Maltas: Introducción

Hoy venimos con una nueva sección que tiene mucho grano (guiño, guiño). Como sabéis después del agua, el ingrediente principal de la cerveza es la malta. ¡Y por eso es tan importante!

La mayoría de la malta que se usa en la cerveza viene de la cebada: este cereal es el elegido principalmente por la cascarilla de su semilla, que le otorga una resistencia mecánica que permite la integridad del grano durante todo el proceso y que además, una vez molidas, actúan como lecho filtrante tras el macerado.

Las diferencias entre los distintos tipos de maltas vienen por el proceso de malteado, el cual le da a cada malta las diferentes características con las que luego se juega en la elaboración de la infinita variedad de cervezas que el mundo nos ha dado.

Pero no solo se elabora malta con la cebada, otros granos como el trigo o el centeno también se maltean de forma habitual. Y poco a poco os vamos a ir hablando de todas estas maltas y esas diferencias que nos abren un amplio abanico dentro de este ingrediente con el que divertirnos y experimentar, ya sea elaborando cerveza o bebiéndonos la que otros han hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada