Erdinger Alkoholfrei

Desde Alemania nos llega esta, la primera de las cervezas isotónicas sin alcohol de la que tuvimos noticias (y bastante mejor que su competidora española). Y es que, según sus fabricantes, esta cerveza sin alcohol es pura salud: aporta un 50% del ácido fólico y un 26% de la vitamina B12 que tu cuerpo necesita cada día, además de polifenoles. Y como su osmolaridad es cercana a 290 mosmol/kg, se absorbe rápidamente al torrente sanguíneo.

Las otras diferencias son que esta es una cerveza de trigo, que puede tener aún algo de alcohol por ahí perdido (menos de un 0,5% ABV) y que tiene menos calorías que la otra (25 kcal por cada 100ml). La verdad es que la venden bien como bebida para deportistas. A ver como es…

Pues, siendo de trigo, de color arena amarillenta, turbia y con abundante (muy abundante) espuma, debida a su alta carbonatación. El aroma es a grano y trigo, intenso. Y el sabor dulce, a grano macerado y malta líquida.

A diferencia de otras cervezas de trigo alemanas sin alcohol, esta no da el pego. No la podrías colar como una buena weissbier así sin más en una cata ciega. Y en una cata vista, aprueba justita. Claro que aun así es mejor que otras muchas sin alcohol.

“Mi opinión en un Tweet:” Será muy sana, pero le falta estar muy rica. Nota: Suficiente.

1 comentario: