Sábado Cervecero Animado (21)

El otro día, hablando de Anheuser-Busch y sus parques de atracciones, mencionamos los Jardines Duff. ¿Hay alguien que no haya visto ya mil veces ese capítulo de Los Simpson? ¿Hay alguien que se canse de verlo?

Como imaginamos que habéis respondido ambas veces que NO, pues hoy toca viajar. Animaos a visitar con nosotros –una vez más-, los Jardines Duff. ¡Hur-raaaaargh!

Scheldebrouwerij Dulle Griet

De esta cervecera de origen Holandés pero que se mudó a Bélgica al poco de comenzar (de lo cual tampoco hace tanto, ya que está en funcionamiento desde 1994) vamos a comentar hoy su cerveza con nombre de cañón de Gante (o de bar, o de tía loca).

La Scheldebrouwerij Dulle Griet es una cerveza de estilo Dubbel, por lo que no ha de sorprendernos que sea de color marrón, con espuma fina, de color beis, densa y compacta en la copa.

El aroma es maltoso (maltas tostadas: caramelo, fruta, chocolate) con un toque metálico y levaduroso. Sutil, pero que empaña un poco la primera impresión, que es agradable. En boca es dulce y sabe a pan tostado y mermelada de frutas, con un toque especiado.

Vamos, que no está mal esta cerveza belga (de raíz holandesa, vale) tostada de 6,5% ABV. No llegará a la altura de las clásicas trapenses, pero se deja beber más que bien. Ideal para maridar un estofado de ternera como el llamado Stoverij (Carbonade).

“Mi opinión en un Tweet:” Dubbel de una fábrica “joven”, pero que respeta a sus mayores. Nota: Bien Alto.

Carta de Aromas: Mantequilla

Uno de los aromas que primero se aprende a reconocer en la cata de cervezas es el del diacetilo (butanodiona o butano-2,3-diona). Se genera de manera natural durante la fermentación a partir de un subproducto de la levadura (α-acetolactato), así que es fácil encontrarlo en muchas cervezas. Pero, a su vez, con temperaturas altas la levadura lo vuelve a absorber, por lo que si se quiere evitar conviene hacer lo que se conoce como “descanso del diacetilo”.

Su umbral perceptivo es bastante bajo, así que es fácil identificar los olores que produce. Nos recuerdan a mantequilla o manteca. En los países en los que se la echan a las palomitas de maíz, les recuerda mucho a esto. Puede tener también un toque carameloso y parecerse al toffe en altas concentraciones.

Así que, para reconocerlo, podéis buscar en vuestro supermercado estos productos. El diacetilo se suele utilizar como aromatizante en margarinas y similares. Probad también las palomitas al microondas (las con mantequilla, claro).

Y, obviamente, buscadlo en las cervezas. Puede considerarse un defecto (o indicar problemas de limpieza y contaminaciones) a menudo, pero en las Ales clásicas inglesas o escocesas suele estar presente, dando un toque como a galleta de mantequilla que nos resulta muy sabroso y reconocible.

Macro Multinacionales Cerveceras (1): Anheuser-Busch

Comenzamos una nueva sección en la que vamos a repasar el mundo de las macro multinacionales cerveceras que dominan el mercado, sus fusiones (siempre cambiantes, asi que si detectáis fallos, comentádnoslo) y las marcas más conocidas que poseen cada una. Y comenzamos con un gigante que él solo vende casi una de cada cuatro cervezas del mundo: AB InBev. Y es tan grande, que lo hemos dividido en dos, y hoy hablaremos de la A y la B, sólo.

Su origen data de mediados del siglo XIX, cuando un germano-estadounidense de nombre Eberhard Anheuser y un socio compraron una pequeña cervecera al borde de la bancarrota. Otro señor, Adolphus Busch, se casó años después con la hija de Eberhard y compró las acciones de su antiguo socio. Y ya tenemos las dos partes del todo: Anheuser y Busch.

Lo que hizo crecer la empresa fueron una serie de sabias decisiones empresariales. Fueron los primeros en introducir la pasteurización para estabilizar el producto en EEUU, fueron los primeros en refrigerar el transporte para que la cerveza llegara sin alterar y fueron los primeros en embotellar masivamente y distribuir de esta manera un volumen mayor. Multiplicaron casi por diez sus ventas en escasos 6 años. Luego incluso crearon su propia empresa de camiones refrigerados, generando con esta decisión también espectaculares ganancias.

A finales del siglo XIX, Busch se dio una vuelta por Europa, conociendo el entonces naciente y muy exitoso estilo pils. Se paseó por Bohemia, haciendo parada en Budweis. Y tomó apuntes. Unos apuntes que le sirvieron para intentar copiar el método en América, creando la cerveza Budweiser americana, a imagen y semejanza (sería entonces, porque ahora no) de la Budweiser checa.

Hay mucha historia a partir de aquí pero la podemos obviar. Compras, algunas decisiones... hasta que en 2008, la multinacional de la que os hablaremos el próximo día, InBev, hizo una opa hostil y compró parte de la compañía, creando el monstruo cervecero que os comentábamos: Anheuser-Busch InBev.

A nivel de cervezas, su buque insignia como marca era Budweiser con todas sus derivaciones (Bud Light, Bud Platinum, Bud Ice, Bud Spencer... bueno no, Bud Spencer no). Dos de estas cervezas, Budweiser y Bud Light, eran las cervezas no asiáticas más vendidas del mundo. Tenía otras marcas, pero de mucho menor calado, y bastante desconocidas para el público europeo, como Michelob. Actualmente, ya unida con In Bev, ha comprado algunas craft americanas, como Goose Island, Elysian o 10 Barrel.

Como dato anecdótico, Anheuser-Busch también posee una de las mejores cadenas de parques de atracciones del mundo, Busch Gardens (¿Os suenan los Jardines Duff de Los Simpson?). Esto provoca estrés y constantes cortocircuitos mentales a uno de nuestros becarios, gran aficionado a las montañas rusas y a los parques de atracciones, que ve como una única marca es capaz de crear, al mismo tiempo, una de las peores cervezas y uno de los mejores parques.

Kel’s Heavyness

Hoy vamos a hablar de una cerveza de un estilo escocés que nos suele gustar mucho, porque es maltoso sin resultar empalagoso, y con suficiente fuerza y cuerpo para resultar reconstituyente. Por eso lo bebe gente que lleva falda corta hasta en invierno.

Esta Scotch Wee Heavy elaborada en Galicia (de lo más parecido a Escocia que tenemos en España) con algo de avena y lúpulo East Kent Golding cumple bastante bien las expectativas del estilo: es de color marrón rojizo, limpia de aspecto, con una cabeza de espuma color hueso, compacta.

El aroma es maltoso y frutal, con notas de uva. En boca tiene sabor dulce aunque equilibrado y un paso cálido. Pero no resulta alcohólica, al menos en boca. Eso sí, al poco rato, el calor se nota en las mejillas, así que tened cuidado, que tiene 10,5% ABV y al principio los esconde (como el monstruo Nessie).

Por eso os la recomendamos para después de la cena, con el estomago bien lleno y el aire fresco en la cara. Podéis alzaros un poco la falda si necesitáis airear más. Pero no intentéis nadar en lagos de aguas tan oscuras como esta cerveza.

“Mi opinión en un Tweet:” Y ahora, algo completamente diferente: Un escocés hecho de cerveza. Nota: Notable alto.

Debate: Gasto mensual en Cervezas

Siguiendo con el tema propuesto en el debate anterior, queremos preguntaros cuánto gastáis mensualmente en cervezas. Por curiosidad, por comparar, por analizar cada uno su consumo. Para ello, os pedimos que dediquéis un momento a pensar qué cervezas bebéis y dónde, y a hacer las matemáticas y sumarlo.

Los que escribimos el blog tenemos un consumo muy desigual de cerveza (incluyendo TODO tipo de cerveza). Va desde los Becarios, por ejemplo, cuya economía (porque no les pagamos una mierda) no da para beber a diario y su gasto se concentra en el fin de semana (suponiendo una media entre los 50 y los 80€).

Y llega hasta el Barón o el Duque, que les gusta salir y beber buena cerveza a diario, tanto en casa (donde se beben unos 50€ mensuales) como en los bares (más de 100€ al mes). Llegando a rozar en muchas ocasiones el techo de los 200€ mensuales (más por la cantidad que por elegir cosas caras).

Pero ahora queremos saber a cuanto asciende vuestro consumo medio de cerveza al mes. Podéis contestar en la encuesta insertada de Twitter (no os olvidéis de confirmar el voto). Y, si queréis especificar en los comentarios cuánto es en bares, cuánto en tiendas y cuánto en cerveza homebrewer, pues mejor. Seguro que las conclusiones son interesantes.


The Beer Times (167)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si, pasado el Día del Libro, quieres seguir leyendo algo, te recopilamos todos estos enlaces sobre cervezas.

Libro: Cómo Catar Cerveza

La Editorial Omega debió leerse hace un año el post que dedicamos al libro de Randy Mosher “Tasting Beer” y les gustó tanto como a nosotros, porque hace poco han sacado una edición traducida al castellano.

¿Qué añadir sobre el libro que no hayamos destacado en su edición en inglés ya? Pues que nos gusta el vocabulario sensorial, la amplitud de temas tratados (parece que, de una manera u otra, abarca casi todo lo abarcable en el mundo cervecero) y el enfoque que da a los estilos. Pero sobre todo, el educar en que beber cerveza puede ir mucho más allá que simplemente “beberla”.

El libro en castellano es muy respetuoso con el formato original, cosa que es de agradecer, aunque presenta algunos fallos menores en la traducción, y hay gráficas que mantienen las medidas sin cambiar (libras por pulgada cuadrada, ¿WTF?) cuando sería más comprensible haberlas traducido también.

Aún así, no podemos menos que recomendároslo si, como nosotros, os sentís más cómodos leyendo en la lengua de Cervantes que en la de Shakespeare (de los que, por cierto, hoy, Día del Libro, es el 400 aniversario de sus fallecimientos). Ah, y si queréis regalaros el libro, lo podéis conseguir aquí.

Shepherd Neame Double Stout

Shepherd Neame afirma ser la cervecera más antigua del Reino Unido, y así parecen demostrarlo los hechos. Pese a haber sido fundada en 1698, se hace cerveza en el mismo edificio desde 1573. Ellos insisten en que usan el mismo agua que entonces, aunque los métodos evidentemente han cambiado. Son una cervecera de control familiar y que hace hincapié en valores como la sostenibilidad o el trato justo con vendedores.

La receta de la Double Stout se basa en unos archivos encontrados en algún recóndito y lóbrego rincón de la fábrica. O quizá no es tan oscuro y telarañoso como pensamos o quieren hacernos creer, pero nos gusta más la idea de verlo así. Tomaron la receta, la adaptaron más o menos a los tiempos modernos y apareció la Double Stout. Usando, todavía, el último macerador de roble macizo que queda en el Reino Unido.

A la vista, la cerveza es espectacular. Negra casi opaca, solamente ofrece un reflejo caoba si se le dirige un haz de luz. La espuma es abundante y especialmente cremosa y persistente. Parece que hayamos echado nata encima. En un concurso sumaría toda la puntuación posible en este aspecto sin lugar a dudas (3). En nariz, se huele café y chocolate muy negro. Es una cerveza especialmente torrefacta, por encima de la mayoría de stouts de su calaña. Se nota también un toque herbal del lúpulo. El sabor sigue en la misma línea, añadiendo a la paleta café espresso y caramelo muy hecho, como el del culo del flan. La cerveza es muy seca pese a su amable entrada, y tiene un final amargo un poco salino, llegando a ser asertivo. Para nosotros, resta puntos.

En definitiva, esta cerveza podría ser de las de beber a litros, pero su final hace que tras una pinta no nos apetezca beber más. A su favor está el gran sabor, presencia y robustez por su escaso contenido en alcohol, 5,2% ABV. Una cerveza para tomar con calma.

“Mi opinión en un Tweet:” Torrefacta, plena y de final un poco excesivo dado su recorrido. Nota: Notable bajo.

Attack the Krab!!: Cerveza vs. Cáncer

Hace tiempo queríamos hablar de un proyecto cervecero que va mucho más allá de la cerveza. Y es que queremos contaros acerca de Attack the Krab!!: una serie de cervezas elaboradas con el objetivo de recaudar fondos para apoyar la investigación en la lucha contra el cáncer.

Esta idea surgió de la colaboración de la línea ImpliK2 (de la tienda barcelonesa 2D2Dspuma) con las cerveceras Santa Pau y El oso y el cuervo, juntos con el bloguero cervecero Jorge Cerveriana. Todos ellos, afectados en su entorno por esta enfermedad.

Y por eso se juntaron e hicieron una primera cerveza Attack the Krab!! (una Wee Heavy de 8,5% ABV) cuyos beneficios se donarían al grupo de investigación contra el cáncer de ovario del Institut de Recerca Biomèdica Translacional en Ginecologia de la Vall d’Hebrón.

Esta era una cerveza fuerte, intensa. A los encargados de la receta les gusta que si le echas algo a la receta se note, y las especias que lleva (cilantro y cardamomo) tienen mucha presencia. Pero ha tenido muy buena acogida, ya que todos queremos apoyarles con este proyecto y darle visibilidad.

Tanta, que con la ocasión especial del BBF 2016 hicieron una segunda cerveza Attack the Krab!! (en esta ocasión una Red Ale de 7,1%) con regaliz de palo. Allí la pudimos probar, siendo algo exclusivo creado sólo en barril para el evento, y como el regaliz nos gusta, un poco de exageración en ese punto no nos ha importado (puro regaliz de chuchería).

Por todo esto seguiremos atentos a las próximas cervezas que vayan haciendo y embotellando e intentaremos apoyar el proyecto solidario dándoles visibilidad desde nuestras redes. Todo sea por ayudar a vencer el puto (y es lo que se merece, puto) cáncer.

Weltenburger Kloster Kellerbier Naturtrub

Creemos haberlo contado, pero como es un estilo que se ve más últimamente vamos a repasarlo: las Kellerbier, literalmente “cerveza de sótano”, son cervezas de baja fermentación que están sin filtrar y han tenido un lagerung para madurar.

Esta es de color rubio ambarino, profundo, bastante turbia. La espuma es abundante y esponjosa, de color hueso, con buena persistencia. La presencia es muy buena, y similar a la que estamos acostumbrados en las cervezas de trigo (pero que no os engañe el formato de medio litro, esta es de cebada).

El aroma es a malta y levadura, con alguna nota de grano y especiada. No muy intenso. En boca es dulce y sabrosa, pese a ser también ligera. Lo que destaca es su buen equilibrio y su bebebilidad.

Además, casi todo lo que hemos probado de esta marca nos ha gustado, así que no iba a ser menos esta cerveza de 5% ABV. Ideal para acompañar comidas y beber sin pensar demasiado, pero disfrutando.

“Mi opinión en un Tweet:” Por esta cerveza, hasta los becarios saldrían de su “keller”. Nota: Bien.

Amstel Oro

Erase una vez una fábrica en Amsterdam… que fue adquirida por Heineken. Y luego una fábrica en España, llamada Águila, que se fue transformando en otra paulatinamente, después de que la comprase… Heineken, también, sí. Y una de las muchas referencias que tiene esta cervecera aquí es la Amstel Oro.

Aunque le ponen colores elegantes y letras doradas, no nos dejamos embaucar por su publicidad y la servimos para probarla, apareciendo una cantidad exagerada de espuma, blanca eso sí, pero que desaparece antes de llegar a tu boca casi por completo. Es totalmente limpia y de color cobre anaranjado.

“Elaborada por las maestros cerveceros de Amstel con maltas tostadas en tres tiempos: Secado, Tostación y Golpe de Fuego”, o eso dicen. Pues nuestra más sincera enhorabuena porque con tanto tostado, se ve que han conseguido un nuevo método para eliminar el olor de la cerveza.

Para completarla, el sabor es bastante suave para una “cerveza tostada” y el amargor más bien justito. Así que si la bebes, que sea por el 6,2% de ABV, por bajar con algo lo que estés picando, o porque quieras decir que te has tomado una cerveza tostada.

“Mi opinión en un Tweet:” Si te la regalan o si eres familia de los fabricantes, puedes probar a beberla. Nota: Insuficiente.

Debate: Cervezas baratas para beber a diario

A raíz de los comentarios de otro bloguero cervecero y amigo en las redes sociales, nos hemos puesto a reflexionar. Él, como nosotros y seguro que muchos de vosotros, es un buen bebedor de cerveza. Le gusta la cerveza y le gusta consumirla a diario, con las comidas, cenas, e incluso por vicio alguna vez.

La cosa es que, en el circuito especializado (basta con ir a una tienda a ver que se encuentra) las cervezas están cada vez más caras. Suelen andar por los 3 o 4 euros la unidad (de 33cl) y eso, multiplicado por 2 o 3 cervezas diarias, mensualmente suma entre 180 y 360€. Un porcentaje de sueldo que ni cobrando más que un mileurista es asumible de manera regular.

Por lo tanto, la opción más sencilla es dejar la cerveza “especial” para ocasiones “especiales”, y beber cerveza de batalla para el día a día. Y con ello esperamos que no quiera decir latas de Steinburg (o litronas de plastiquete, ahora que las hay). Existe una variedad suficiente de cervezas ricas y sabrosas de importación a un precio inferior de media a los 1,5€ con la que disfrutar a diario.

Pero eso es lo sencillo. Seguro que hay otras cervezas menos conocidas o fuera de los hipermercados que puedan servir para ese cometido (beber sin destrozar el presupuesto familiar). Y queremos que nos las recomendéis (y a Jorge también). ¿Qué cerveza soléis tener como cerveza barata y rica de consumo diario? Ah, y ya que hemos sacado el tema, ¿qué opináis de los precios de las cervezas artesanas? ¿Es verdad que en general van al alza y no a la baja? Podéis contestar y proponer las cervezas en los comentarios, como de costumbre, claro.

The Beer Times (166)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Esta semana de lluvias de abril, mejor quédate en casa leyendo la revista dominical de los enlaces sobre cervezas.

Ilkley The Mayan

Hoy traemos una cerveza inglesa que se sale de lo que acostumbra llegar de esas tierras. Y es que hablamos de The Mayan, de Ilkley Brewery. Esta cervecera aúna la tradición cervecera inglesa y la inspiración más craft, y de dicha fusión ha salido esta Chocolate Chipotle Stout.

Se trata de una cerveza con 6,5% de alcohol por volumen. El color es negro, aunque a trasluz es limpia y muestra brillos rojos. La espuma es color crema. Forma burbujas finas que a continuación pasan a unirse creando una espuma jabonosa, no tan bonita, y con poca retención.

En nariz predomina el cacao, y sobre él ya se deja intuir el chile y el humo. Al trago es sabrosa y ligera, al principio tenemos una stout muy bebible llena de chocolate. Y justo a continuación aparece el chile, terminando el trago con el sabor característico del chipotle, especiado, picante y ligeramente ahumado.

El picante que deja en la boca es intenso pero no exagerado, pidiéndote otro trago. Si eres amante del picante te gustará y repetirás, pero si eres de los que no pueden con él abstente de esta birra, pues no podrás terminártela.

“Mi opinión en un Tweet:” Una de esas rarezas que no va a ser tu cerveza de diario pero a la que vuelves de vez en cuando. Nota: Notable bajo.

Las 3 cervezas más sobrevaloradas del mundo (parte 2)

Hace unos años, escribimos una entrada en la que decíamos cuales eran, en nuestra opinión, las tres cervezas que más sobrevaloradas estaban. Por aclarar una de las cosas que más debate causaron: cuando decimos sobrevaloradas no tiene nada que ver con el precio al que se vende, sino con la valoración que tienen en el imaginario colectivo y la mente de la gente que las ve o las consume. ¿De acuerdo?

Aclarado esto, llevábamos un tiempo hablando sobre revisar (o añadir) las cervezas de esa entrada. La verdad es que hay muchísimas cervezas que consideramos que están sobrevaloradas por los consumidores; que tienen más fama de la que se merecen, que se consumen inexplicablemente mucho o que generan una expectación a nuestro parecer injustificada. Y por ello, hoy, queremos añadir a nuestra particular lista estas tres:

La primera, la Guinness. ¿Cómo coño nos pudimos olvidar de una de las cervezas más vendidas del mundo? Tan conocida que ella sola casi representa a un país y a un santo. Y, sin embargo, la Guinness de barril, salvo que estés empezando a beber cerveza esta misma semana, es poco más que agua oscura con nitrógeno bonito y un poco de sabor a café. ¡Y ni siquiera es barata! Eso sí, como oirás decir mil veces: “Es que en Dublín sabe mejor.” ¡Pues que la beban allí, si hacen otra cosa que no esta cerveza al mínimo común divisor!

La segunda, la Kwak. Aunque hemos de ser sinceros, y reconocer que en el 90% de los casos, lo que está sobrevalorado no es la cerveza, sino el vaso. Es por el vaso por lo que se suele pedir, demostrando lo importante que es el merchandising. La cerveza en sí no está mal, aunque hay miles de strong ale belgas mejores que se piden menos.

Y la tercera, que es la que más “de moda” está últimamente es la Pilsner Urquell, pero en su versión sin filtrar. Que oye, que la Pilsner Urquell nos gusta. La hemos comentado en una entrada y Quique la eligió para una de sus escasas vídeo-catas. Y la Pilsner Urquell sin filtrar no está nada mal (resultando más levadurosa, dulce y densa; aunque carece de la misma sensación de carbónico y limpieza que la normal). Pero tampoco hace falta montar tanto revuelo (o tener un grifo fijo en el BBF). Ahí se nota la maquinaria económica que la hace digna merecedora de estar en esta lista.

Lista que, por hoy, cerramos. Seguro que en un tiempo pensamos: “¿Pero cómo nos pudimos olvidar de mencionar nosequé birra?” y proponemos la parte tres. Si creéis que nos hemos dejado alguna importante, decidlo en los comentarios. Seguro que tenéis vuestra opinión sobre cuál es la cerveza más sobrevalorada del mundo.

Abridor Tarjeta Multiusos Ninja

El abridor que queremos presentaros hoy no es un simple abrebotellas. Esa es sólo una de sus más de quince funciones. Y es que esta plaquita metálica con el tamaño de una tarjeta (de crédito) presenta todo tipo de utilidades.

Puedes atornillar y desatornillar varios tipos de tornillos, apretar tuercas (seis tamaños diferentes), abrir cartas y paquetes, pelar fruta, abrir latas de conserva, crear un soporte para tu teléfono móvil…

Y, por supuesto, puedes abrir botellas de cerveza. Porque ser un ninja moderno y multiusos da sed. Tus amigos sabrán que eres un manitas con muchas herramientas y te pedirán que les arregles todo.

Esperemos que, por lo menos, se inviten a cervezas. Entonces sí que estarás encantado de sacar tu Tarjeta Multiusos Ninja (que puedes conseguir aquí) y abrirlas para disfrutarlas.

Krombacher Pils

Situada en el pequeño pueblo de Kreutzal, en Alemania, está la fábrica de cervezas Krombacher, la cual tiene 8 variedades de cerveza en el mercado y hasta nuestras manos ha llegado la Pils, una cerveza que debe ser bastante comercial por sus características suaves.

Publicitándose a sí misma por ser una cerveza hecha con agua de manantial y elaborada cumpliendo la Ley de la Pureza de 1516, presenta un color amarillo dorado muy brillante, transparente, y espuma blanca y efervescente.

Con olor suave y fresco, tiene buen cuerpo en boca a pesar de ser una pilsener. Además, tiene algo de sabor a cebada y el amargor justo para que te apetezca seguir bebiendo, seguramente por el ligero toque floral que puede apreciarse.

Tiene un 4,8% de ABV y se presenta como la marca de cerveza Premium Nº1 en Alemania, lo cual es un poco pretencioso; pero como cerveza ligera que refresca y puede acompañar cualquier comida, cumple sobradamente su objetivo.

“Mi opinión en un Tweet:” En lugar de un refresco o un agua, puedes pedir esta cerveza fresca y suave para acompañar cualquier momento de relax. Nota: Bien.

Debate: Legislación sobre Etiquetado de Cerveza

Hace poco leíamos en Facebook un comentario de una tienda especializada en cerveza artesana que se había visto obligada a retirar de sus estanterías casi toda la cerveza artesana española porque ninguna de sus etiquetas cumplía la legislación vigente que exigían.

Y eso es un hecho innegable. A nosotros, Jardineros, que nos encanta el diseño, nos gusta fijarnos mucho en el etiquetado. Y observamos muchas carencias y errores en casi todas las cervezas. Desde errores de forma (como no destacar alérgenos o fallos en los textos obligatorios) o errores de contenido (datos ausentes o que inducen a error).

Por ello, para ayudar a los cerveceros a cumplir con la legislación del etiquetado, queremos en este debate que, todo el que sepa sobre el tema, nos ayude a completarlo. Principalmente, otros cerveceros profesionales que, habiendo pasado ya por esta situación, quieran orientar a sus demás compañeros. Pero los consumidores también podemos colaborar, ya que estas legislaciones (en principio) se hacen para defender nuestro derecho a la información.

Y, nosotros, los textos que hemos encontrado, vienen recopilados en esta página del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, siendo los más destacados e importantes el Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio, por el que se aprueba la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios (con sus modificaciones consolidadas), y el Reglamento (UE) Nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de 25 de octubre de 2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor. Y además conviene tener en cuenta el Real Decreto 53/1995, de 20 de enero, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para la elaboración y comercialización de cervezas en cuyo artículo 2 están las denominaciones “legales” para los diferentes tipos de cerveza reconocidos por el BOE. ¿Conocéis alguno más que haya que aplicar en el etiquetado?

The Beer Times (165)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Las resacas post-feria son duras. Pero por suerte no duran mucho. Menos de lo que tardas en leer estos enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: Dulce Introducción al Caos

Son sólo las primeras notas, los primeros acordes y el primer riff. Pero para los fans bastará para poder reconocer esta canción. Y sorprenderse por encontrar una tema así como música de un anuncio de cerveza de la tele.

Pero sí, está ahí. Es más, seguro que ahora mismo lo están echando en la televisión. Fijaos, y si sois fans (como nosotros desde hace más de 20 años) reconoceréis enseguida a Extremoduro y su canción Dulce Introducción al Caos. ¿Ya sabéis de qué anuncio os hablamos?

Hoy y mañana, La Cibata (Salamanca)

Hola, Jardineros. Que sepáis que vamos a estar en la feria de la cerveza artesana y el queso que se celebra en el Multiusos Sánchez Paraíso de Salamanca hoy y mañana. Bueno, la feria sí que empieza hoy por la tarde, pero nosotros no podemos acercarnos hasta mañana.

Eso sí, ¡aprovecharemos para bebernos hasta el agua de los floreros! (Anotación 1: espero que durante la cata como jurados del concurso de la feria no nos den nada que se parezca a agua de florero. Anotación 2: es una hipérbole, estamos exagerando; vamos a beber con moderación y nada de cerrar bares de madrugada.)

Bueno, pues eso, que si os apetece conocernos e invitarnos a unas cañas, por allí andaremos. Y si sólo os apetece dar una vuelta y no queréis que os demos la chapa con nuestras bobadas, pues hay muchas cervezas y actividades en las que podéis centraros y hacer como que no nos reconocéis.

La cosa es que os paséis si os pilla bien y disfrutéis de la cerveza artesana y el queso y los talleres y conciertos de rock que tendrán lugar. ¡Pero nos encantará si nos saludáis allí, claro!

3 cosas del mundo del vino que no deben inspirarnos en la cerveza

El vino y la cerveza son bebidas primas hermanas. Ambas son fermentadas, y la diferencia radica en qué se fermenta. En un caso, mosto de uva. En el otro, mosto de grano. En el segundo caso, además, añadimos lúpulo y debemos hacer un macerado con agua, con lo que tenemos control sobre más ingredientes. Pero el problema, si se le puede llamar así, siempre ha sido de clase. Mientras que el vino ha sido una bebida casi aristocrática (a veces sin el casi), la cerveza se ha tildado de bebida vulgar. Podríamos estar horas hablando sobre vino y cerveza. De hecho quizá lo haremos. Pero de momento, nos vamos a centrar en las cosas del mundo del vino que NO queremos importar al mundo cervecero.

1- El esnobismo. Vivimos en un país de postureo. El Lazarillo de Tormes ya lo mostraba mediante la figura del Escudero, un tipo que prefería gastar lo poco que tenía en aparentar antes que en comer. Así, mientras que en los Estados Unidos la mayoría de manuales se centran en dejar el elitismo del vino a un lado y acercarse al pueblo, aquí se usa el vino para dárselas de persona de nivel. Haced el experimento: buscad libros sobre vinos en España. La mayoría intentan buscar grandes vinos pero que sean baratos. Lo de siempre: buscar grandes servicios a precio de ganga. Aparentar. El Gin Tonic ha tomado el testigo (o por lo menos lo comparte), aunque parece que la fiebre va a menos. Esperamos no contaminarnos demasiado de esta suerte de epidemia, aunque muchos sigan empeñados en transformar la cerveza en oro. Queremos poder seguir bebiendo a precio decente, justo. Y esto no quiere decir, necesariamente, de ganga.

2- Escupir. Antes que nada, aclarar que no estamos hablando de pornografía. Dicho esto, podemos continuar. Nosotros preferimos tragar que escupir. Tenemos la suerte que la cerveza tiene gas y amargor, y que para poder evaluarla adecuadamente, necesitamos necesariamente beberla. Por suerte, además, por lo general la cerveza tiene menos alcohol que el vino. Así pues, podemos probar más sin emborracharnos. Además, el tema de las escupideras da bastante grima, para qué engañarnos. Especialmente si ha habido salivación abundante, densa, y los jugos bucales se resisten a abandonar la boca, formando hilos viscosos y momentos ingratos, muy alejados del esnobismo aparente del punto 1.

3- Limitar los ingredientes. El vino está hecho de uva. Fin. Hay muchas uvas, igual que hay muchos lúpulos, pero no deja de ser únicamente un ingrediente. La cerveza en Alemania estaba limitada a tres o cuatro (ya es algo). Pero por suerte, hoy en día podemos experimentar. Mezclas imposibles, añadidos, adjuntos... Y no necesariamente buscando lo obvio. No solamente añadiendo mango para encontrar sabor a mango. Hay cervezas con añadidos de miel que cuando se calientan huelen a flores blancas. Hay cervezas con haba tonka que huelen a lima. Esta es la maravilla de poder jugar con lo que se añade. Siempre que sea con intención y cabeza, claro está. ¡Aprovechemos esta ventaja y no nos autolimitemos!

De momento, no queremos acercarnos al mundo del vino moderno en estos tres puntos. Hay muchísimos en los que sí. Y también los trataremos, claro. Porque de mundos paralelos, o casi, se puede aprender muchísimo. De lo que hacer… y de lo que no.

Receta: Pasta con Salsa De Cerveza Negra

Siguiendo con la adaptación de todas nuestras recetas para añadir cerveza y tener nuestro sabor favorito en muchos de nuestros platos, hoy traemos unos “macarrones” con salsa de cerveza negra, porque sabemos que la pasta es un recurso muy usado por todos los que no cocinamos mucho.

Los ingredientes para hacer un montón de comida son 500 gramos de pasta (puede ser variada, de la que tengas en la despensa), 150g de cebolla, 100 gramos de mantequilla o margarina, 2 dientes de ajo, 200 gramos de puré de tomate y 250 mililitros de cerveza negra.

En una sartén, derretir la mantequilla o margarina junto con el ajo machacado previamente. Agregar la cebolla y dejar cocinar hasta que esté hecha. Agregar a la sartén poco a poco el puré de tomate para que una muy bien. Cuando esté caliente y espesa, añadir la cerveza (ojo: no beber la cerveza; ten otra para eso) y retirar del fuego. Tapar y reservar.

Poner la pasta a cocer en agua abundante según las instrucciones del paquete y el gusto de cada uno, que seguro que le tenéis el punto cogido. Cuando esté lista, escurrir, colocar en una bandeja o un bol grande y bañar con la salsa. Servir caliente. ¿Habéis visto que fácil? Pues la próxima receta, más difícil.

Cruzcampo en Lata: Ligth vs. Pilsen v. Cruzial vs. Gran Reserva

Un día, con nuestra gran bocaza, se nos ocurrió preguntaros qué cervezas querríais que catásemos y comentásemos en el blog. Varios propusisteis la Cruzcampo, a sabiendas de que (quitando en algunas partes de Andalucía), es una cerveza… por decirlo de alguna manera… no muy bien valorada.

Pues bien, para que no digáis que no os hacemos caso, cogemos vuestra apuesta, la vemos y la subimos. ¡Y no vamos de farol! Así que hemos abierto y bebido a la vez, para comparar, las cuatro variedades de Cruzcampo que hemos encontrado en lata en el supermercado.

A saber: la versión Light (con sólo 2,4% alc.), la versión “normal” (de 4,8% alc., también conocida como Cruzcampo Pilsen o “Punto Glacial”), la nueva Cruzial (5,9% alc.) y la Gran Reserva 1904 (6,4% alc.). ¡No podéis decir que no nos esforzamos por vosotros!

Bueno, la presencia es buena en todas. Todas son limpias y brillantes, y van desde un color rubia pajiza la Light hasta el ámbar de la Reserva, pasando por grados de dorados y ambarinos. La peor espuma es la de la primera, y la mejor y más duradera, la de la última.

Debate: Porcentajes al Evaluar Cerveza

Hablando sobre la evaluación cuantitativa de la cerveza (generalmente usada a la hora de “poner nota”, ya sea en la opinión en un Tweet, en un concurso o para poner estrellas en Untappd) siempre hay controversias de qué y cómo y cuánto evaluar.

Por eso, queremos preguntaros en qué proporción valoráis cada parte de la cata de cerveza a la hora de poner nota cuando queréis evaluar algo. ¿Una cerveza correcta en lo demás pero sin aroma? ¿Una cerveza ajustada a estilo en todo menos en su color? ¿Cuánto vale cada cosa?

Por concretar… ¿Qué porcentaje de la nota le asignaríais a cada uno de los siguientes apartados?: Aroma, Aspecto, Sabor, Tacto, Adecuación a estilo e Impresión general (por citar los más habituales).

Puede ser interesante ver cómo cada uno da mayor o menor importancia a cada cosa. Habrá quien le importe más si la cerveza le gusta que si se ajusta a estilo, o quien considere que da igual que color tenga mientras esté rica. ¿Y tú, qué opinas?

The Beer Times (165)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

En lo que se decide a llegar la primavera, puedes ir leyendo el magazine de los enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (20)

El sábado es un buen día para quedar a beber con los amigos (o las amigas). Os animamos a ello. A quedar, salir, brindar con cerveza, tomar una en casa, ir a bares o lo que sea. Pero la cerveza está hecha para socializar.

Esperamos que esta selección de GIFs os anime a ponerlo en práctica. ¡Compartid cervezas con vuestros seres queridos! ¡Buscad nuevos seres queridos a través de la cerveza! ¡Bebed con moderación, claro! ¡Como mola gritar todo!

Dougall's IPA 6

En las porras sobre mejores cerveceras españolas, hace ya años que una de las fijas es Dougall's, cervecera norteña conocida por su calidad, su regularidad y su excelente relación calidad/precio.

Desde hace un tiempo, han ido sacando distintas IPAs. Además de su "clásica" 942 IPA, han aparecido otras en serie, debidamente numeradas. La calidad global siempre ha sido alta, con algún pequeño bache como el de IPA 5, una cerveza algo falta de aroma y sabor. Suponemos que es consecuencia de experimentar con lúpulos “raros”. No ha sido así esta vez. Apuesta segura con los lúpulos Mosaic, Simcoe y Cascade.

La apariencia es excelente: color dorado, espuma blanca, firme. En nariz es una cerveza agradable. Podemos notar multitud de matices, casi todos del lúpulo (fruta tropical, frutas maduras...), pero con un toque de caramelo y piña que le acaba dando un toque conjunto a mermelada. El olor nos invita rápidamente a darle un trago. En boca queda algo más corta, no expresándose con todo el esplendor que nos prometía en nariz. Aun así, se bebe muy bien y no tiene defectos. Esta es su única pega: echamos de menos algo más de sabor y cuerpo. Algo que sí tiene la 942 y tuvieron algunas otras de la serie.

En definitiva, es una buena cerveza de 6% ABV, y a un precio más que competitivo. La hemos probado en botella, pero si sale en barril promete estar todavía mejor. Nos recomiendan beberla en vaso tipo shaker, y no les vamos a llevar la contraria. Trago largo y disfrute.

“Mi opinión en un Tweet:” Un refresco lupulado, rica en aroma y bueno en sabor. Nota: Notable bajo.