Cuvée Delphine

Ha habido que rebuscar en el armario, que ha vuelto a tocar. Ninguna cerveza debe avergonzare y quedarse dentro. Si no hay una excusa para salir, el 5to #FFdA (fin de semana de sacar las birras que acumulan polvo en el fondo del armario) nos la da.

Y, entre las que nos hemos bebido a lo largo del finde, queremos comentar esta que llevaba un par de años cogiendo polvo y nos ha sabido a gloria. Es una versión más de la inagotable De Struise Black Albert, pero envejecida en barricas de Bourbon Four Roses. Recibe su nombre de la hija bastarda del Rey Alberto, y además ilustra la etiqueta con una de sus obras (es pintora) que reza “La verdad puede liberaros”.

Pero vamos ya con la cerveza. Es una imperial stout de 13% ABV, como su “padre”, negra, densa y opaca, con una espuma abundante de color marrón rojiza. El olor es delicioso, a dulces y vainilla, y en boca es amarga, como una bomba. Intensa y compleja, con notas de licor, madera, frutas y chocolate.

Una cerveza que, en este caso, sí que mejora a la original, por lo que recibe más nota. Y aquella tenía sobresaliente alto, así que imagina. Y si la ves, no lo dudes. Merece la pena tenerla y guardarla (o no).

“Mi opinión en un Tweet:” Esta bastarda está más buena y calienta más que Ellaria Arena. Nota: Matrícula de Honor.

4 comentarios:

  1. Por una vez estoy de acuerdo con vosotros...

    ResponderEliminar
  2. Ahora si que no entiendo tu (de Rodrigo) comentario del domingo en la feria de Madrid...

    ResponderEliminar