Debate: ¿Cuál es la mejor cerveza de estilo Stout?

Vamos a empezar una serie de debates centrados en preguntar vuestra opinión para encontrar las mejores cervezas de cada estilo. Esperamos con vuestra ayuda descubrir nuevas birras que tal vez no conociésemos y fuesen muy recomendables.

Dado que las fronteras entre los estilos cada vez son más borrosas (y hay tantos sub-estilos), en cada uno de los debates que propongamos indicaremos unas líneas generales a las que atener las propuestas, donde entre la generalidad del estilo.

Por ejemplo, hoy queremos que nos recomendéis las mejores cervezas Stout que conozcáis (incluyendo subestilos como Irish, Sweet, American, Milk, Extra, Oatmeal, etc), siempre y cuando estén etiquetadas como Stout y tengan entre 4 y 7% ABV de alcohol (por no pasarnos y llegar a las Imperial).

Podéis ver algunos ejemplos que hemos comentado en el blog con la etiqueta Stout, para que veáis cuáles nos han gustado a nosotros. ¡Pero queremos saber las vuestras! Podéis decirnos una o varias, e incluso puntuarlas. ¡Tomaremos buena nota!

The Beer Times (185)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si te has olvidado anoche, retrasa ahora una hora tus relojes. Eso hace que vuelva a ser la hora de beber una birra y leer el suplemento dominical de los enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (26)

¡Es sábado! Nos vamos al bar de Moe. Así que venga, tirad para Springfield, calle Wallnut Street, y decidle a Moe Szyslak que os ponga una cerveza Duff. O, si os sentís más estirados, una Red Tick Beer, con mucho perro.

Y es que, incluso tras 28 temporadas de esta serie de animación, no nos cansamos de ella, ni de sus personajes, ni de su cerveza Duff (o Düff, semi-importada). Incluso la Fudd de Shelbyville podría servir para un apaño. ¿No os animáis?

Duivels Bier Donker

La cervecera Boon es más conocida por sus cervezas de fermentación espontánea como su Faro o su Kriek, que ya hemos comentado en el Jardín. Pero en su fábrica también elaboran esta cerveza con nombre de Diablo, aunque no sea una Strong Golden Ale como suelen ser las “demoniacas”, sino una Strong Dark Ale.

Por tanto es de color marrón oscuro, turbio. Muy oscuro, casi negro. Con una cabeza de espuma color marfil, abundante, densa y esponjosa, de persistencia media y buen presencia en copa (cáliz, por supuesto).

El aroma es agradablemente maltoso, con muchos recuerdos a panadería y tostadas y algo de fruta madura o pasa. El sabor es dulce, con claro predominio de las maltas oscuras, y notas de caramelo y especias en boca.

Una cerveza muy recomendable para todo tipo de públicos, ejemplo agradable de las cervezas tostadas belgas, con suficiente complejidad y un alcohol medio (para la tradición del país), ya que tiene 8% ABV. Recomendamos beber con calma, aun así.

“Mi opinión en un Tweet:” Pensábamos que los diablos eran todos rubios, pero los hay morenos. Nota: Bien.

To Øl Mine Is Bigger Than Yours

Desde Dinamarca nos llega esta cerveza de estilo Barley Wine en la que To Øl quiere fardar de tamaño. Nosotros le decimos que el tamaño no es lo que importa para nosotros, que valoramos el contenido. Pero es verdad que una botella de 37,5cl en una cerveza de 12,5% ABV es más grande de lo que estamos acostumbrados. Espero que no nos duela.

El color es ámbar rojizo, limpio, con una capa de espuma color hueso compacta y, sí, de mayor tamaño de lo que esperamos (al menos, para el alcohol que tiene). Pero no creemos que se refirieran a esto. Aun así, no empieza mal.

Tiene un aroma maltoso principalmente, con presencia media de alcohol. Destacan las notas a caramelo, fruta madura y toques cítricos. El sabor es dulce: miel, pomelo, pan tostado y licor. Con un final más amargo y menos cuerpo de lo esperado.

Desde luego es algo grande. Pero tampoco mata. Las hemos visto más gordas. Aun así, se disfruta bastante porque lo que importa no es el tamaño, insistimos. Pero mejor ir con cuidado y beber de poquito en poquito, en copa de coñac, y acompañando quesos azules, por ejemplo.

“Mi opinión en un Tweet:” Más no tiene por qué ser siempre más (aunque en este caso lo sea). Nota: Sobresaliente bajo.

Vs. Cata comparativa de Cervezas 0,0

Comenzamos curiosa cata comparativa con cuatro cervezas cero coma cero correctamente colocadas con cuidado. Concienzudamente conservadas con celo. ¿Cómo comprarlas?: casi cualquier centro comercial cercano cuenta con cuantas creemos convenientes. ¿Cuál conseguirá conquistarnos?


Y tras estar entretenidos más rato logrando que en el párrafo anterior todas las palabras empiecen por C que en la cata en sí, vamos a contaros nuestra experiencia bebiendo estas cervezas sin alcohol. Las elegimos porque queríamos comparar dos nuevas referencias con sus “matrices”. Así, como el grupo de Cruzcampo fabrica para Mercadona la nueva Falke 0,0, quisimos compararla con su Buckler 0,0. Y como San Miguel ha sacado su nueva Isotónica 0,0, pues había que compararla con su San Miguel 0,0 habitual. Y, ya puestos, pues las cuatro juntas.

En aspecto, todas son básicamente del mismo color. Casi imposible diferenciarlas. Doradas, claras, brillantes y limpias. Se diferencian sobre todo por la espuma. La Buckler y la Falke tienen menos espuma y menor retención que las otras dos, y la Isotónica es la que más tiene (pero con una persistencia un poco antinatural, formando grumos).

El aroma es muy maltoso en todas, pero con ligeras variaciones. La Buckler es más a mosto, la Falke más a malta, la San Miguel más a grano y la Isotónica más a tostado. Todas en la línea de cervezas 0,0; sin gracia ni atractivo.

Hitachino Nest Sweet Stout

Nos hacemos un viaje rápido a Japón para traer esta Sweet Stout no apta para los intolerantes a la lactosa, y que recordamos que algunas Sweet Stout (como esta) pueden llevarla, ya que el nombre del estilo a veces se denomina Milk Stout.

Y es, obviamente, una cerveza negra. Bueno, en este caso casi negra y casi opaca. Pero algún brillo rojizo le queda. La espuma es abundante y compacta, de color beis rojizo también. Tiene buena presencia.

El olor es leve, ligeramente ahumado y con un toque maltoso que nos recuerda a cervezas menos oscuras, como las Pale Ale, pero un poco más carameloso (Marris Otter y Crystal serán las responsables). En boca es dulce y sabrosa, como un bombón o una tarta de chocolate. Sin apenas amargor ni rastro de lúpulo.

Como única pega, podríamos ponerle que tiene poco cuerpo y es de trago fácil aunque sea sedosa. ¡Pero es que tiene sólo 4% ABV! Así que si esa es su única pega, no entendemos su baja puntuación en la página de Ratebeer. Para nosotros se merece mucho más.

“Mi opinión en un Tweet:” Cervezas con menos grados y más sabor es lo que hace falta. Nota: Notable alto.

Debate: Venta pasada la Fecha de Consumo Preferente

Hablando el otro día de la normativa de etiquetado de cerveza, nos centrábamos de nuevo en el tema de las fechas de consumo preferente que la ley obliga a poner a cualquier producto no perecedero pero con menos de 10% de alcohol.

Sí, ya sabemos que la cerveza no caduca. Sí, ya sabemos que evoluciona. Sí, ya sabemos que la fecha de consumo preferente indica que durante ese tiempo el producto mantiene intactas sus cualidades organolépticas (aunque haya productores que no lo sepan, y dentro de la fecha que ellos mismos ponen se excusen diciendo “es que ya estaba vieja”). Todo eso lo sabemos. Lo que nos preguntamos es:

¿Se puede vender legalmente una cerveza pasada su Fecha de Consumo Preferente? Hemos intentado informarnos, y lo único que hemos encontrado sobre el tema (hablando de alimentos en general) es que el Instituto Nacional de Consumo (INC) a partir de la interpretación (uf, eso inspira poca confianza) de la legislación vigente, dice que no. Pero tampoco encontramos dónde lo dice. Igual que no lo encontramos en el FAQ donde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición nos dice que en esa fecha termina el período de comercialización de un producto y, por tanto, toca su retirada de las estanterías

La cosa es que, si es ilegal, nos perdemos grandes cosas. Como la posibilidad de tener un Kulminator (bar de Amberes, Bélgica, especializado precisamente en cervezas añejadas y “caducadas”) en España. O de aprovechar ofertas en los excedentes o las deliciosas cervezas envejecidas por las tiendas. ¿No os parece injusto? ¿Hay hueco en la ley para poderlo hacer?

The Beer Times (184)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

¿Sabrías distinguir EJDL en una cata ciega? Pruébalo pidiendo a alguien que te lea estos enlaces sobre cervezas.

Resumen: Premios y Patrocinios

Volvemos a resumir un poco las cosas que consideramos más importantes de la quinta edición del Concurso Homebrewer. Y hoy queremos centrarnos en los premios que repartimos y en quien los hacen posibles, los patrocinadores.

Los galardones suman un valor total de más de 2.500€, repartidos en varias categorías, siendo todos los premios dotados diecisiete, más nueve puestos con diploma, manteniendo el número y la cuantía de los galardones con respecto a la cuarta edición. Y el primero, y más gordo, continúa siendo la elaboración de 2.500 litros de la cerveza ganadora en la fábrica de Arriaca.

Por eso queremos agradecer a todos los patrocinadores que nos ayudan a que esto sea posible, ya sea mediante el mecenazgo de los premios, o colaborando en la organización, gestión y promoción del concurso. ¡Muchas gracias a todos!

Pero claro, también es posible todo esto gracias a los que os presentáis. Si no, sería el concurso más soso del mundo. Vuestras birras, vuestras etiquetas, vuestras fotos… ¡Son lo que hacen de este el mejor concurso de cerveza casera del mundo! Así que… ¡Muchas gracias por participar!

Flying Monkeys Hoptical Illusion

Desde Canadá nos llega esta “Almost Pale Ale”. Que dicen que es casi una Pale Ale, pero no sabemos si por arriba o por abajo. Lo que sabemos es que dicen que lleva un buen puñado de lúpulos Cascade y Amarillo. Y algo de malta cristal y cebada tostada para darle color.

Como los Norteamericanos están tan acostumbrados a los tapones de chapa twist-off (de girar y abrir fácilmente) estos tienen que especificar que esta cerveza va cerrada con “chapa de palanca” (pry-off) y que no debes abrirla con los dientes. 9 de cada 10 dentistas se frotan las manos pensando en lo que te van a cobrar por el arreglo. Y todo, por esta cerveza de 5% ABV. Veamos si merecería pena.

Su color en el vaso es ámbar cobrizo, profundo y rojizo. Limpio, pero apagado. Tal vez a esto se referían con lo de “casi pale”. La verdad es que no es muy pale, no. Pero tiene una buena cabeza de espuma beis claro, compacta y pegajosa. Y un aroma intenso, carameloso, frutal y cítrico, todo a la vez. En boca es amarga y dulce también, maltosa y con las notas afrutadas y lupuladas, además de cierta aspereza de frutos secos. Bastante equilibrada y rica.

Pero es verdad que no se parece a las Pale Ale que bebemos últimamente. Claro que por suerte nos ha pillado revisando El Libro de la Cerveza, de Michael Jackson, y hemos de decir que se corresponde en gran medida (excepto el uso de lúpulos americanos, cierto) con lo que en él se describe de las Pale Ale. Así que podemos dejarlo en “Casi”, sí.

“Mi opinión en un Tweet:” Pues casi que sí nos gusta. Nota: Casi Notable.

Abridor Botella Abrebotellas

Nos encantan los meta-chistes. Por lo tanto, no podíamos resistirnos a la visión de un abridor de botellas de cerveza con forma de botella de cerveza. Vale, no es el más cómodo ni pequeño, pero mola.

Su funcionamiento es el mismo que el del abridor Sentol (o Zap Cap): poner encima, apretar hacia abajo y ¡magia!, la chapa sale casi sin esfuerzo y de una pieza. A prueba de tontos y de torpes (aunque a estos últimos les recomendamos sujetar la botella a abrir con la otra mano).

Y cuando acabes, puedes guardar el abridor en la despensa o en el frigo, al lado de los demás botellines. Así siempre sabrás dónde lo tienes. Pero tenlo en cuenta para tus cálculos, no confíes en que tienes suficiente para beber y luego te encuentres con que tu última botella era esta.

Si te ha gustado este abridor lo puedes conseguir aquí. Y lo hay en color “piensa en verde”, en color “pon una rodaja de lima en el cuello” y en color “este es el cristal correcto para las botellas de cerveza”. ¿Tú cuál pedirías?

Carta de Aromas: Clavo

Igual que el plátano, uno de los aromas que suele aparecer en las cervezas de trigo es el clavo (el clavo de olor, la especia). No se debe tanto al trigo en sí como a la levadura usada, pero es bastante característico y reconocible.

Este aroma se debe, entre otros productos, al 4-Vinylguaiacol que proviene del Ácido Ferúlico procedente de las paredes celulares vegetales, en combinación con el Eugenol (otro guaiacol) procedente del lúpulo.

Si nunca lo habéis olido previamente, os recomendamos ir al supermercado y comprar un botecito. Es fácil de encontrar. Nosotros recordamos que cuando éramos críos se ponían clavos de estos en un limón partido como método para espantar a las moscas. Con nosotros no funcionaba, y ahora lo buscamos en la cerveza.

Lo puedes encontrar, como hemos dicho, en cervezas de trigo, sobre todo en las Hefeweizen alemanas, pero también en algunas cervezas belgas o en las que (vale, esto es un poco trampa) lo lleven como ingrediente, como algunas Pumpkin Ale.

Zundert Trappist

Ya sabéis que cuando los aquí firmantes éramos jóvenes sólo había 7 cerveceras trapenses. Y una no se podía encontrar ni de coña en España. Así que si bebías de las 6 restantes, ya tenías “grado”. Pero de un tiempo a esta parte, los monjes de todas las partes del mundo parece que quieren hacer cerveza, y son varias las trapenses nuevas.

Hoy vamos a hablar de la segunda marca trapense holandesa (desde 2013), elaborada en la Trappistenbrouwerij De Kievit, en la abadía de Maria Toevlucht (María del Refugio), en Zundert, lugar del que toma su nombre y casi en la frontera con Bélgica. Y es una cerveza de estilo Tripel (o similar, ya que no es una copia exacta de las clásicas), con un color ámbar profundo, rojizo, y espuma esponjosa, abundante y persistente.

En el aroma destacan las maltas y las especias debidas a la fermentación, con algo de tabaco y metal, además de mazapan, frutas confitadas, pimienta y caramelo. En boca es de entrada dulce y maltosa, pero con un amargor persistente y profundo en el paladar. Afrutada y compleja, resulta interesante con su cuerpo denso y muy carbonatado.

Pero ojo, que tiene 8% ABV que se suben a la cabeza y dan calor al estómago. Así que no es para beber a la ligera. Mejor servirla en su cáliz y disfrutarla a temperatura media y despacito. Para acompañar pasta con alguna salsa con base de tomate puede quedar muy bien, por ejemplo.

“Mi opinión en un Tweet:” Una de las incorporaciones que sí que merece la pena, aunque no sea de las baratas. Nota: Notable.

Divulgación Cervecera de Base

Sabéis que en el Jardín apostamos fuerte por la divulgación cervecera. Creemos que es algo muy importante y que a largo plazo favorece a todo el mundo. Incluso desde una perspectiva egoísta, a los que escribimos en esta web nos interesa que haya cada vez más gente consciente de lo que bebe y que elija la buena cerveza.

Pero al final, somos unos frikis y nos acabamos muchas veces subiendo a la parra (o a la enredadera del lúpulo) y nos olvidamos de lo más básico. Por eso queremos consultaros qué es lo que creéis que debería ser y en qué debería centrarse la divulgación cervecera de base.

¿Hay que centrarse en estilos? ¿En los procesos? ¿En los ingredientes? ¿Qué nos solemos dejar de lado? Cuando empezasteis a beber cerveza, ¿qué era lo que más os preocupaba u os costaba entender?

Agradecemos que comentéis, porque tenemos un par de proyectos que están orientados a nivel de cervecero lego y con vuestro punto de vista y experiencia podremos hacerlo mejor. ¿En qué puntos creéis que se debe insistir o profundizar más?

The Beer Times (183)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Las temperaturas siguen bajas, para hacer cerveza en casa, beber cerveza en casa y aprovechar y leer estos enlaces sobre cervezas.

Resumen: Cosas de Cerveza Casera

Hoy queremos aprovechar para recordar un par de cosas relacionadas con el V Concurso Homebrewer. En su web podéis encontrar esta y más información, pero queremos acercárosla aquí.

En primer lugar, os animamos a leer esta entrada en la que comentamos las principales novedades de esta quinta edición. La etiquetas para la cata, el estilo elegido como invitado este año, la ampliación de inscripciones, etc.

Y también queremos insistir en un premio en concreto, el de la “Mejor Cobertura del Proceso”, ya que queremos animar a que compartáis vuestra manera de hacer cervezas con los demás. Y al que mejor lo haga, premio al canto.

Pero no podíamos dejar pasar el día sin animaros (si os gusta realmente hacer cerveza y estáis cerca de Barcelona) a pasaros por la 13ª edición (nos quitamos el sombrero, qué longevidad) del Vine a Fer Cervesa, que es hoy mismo.

Troubadour Westkust

Desde la costa oeste de Bélgica nos llega esta Westkust de la Brouwerij De Musketiers, una Black Imperial Belgian IPA (o algo así, vamos, si resumimos todas sus características). Porque es negra, tiene 9,2% ABV y lleva mogollón de lúpulo belga, además de tener segunda fermentación en botella.

El color, como hemos dicho, es negro (bueno, casi, marrón rojizo muy, pero que muy, oscuro). La espuma es abundante, de color hueso (o beis), compacta y pegajosa. El aroma es a lúpulo, pero no del floral o tropical, más bien herbal, resinoso y terroso.

El sabor es amargo, principalmente por el lúpulo. La verdad es que está muy bien lograda ya que la malta casi sólo da cuerpo (y alcohol). No hay más que unos pocos matices afrutados y a café que confirman la oscuridad utilizada. ¡Pero como para no tenerlos!

Una cerveza potente y sabrosa, con un nuevo giro al concepto de Belgian IPA (o de Westcoast IPA, o de Black IPA o de lo que sea), para disfrutar en copa acompañando una carne con salsa barbacoa o quesos azules.

“Mi opinión en un Tweet:” El lado oscuro de Bélgica se ve que es su costa oeste. Nota: Notable alto.

Cerveza y Ciencia: Curiosidades

Siempre nos ha gustado mucho la ciencia y la divulgación. Sobre todo cuando ayuda a entender cosas sobre las que nos preguntamos (como la cerveza) o a poner en su sitio los mitos o afirmaciones poco científicas con las que la sociedad nos bombardea a diario. Pero además, nos gusta cuando es divertida y excitante, aunque eso sea como mirarle el culo cuando pasa.

Por eso hoy queremos compartir con vosotros estos artículos de la web Naukas, donde nos explican cosas tan interesantes acerca de la cerveza como este estudio, de 2009, en el que se demuestra que una botella de cerveza vacía causa más daño al golpear con ella en la cabeza a alguien que una llena. Obviamente, tal descubrimiento hizo al equipo científico ganadores del premio Ig Nobel de la Paz de ese año.

También podemos aprender cuánta temperatura gana una lata de cerveza gracias al calor producido por la condensación de humedad en su superficie. O (y estos dos artículos están relacionados) por qué cuando golpeas un botellín lleno de cerveza con fuerza en la boca sale disparada la espuma (en lugar de romperse por el culo, como haría si estuviese lleno de agua).

Ciencia: curiosa y divertida. Sexy. Y llena de cerveza. Nos encanta. Y estamos deseando aprender más. ¿Tú conoces algún otro estudio similar sobre cerveza? ¡Compártelo con nosotros y los demás Jardineros.

Lúpulo: Summit

Summit es un lúpulo desarrollado en 2003 por la Asociación americana Dwarf Hop a partir de Lexus, y Zeus, Nugget y otras variedades masculinas de la USDA, con gran cantidad de ácidos alfa y diseñado para ser cultivado en casi cualquier sitio.

Esta variedad tiene muchos ácidos alfa, entre 16 y 18%, bastante inusual, y con un alto ratio de alfa/beta, además de una excelente estabilidad en el almacenamiento y alta resistencia. Se usa para amargor, pero su perfil de aromas incluye aromas cítricos como naranja, pomelo y mandarina.

Se puede sustituir por los lúpulos CTZ, Warrior, Millenium y Simcoe y se usa para elaborar cervezas de los estilos IPA, Pale Ale e Imperial IPA. A veces sustituye a los lúpulos Comet y Simcoe.

Además, como anécdota, es uno de los primeros lúpulos “enanos” que se cultivaron en Estados Unidos. Se llaman enanos por la altura que alcanzan sus plantas, no superando habitualmente los 2 o 3 metros.

Grevensteiner C&A Veltins

Ojo, Grevensteiner con E, que significa que es del pueblo del que procede la marca de cerveza Veltins; no Gravensteiner con A, que significa un tipo de manzana. Y esta cerveza de estilo Naturtrübes Landbier (traducido libremente como “la de aquí, sin filtrar”) no lleva manzanas.

Es de color miel ambarina, profundo, apagado y turbio. La espuma es blanco roto; no muy abundante pero sí compacta y pegajosa. El aroma es de intensidad media-alta, fresco y agradable, con notas de malta y lúpulo reciente.

En boca es principalmente dulce, rica y sabrosa. Maltosa, con notas de pan, frutos secos y un contrapunto amargo que le añade complejidad e invita a beber más. Además, tiene buen cuerpo y resulta satisfactoria.

Por lo que no puede menos que gustarnos esta cerveza que, además, es fácil de encontrar no muy cara. Ideal para beber en jarra y disfrutar sin estridencias. Bebemos pocas cervezas así, últimamente.

“Mi opinión en un Tweet:” No de todas las cervezas es medio litro el tamaño ideal. Nota: Bien.

Debate: Cartas y Pizarras

De un tiempo a esta parte, el funcionamiento de la hostelería especializada en cerveza ha cambiado mucho, como bien sabrá cualquier implicado que lleve trabajando los últimos 10 años. La increíble cantidad de oferta, que rompe contra las barras como oleadas de un huracán, ha socavado en gran medida los productos antes establecidos y la fidelidad a las marcas.

Antes, un bar podía tener 3 o 15 grifos, y 20 o 200 botellas, pero era algo más o menos fijo y estable, con lo cual podías elaborar una carta para el público que sirviese de presentación detallada de todo este producto.

Actualmente no. La mayoría de los bares cerveceros tienen una rotación altísima en barril y bastante variable en botellas (o latas). Por lo que cada vez se ven menos cartas completas donde conocer las características (y el precio) de la oferta de la que dispone el bar. Los barriles se cuentan en la pizarra y las botellas… las ves en las cámaras y poco más.

Creemos que es una cosa que se debe corregir, al menos en parte, para favorecer la introducción de la cerveza a la gente que no está ya metida en el mundillo. Que hay que reivindicar el valor divulgativo de las cartas de cerveza que existían antes. Pero, ¿cómo se puede hacer esto en el mercado actual?

The Beer Times (182)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Esta semana bajan las temperaturas y comienza a llover. Podrás verlo a través de los cristales empapados mientras lees todos estos enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: Rescue Me

En serio, ¿hace cuánto que no veis un anuncio de cerveza en la tele que tenga una música que esté guay? Será un cambio de ciclo o lo que sea, pero cuando empezamos esta sección hace más de cuatro años, no nos esperábamos esto.

Así que nos toca rescatar anuncios de los noventa, y rescatar sus bandas sonoras. Como esta canción de un anuncio que animaba a pasárselo bien y reírse. ¡Coño! Para eso es la cerveza, ¿no? Y todo eso, usando el “Rescue Me” cantado originalmente por Fontella Bass.

Cervezas estacionales, una maravilla

Beber cerveza, en general, es una actividad placentera. Algunas veces no tanto, pero podemos afirmar que beber una cerveza tiene algo de litúrgico y de sobrenatural. Muchas veces no sabemos por qué*, pero sentimos algo especial; nos hace el día más feliz ya no solamente beber, sino seleccionar y comprar la botella pensando en el momento de beberla.
*(no lo digáis a nadie, pero es el alcohol)

Cuando empecé a beber cerveza artesana, me limitaba a los estilos que iba descubriendo. Creo que todos los cerveceros que lo somos a conciencia hemos pasado por esto. Era descubrir nuevos tipos de birra y caer rendido a sus encantos. Así tuve mi etapa de cervezas belgas en general, mi etapa Imperial Stout, mi etapa Doble IPA, mi etapa Belgian Strong Ale... Al principio me enamoré de cervezas que gritaban, con altos porcentajes de alcohol por lo general. Luego tuve mi época de vuelta a los clásicos y el descubrimiento de los estilos británicos. Bitters, Porters, Dry Stouts, Old Ales, Barley Wines, etcétera. Finalmente, redescubrí las lager, desde las alemanas, con sus Dunkel, Bock, Helles... hasta las checas. Con toda esta paleta de sabores, estilos y variedades, empecé a beber de todo sin distinción de época del año. Me daba igual tomar una Russian Imperial Stout con un 13% de alcohol en verano, o una Session IPA en enero. Pero poco a poco mis ganas de cerveza se fueron “estacionalizando”, de forma inconsciente, y fue maravilloso porque me di cuenta de la variedad de la que podemos disfrutar los que nos gusta la cerveza.

Beber cerveza que trasciende el ahorro de costes y está hecha con la intención de ser deliciosa te regala estas pequeñas reflexiones. Al final, acabas dándote cuenta que puedes trazar el recorrido de un año por los estilos que bebes durante el mismo, sea por tradición o por placer. Aunque sigamos bebiendo de todo, existe una pauta anual muy interesante.

Empezamos en primavera. El renacer de la vida, el despertar tras el invierno. Época de cervezas frescas. Pasamos de lo denso y reconfortante a la conjunción con la naturaleza: cervezas florales, afrutadas, bajando el porcentaje de alcohol. Qué bonito es este primer día fresco pero no frío, este primer día que llegamos a los 18 o 20ºC soleados. Cómo apetece una buena Pale Ale, una buena Lambic, una buena Pilsner checa. O una Blonde belga, o una Bitter inglesa. La vida se ve distinta con una cerveza delante; Y una tarde primaveral, con las horas de sol ganando terreno a las de oscuridad, es un buen ejemplo de ello.

The Beer Experience

Una de las cosas que siempre destacamos como importantes en el mundo cervecero es la divulgación. La cerveza “normal”, la “rubia”, es conocida por todo el mundo (gracias a los anuncios de la tele, a la sempiterna presencia en los bares y a la cultura del tapeo), pero la cerveza “diferente” no es tan accesible al público general, y muchas veces se ignora o desconoce.

Por eso iniciativas como la de este proyecto, que acercan nuevos sabores al público lego o neófito nos gustan tanto. Y precisamente The Beer Experience va de eso. Ya asistimos en el pasado a una cata de cervezas que hicieron en Madrid con Melissa Cole, y salimos encantados.

Y vosotros (o vuestros amigos menos frikis) podéis aprender lo básico sobre cervezas como Affligem, Paulaner, Guinness o Judas entrando en la web www. thebeerexperience.es y visitando sus descripciones, que incluyen recetas de cocina con cerveza y unos curiosos vídeos de cata como el que insertamos y que os recomendamos mucho ver, ya que son de lo mejor.

Asimismo, organizan catas en locales (como a la que asistimos en el pasado) e incluso en tu propia casa (que estamos deseando podernos apuntar y que vengan a hacerla con nuestros amigos, pero habrá que esperar al año que viene, que este ya no hacen más). Estad pendientes de su página para más información.

Pero podéis ir probando sus cervezas, claro. Desde la propia web de The Beer Experience puedes acceder al supermercado online Ulabox para comprarlas. Y a la de Let’s Beer para conseguir descuentos y mucha más información.

Lúpulo: Glacier

Seguimos engordando nuestra lista de lúpulos para que nos elaboréis nuevas recetas y nos las deis a probar. Por supuesto, solamente cuando tengáis buenos resultados; las pruebas fallidas, mejor para los becarios.

Este lúpulo que nos ocupa hoy es descendiente de Elsasser y Northern Brewer (entre otros muchos). Fue desarrollado en el año 2000 en la Universidad de Washington y seleccionado por su bajo contenido en cohumulona y su alto rendimiento.

Tiene un contenido bajo en alfa ácidos, entre 4 y 7%, los cuales se conservan muy bien a lo largo del tiempo, y además es una excelente variedad de doble propósito en cuanto al equilibrio entre su aporte de amargor y su gran perfil de aroma (principalmente cítrico, afrutado y herbal).

Se puede sustituir por Fuggle, Styrian Golding y Willamette, lúpulos que ya conocemos, y se puede usar para hacer cervezas de casi todos los estilos de alta fermentación (Pale Ale, ESB, Porter, Stout, etc.).

Bornem Dubbel

Un clásico estilo cervecero, de esos con los que todos empezamos por su atractivo y sus características, son las cervezas tostadas de abadía. Luego sabremos que se suelen denominar “Dubbel” y que es tradicional de Bélgica. Pero al principio, nos bastaba con bebérnoslo.

Y así nos encontrábamos con cervezas como esta. De color oscuro, casi negro, con una abundante cabeza de espuma beis clara. Es turbia (por la segunda fermentación en botella) pero tiene buena presencia.

El aroma es leve y ligero, a caramelo y azúcar de caña, con algo de frutas pasas. En boca es dulce y maltosa, bastante rica, con sabores tostados, un poco cafetosos, y bastante achocolatados, pero con un punto especiado.

Además, esta cerveza de 8% ABV (ideal para beber en cáliz y acompañar carnes) no estaba mal de precio, lo que la hace una firme candidata como cerveza de iniciación. Y, para los bebedores ya avanzados, una delicia más de la casa Van Steenberge.

“Mi opinión en un Tweet:” “Nacido para doblar”, ya que me pediría dos. Nota: Notable alto.

#LaRonda 44 (2.18): Dificultades e impedimentos burocráticos y legislativos

La Ronda que en esta ocasión invitan desde el blog VisualBeer se centra en las dificultades y los impedimentos burocráticos y legislativos a la hora de montar una microcervecera, una tienda o un evento. Como hemos de ser sinceros, aún no hemos intentado montar ni una micro ni una tienda.

Sí que hemos montado eventos y sarados varios, pero todos ellos contando con el soporte de algún otro establecimiento que corría con los papeles gruesos. Así que, sólo podemos hablar de una de las mayores dificultades básicas para todo el que quiere hacer o montar algo en este país:

La p*** cuota de autónomos. El impuesto no proporcional que el estado aplica a todo aquel que quiere hacer cualquier cosa en la que esté involucrado el dinero. 267 euros mensuales, 3204 euros anuales, independientes de tu tamaño… que además no dan derecho a nada, ni bajas ni pensión. Bueno, sí: a trabajar de recaudador del IVA para las arcas públicas.

Si quieres sacar un beneficio económico de alguna actividad cervecera, plantéate que tenga al menos una facturación de 1350 euros mensuales para alcanzar unos ingresos reales equivalentes a (qué menos) el sueldo mínimo interprofesional: 655 euros (a los que aún debes descontar tus gastos, claro, como la asesoría y gestoría necesaria para llevar todo el papeleo, por no hablar del local o el género).

Desde El Jardín del Lúpulo estamos muy a favor de pagar impuestos. Creemos firmemente que el estado de bienestar y aspectos imprescindibles como la educación y la sanidad se sostienen gracias al estado y este gracias a su financiación a través del pueblo. Pero también creemos que esta recaudación debe ser al menos proporcional, cuando no progresiva (y nunca regresiva).

Por ello creemos que esta es una de las cosas de base a cambiar, para facilitar montar cualquier tipo de proyecto o desarrollar ideas emprendedoras en el mundo cervecero (bueno, y en el de cualquier tipo de negocio). ¿No estáis de acuerdo?

The Beer Times (181)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Desde la cocina más pequeña y remota de un homebrewer, llega el suplemento de los enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (25)

Hoy os animamos a hacer cerveza en casa. Es sábado, tenéis todo el día para limpiar, macerar, limpiar, hervir, limpiar, trasvasar, limpiar, y todas esas cosas que, limpiar, hay que hacer para lograr sacar algo parecido a cerveza y bebible.

Y si sale un lote rico, pues lo podéis presentar al Concurso Homebrewer, con mogollón de premios y cosas buenas. Pero no bebáis mucha cerveza mientras elaboráis, que los resultados pueden ser… ¡impredecibles!