Sábado Cervecero Animado (16)

Hoy celebramos Halloween. A los que digan que es un invento yankee que nos han impuesto les decimos que no, que es una fiesta que hemos copiado porque nos gusta disfrazarnos y divertirnos. Que si fuese una fiesta de abstemios y de no beber cerveza, no la iba a copiar ni Rita.

Pero al tema, animémonos, que es de lo que va la sección de los sábados. Hoy toca disfrazarse, así que qué mejor que una temática cervecera. Y si pides “truco o trato”, que te den cerveza, no chuches.

Cata Extrema: Halloween

Hace un año, dando respuesta a vuestras peticiones y demandas, el equipo de El Jardín del Lúpulo se dirigió a grabar una cata extrema de una cerveza que da verdadero terror. Y los resultados de aquella cata fueron catastróficos y desdichados.

Varios fenómenos imprevistos, algún que otro susto y una extraña desaparición (si os fijáis, poco después lanzamos la convocatoria de búsqueda de nuevos Becarios) llevaron a que esta cata se malograse. Pero ahora, justo un año después, hemos considerado que este metraje sobrecogedor debe ser recuperado y publicado. Y, sin editar, lo compartimos con vosotros. Apagad las luces y disfrutad con el sufrimiento ajeno

Calabaza: Sagra vs. Post Road vs. Pumpkin Head

Con la cercanía de Halloween (que es cuando se beben en España las cervezas de calabaza) queremos retomar la sección Vs., en la que enfrentamos en cata comparativa a varias cervezas de similares características.

Y en esta ocasión queremos comparar tres Pumpkin Ale (de tres orígenes muy diferentes: español, escocés y estadounidense) que respetan bastante bien el estilo original que utiliza como ingredientes la calabaza y las especias.

Para ello, servimos en tres copas las tres cervezas contendientes: la Sagra de Calabaza y Canela, la Broooklyn Post Road y la Brewdog Pumpkin Head. Y observamos. Las dos últimas se parecen mucho; ambas son de color ámbar profundo, con matices anaranjados o rojizos , respectivamente. Bastante limpias. La española es más oscura y turbia, tendiendo más al marrón.

Eso sí, todas tiene una buena cabeza de espuma blanca, pegajosa, aunque de tendencia jabonosa y pesistencia media. Las diferencias principales empiezan ahora, al llevar la copa a la nariz. La que más huele a calabaza es la Brooklyn (a crema de calabaza y zanahoria), con algún matiz maltoso a galleta tostada. Las otras dos huelen más a canela (con azúcar caramelizado la Sagra y con nuez moscada la Brewdog).

Hablan del IV Concurso Homebrewer

Como todos los años, nos gusta dedicar una entrada a la gente que se hace eco de la convocatoria de cada nueva edición del Concurso Homebrewer. Agradecemos que ayuden a compartir el evento y hacer que llegue a más gente.

Obviamente, los primeros que lo compartieron (quitando a los organizadores, nosotros y La Tienda de la Cerveza, claro) fueron los patrocinadores del primer premio, la cervecera de Guadalajara Arriaca. Y también se hicieron eco de la presentación en la web “Somos Malasaña".

La web especializada en cerveza y noticias Factoría de Cerveza recoge la convocatoria, igual que los blogs temáticos Cerveceros del Bierzo, Tortubeer, Cerveza Rudimentaria y Artesanoos; algunos de los cuales hasta amenazan con apuntarse. Les esperamos con ganas.

Obviamente, hay muchos que lo habéis hecho desde las redes sociales, pero puede que se nos hayan pasado fuentes en las estadísticas. O que vayas a hablar en el futuro, pero aún no hayas tenido tiempo. En cualquier caso, mándanos el enlace a concursohomebrewer@gmail.com y actualizaremos la entrada con él.

Buronator

Esta cerveza alemana (que recomendamos pronunciar como se lee, y no “Buroneitor”, como en “Termineitor”) es una Doppelbock (cerveza de cebada fuerte y oscura) de Aktien que cumple con la famosa ley de la pureza alemana de 1516.

El color, como ya hemos mencionado, es oscuro: negro rojizo o rubí profundo. La espuma es de color beis claro, ligera. El aroma es maltoso, con notas a regaliz, caramelo y cereal. El sabor es de entrada dulce, pero con un buen contrapunto amargo, y matices de toffee, pan y caramelo.

En general, es una cerveza con carácter. Tiene mucho cuerpo, buena densidad, y un punto carbónico y picante en boca. Está rica, pero es fuerte (lo que viene corroborado porque la botella es de 33 cl, y los alemanes suelen preferir los 50 cl).

Y eso viene bien, porque tanta intensidad (parece que ahora lleva el doble de “cabra”) hace que esta cerveza de 7,5% ABV resulte a la larga cansina. Que no está nada mal como Doppelbock, pero te tiene que gustar mucho el estilo para disfrutarla hasta el final.

“Mi opinión en un Tweet:” A la larga, la cabra cansa. Y más si hay dos. Nota: Notable bajo.

Debate: Extractos en las Craft Beer

El otro día comentábamos que, año tras año, en la industria Craft de “cerveza artesana” de Estados Unidos está creciendo el uso de extractos (de lúpulo y malta) en la elaboración, según crece su sector cervecero.

Marcas de referencia, como Russian River o Dogfish Head, los utilizan (y hasta algunos los recomiendan cuando publican recetas para clonar sus cervezas). Y todo parece indicar que cada vez se usarán más, para suplir, corregir o aumentar las características organolépticas de la birra.

¿Esto es bueno o es malo? Bueno, pues como esto es la sección de debate, queremos que deis vuestra opinión. ¿Qué opináis sobre el uso de extractos en la industria cervecera moderna?

¿Estaríais dispuestos a aceptar en la cerveza artesana extractos, con el fin de obtener más sabor (y stock) a cambio de la magia y la alquimia del brewing? ¿O prefieres cerveza menos extrema y beber cosas que tengan esa “magia”?

The Beer Times (141)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Os recordamos que tenéis que retrasar los relojes una hora si queréis leer a tiempo el dominical de los enlaces sobre cervezas.

Jack Hammer

Hace ya bastantes años, los que bebíamos cervezas de importación chocamos un día con una desconocida cerveza escocesa. Su nombre era Punk IPA. Para muchos, este fue el primer encontronazo con el lúpulo moderno. La Punk IPA primeriza era una amarguísima (por lo menos por lo que era costumbre) patada de lupulina, algo que para un gran número de gente era absolutamente novedoso, raro.

Años más tarde, la Punk IPA perdió aquél carácter extremo, reformulación mediante, para pasar a ser una cerveza "de iniciación", para todos los públicos. Pero el guante punk lo recogió Jack Hammer, la IPA aumentada de BrewDog. Así la definen ellos, y probado lo probado no seremos nosotros quienes les llevemos la contraria.

Esta cerveza de color dorado, con espuma blanca poco persistente, es una explosión de lúpulo desde el momento en el que sale de la botella, del barril, o mejor aún, de la lata (probadla en lata y fresca para hallarla en su mejor forma). Sus aromas extremadamente florales y resinosos, complementados por un ligero olor a alcohol y algo de fruta (lichi, pomelo), privan a la malta de casi cualquier forma de expresión. Su presencia es testimonial y más bien en boca, donde a duras penas equilibra con algunos toques de caramelo la placentera invasión lupulácea.

El nombre, Jack Hammer, hace referencia al martillo neumático (se dice jackhammer en inglés). Y con razón, ya que su contundencia está fuera de toda duda. Sus más de 200 IBUs y su 7,2% ABV machacan nuestras papilas gustativas, y nos dejan un retrogusto amargo y duradero. Es un dolor que aceptamos, si nos encanta. Una cerveza extrema a un precio asequible, obra sin duda de un orfebre cervecero del mal.

“Mi opinión en un Tweet:” El masoquismo hecho cerveza. Me duele el paladar pero por favor dame más. Nota: Sobresaliente.

Lúpulo: Fuggle

Aunque es una palabra que suena como para espantar al gato, se trata de un lúpulo seleccionado en 1861 en Inglaterra por Richard Fuggle que, posteriormente fue llevado también a Estados Unidos, donde se cultiva sobre todo en Oregon y Washington.

Se usa sobre todo por su aroma, ya que aporta poco amargor por su contenido bajo en alfa ácidos (3,5-5,5%), los cuales, además, se pierden en gran cantidad durante su almacenamiento. El aroma que aporta es principalmente a madera, levemente a hierba y con toques frutales.

Se puede usar en todo tipo cervezas tipo Ale de estilo inglés. Se ha usado también como “precursor” de otros lúpulos como Centennial, Cascade y Willamette. Por ello, se puede sustituir por este último, además de por los lúpulos Styrian Golding u otras variedades de Fuggle.

Una cerveza en la que puedes reconocer este lúpulo es la Marston's Old Empire IPA, la Old Stock Ale o en menor medida en la St. Peter’s Cream Stout; y en una gran cantidad de cervezas caseras elaboradas por jardineros con amor por esos matices, ya que es muy recomendable; otra cosa es la dejes al sol y huela al pis del gato que mencionábamos al principio.

Premios del IV Concurso Homebrewer

Seguimos con el repaso al IV Concurso Homebrewer en el que os invitamos a entrar en la web que hemos creado para la ocasión. Esta vez, vamos a animaros a pasar a conocer los fantabulosos premios que repartimos (gracias, cómo no, a los patrocinadores).

En primer lugar, el premio “gordo” pasa este año de ser elaborar dos mil litros de la receta casera ganadora a dos mil quinientos litros, en las instalaciones profesionales de Arriaca. Así, más gente podrá probar la cerveza.

Pero no es el único premio que crece. El de “Mejor etiqueta” aumenta bastante también. Y creamos uno nuevo, a la cerveza que más se ajuste al “Estilo invitado”, para frikis de BJCP. Este año el estilo elegido es el 16B. Oatmeal Stout (según BJCP 2015).

Pero estos mencionados son sólo tres de los diecisiete puestos galardonados en el concurso. Así que hay otros muchos premios que puedes consultar aquí, y que suman un valor de más de dos mil quinientos euros.

Traquair House Ale

Desde las profundas tierras escocesas, de la casa más antigua que ha permanecido continuamente habitada de esa nación, nos llega la cerveza “de la casa”. Esperemos que sea mejor que el típico vino “de la casa”. Bueno, estamos seguros de que lo será.

Para empezar, por su bonito tono rojizo, casi negro. La espuma es de color blanco roto, escasa y compacta, aunque con poca persistencia. Pero en conjunto tiene muy buena presencia. Y luego llega el aroma…

Porque es compleja e intensa tanto en nariz como en boca. Maltosa, muy maltosa, con notas de chocolate y caramelo, regaliz, café, frutas pasas, maderas, licores y bizcochos. Con un dulzor sabroso y completo (sin nada de presencia de lúpulo) y un buen trago.

Por tanto, esta Scotch Ale de 7,2% ABV es ideal para acompañar postres, dulces o platos que acompañen sus sabores. Muy apta para el invierno, a disfrutar en Thistle, el vaso con forma de flor de cardo.

“Mi opinión en un Tweet:” Esta sí es una casa, y no la de los Animals. Nota: Sobresaliente.

Debate: Próximas Cervezas

Ya sabéis que esta sección de debate siempre busca que vosotros, los lectores, os involucréis y deis vuestra opinión. La podemos usar para plantearos temas que surgen en nuestras conversaciones, o para consultaros cosas relativas al blog.

Y hoy toca la segunda opción. Queremos saber qué cervezas os gustaría que comentásemos, reseñásemos y opinásemos en el blog. Nuestra intención es tratar los temas que os interesen, y eso incluye la selección de cervezas.

Pedidnos las que queráis, pero será más fácil que os podamos hacer caso si son fáciles de encontrar (o nos las mandáis, guiño, guiño). No podemos prometer nada, claro, más que que nos esforzaremos por satisfacer vuestras demandas.

Así que venga, lista de cervezas a reseñar YA en los comentarios. Podéis votar por tantas como queráis. Cuantas más propongáis, más fácil será que alguna caiga pronto. Y se aceptan encargos “cabrones”, como una cata comparativa de latas del Mercadona.

The Beer Times (140)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Tanto si tienes trabajo y hoy descansas, como si no, como si estás en el paro… saca un rato para leer estos enlaces sobre cervezas.

Nueva sección: Ofertas de Trabajo

Llevábamos un tiempo queriendo crear esta sección de ofertas de trabajo. Sabemos que el sector de la cerveza artesana ha crecido en gran medida como respuesta a la crisis, muchas veces buscando el autoempleo y transformando parados en emprendedores.

Pero es un sector con mucha pujanza y crecimiento: muchas de esas pequeñas y medianas empresas ahora necesitan nuevos trabajadores para poder seguir expandiéndose. ¿Y qué hay mejor en esta vida que trabajar en lo que te gusta?

Por eso, queremos que esta página sea una plataforma para que las empresas del sector cervecero español puedan ofertar a la gran base de lectores amantes de la cerveza del blog sus necesidades y estos puedan ponerse en contacto con ellos para aspirar a dichos puestos.

Además, está completamente abierta a todos, así que si eres un profesional del sector que necesita emplear a alguien, mándanos las características de la oferta a eljardindellupulo@gmail.com contando los detalles y lo publicaremos. Ya mismo la estrenamos con una.

Chapeau Faro

Hoy nos vamos por el lado más salvaje de la vida. De la vida cervecera, claro, hablamos del lado espontáneo. Y entre todas las cervezas salvajes y espontáneas destacan por tradición las Lambic belgas.

Pero claro, el paladar agrio de una Lambic “cruda” no agrada a mucha gente, así que se puede endulzar con frutas o, como es el caso de las Faro, directamente con azúcar (o azúcar candi, en este caso hasta ¡un 20%!).

Así, queda una cerveza de color oscuro, marrón madera con tonos rojizos, y con espuma blanca y escasa. El olor es afrutado y empalagoso, a uva. Y el sabor es dulce y golosa, rica. Pero tan dulce que no quita la sed e invita a seguir bebiendo. Los 25 cl se quedan cortos y podrías hacer como los críos con los batidos de vainilla: beberlo de dos tragos.

En conclusión, es una Lambic de la Brouwerij De Troch con 4,7% ABV para gente que no le gusta ni la sidra ni el vinagre, y que prefiere un dulce, que no le amarga a nadie. A nosotros nos gusta, al menos más que la Faro más famosa (la Lindemans).

“Mi opinión en un Tweet:” Una golosina sin fruta, pero muy afrutada. Rica. Nota: Notable alto.

#LaRonda 36 (2.10): El precio de la cerveza en los bares

Como el blog abarca varias ciudades (tenemos miembros en Madrid, Barcelona, Valladolid, Granada e incluso Londres) cuando se nos pide hablar sobre un tema “de nuestra ciudad” solemos elegir Valladolid, ya que la consideramos una ciudad cerveceramente singular (y de la que se hablará menos en la blogosfera que de Madrid o Barcelona).

Por ello, en esta Ronda, vamos a comparar lo que vemos en los precios de las cervezas aquí, en los bares. Lo primero, vamos a dividir entre “bares clásicos” y “bares modernos”. Los “clásicos”, que abundan mucho, tienen sobre todo cerveza de importación, a precios razonables. La inmensa mayoría de botellas entre 3,5€ y 5,5€ (salvo que te vayas a frikeces, pero no son muy abundantes) y pintas –tamaño inglés- entre 4 y 6€.

En los bares “modernos”, menos abundantes, las botellas básicas andan similares, pero aumenta el número de cosas más elitistas, donde los precios se pueden disparar hasta el infinito. Y lo mismo pasa con los grifos, llegando a los 7 u 8€ por pintas –tamaño americano-.

Vamos, que no es tan diferente a lo que se puede encontrar en Madrid o Barcelona en cuestión de precios (con un punto paradójico ya que supuestamente las provincias son más baratas). Lo que cambia sobre todo es que aquí somos más conservadores y menos propensos a seguir las modas. Y preferimos lo bueno conocido y con mejor relación calidad/precio.

Patrocinadores del IV Concurso Homebrewer

Hacía mucho que no os hablábamos en el blog del Concurso Homebrewer, del que estamos tan orgullosos. Queremos convertirlo en un referente nacional en el ámbito de la cerveza casera y artesana, y os aseguramos que tanto por lo que nos toca, como desde La Tienda de la Cerveza, estamos dando el callo para lograrlo.

Pero obviamente esto no sería posible sin los patrocinadores que nos facilitan los premios y el presupuesto. Por ello les estamos tan agradecidos. Y queremos recomendároslos para que se sepa. ¡Son buena gente, que apoya proyectos divulgativos como este!

Y hay de todo. Desde marcas cerveceras como Arriaca, San Frutos, Freaks Brewing o Monkey Beer; pasando por tiendas y webs donde poder comprar material homebrewer, como Cocinista.es, MasMalta Cervecera, El Club de las Grandes Cervezas del Mundo o Cocina Creativa; locales físicos como The Beer Garden Store, La Tape o la cervecería Malahierba; empresas de última generación como PadintheCity; o emblemas del mundo cervecero de este país como la revista Bar&Beer o la importadora Cervebel.

A todos ellos les debemos agradecer que este concurso sea posible y que podamos repartir más de 2.500 euros en premios. En la sección de Patrocinadores de la web del concurso podéis ver más información sobre cada uno.

Störtebeker Hanse-Porter

Hoy vamos a comentar una cerveza que nos gustó y que consideramos que su baja nota en Ratebeer es completamente injusta. Y es que esta Baltic Porter de baja fermentación alemana se merece algo más de reconocimiento.

Vale que 4,0% ABV es poco para una Porter europea y que el color se queda en marrón oscuro, no llega al negro. Pero quitando eso, es una muy buena cerveza, con una cabeza de espuma beis bonita aunque no muy duradera.

El aroma es a malta, chocolate, caramelo y cacao. Y el sabor es dulce principalmente (con cierto carácter a schwarzbier), pero levemente equilibrada por los lúpulos Perle y Magnum, siendo rica y ligera, con poco cuerpo y fácil de beber.

Cierto que si te esperas una porter densa y masticable, con fuerza y carácter y cierto carácter torrefacto (tan habitual en las fuertes, ya sean Baltic, Robust o Imperial) no lo vas a encontrar. Pero vas a tener una cerveza muy bebible con la que acompañar postres o meriendas.

“Mi opinión en un Tweet:” Baltic porter muy suave, dulce y de cuerpo ligero, de las de beber mucho. Nota: Bien bajo.

Debate: Nuevas Cervezas Trapenses

Hace no tantos años las cervezas trapenses ya eran sido sinónimo de calidad y tradición. Y de exclusividad. Los frikis cerveceros nos estudiábamos que había siete (seis en Bélgica y una en Holanda) y que una era casi imposible de probar por lo exclusivo, mientras que las demás, se encontraban casi todas.

Pero de un tiempo a esta parte el panorama es muy diferente. Ya hay doce cervezas que pueden llevar el nombre "trapense": Achel, Chimay, La Trappe, Orval, Rochefort, Westvleteren, Westmalle, Mont des Cats, Engelszell, Zundert, Spencer y Tre Fontane (aunque la francesa no tiene sello aún) y se reparten por cinco países. Y (por lo que se rumorea) habrá más y más cerca.

La cosa es que, al abrirse al mercado, ya no se conforman con los productos clásicos (cervezas de los estilos tradicionales belgas de abadía) y empiezan a buscar características diferentes propias de los países de origen. Y ahí llegamos al detonante del debate…

Sabéis que nos encantan las Imperial Stout, pero… ¿Una abadía de la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia haciendo Imperial Stout trapense? Por mucho que en Spencer sean yankees… ¿No es salirse del tiesto? ¿Vosotros qué pensáis?

The Beer Times (139)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Domingo de puente. No sabemos si habrá alguien al otro lado de la línea de fibra óptica, pero por si acaso os mandamos el periódico con más enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (15)

La cerveza puede ser lo mejor que nos haya pasado nunca. Nos da muchas alegrías y placeres todos los días. Y rellena casi todas nuestras necesidades. Pero es fría (bueno, salvo las glühbier) y a veces necesitamos calor… calor humano.

Por eso no hay nada mejor que compartir una cerveza en pareja, con la persona querida. Y de eso va la sección animada de hoy. Esperamos que lo disfrutéis también en pareja con vuestra rubia (o morena) favorita.

Pliny the Elder

Muchos americanos andan locos tras la Westvleteren 12. Muchos europeos andamos locos tras la Pliny the Elder. Son dos axiomas, pura realidad, ganas de lo que no tenemos. Ambas cervezas son extremadamente complicadas de conseguir, y han sido consideradas "las mejores del mundo en su categoría". La trapense ya la hemos bebido varias veces. Y ahora, por designios del destino, ha llegado a nuestras manos una Pliny the Elder, y la hemos podido probar en condiciones.

Tenemos que reconocer que el hype de esta cerveza de Russian River era muy grande. Así que antes de abrir la botella nos preparamos debidamente y respiramos con calma. En el vaso presenta un color dorado precioso, transparente y brillante. La espuma es blanca y tiene una persistencia media.

Al olerla, notamos una evidente patada de lúpulos pináceos. Amarillo, Centennial y sobre todo Simcoe desarrollándose en su máximo esplendor. A diferencia de lo que esperábamos tras haber leído algunas reviews, notamos también bastante fruta. Melocotón y albaricoque principalmente, y también aroma a chicle o gominolas. Todo el conjunto muy goloso. Al beberla reafirmamos todo lo olido. Lo que destaca con diferencia por encima de lo demás en esta cerveza es su equilibrio total. Nada desentona, no hay nada que moleste, el cuerpo es el justo, la carbonatación también. Es suave y sabrosa hasta que llega el momento del postgusto, en el que el amargor nos ataca con bastante furia. Pero ya es eso, ¿no?

En definitiva, esta doble IPA californiana con un 8% ABV está sin duda en la liga de las mejores, aunque en nuestro caso particular quizá preferiríamos otras sobre todo en relación calidad/precio. Claro que su precio en California es de 6$ (menos de seis euros) por una botella de medio litro. Otra cosa es lo que toca pagar si la podemos encontrar de importación aquí. Aún así, recomendamos probar a “Plinio el Viejo” (recibe el nombre de un naturalista romano que supuestamente escribió el primero sobre el lúpulo) si es posible, aunque sea una vez en la vida.

“Mi opinión en un Tweet:” Dinamita en forma de lupulina, a la altura de la leyenda. Nota: Matrícula de Honor.

Ampliación de Glosario (6)

De nuevo añadimos conceptos al diccionario cervecero del blog, ya que a veces es bueno refrescar la definición de un concepto para tenerlo claro o aprenderlo por primera vez. En esta ocasión, los términos descritos tienen que ver con tipos de cerveza Ale, es decir, todas ellas son de alta fermentación, además de británicas.

Brown Ale: Cervezas dulces y maltosas de sabor, con mucho cuerpo. El color puede variar desde marrón rojizo a marrón casi negro. Tienen toques suaves a lúpulo en el aroma y poco amargor. El sabor es maltoso con toques a fruto seco y dejan una sensación seca en el paladar.

Old Ale: Cervezas con mucho cuerpo y color oscuro. Son cervezas elaboradas habitualmente envejeciendo la cerveza (o buscando esas características), de ahí su nombre. Los toques aromáticos son muy variados, desde afrutados hasta similares a vino intenso. Suelen ser cervezas de invierno.

Scotch Ale: Son ales fuertes de origen escocés. Tradicionalmente se hierven durante largo tiempo para que se produzca una caramelización de los azúcares, lo cual da lugar además un color marrón cobre. Tienen cuerpo y son fuertes en alcohol, aunque también bastante dulces y usan poco lúpulo. Huelen a tostado y tienen el sabor característico de la malta caramelizada, potenciado por la fermentación a temperaturas moderadas.

Examen de BJCP

El BJCP es uno de los organismos más respetados dentro del mundo de la cerveza craft. Pese a ser una organización yankee fundada hace 30 años, cada vez goza de más repercusión en el resto de países del panorama cervecero artesano. Aprovechando este impulso, 2d2dspuma y Albert Barrachina primero, y el Instituto de la Cerveza Artesana (las fotos son de estos últimos, por cierto) después, organizaron mano a mano con BJCP la primera convocatoria de jueces cerveceros de esta asociación en la Europa continental. El examen fue el pasado sábado 3 de octubre en Barcelona.

Como en El Jardín del Lúpulo queremos seguir la tónica que ha hecho de nuestro país el adalid laboral y envidia cochina del resto de Europa, hemos mandado al Becario a hacer el examen, para que el día de mañana esté más cualificado que los propios jefes. Como debe ser. Que se note que esto es el primer mundo.

Según nos informó el Becario, que todavía anda de resaca, en el examen se tuvieron que analizar concienzudamente seis cervezas, con un tiempo para cada una de quince minutos. Es poco tiempo, y por lo tanto los potenciales jueces debían tener muy claras las ideas. Con cada muestra de cerveza se daba la categoría de estilo donde debía englobarse. Entonces cada participante debía evaluarla como si estuviera en un concurso, es decir, valorando tanto la calidad de la cerveza como la adecuación al estilo en una ficha oficial destinada a tal efecto.

De las seis cervezas, tres tuvieron trampa. Eran trampas que los examinados debían detectar si no querían perder puntos. La primera trampa, en una una Märzen, fue echar DMS. El becario se bebió dos vasos "porque aun estando contaminada estaba mucho mejor que algunas mierdas que le damos en el sótano". La segunda trampa fue colar una Cream Stout como Dry Stout, y la tercera colar una Belgian Golden Strong Ale como Tripel. Las otras tres no estaban ni contaminadas ni cambiadas de categoría, aunque en un caso la cerveza estaba un poco vieja y los lúpulos habían perdido mucho.

Mongozo Palmnut

Cuando pensamos en Mongozo (una marca de cerveza belga de la fábrica Brouwerij Huyghe, que también elaboran la Delirium) la primera que nos viene a la cabeza es la de coco, ya que es la más habitual.

Pero tienen otras que, a un cervecero habitual, pueden gustar más. Como esta Palmnut, elaborada modernizando una receta angolana y que usa nuez de palma de cultivo ecológico y comercio justo.

Es de color ambarino, profundo, con cierta turbiedad y una cabeza de espuma no muy abundante ni apetitosa. Pero el aroma es complejo, recordando a las cervezas belgas de abadía más potentes, con notas a frutos secos, frutas, especias, pan y levadura. En boca es dulce y predominan las nueces (además de todo lo mencionado) y su cuerpo oleoso.

Vamos, que no es una cerveza afrutada y que su sabor y su 7% ABV la transforman en algo serio y que no hay que despreciar o ignorar. No va a ir a un Top5 general, pero sí que se puede disfrutar y buscar nuevos matices.

“Mi opinión en un Tweet:” Si la bebes entre palmeras, ya estará cojonuda. Nota: Bien.

Debate: Evitar las Malas Cervezas

Leemos esta semana con atención como un bloguero y amigo va a una feria en su pueblo y vuelve enfadado por las actitudes de algunos cerveceros. Como nos sentimos identificados (nos ha pasado en Montemayor y en Sebulcor, por ejemplo) queremos apoyarle y consultar vuestra opinión.

Ya que el problema es que, tras varios años de evolución, esto sigue ocurriendo en las ferias. Te encuentras con que te venden (cara a cara) cosas que está claro que no deberían, y que va en perjuicio de su imagen y de la de todo el sector.

No va tanto este debate de si tienes un blog decir los nombres o no. Si no de, como parte del sector que somos (ya sea como blogueros o como consumidores) qué podemos hacer para evitar que esto pase.

No sólo no beberlas nosotros (que parece obvio, si ya te han timado una vez, no repetir) o decirlo en un post o en facebook. Si no en general, para que estos comportamientos desaparezcan. ¿Quizá deberían ser los otros productores los que les criticasen más duramente, ya que es su mercado también el perjudicado? ¿Qué opináis vosotros?

The Beer Times (138)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Tras hartarnos de “salchichën” y “cervecën”, toca reposar tanta “bavaridad” leyendo el suplemento de los enlaces sobre cervezas.

Resumen: IV Concurso Homebrewer

Os recordamos que ya ha pasado una semana desde que convocamos y presentamos (este año junto con La Tienda de la Cerveza) el IV Concurso Homebrewer. Y las temperaturas ya han bajado, así que es el momento ideal para ponerse a cocinar.

Podéis encontrar toda la información en la web www.concursohomebrewer.es, pero queremos aprovechar para recordaros las principales novedades de esta edición. La primera, que con el patrocinio del primer premio por parte de Arriaca, la producción de la receta ganadora aumenta a 2.500 litros.

Pero también crecen los premios a mejor etiqueta (añadiendo una suscripción al club Brewmaster de Bar&Beer) y creamos uno para los fans de seguir el BJCP, poniendo un “estilo invitado” (a mayores de todos los demás estilos presentables) que opta a premio propio. Este año, ese estilo es el 16B, Oatmeal Stout.

Además, respondiendo a las peticiones de los participantes hemos reformado la manera de cata, recuperando la inicial, para así poder reducir el número de botellas a presentar. Pero bueno, que todo esto se puede ver en las bases completas, que os animamos a leer. ¡Y a participar, claro!

Aecht Schlenkerla Rauchbier Weizen

Siguiendo la tradición de las cervezas tipo Rauchbier de Bamberg, la malta de cebada que lleva esta cerveza está ahumada con madera de haya. Pero como es una cerveza de trigo bávara (que aprovechamos para comentar por la cercanía de la Oktoberfest), también lleva malta de trigo (en este caso, ya sin ahumar).

El color es oscuro (más dunkel que weiss), tipo marrón negruzco, turbio y no muy apetitoso a la vista, por la presencia de levadura en suspensión (como es habitual en el trigo alemán). La cabeza de espuma es bonita y esponjosa, eso sí.

El aroma es principalmente ahumado, con notas de cecina como la Schlenkerla Marzen clásica, pero imponiéndose olores que recuerdan entre una hoguera fresca y un cenicero. En boca, sin embargo, predominan los sabores a parrilla y barbacoa.

Como es una cerveza muy densa (pese a tener sólo 5,2% ABV), tras tres tragos te da la sensación de haber cenado ya, y entonces te preguntas qué hacer con los 40 centilitros restantes. Obviamente, no necesita maridaje.

“Mi opinión en un Tweet:” Una cerveza que alimenta y llena. Y se marida a sí misma. Nota: Notable bajo.

Lúpulo: Northern Brewer

Este lúpulo con nombre tan serio fue criado en Inglaterra en 1934 a partir de Canterbury Golding (un lúpulo hembra americano) y OB21 (lúpulo masculino inglés), para fomentar la diversidad. Su cultivo ha descendido en Inglaterra pero está en pleno crecimiento en Alemania y también en Estados Unidos.

Se añade a la cerveza con doble propósito, añadirle moderado amargor, ya que contiene entre 8 y 10% de alfa ácidos que se mantienen bien incluso con el almacenamiento; y, además, para que la cerveza tenga un buen perfil de aroma tosco a madera con sutiles tonos a menta.

Se puede sustituir por los lúpulos Galena, Magnum, Chinook e incluso Nugget, la mayoría ya conocidos. Pero, ya que da esos toques madereros en la cerveza, se suele añadir a cervezas inglesas o todos los estilos Ales. Aunque quizás el más particular sean las California Commons (o Steam-Beers).

Que hayan pasado por aquí, tenemos varias cervezas. Por supuesto, la Anchor Steam Beer, ejemplo de su clase. Pero también la Konrad’s Stout, la Fort Oatmeal Porter (al menos en la receta que hacían cuando su etiqueta indicaba los ingredientes) y la Anchor Porter.