúpulo, pero más acre. Es amarga pero no refrescante. Vamos, nada que llame demasiado a beberla.

Al menos es orgánica y apta para veganos. O eso pone en su web. Claro, que también pone en su web que no te fíes de lo que pone en su web. En serio. Así que por si acaso, ni caso.

“Mi opinión en un Tweet:” Una Lager vulgar y prescindible. Sólo para fumetas. Nota: Insuficiente.

Hopback Entire Stout

Esta cerveza pertence a una pequeña cervecería inglesa sita en Salisbury (Wiltshire, en el Sudoeste de Inglaterra). Su nombre hace referencia a una parte del poceso de elaboración de la cerveza, en el cual la cerveza que sale de la caldera pasa a través de una pequeña cámara en la que se guardan los conos de lúpulo, para impregnarse de sus características.

Pese a eso, no todas sus cervezas están fuertemente lupulizadas. Esta es una Stout clásica, y lo que la caracteriza es el café.

Tiene color marrón oscuro casi negro, de café, espuma color crema, de café. Huele a café (vale, y a maltas tostadas y caramelizadas, pero sobre todo a café). Sabe a café (y un poco a chocolate con cierto amargor al final, pero sobre todo a café).

Es tan café, que tuve que mirar los ingredientes a ver si la habían hecho con café. Obviamente no, pero así descubrí que pone que es una cerveza “apta para veganos”.Se recomienda tomar en vaso de pinta imperial, a temperatura tibia (unos 10º) y como sabe tanto a café, recomiendo acompañarla de unas pastas de mantequilla.

“Mi opinión en un Tweet:” Stout café puro café. Bien si te gusta el café. Nota: Suficiente café.

Abridor Puño Americano

El otro día estaba rebuscando una cerveza en el arcón refrigerador, cuando de repente… ¡¡una fría mano surgió de entre mis queridas porter y abadías!! …Ya sabéis, la típica broma de amigos que se te va de las manos: “que si te encuentras un zombi… que si se lo guardamos en el arcón… que si ya verás que risas.”

Total, que el bicho sale y no contento con echar a perder mis birras, se pone a perseguirme. Así que cojo lo primero que tengo a mano para defenderme: la copa esmerilada de Gordon Finnest... suspiro... Como decía, cojo lo SEGUNDO que tengo más cerca: una bolsa de patatas... vaya... Mientras, las espumosas fauces del muerto viviente se acercan peligrosamente, así que pillo lo tercero que tengo a mano: un abridor...

Por suerte, no soy un blando como vosotros, sino que tengo el típico abridor que usaría Chuck Norris (si es que un día se cansa de usar los párpados para saltar las chapas). Y así es como “bust a bottlecap” puede salvar tu vida como salvó la mía. Porque a veces, un abrebotellas también vale para abrir una cabeza (de zombi).

Aviso: No intente hacer esto en su casa en la vida real. Las fantasías que plasmamos no tienen por qué corresponderse con la realidad. No utilice este abridor contra sus amigos para evitar que le gorroneen la última cerveza.

Sion Kölsch

Hoy vamos a hablar de unos de los estilos de cerveza menos conocidos. Las cervezas tipo Kölsch son cervezas de alta fermentación (ver entrada anterior) pero que fermentan en frío. Es un estilo típico de Colonia (Alemania).


Este método de elaboración, permite mezclar las características tan aceptadas en España de limpieza y transparencia de la cerveza Lager con la riqueza de sabores y matices afrutados de las Ale. Es por lo tanto una cerveza muy fácil de beber por todo el público.

Pero vamos con los aspectos más técnicos: Rubia muy trasparente, con espuma blanca y ligera. Olor a campo, maltas y levaduras. Sabor afrutado y dulce, marcado por la malta, sin apenas amargor y con leves lúpulos aromáticos.

Se recomienda beber ligeramente más templada que una lager (6 u 8º C), en el vaso típico de Kölsch (similar a uno de tubo, pero de cristal muy fino y tan solo 0,2 L de capacidad), que debido a su reducido tamaño nos hará pedir el siguiente mucho más rápido.

“Mi opinión en un Tweet:” Ideal para principiantes o para matar la sed. Nota: B+.

¿Sabías qué…? La levadura

La levadura es la responsable de consumir el oxígeno y los azucares del mosto de la cerveza transformándolos en alcohol y anhídrido carbónico. Las cervecerías tienen sus cepas guardados como tesoros. Una buena levadura ayuda a hacer buenas cervezas. Claro, que también se pueden comprar para el homebrewing levaduras comerciales.

Hay dos tipos básicos. La más habitual y antigua es la Saccharomyces Cerevisiae o de alta fermentación (se llama así porque se sitúa en lo alto del mosto durante el proceso), que actúa a temperaturas de entre 12 y 24 ºC y que es con la que se hacen las cervezas tipo Ale. Recordad: Ale, Alta fermentación, Alto del mosto, Alta temperatura.

La de más reciente descubrimiento, y con la que se hacen las Lager es la Saccharomices Uvarum (o la S. Eubayanus), que es de baja fermentación (en el fondo del mosto) y que fermenta en frío (entre 7 y 13 ºC).

Y por último, si no se selecciona e introduce la levadura que queremos, podemos dejar que la cerveza fermente espontáneamente, con levaduras salvajes y otros microorganismos (como las Brettanomyces), que es como se elaboran las cervezas tipo Lambic, por ejemplo.

Maredsous Brune

Esta es una cerveza de abadía, estilo Dubbel, pero Dubbel fuerte, ya que llega hasta el 8% ABV. Estaba pensada para disfrutarla en invierno, y por eso tiene tanto cuerpo y alcohol, para calentar en días fríos como estos. Pero debido a su éxito (y a su distribución por la gran compañía Duvel Moortgat) ahora se fabrica todo el año y es relativamente fácil de encontrar.

En la copa tiene aspecto turbio, debido a su segunda fermentación en botella, color madera casi negro y espuma abundante, típica de las abadías. El olor es a regaliz (de nuevo me recuerda a los regalices Zara, que venían en bolsitas de dos) y a chocolate.

El sabor trae a la mente el licor de café, un toque a caramelo y un final amargo, seco, que borra todos los otros matices. Tiene bastante cuerpo y deja notar su relativamente fuerte contenido alcohólico.

Dentro de las abadías, esta es un peso pesado, así que conviene tomarla con respeto y moderación, en copa tipo caliz, a temperatura de bodega (unos 10 ºC) y acompañarla de platos fuertes y generosos.

“Mi opinión en un Tweet:” Buena abadía no muy comercial. Fuerte. Nota: Notable.

Mort Subite Kriek

Esta marca fue una de las primeras cervezas de importación afrutadas que llegaron a España. Ahora hay más variedad y esta marca ha pasado a tener un papel más “comercial”. Esto se ve por ejemplo en su diseño moderno, en negro y rojo, que ha sustituido a su antigua etiqueta de “saloon".

En el vaso, presenta tanto en su color como en su espuma abundante un matiz rosado, junto con un olor intenso pero que parece un poco artificial.

El sabor junta el ácido de este tipo de cervezas con el dulce de las cerezas y un final ligeramente amargo. Está muy marcado por el sabor a fruta, y parece casi una gominola.

Lo más interesante de este tipo de cervezas es que no son Ales ni Lager, sino Lambic, cervezas de fermentación espontanea. Pero de eso vamos a hablar próximamente. Se recomienda servirla bien fría, en copa cerrada por arriba y combinar con quesos y pates con mermelada.

“Mi opinión en un Tweet:” Más gominola que cerveza. Refesco para niñas. Nota: Bien.

Big Culo Day, with a Beer

La gran mayoría de los autores de este blog somos, además de cerveceros, fans de los comics. Y llevamos años leyendo la blosfera comiquera y siguiendo a uno de los más antiguos blogueros, Jotace.

Ahora que tenemos un blog, no podemos menos que participar en uno de los eventos anuales que organiza: El Big Culo Day. Consistente en buscar (siempre con la mente limpia) imágenes que unan nuestras grandes aficiones.

En el caso original eran los culos y los comics, buscando dibujos que enfatizasen esa zona anatómica. En nuestro caso hemos intentado encontrar chicas que leyesen comics mientras bebían cerveza, pero no ha habido manera, así que tendremos que contentarnos con dos de tres, que tampoco está mal

Y con esto, decimos adiós al Big Culo Day hasta el año que viene, pero no a las entradas regulares, que retomamos en pocas horas.

Resultados de la Primera Encuesta 3.0

Perdonad haber tardado tanto en dar los resultados de la encuesta, pero hasta el día de hoy nos ha sido imposible reunirnos todos los componentes del blog y analizar vuestras respuestas.

Está claro que estáis a favor de que demos nuestra opinión personal sobre las cervezas, aparte de la cata más o menos objetiva de la misma. Y aunque es algo que ya hemos hecho desde la primera entrada hasta el otro día, cada uno a nuestra manera, hemos decidido organizarnos.

Asi que, respondiendo que la opción cualitativa consiguió el doble de votos que cuantitativa (y encima muchos de estos últimos pedían que también se hiciese cualitativa) hemos acordado que, de acuerdo, a partir de ahora, las entradas sobre cervezas acabarán con nuestra opinión.

Y para ello inauguramos la conclusión: “Mi opinión en un Tweet”, en la que al final de la entrada diremos, de forma breve y condensada lo que pensamos sobre esa cerveza. A leer desde la próxima entrada. Os esperamos.

Abridor As de Picas

Lo típico para las partidas de póquer es el whisky, lo sé. Pero la cerveza está también muy rica, también se hace de malta, y emborracha mucho menos. Además, al no ser un destilado, seguro que es más sana.

Por lo tanto, la próxima vez que quedes con los amigos para montar una timba de cartas, invítales a cerveza. Buena cerveza, claro está.

Y para hacértelas de crupier experimentado ábreselas sacándote este as de la manga. Literalmente. Bueno, siempre que sepas algo de magia, o lleves manga larga y amplia. Este abridor con forma de naipe de póquer puede ser tu carta escondida.

Y dejo ya de decir bobadas sobre cartas. En serio, es molón y junta un par de nuestras aficiones. ¿Qué más se le puede pedir? Ah, a mí me lo descubrió una chica guapa. Si tú lo quieres, puedes conseguirlo aquí.

Y aunque hoy es San Valentín, no hemos cogido el As de Corazones, porque ya se sabe: "Afortunado en el juego, desafortunado en amores"; ¡y aquí hemos venido a jugar al póquer! asi que si no tienes pareja, haz un All-in, que tienes la suerte de tu parte (o no).

Marston's Oyster Stout

Hace no demasiado comentamos la Marston´s Strong Pale Ale, diciendo que es una cerveza suave y fácil de beber. Bueno, pues esta no es mucho más intensa, pero te tienen que gustar las Stouts, claro.

Su baja graduación (4,5% ABV) y su paladar cremoso hacen que sea muy agradable beberla, mucho más que otras marcas más amargas. Esta tiene recuerdos a frutas y chocolate, dentro de su cuerpo oscuro y denso y un final seco y limpio.

Una buena cerveza que tomar acompañando un plato de ostras. ¿De ostras? Os preguntareis. Pues sí, de ahí su nombre de Oyster Stout. De siempre se ha considerado que un maridaje ideal para las Stout son las ostras.

En mi caso, como no tengo ostras en casa, aproveché un día que pedí sushi al restaurante oriental para abrir esta botella, ya que pensé que lo que hará que quede bien es el sabor salado a mar. Y así es, y os lo recomiendo: Oyster Stout con sushi, una maravilla.

Santa Margarida de Trigo

Cuando empezamos este blog, no sabíamos si hablar mal de las cervezas que no nos gustasen. Al fin y al cabo, es una cuestión de gustos y no tiene por qué ser mala sólo porque no te guste a ti.

Pero este caso es diferente y ha decantado la balanza. Es una cerveza desagradable al paladar, mal diseñada y peor hecha (hablo de la cerveza, la etiqueta es sobria y agradable a la vista).

Visualmente  es turbia, un poco oscura, llena de poso y levadura. El olor es ácido, a cítricos y el sabor es muy a lúpulo, sobre todo en el retrogusto. Parece que hubiesen querido hacer una IPA y hubiesen cambiado de idea a medio camino. Aparte de todo esto es muy (demasiado) carbonatada y persistente.

Y por si no fuera suficiente, es cara. Vamos, que no la recomiendo bajo ningún punto de vista. Es más, tengo otra variedad de Santa Margarida en la nevera y no me atrevo a abrirla para no tener que sufrirlo de nuevo.

Brouwerij De Molen en el BBF

Los amigos del Barcelona Beer Festival nos han pedido que reseñemos brevemente algunas de las nuevas cervezas que va a ser servidas dentro de un mes en la barra del festival.Ya comentamos una entrada anterior la primera lista de cervezas que se publicó.

Como me conocen bien, me han dicho que podía ocuparme de las de Brouwerij (cervecería) De Molen (el molino), ya que están especializados en cervezas del tipo (imperial) Stout  y ales (ahumadas).

Se me hace la boca agua pensando en las diferentes variedades que van a llevar. Especialmente con las Hel & Verdoemenis Bordeaux y Hemel & Aarde Bruichladdich, que son dos Imperial Stout con una valoración (en los círculos especializados) que roza la matrícula de honor. Las otras dos son dos Barley Wine (un estilo de cerveza muy fuerte inglesa del que ya hablaremos más en otro momento) bautizadas como Weer & Wind y Machtig & Mooi.

Y esto es lo que podemos adelantar de las cervezas de esta pequeña compañía holandesa. Posiblemente esté de los primeros que se acerquen al grifo de las Imperials: me reconoceréis por la mirada desencajada. Las otras, dependiendo de la fuerza que tenga, que hay mucha variedad y pocos días para probar tantas.

Ah, y antes de acabar me gustaría destacar el diseño de la etiqueta. Sencillo, sin dibujos más que el logo de la cervecera, con todos los datos de la cerveza y su elaboración. Una cosa a copiar por otras micros. Aunque sí que es cierto que algo que permitiese identificar el modelo a la distancia o que le diese un poco de alegría estaría bien, pero los datos completos y sencillos me encantan.

Encuesta 3.0

Hola de nuevo, amantes de la cerveza. Hoy nos dirigimos personalmente a vosotros para solicitaros vuestra participación activa en el blog. Por petición popular, estamos valorando la posibilidad de añadir a nuestras notas de cata de cerveza una crítica valorativa.

Y para seguir respondiendo a la voluntad de los lectores, os preguntamos. ¿Qué os parece la idea? ¿Bien? ¿mal? ¿indiferente? Es el momento de hacer sentir vuestra presencia. Para ello, y en nuestro afán por generar nuevas formas de comunicación, hemos hecho la encuesta en Twitter, siguiendo este enlace.

Sólo tienes que ir y decidir si quieres que demos nuestra opinión (siempre personal, claro, nuestros gustos no son iguales entre nosotros, tampoco tienen por qué ser como los tuyos, y es por eso que hasta ahora no lo hacíamos). Y si quieres que la demos, dinos cómo. Si cuantitativamente (en una escala de 0 a 10, por ejemplo) o cualitativamente (explicando qué gustos personales nos han llevado a agradecer o aborrecer esa cerveza).

Ah, y si no tienes twitter, puedes dejar tu opinión en los comentarios. Y lo mismo si ya has votado en twitter, pero los 140 caracteres no eran suficientes para dar tu explicación completa. Participad, por favor. ¡Salud y buena cerveza!

Abbaye des Rocs Speciale Noel

Aprovechando la reciente ola de frío decidí que había que seguir con las cervezas estacionales, y me tomé esta Abbaye des Rocs Speciale Noel. He leído en internet que hay personas a las que les han llegado botellas en mal estado, con mal sabor.

Ésta en concreto no ha sido una de ellas, he tenido suerte. Pero si a vosotros os ha pasado, dadle una segunda oportunidad, ya que es una cerveza muy aconsejable.

De color madera oscura, con espuma abundante y persistente, en el olor destacan las especias (lógico, al ser una cerveza de navidad). El sabor va evolucionando, pasando de café a más amargo y más regaliz (en concreto, a mi me recordaba al regaliz Zara, si lo habéis probado)

La única pega que le veo es el abundante poso que conlleva su doble fermentación. Por lo demás, muy recomendable en invierno, a temperatura ambiente y para dejar que su 9% ABV nos caliente desde dentro.

Quilmes Cristal

Para compensar la abrumadora intensidad de la cerveza anterior, hoy vamos a comentar una de las cervezas más consumidas en Argentina. Pese a ser una marca original de la provincia de Buenos Aires y datar de 1890, actualmente es propiedad del grupo Anheuser-Busch InBev (Otro día hablaremos de este tema).

Esta cerveza es una cerveza comercial, fácil de beber. Hecha para saciar la sed y contentar a todos los paladares. Como la mayoría de estas (para entendernos, marcas como Mahou o San Miguel, en España) es una cerveza de tipo Pilsener Lager.

Su principal característica distintiva en este caso es el sabor. Porque mientras que el color es rubio clarito y filtrado, con espuma blanca y escasa y sin apenas olor, su sabor es dulzón, siendo esto una cosa más bien extraña en las pilsner.

Podría recordarnos un poco a la Budweiser americana. Y si hemos de destacarla por algo más, sería por sus anuncios comerciales, que recorren internet cada no demasiado tiempo.

Chimay Azul

Ya he dicho en otras ocasiones que donde estén las trapenses que se quiten las cervezas modernas: la experiencia es un grado y más sabe el diablo por viejo que por diablo. Estos monjes de Scourmount llevan 150 años elaborando estas cervezas y vaya que si lo hacen bien.

Mi favorita de su gama es esta, la Chimay Azul (o Bleue), una cerveza de doble fermentación, de carácter fuerte (nominalmente, una Strong Beer, pero casi de estilo Quadrupel), de color granate oscuro, casi negro y espuma leve pero persistente.

El olor recuerda a pan tostado y a frutas dulces, y el sabor es muy intenso, destacando las maltas tostadas y con un toque relativamente seco y recuerdo a caramelo. Una cerveza muy bien diseñada para agradar al paladar.

Y es por esto por lo que es mi cerveza preferida de toda la vida, y por eso el otro día, después de currar durante horas me tome una como premio. Eso si, ojo, que entra demasiado bien.

Ah, hay que tomarla a temperatura “ambiente” (de 10 a 12 ºC) para resaltar sus sabores y su 9% ABV. Y para evitar que se te suba como a mí, acompáñala de algo de queso graso.

Bischofshof Hefe-Weissbier Hell

Esta marca de cerveza bávara alemana se encuentra en España gracias a su distribución en algunas grandes superficies. Por lo tanto es fácil de encontrar y asequible.

Visualmente es amarilla ligeramente anaranjada, turbia, con espuma abundante y esponjosa, densa. El olor es afrutado, ligeramente ácido, quizá recuerda más a la piña que al plátano.

El sabor es similar, con toques ácidos y regusto a plátano y levadura, pero muy suave y refrescante. Una de las características que me llamó la atención y por lo que decidí reseñarla es porque es muy cremosa al paladar, y eso, a mí, me gusta en las cervezas.

Al ser una Weissbier conviene servirla en su vaso alargado, fresca, y acompañar de espárragos o menestra de verduras, para ayudar a acompañar su 5,1% de alcohol.

Abridor para bicicleta

La semana pasada no pusimos ninguna entrada de la sección Abridores y la masa enfurecida nos persiguió por ello. Para evitar el linchamiento huimos en nuestras bicicletas, pero oye, cansa mucho y no queremos tenerlo que volver a hacer.

Así que aquí está de nuevo la propuesta de abridores. Y nos dijimos: “Uf, que sed da esto de pedalear. ¿No estaría bien llevar un abridor montado en la bici?”  Pues dicho y hecho. En este mundo parece que ya está todo inventado.

Si os gusta, en esta página lo podéis conseguir, en diferentes materiales y a diferentes precios. El montaje corre a vuestra cuenta, así que más os vale ser un poco manitas y no beber demasiado antes de poneros manos a la obra.

Ah, y recordad que aunque no tenga carnet por puntos, la bici es un vehículo, y no tiene carrocería para protegeros, así que moderación y si bebes no conduzcas: Haz que pedalee otro, que así cansa menos.

Samuel Smith’s Winter Welcome 2011 – 2012

Dos meses después, y aún seguimos bebiendo cervezas invernales, y volvemos a la marca que inauguró el blog con la primera entrada. No sólo eso, sino que ésta (bueno, su versión del año vetetuasabercuantitos) fue la primera cerveza de invierno que probé. Recuerdo que me decepcionó entonces: perdonadme, era joven, inexperto y tenía poco dinero, me pareció cara y no gran cosa.

En cambio hoy en día disfruto mucho con cervezas como esta. Ales inglesas con el suficiente carácter como para menear tu paladar, pero sin ser cansinas ni demasiado fuertes.

Esta es de color ámbar cobrizo, con un aspecto muy limpio y una espuma clara muy bien formada. El olor es muy sencillo, predominando las maltas, y en el paladar está muy equilibrada, con un ligero regusto amargo, pero muy poco. Destaca la sensación de calor que te inunda la boca al beber.

Recomiendan en la propia etiqueta combinar con asados: pavo, ganso, jamón o similar y tomar frente al fuego. Lo pone, lo juro. Igual que que tiene un 6% ABV y que se recomienda servir a 11º C. Da gusto con las etiquetas que te hacen la mitad del trabajo.