Zundert Trappist

Ya sabéis que cuando los aquí firmantes éramos jóvenes sólo había 7 cerveceras trapenses. Y una no se podía encontrar ni de coña en España. Así que si bebías de las 6 restantes, ya tenías “grado”. Pero de un tiempo a esta parte, los monjes de todas las partes del mundo parece que quieren hacer cerveza, y son varias las trapenses nuevas.

Hoy vamos a hablar de la segunda marca trapense holandesa (desde 2013), elaborada en la Trappistenbrouwerij De Kievit, en la abadía de Maria Toevlucht (María del Refugio), en Zundert, lugar del que toma su nombre y casi en la frontera con Bélgica. Y es una cerveza de estilo Tripel (o similar, ya que no es una copia exacta de las clásicas), con un color ámbar profundo, rojizo, y espuma esponjosa, abundante y persistente.

En el aroma destacan las maltas y las especias debidas a la fermentación, con algo de tabaco y metal, además de mazapan, frutas confitadas, pimienta y caramelo. En boca es de entrada dulce y maltosa, pero con un amargor persistente y profundo en el paladar. Afrutada y compleja, resulta interesante con su cuerpo denso y muy carbonatado.

Pero ojo, que tiene 8% ABV que se suben a la cabeza y dan calor al estómago. Así que no es para beber a la ligera. Mejor servirla en su cáliz y disfrutarla a temperatura media y despacito. Para acompañar pasta con alguna salsa con base de tomate puede quedar muy bien, por ejemplo.

“Mi opinión en un Tweet:” Una de las incorporaciones que sí que merece la pena, aunque no sea de las baratas. Nota: Notable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario