Lúpulo: Mosaic

Si hay un lúpulo que ha dado mucho que hablar en los últimos tiempos, ese es el Mosaic (llamado así porque presenta un amplio mosaico de sabores y aromas). En el mercado tan sólo desde 2012 gracias a Hop Breeding Company, y con el Simcoe en su árbol familiar, se le ha dado en llamar también como “Super-Citra” por sus características.

Y es que con un rango de alfa ácidos de entre el 11 y el 14%, da una buena cantidad de amargor a la cerveza, pero acompañada de sabores y aromas florales, tropicales y afrutados (cítricos, mango y lima), además de a pino, arándanos o menta. ¡Normal que le llamen mosaic!

Por todo esto se le considera un lúpulo de doble propósito, y se utiliza en todo tipo de cervezas, aunque sobre todo en American Ale (APAs o IPAs) y es muy útil y llamativo para hacer cervezas monovarietales. Pero si andas escaso, lo puedes sustituir por los ya mencionados Citra o Simcoe.

Nosotros hemos bebido y comentado ya algunas cervezas que lo llevan, como la Brewdog Dead Pony Club, la Guineu Jack The Ripa, la Beavertown Neck Oil o la monovarietal Adnams Jack Brand Mosaic Pale Ale. ¿Vosotros habéis probado alguna otra que merezca la pena?

Brewdog Albino Squid Assassin

Hoy probamos un nuevo small batch de los escoceses Brewdog. Albino Squid Assassin viene presentada en lata con una ilustración de Joe Wilson, muy chula. Se nos indica es una Red Rye IPA de 7,4% de alcohol. Veamos qué es lo que tiene dentro...

El color, mirando a contraluz, es cobre oscuro con una cabeza de espuma color crema de burbuja fina y bien integrada. El aroma a lúpulo es suave para lo que nos tienen acostumbrados los escoceses: pino y ligeramente afrutado. Esto permite que junto a este, salgan a relucir aromas a maltas caramelo y ésteres.

En boca, el sabor del caramelo oscuro se hace notar en primer lugar. Seguido en transición por el sabor agreste del centeno y algo de chocolate. El cuerpo es medio y suave. La cerveza termina seca con un regusto persistente de lúpulo (Citra y Chinook, principalmente) y caramelo.

Una cerveza muy rica en contrastes y matices, que estructura muy bien los dispares aromas y sabores del caramelo, el centeno y el lúpulo. Vamos, que es un acierto y merece la pena probarla. Y es una lástima que posiblemente se quede en un lote y al olvido.

“Mi opinión en un Tweet:” Una obra de precisión cervecera, se nota que el calamar tiene 10 manos. Nota: Sobresaliente.

Bon Secours Myrtille

Esta es una cerveza tostada de alta fermentación elaborada en Bélgica por Caulier, y a la que se le ha añadido en la maceración zumo de arándanos salvajes (un 1,7% de zumo, que dicho así no parece mucho). Aunque seguro que te has fijado en ella por la botella, sobre todo.

La cerveza en sí es de color marrón rojizo, turbia, con una cabeza de espuma blanca y compacta. No demasiado abundante, pero sí persistente. El olor es fresco y afrutado. Mucha presencia de arándanos, claro, pero también maltas y caramelo.

El sabor es dulce, mucho al principio. Luego tiene un toque ácido y el final resulta amargo. Vamos, que tiene complejidad en boca, aunque no acabe de estar todo en la mejor de las sintonías.

Eso sí, es una cerveza de 7% ABV. No es una de esas cervezas de frutas que se beben como refrescos. Y puede quedar muy bien maridando el postre adecuado. Y con buena presencia en la mesa.

“Mi opinión en un Tweet:” Cerveza fuerte y afrutada, ideal para sobremesas. Nota: Bien bajo.

Debate: Decir sólo lo Bueno

Este es un debate de esos que son eternos. Lleva acompañando a todos los jardines en los que nos hemos metido desde que “gracias” a la Santa Margarida de Trigo decidimos que había que comentar también las cosas malas, para evitar que otros las sufran o que se solucionen rápido.

Si hablásemos sólo de lo bueno, vale, haríamos menos enemigos. Pero nuestros lectores no sabrían si hay algo de lo que no hablamos porque no lo hemos probado o es malo. Preferimos ser sinceros y dejar las cosas claras.

Y resulta mucho más útil decir las cosas malas. Imagina si no que vas al médico a por el resultado de unos análisis y sólo te dice lo bueno: “Enhorabuena, tiene usted el brazo perfecto y sano”. Ya, doctor, pero yo venía por el hígado. ¿Cómo tengo el hígado? ¿Ha mejorado? “Ya le digo, tiene el brazo sanísimo”. Pues vale…

Así que aquí, nos os preocupéis. Si una cerveza va a ser mala para vuestro hígado, os lo diremos. Y si tenéis que usar ese brazo sano y fuerte para levantar pintas de otra que esté cojonuda, pues también lo podréis leer. Todo, en El Jardín del Lúpulo, claro está.

The Beer Times (163)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Como han cambiado la hora, seguro que ayer pudiste beber una cerveza menos. Compénsalo leyendo una hora antes estos enlaces sobre cervezas.

Noticias de la Prensa Generalista (7)

Hoy es uno de los tres días al año que tradicionalmente no se publican periódicos. Pero en el siglo XXI, teniendo internet 24 horas al día, eso ha quedado un poco obsoleto. Y precisamente queremos dejar constancia recopilando hoy algunas de las últimas noticias cerveceras de la prensa generalista.

Y sí, aún no está normalizada como parte de la gastronomía. Pero poco a poco se empiezan a ver artículos interesantes y serios. Como este, que habla de la química de la cerveza y es bastante completo (para nivel lego).

O esta noticia, que recomienda marcas de cerveza elaboradas por empresas madrileñas. Así habrá gente que descubra nuevas cosas. Pero claro, siempre la prensa (y las propias grandes marcas) asocian la cerveza con la diversión y el tono poco serio, y así nos encontramos que publican (y patrocinan) macro citas a ciegas.

O que investigan para saber lo que tuiteamos cuando bebemos. Que puede ser útil para corregir las burradas que decimos claro. Pero en nuestro caso, decimos burradas todo el día (dejamos en vuestra mano averiguar si es porque somos brutos siempre o porque vamos pedo las 24 horas).

Aecht Schlenkerla Eiche

Si hay una bebida típica de la Semana Santa (por aquello de compensar el ayuno y las penitencias), debería ser sin duda la cerveza de tipo Doppelbock. Aunque esta justo esté pensada más para las navidades por sus creadores, la fábrica Brauerei Heller-Trum, de Bamberg.

Servida, es de color ámbar profundo, limpio, con una cabeza de espuma blanco marfil, de tamaño medio y muy compacta. El aroma es, como esperábamos, ahumado. Con recuerdos a cecina y chimenea. Pero, a diferencia de sus hermanas, no usa humo de haya, si no de roble.

Y en boca es muy intensa, con un sabor fuerte y complejo. Es dulce por las maltas, amarga por el Hallertau que le da hasta 40 IBUs, y llena de un sabor que sólo podemos describir como un bosque de robles entero en llamas.

Golpea fuerte en la boca, entre la intensidad del incendio y los 8% ABV que tiene. Tanto que te quita el hambre. Pero maridaría muy bien con paté, si insistes en comer algo y tus creencias personales te lo permiten.

“Mi opinión en un Tweet:” Una cerveza que enciende fuegos y levanta pasiones. O humaredas. Nota: Notable.

Abridor “Me Gusta”

¿Te gusta la cerveza? ¿Te gustan los “Me gusta” de Facebook? ¿Quieres y buscas conseguir la aprobación de tus amigos y seguidores? ¿Mides la calidad de una cerveza por el número de Likes, Fav y RT conseguidos?

Bueno, si has respondido que sí a todas las preguntas, háztelo mirar. Pero si has respondido que sí a alguna, estamos seguros de que este abridor con la forma de la requeteconocida mano con pulgar arriba de Facebook te va a gustar tanto como a nosotros.

Así, desde el minuto cero de beber la cerveza, incluso antes de subir la foto a las redes sociales, ya tendrás un “Me gusta” en tu mesa. ¡Al menos, a nosotros nos gusta! ¿Y a quién no?

Posiblemente sea uno de los primeros símbolos e iconos pop del siglo XXI. Todo el mundo lo reconoce y entiende el concepto. Así que está genial asociarlo a algo que también nos gusta a todos (al menos los que leemos esto): la cerveza.

Premios de Invierno 2016


El invierno ya pasó (y nosotros sin haber disfrutado de la nieve como se debe) y estamos en primavera. Flores, alergia, lluvias, etc. Buen momento para abrir una cerveza y repasar… ¡Los Premios de Invierno 2016 de El Jardín del Lúpulo!


Cervezas más recomendables:

Botella de Bronce:
Arriaca IPA

Botella de Plata:
Bombardier Glorious English

Botella de Oro:
Brewdog Dead Pony Club


Medalla al mejor abridor:
Abridor Mechero

Medalla a la Mejor Entrada Divulgativa:
Cerveza Industrial para Frikis Cerveceros y su Valoración

Disfrutad de esta estación para beber esas cervezas fuertes que se os han quedado en la nevera (sorprendentemente nosotros no hemos bebido muchas, está claro que tiempo excepcional que ha hecho habrá tenido algo que ver) que luego en verano cuesta más. Salvo que haga frío entonces. Bueno, lo sabremos en tres meses, Jardineros.

Arriaca IPA

Hace poco Arriaca sacó las primeras cervezas artesanas españolas en lata. No nos hemos resistido de ir a probarlas y hemos elegido la IPA. El diseño de la lata mantiene la misma línea que el de las botellas, muy negro todo, muy sobrio, muy bonico.

Pero vamos a la cerveza que es lo suyo. El color va del ámbar intenso al cobre, con una moderada cabeza de espuma blanco roto. La burbuja es de tamaño medio, manteniendo una espuma suave y compacta, con buena retención.

En nariz domina el lúpulo. Aroma intenso a frutas de hueso y flores blancas. Percibiéndose algo de vainilla y goma por debajo. El sabor empieza con notas de caramelo y toffee de las maltas acabando lupulado, seco y con ligera astringencia. El cuerpo es medio y el final persistente.

La malta se hace notar más en esta ocasión que la última vez que la probamos en un grifo, resultando una cerveza (de 6,9% ABV) más compleja y rica en matices. Y la lata permite su mejor almacenamiento y distribución. Así que al final, ¡todo son ventajas!

“Mi opinión en un Tweet:” Relación calidad/precio de 10. ¡Póngame otra pinta! Nota: Sobresaliente bajo.

Debate: Cerveza Trapense Española

Esta semana saltaba la noticia (de la que nosotros ya conocíamos rumores fundados) de la presentación de la primera cerveza “trapense” española. Los monjes del monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos), han presentado una cerveza tripel “trapense”.

¿Y por qué tantas comillas? Pues precisamente, por lo que esto va en la sección Debate y no en la de noticias. Porque está causando mucho revuelo que esta cerveza se autodenomine trapense si no cumple las condiciones de la AIT para llevar el sello de auténtico producto trapista. Y es que este primer lote de presentación se elaboró en una microcervecería de Madrid. ¿Vosotros qué opináis? ¿Puede ser una cerveza trapense?

La propia Asociación internacional Trapense pone bien claras las normas para llevar el sello de ATP en su web. Y, sin embargo, allí mismo reconoce la denominación trapense para una marca que no lleva el sello.

Nosotros tenemos nuestra opinión sobre este tema, claro. Pero como es El Debate, y busca saber vuestra opinión, la colgaremos en los comentarios, como un Jardinero más. Respóndenos contando tu parecer.

The Beer Times (162)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

¿Tienes vacaciones esta semana? Tómatelo con calma leyendo estos enlaces sobre cervezas.

Música de anuncio: Quinta Sinfonía de Beethoven

Hay cervezas que consideramos clásicas (como las trapenses), otras que se autodenominan clásicas (como la verde) y luego está la música clásica. Y hay veces que se junta un poco de todo en los anuncios de cerveza de la tele.

Hoy, rescatamos la banda sonora de uno de aquellos anuncios clásicos. Y es, ni más ni menos, que el primer movimiento (allegro con brio) de la Sinfonía nº 5 en do menor, op. 67, de Ludwig van Beethoven.


Klášter Klášterní-Bock

Ojo, que conocemos todavía mucha gente que cuando empieza en esto de la cerveza de importación a veces se confunde. Porque sea “rara” y venga en este formato de medio litro, NO tiene por qué ser una cerveza de trigo. Puede ser una Bock (de cebada, y baja fermentación). Ya os avisamos con la Korbinian y os insistimos ahora con esta cerveza checa.

Porque la cerveza no se parece en nada a una de trigo: es de color marrón rojizo, limpio y brillante, sin nada de turbiedad. La espuma es beis muy claro, compacta, pegajosa y abundante.

El aroma es leve y maltoso, con matices tostados y frutas pasas. El sabor es dulce, maltoso, densa y pegajosa en boca, con mucho cuerpo. Tiene toques picantes, notas de frutos secos y un final levemente amargo.

Resulta una cerveza que, ocultando bastante bien que tiene 7,5% ABV, resulta compleja y completa. No tan “peleona” como otras Doppelbock similares, resulta bastante adecuada para acompañar platos de carnes guisadas o para beber con picoteo variado.

“Mi opinión en un Tweet:” Los monasterios checos no están nada mal, parece. Nota: Bien.

Consejos sacados del DIY DOG

Hace unos días nos sorprendieron los chavales de Brewdog sacando un PDF gratuito con todas las recetas adaptadas para homebrewers de todas sus cervezas hasta la fecha. Aparte de las recetas propiamente dichas de las cervezas y las recomendaciones generales del principio han puesto en cada ficha un Brewer´s Tip dando algún consejo o truquillo de elaboración. Como muchos no seréis tan frikis para leerlo todo entero, os traemos una selección de esos consejos que creemos son más útiles y menos conocidos.

Por ejemplo, para cervezas de muy bajo contenido alcohólico como las English Bitters recomiendan no prolongar mucho el macerado para evitar esa sensación aguada que tan desagradable es en la cerveza.

Para las adiciones tardías de lúpulo, al final de la cocción y en el steep, recomiendan romper bien las flores de lúpulo. Al no estar hirviendo el mosto y moviendo las flores la extracción no es tan óptima y desaprovecharemos aroma. ¡Al precio que está el lúpulo encima!

Un consejo para el dry hopping (con el que tanto experimentamos, casi hasta llegar al chamanismo). Dicen que el resultado de aroma más fresco en el dry hopping lo encuentran haciendo éste a 14ºC durante 5 días.

#LaRonda 40 (2.14): Jueces de BJCP

BJCP (Beer Judge Certification Program). Hemos hablado ya de ello en varias ocasiones. Por un lado, siempre nos ha parecido que su guía de estilos es de las más completas y útiles. Por otro lado, siempre nos ha molestado que sea tomada como una biblia o dogma de fe y parezca ser la única válida.

Pero BJCP es más que su guía de estilos. Como su nombre indica, su objetivo es formar jueces con unos criterios unificados (los suyos, claro) con el principal objetivo de poder actuar se manera reglada en los concursos de cerveza homebrewer (americanos, ya que es donde se hace y se nota en la perspectiva desde la que valoran los estilos).

Y, en los últimos meses, más allá de la guía de estilos que conocemos desde hace una década, esta vertiente de formación de jueces ha llegado a España… y ha crecido como una de esas burbujas que tanto nos gustan. Y ya hay casi un centenar de jueces BJCP (en diversos grados) por la península. Por ello, desde el blog Cervecerías de España, nos invitan a reflexionar sobre el tema en #LaRonda de este mes.

Sabemos que no es un examen fácil y que aprobarlo tiene mucho mérito (nuestro Becario lo ha hecho), así que es bastante acertado afirmar que quien lo supera, tiene los conocimientos que BJCP exige. Pero… ¿De qué sirve esto en la vida real?

Westmalle Tripel

Hacía mucho que no comentábamos una cerveza trapense por aquí (bueno, con la excepción de aquellas rondas de cervezas añejadas). Así que hoy vamos a hablar justo de una que nos faltó aquel día. La Westmalle Tripel, que además se enorgullece de ser la cerveza que primero se denominó así (y dio por tanto nombre al estilo), allá por 1934 (aunque su receta varió hasta 1956).

Las Triples son cervezas rubias ambarinas, turbias (porque suelen tener una segunda fermentación en botella), bastante carbonatadas y con una buena cabeza de espuma blanca esponjosa y pegajosa. Y esta, como “madre” de todas las triples, no podía ser menos.

Aroma frutal proveniente de la fermentación, con toques de especias, miel y malta y un final herbal o floral del lúpulo. Como podéis ver, empieza compleja. En boca tiene buen cuerpo y carbonatación. Y aunque empieza afrutada y maltosa, enseguida se descubre su perfil más seco y cálido.

Pero, pese a tener 9,5% ABV, en ningún momento resulta demasiado alcohólica, sino que lo tiene bien integrado. Y resulta una cerveza ideal para acompañar comidas como pasta, ensaladas o pescados, servida en cáliz, por supuesto.

“Mi opinión en un Tweet:” Si no nos gustasen más las oscuras, esta podría ser nuestra favorita. Nota: Sobresaliente bajo.

Debate: Mejor Cerveza Artesana Española

Hablábamos el otro día sobre el panorama cervecero artesano español, y está claro que (aunque aún le faltan muchas cosas) es un mercado mucho más maduro que hace cinco años, cuando aún ideábamos esta web y el boom cervecero se extendía por la península. Por ello, creemos que ya estamos en un momento en el que podemos preguntar vuestra opinión para saber cuál es la mejor cerveza artesana de España.

Ya hay muchas marcas bien establecidas, que elaboran en instalaciones más profesionales y que han logrado hacer un producto consistente y estable entre lotes. Por eso (porque antes no servía de nada decir que una cerveza era buena si el siguiente lote iba a cambiar drásticamente) creemos que ya se puede plantear la pregunta y averiguar vuestra opinión.

¿Cuál creéis que es la mejor cerveza artesanal española? Tanto por sus cualidades intrínsecas como por su relación calidad/precio. Esa cerveza que siempre es un acierto, nunca falla y destaca sobre las demás. Esa que haríais vuestra cerveza de cabecera.

Así, si de casualidad nosotros (u otros lectores) no la hemos probado aún, lo podremos hacer. Y está claro que merecerá la pena ser catada y comentada en el blog. Así que no dejéis de opinar y recomendarnos la que creáis que es la mejor cerveza artesana de España.

The Beer times (161)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Hay cosas que no se pueden hacer todos los días, como leer esta edición del suplemento con más enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (19)

Es sábado. Toca animarse con la sección de GIFs. Y toca salir y brindar con cerveza con los amigos. Pero ojo, porque si te vas lejos (a otro país) las costumbres pueden ser diferentes. Y hoy os vamos a compartir unos consejosy frases para brindar.

Por ejemplo, en Alemania al brindar tienes que hacer contacto visual con TODOS los de la mesa. Es un peñazo, pero lo contrario es de mala educación. Y, como esto, pues hay más ejemplos que os recomendamos conocer:


Puedes ver más consejos en este vídeo de Let's Grab a Beer (Anheuser-Busch).

BBF2016: Conclusiones (2)

Siguiendo con lo dejado en la entrada anterior, toca hablar del tercer gran cambio en este BBF, algo que ha nacido como un concurso pionero en nuestro país. Hablamos del BBCh (Barcelona Beer Challenge). Pese a que necesitaría una entrada aparte, se puede decir que por lo general ha funcionado bien, y ha dejado bien claras dos cosas: la primera, que se hacen cervezas muy buenas no muy lejos, capaces de competir contra marcas extranjeras de prestigio. Y segunda, que si no se deja muy claro al público en qué consiste un concurso, las confusiones aparecen rápido. Desde la organización no se hizo suficiente hincapié en que el concurso era algo totalmente separado de las cervezas del festival, aunque compartieran organizadores y marco. Mucha gente creyó (y todavía cree) que se premiaba la mejor cerveza pinchada en el BBF, y esto no fue así.

Además, este año hubo varios grifos fijos durante todo el festival, pertenecientes a marcas que, imaginamos, contribuyeron a ello mediante su chequera. La idea de tener siempre pinchada de manera continua una referencia (o una cervecera) no es mala (ya se hizo el año pasado con los grifos del Black&Tan), pero el criterio no debería ser exclusivamente económico, sino de interés cara al público.

Y tras estos cambios que consideramos positivos, ha llegado el momento de decir lo que no nos ha gustado o es claramente mejorable. Organizar un festival como el BBF es una tarea titánica, pero hay algunos errores que deberían intentar minimizarse para el bien del evento.

El primero es el gran mal endémico del BBF desde su primera edición: las grandes colas y esperas. Es normal si un número muy superior al aforo quiere entrar, pero entonces quizá se debería plantear un cambio de ubicación (que solucionase también problemas como los olores, calores y ambientes pesados). Creemos que tras este año, en el que ya había dos horas de cola el sábado a las 17:00 y se tuvieron que cortar los accesos horas antes del cierre, ya va siendo hora de crecer.

El segundo punto negativo es la no inclusión de guardarropa. Otros años el BBF ha coincidido con bonanza climática, pero este año ha sido bastante frío a nivel de temperaturas en Barcelona. Esto contrastó con el calor dentro del recinto, donde era casi recomendable ir en manga corta. Esto provocó quejas y molestias porque no existía lugar habilitado para dejar la ropa (lo comentábamos en Facebook justo antes del festival).

Otro mal endémico son las colas en los lavabos, especialmente en los de mujeres. Se hicieron colas bastante importantes, ya que la pequeña cantidad de lavabos móviles (precarios e indiscretos además) no pudo absorber la cantidad de público.

Además, dejó mal sabor de boca, aunque ajeno a la organización, el plantón a última hora de Mikel Borg, Mikkeller, que por "motivos familiares" se quedó en Dinamarca. Los chicos de Warpigs, el brewpub que montó Mikkeller con Three Floyds, junto a gente del Mikkeller Bar de Barcelona, se portaron muy bien y pusieron todo su esfuerzo en "sustituir" a Mikel, que había generado mucha expectación y dos pases, uno para el público general y otro para prensa y "beer influencers" (o sea, nosotros).

En definitiva, que quedan cosas por pulir pero el festival cada vez va mejorando otras carencias (este año se han puesto mesas dentro de nuevo y algo de comida de hacer colchón, aunque hayan sido solamente pretzels, y también un dispensador de fichas que ha aliviado de forma importante las colas interiores, tres puntos que ya recogíamos a mejorar el año pasado). Ya sólo queda que nos hagan caso en otras cosillas que mejorarían el festival de cara al público, como potenciar la figura de los beer informers y formar más adecuadamente a todo el personal de la barra, que recuperen la mesa redonda del sector y las actividades para bloggers (a esto nos ofrecimos el año pasado y lo volvemos a hacer) y que reduzcan el valor de las fichas para poder escalar más los precios.

Esperamos con ansias el BBF 2017. Y esperamos verlo habiendo dado un paso adelante para consolidarse como uno de los festivales más importantes del planeta. Nosotros volveremos, como siempre, no para emborracharnos como perros, si no para documentarlo para nuestros lectores, claro. Ah, y el próximo día os hablamos sobre las cervezas que bebimos.

BBF 2016: Conclusiones (1)

Un año más, El Jardín del Lúpulo ha hecho acto de presencia en el que sigue siendo el mayor festival de cerveza artesana en España. Este año ha sido complicado, porque el evento ha coincidido con el Congreso Anual de la ACCE. Como todavía no tenemos el don de la omnipresencia, hemos dividido nuestros efectivos, y enviado al becario a Barcelona.

Después de tres días bebiendo infusiones de alcachofa, zumos, batidos de pera y bebidas caras con las palabras "bio" y "detox", finalmente se ha recuperado y nos ha podido hacer entrega de su primer paquete de conclusiones.

Lo primero de todo, es importante decir que el festival, un año más, ha apostado por la continuidad en buena parte de sus pilares: misma ubicación, misma pizarra, mismo sistema de actividades (aunque de nuevo perdiendo la mesa redonda, que va y viene año sí año no, parece), misma comida (alguna mejora en forma de pretzels para hacer cojín pero no mucho más), los beer informers, ... No obstante, el año pasado propusimos algunas cosas. Veamos si se han cumplido o se han añadido de nuevas.

La primera de las grandes novedades ha sido que se ha hecho caso a una de las grandes súplicas que se llevaban haciendo: la creación de una app para el control de las cervezas pinchadas. La sensación general, no obstante, es que no ha funcionado como se esperaba. La app iba lenta, a veces se colgaba y tenía deficiencias de peso en usabilidad. Al final, la gente siguió usando las dos estrategias clásicas para elegir qué tomar: ir paseando stand por stand o ir a la pizarra. La idea es buena y esperamos que con un pulido (tienen todo el año para hacerlo) llegue a ser más exitosa.

La segunda gran novedad ha sido la introducción de la copa de cata. Adquirible solamente por profesionales o por gente que adquirió el pack BBF experience, permitía probar menos cantidad de cerveza por menos fichas. De hecho, las cervezas que costaban tres fichas se podían degustar por una. La valoración de estas copas es muy positiva, creemos que es un gran acierto. Permite probar muchas cervezas a pocas fichas y eso también era una petición "histórica". No obstante, hecha la ley, hecha la trampa: la gente se pasaba la copa entre ella, incluso de un día para otro, tuviera el BBF experience o no. Por suerte esto es fácilmente subsanable mediante una pulsera acreditativa para usar la copa, por ejemplo.

La tercera novedad ha sido el BBCh (Barcelona Beer Challenge). Pero de esto ya hablaremos en la entrada de esta tarde, junto a las cosas que creemos que siguen siendo mejorables.

Kuchlbauer Turmweisse

Volvemos a Abensberg, en Baviera, Alemania, para visitar su curiosa torre con aspecto (o eso nos parece a nosotros) de haber salido del país de Fantasía de La Historia Interminable. Esta vez con una cerveza de trigo que la lleva dibujada tanto en la botella como en el vaso.

Pero este es un blog de cerveza, no de arquitectura, así que dejemos de lado ya la torre y centrémonos en la birra: Una hefeweizen naturtrüb (trigo sin filtrar) de color arena oscura, con una cabeza de espuma blanca y muy abundante.

El aroma resulta fresco, a trigo y especias, con mucha presencia de clavo. En boca es suave y equilibrada; dulce y a la vez refrescante. Afrutada y con un final levemente más amargo. Nos parece una buena weissbier.

Y además (volvemos a la presentación en su vaso) resulta muy llamativa y atractiva. Por lo que esta cerveza de 5,9% ABV entra bien tanto por la vista como por el gaznate. Os la recomendamos siempre que podáis encontrarla.

“Mi opinión en un Tweet:” Beberla en lo alto de la torre esta ya tiene que ser la leche. Nota: Sobresaliente bajo.

Congreso 2016 de la ACCE

Este fin de semana tuvimos el honor de enviar a Rodrigo al Congreso Anual 2016 de la ACCE (Asociación de Cerveceros Caseros Españoles) que se celebraba en Madrid en calidad de juez para su concurso de cerveza casera. Y, claro, ya aprovechó y se quedó por allí todo el día.

La verdad es que es un evento impresionante el que montan los homebrewer: un hotel (bueno, dos) casi para ellos entero; más de 250 asistentes; actividades, visitas, talleres, charlas y de todo; un bar con 12 grifos y más de 300 referencias cerveceras; premios y sorteos varios; y un largo etcétera de cosas.

La parte del concurso fue muy interesante, ya que se juntaron jueces de muchos lugares y condiciones y eligieron la mejor cerveza tipo Märzen presentada. El galardón recayó en Dioni de la Morena. Y después aprovecharon a alguno de los jurados que se quedaron para realizar la ronda final del Match-Beer, que acabó ganando el equipo de Galicia.

Pero la diversión continuaba en las salas, con conferencias de expertos de la talla de Boris de Mesones o José Severiano; en el bar, con cervezas de alto nivel y de todo tipo (una imperial stout soriana y otra con coco, o una hefeweizen muy ricas, por ejemplo); y, en general, por todos los lados del hotel y, visto lo visto, hasta altas horas de la madrugada.

Nuestras conclusiones han sido muy positivas (queremos agradecer a la organización el evento y el habernos invitado a participar) y hemos tomado muchas notas para lograr intentar que nuestro Concurso Homebrewer alcance un nivel social similar, que es lo que nos gustaría. Porque lo mejor de todo, sin duda, era la gente. Está claro que ser homebrewer es una vocación de compartir y trabajar para los demás (aunque sea haciéndoles cerveza).

Y lo que nosotros tenemos claro es que el año que viene queremos ir a Burgos, que es donde se celebrará el congreso anual de 2017. ¿Nos vemos allí?

Blue Moon

Blue Moon es una cerveza de trigo al estilo belga (o sea, con trigo crudo y especias) hecha en Norteamérica (pertenece al grupo MillerCoors) que es muy consumida allí (y no exenta de polémica por varios motivos).

De color naranja, turbio; no tiene casi espuma para ser un trigo belga tipo Wit, y el aroma es escaso. Levadura, cítrico (lleva piel de naranjas “Valencia”, que no vienen de Valencia sino de los EEUU) y especiado (también lleva cilantro).

En boca es ligera, no muy sabrosa. Un poco dulce, un poco cítrica, un poco de agua manchada de cerveza (ni con la avena consigue un gran cuerpo). Pero nada espectacular, para nada. Hay mejores cervezas de trigo en cualquier supermercado de España que esta wit de 5,4% ABV.

Pero lo que no nos gusta nada no es que pertenezca a una gran compañía, que la hagan en Toronto en vez de en Denver o Bélgica (o donde sea) o que quieran apelar al rollo “craft”. Con los que no podemos es con que la decoren con una rodaja de naranja como si fuera una Coronita o un gintonic moderno.

“Mi opinión en un Tweet:” Esta Blue Moon me pone triste, sin duda. Nota: Insuficiente.

Debate: Barcelona Beer Festival 2016

Tras la quinta edición del Barcelona Beer Festival, sin duda por asistencia y repercusión uno de los eventos cerveceros del año, queremos como siempre preguntaros vuestra opinión y dejar el debate semanal en vuestras manos para que nos contéis vuestra experiencia.

¿Qué os ha parecido? ¿Ha mejorado o no con cada edición? ¿Os gustan los cambios que van introduciendo? ¿Qué mejoraríais, cambiaríais o potenciaríais vosotros? Recordad que los organizadores leen este blog. Es una buena oportunidad de hacérselo saber.

Y, como siempre, queremos saber qué cervezas son las que más os han gustado (y las que menos, si creéis que hay alguna mencionable), así que decidnos tres, de manera que la primera sea la que más os gustó, y recibe tres (3) puntos, la siguiente dos (2) y la tercera sólo uno (1). Luego los sumaremos, a ver cuál es la ganadora de la edición 2016.

Aquí iremos publicando entradas para contaros cuáles han sido nuestras favoritas, y cuales nuestras opiniones. Pero este debate de hoy es el espacio para vosotros, con total libertad.

The Beer Times (160)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Estés en Barcelona (BBF) o Madrid (ACCE) o donde sea, haz una pausa para leer estos enlaces sobre cervezas.

Hoy: BBF y ACCE 2016

Hoy estamos divididos y con el corazón partido (como Alejandro Sanz). Coinciden en el tiempo (que no en el espacio) dos eventos cerveceros de gran magnitud e importancia. Y los jardineros nos dividimos para cubrirlos, pero a la vez deseando poder estar en el otro sitio simultáneamente.

En Barcelona, en el Museu Marítim (Av. de les Drassanes s/n, 08001 Barcelona), se celebra la quinta edición del Barcelona Beer Festival. Con 360 cervezas diferentes y 70 grifos en rotación, sin duda es un evento imprescindible al que hemos acudido con puntualidad germana en todas las ediciones pasadas (y que dura hasta mañana, por si aún estás a tiempo).

Pero es que en Madrid este año se celebra el congreso nacional y anual de la ACCE (Asociación de Cerveceros Caseros Españoles) al que llevamos un par de años queriendo asistir y que por fin nos acercan a casa. Además, por eso esto no nos animase suficiente, Rodrigo estaba invitado a ser juez del jurado de su concurso de cerveza casera.

Y así estamos, cubriendo ambos eventos. Así que si tú no puedes desdoblarte, no te agobies. Nosotros te los resumiremos antes o después. Y si estás en alguno de ellos, búscanos y tomamos algo. ¡Para nosotros será un placer!

Brewdog Dead Pony Club

Dentro de la casa escocesa de las cervezas extremas (por las que son conocidos, sobre todo), una de nuestras favoritas es esta de su gama “core”, básica. Una Pale Ale de poco alcohol pero con corazón californiano west-coast.

Así, es de color ámbar claro, casi -pero sólo casi- transparente y limpia; no muy carbonatada y con una cabeza de espuma media. El aroma es agradable, con mucha presencia de lúpulos cítricos y afrutados que le dan un toque moderno (lleva Simcoe, Citra y Mosaic).

En boca resulta muy refrescante, y es amarga (40 IBUs), pero de una manera equilibrada y compensada con la base maltosa (que existe, pero en un plano de refuerzo solamente). Vamos, que se bebe bien.

Y si es una cerveza que está rica y es sabrosa y entra bien y además tiene poco alcohol (3,8% ABV), ¿qué más se le puede pedir? Bueno, pues que cuando se encuentra en grifo tenga un precio que te permita beberte con sed las tres pintas enteras que te pide el cuerpo. Pero por lo demás, genial.

“Mi opinión en un Tweet:” Me gusta más que surfear en California (porque lo mío es más el snowboard). Nota: Sobresaliente.

Lúpulo: Perle

No, amigos jardineros, no; no nos hemos pasado a comentar suavizantes de lavadora. Se trata de un lúpulo con nombre de tejido o de colonia. Lo que sí tenemos es una oferta como si fuera suavizante, un dos por uno porque existe el Perle de Alemania y el de Estados Unidos.

El lúpulo fue creado en 1978 en el Instituto de Investigación Hüll Hop a partir del english Northern Brewer y se cultiva en Alemania, en Oregon y en Washington. Se usan por su aroma ligeramente más picante con tonos florales el americano y por su aroma floral y afrutado el alemán.

Los dos tienen entre un 6 y un 10% de alfa ácidos, que además se mantienen muy bien durante el almacenamiento, por lo que se consideran lúpulos de doble propósito. La variedad americana se usa en cervezas Pale Ale, Porter, Stout y Barley Wine y la variedad alemana es típica de cervezas Lager, Pilsner y Weizen.

Ambos lúpulos se pueden sustituir por Northern Brewer, Cluster, Galena y Chinook además de por su respectivo hermano. Conocemos algunas cervezas de varios estilos que se hacen con estos lúpulos: Perlenbacher Premium Pils, Cruzcampo Gran Reserva y Sierra Nevada Pale Ale.

#LaRonda 39: Presentación BBF y App

Toca pagar la ronda que Mikel Rius convocó cuando le dejamos esta plataforma, para que los blogueros pudiésemos presentar las cervezas que elegimos dentro de las que se pincharán en el Barcelona Beer Festival.

Y nosotros estábamos esperando para que se pagase la ronda por aquí… ¡Y resulta que nos la invita en su casa! Así que podéis ver en la web del propio Barcelona Beer Festival la recopilación de blogs y entradas participantes.

Además, vamos a aprovechar este espacio para felicitarles por la App que han creado (tanto para Android, como para Apple) para estar al día en el móvil de lo pinchado en el BBF. De momento ya se pueden ver las 70 primeras birras, que estarán el viernes por la mañana. Esperemos que se actualice en tiempo real y llegue a sustituir a la analógica y obsoleta pizarra (aunque llena de encanto por otro lado).

Y dicho esto, os emplazamos a participar en la siguiente Ronda, que correrá a cargo de Cervecerías de España y que la convocarán como tarde la semana que viene. ¡A ver que tema nos toca tratar!

Weihenstephaner Hefeweissbier Dunkel

Estaoscura cerveza blanca con levadura”, que es lo que significa su nombre de manera literal viene a ser lo que aquí llamaríamos una “cerveza tostada de trigo. Y así nos entendemos todos, ¿no?

Y como es trigo alemán, pues es turbia y con una gran nube de espuma blanca cremosa coronándola. Pero como es oscura, pues es marrón turbia, un color no demasiado atractivo en principio.

Pero si estos tíos llevan haciendo cerveza casi un milenio, algo sabrán. Así que podemos soslayar el aspecto por el momento y centrarnos en el intenso aroma a plátano maduro y pan tostado, con algo de clavo y caramelo.

En boca es dulce y sabrosa, muy rica. Equilibrada y con abundantes notas de panadería (y levadura, claro), afrutadas y especiadas, en la misma línea que el aroma. Y como tiene 5,3% ABV y alimenta que da gusto, es una cerveza perfecta para la merienda.

“Mi opinión en un Tweet:” Lo bien que entra, pero que nombre tan largo tiene. Nota: Notable alto.