Young’s London Stout

Young’s es una cervecera fundada en 1831 que posee una cadena de pubs por toda Inglaterra y que se unión con Wells este siglo, pero que recientemente ha pasado a manos de Marston’s (otras dos cerveceras clásicas del Reino Unido).

La cerveza que nos ocupa hoy es una de corte muy clásico, su London Stout. De 5,2% ABV, color negro, obviamente, profundo, y con espuma de color beis claro, tipo café con leche, pegajosa y persistente.

El aroma es muy tostado: malta oscura, pan, caramelo y café, pero de intensidad leve. El sabor es más intenso, con un buen equilibrio entre el dulzor y el amargor, presentes sobre todo por el carácter maltoso.

Sin ser una cerveza nada extrema, tiene sin embargo buen cuerpo y una carbonatación justa, con lo cual es una buena Stout para beber acompañando sushi (como tanto nos gusta) o pescados ahumados.

“Mi opinión en un Tweet:” Bigote negro en la etiqueta, bigote de espuma en los labios. Nota: Bien.

The Beer Times (237)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Esta semana comenzamos la recogida en mano de birras, dándoos a cambio muchos enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (37)

Como decía la etiqueta de una cerveza que nos gusta mucho (y que si fuese barata sería sin duda de nuestras habituales): en esta vida lo más importante es la moderación. Todo con moderación, incluida la propia moderación. Lo cual implica que, alguna vez, hay que moderar la moderación (y por lo tanto, excederse).

Las animaciones computerizadas en formato de intercambio de gráficos de hoy están protagonizadas por chicas que, siguiendo estas enseñanzas, han decidido moderarse. Pero justo de la moderación. ¡No sigáis su ejemplo! (O, si lo hacéis, que sea moderadamente).

Cornet Palm-Den Hoorn

Den Hoorn es una marca que pertenece a Palm, una empresa con varias cerveceras, siendo quizá las más conocidas Rodenbach y Boon. Tiene cervezas para todos los públicos: desde los amantes de los estilos tradicionales hasta los defensores de la ale belga más comercial.

La cerveza que nos ocupa anda a caballo entre estos mercados, siendo una Belgian Strong Golden Ale con chips de roble añadidos durante la elaboración. La descripción comercial abusa de las frases que poco tienen que ver con la cerveza en sí, como por ejemplo que está inspirada en Theodor Cornet, un guarda aventurero y fuerte. No llegan al nivel de las de Gordon's pero se le acercan.

La cerveza es dorada pajiza, brillante y casi transparente pese a su fermentación secundaria en botella. La espuma es abundante, blanca, densa, y aguanta bien el paso del tiempo. Su aroma es achampanado y afrutado, con notas claras a roble y vainilla que se intensifican mucho en boca. El carácter de la madera no dista al de una Mahou Barrica o una Tennent's, pero la base que lo sustenta es mucho más gruesa, logrando mayor equilibrio. Aun así, el exceso de dulzor hace el sabor ligeramente artificial.

El alcohol es cálido pero está bien integrado (tiene nada menos que un 8,5% ABV), y se bebe con facilidad teniendo en cuenta su carácter parco en sutilezas y su fuerte carbonatación. Hay que ir con cuidado porque es una de estas cervezas que huelen a resaca desde que las abres. Ellos insisten que es una cerveza para tomar solos o con poca compañía (sic.) y que nos hará sentir privilegiados (...)

“Mi opinión en un Tweet:” El eslabón perdido entre la yonkilata y la cerveza envejecida en barrica. Nota: Bien alto.

Nuestro Reto de Enero #12meses12birras

Nosotros ya hemos empezado a cumplir los 12 retos cerveceros (cual doce pruebas de un hércules borrachuzo) que propusimos para este año 2018. En enero había que beberse una IPA y guardar una cerveza que fuese apta para añejar.

Nosotros elegimos beber la Aureal, de The Flying Inn, por estar a la moda y beber algo parecido a una NEIPA, y añejar la cerveza que ganó el V Concurso Homebrewer y que Arriaca elaboró: la Enbabia Cuádruple Salto Mortal y Medio, ya que creemos que tiene buen recorrido.

Obviamente, beberemos otras muchas IPAs este mes. Y compraremos cervezas que aguantarán hasta diciembre y más allá. Pero estas son las que hemos decidido que nos representen en el reto usando el hashtag #12meses12birras.

Recordad que podéis participar todos los que queráis. Que hay diplomas para los que lo superen. Que si no sabéis qué beber, podéis cotillear entre las IPA y las Quadrupels (por poner un ejemplo de estilo adecuado para añejar) ya reseñadas en el Jardín. Y que no se os debe olvidar mandarnos vuestra participación usando el formulario que hemos creado para la ocasión. ¡A beber!

La Cerveza en el Arte: Vincent van Gogh (1)


Retomamos nuestras visitas virtuales al gran “Museo de la Cerveza en el Arte”, en el que os acercaremos el enfoque que ha recibido nuestro líquido favorito en la historia de la Pintura (con alguna parada en la escultura, el grabado o demás).

Y, obviamente, grandes autores pasarán por aquí. Como el pintor post-impresionista Vincent van Gogh, que nos muestra este bodegón de jarras de cerveza (que si hubiésemos sido nosotros nos habríamos bebido para “inspirarnos”).

No es de su estilo más colorido, ya que lo pintó en sus inicios artísticos en una región minera belga, donde también pintara su primera gran obra, "Los comedores de patatas". Y claro, con algo había que bajar las patatas.

El cuadro, conocido como "Beer Tankards", en óleo sobre lienzo y de unos aceptables 31,5 x 42,5 cm se puede ver en el Van Gogh Museum, situado en Amsterdam (de la Vincent van Gogh Foundation). Si vais, es una de las excusas cerveceras para hacer turismo por la ciudad. ¡Acordaros de nosotros!

Maltas: Avena

Queridos jardineros hoy finalizamos de momento la sección de maltas. Durante este tiempo hemos visto el gran abanico de posibilidades que nos da el segundo ingrediente mayoritario en nuestra bebida favorita. Pero antes de terminar os queremos hablar de la malta de un cereal que comúnmente se emplea como adjunto en copos, la malta de avena.

Su gama de color se encuentra entre 1’6-6’5 SRM. A pesar de ser una malta pálida, su poder diastásico es bajo. Por lo cual es conveniente no usarla en grandes cantidades, además de porque dificulta el filtrado, como nos pasaba con la malta de trigo.

La malta de avena mejora el cuerpo de la cerveza, su sabor y la retención de espuma. En boca aporta sedosidad y mucho cuerpo, además de realzar las notas de galleta y frutos secos. Esta malta suele emplearse en cervezas oscuras, como por ejemplo cervezas Porter, cervezas de invierno o Stout, sin sobrepasar el 15% en receta. Aunque ya sabéis que en cerveza el límite solo lo ponéis vosotros mismos y también se puede emplear para elaborar cervezas más pálidas.

Así que como siempre, os invitamos a seguir experimentando y jugando con esta y con todas las maltas de las que os hemos ido contando un poquito más. Esperamos que os sirva de mucho y que sigáis disfrutando de la cerveza tanto como lo hacemos nosotros.

Anchor California Lager

Esta cerveza que nos llega claramente de California de la mano de la marca clásica del movimiento Craft americano Anchor es la supuesta recreación de la receta original de una Lager de la época de la fiebre del oro.

Además, lleva lúpulo Cluster (del que ya hablamos en nuestro jardín), lo cual la hace aún más genuina, igual que llevar el oso emblema del estado tanto en la etiqueta como en el interior de la chapa (aunque mire para el otro lado).

Es de color dorado brillante, con burbuja abundante y una espuma blanca duradera y bonita, generosa. El aroma es maltoso, paja y flores. Y el sabor es amargo pero sin estridencias, floral y fresca, aunque con cuerpo e intensidad para sus matices a grano y hierba.

Vamos, que desde la costa oeste de EEUU nos llega una cerveza que, sin ser para ponerse a tirar cohetes, es más que correcta y sabrosa con sus 4,9% ABV. Y que se hace con un lúpulo que por lo demás no se prodiga demasiado.

“Mi opinión en un Tweet:” Aun así, no van a venir a Europa a enseñar a hacer Lagers. Nota: Suficiente alto.

The Beer Times (236)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Bebas lo que bebas, siempre hay que sacar un rato para leer estos enlaces sobre cervezas.

Música de anuncio: We will rock you

Ya lo sabéis, nos quejamos cada poco. No nos gustan los anuncios de cerveza modernos de la televisión. Son repetitivos y poco originales. Reciclan los de otros años y no apuestan por nada nuevo. Pero, sobre todo, ¡no les ponen canciones que nos gusten!

Por eso, para mantener con vida esta sección, tenemos que bucear en la hemeroteca y viajar hasta 1992, donde alguna marca todavía hacía anuncios de cerveza en televisión realmente buenos y los amenizaban con canciones que no por miles de veces escuchadas dejan de gustarnos, como el We will rock you de Queen.

Achelse Kluis

Es este Jardín que tan gustosamente os recibe cada vez que lo visitáis no nos gusta restregaros por los morros las cosas que nosotros bebemos y vosotros, pobres mortales, jamás probaréis. Nuestra política va más por comentar cosas a las que la mayoría podáis tener acceso y así podamos interactuar con vosotros. Pero hoy nos vamos a pasar esta regla por el forro.

Y vamos a hablaros de una cerveza Trapense que sólo puedes comprar en la abadía o su tienda del refectorio (o como se llame eso). Y no, no es la Westvleteren. Es la Achelse Kluis, la Extra Blonde de Achel, en la abadía de San Benedicto, que sólo se hace en botellas de 75 cl.

Una cerveza rubia turbia, con abundante espuma blanca esponjosa, de buena persistencia. El aroma es maltoso, levaduroso y con toques frutales y cítricos. En boca es similar, algo de pan, de azúcar y de amargor para compensar el dulzor. Compleja, pero no definida.

Por ello, aunque está bastante bien valorada, preferimos beber otras cervezas trapenses a esta supuesta Tripel de 9,5% ABV. ¡Y menos si tenemos que peregrinar hasta el monasterio para conseguirla! ¡No somos tan devotos!

“Mi opinión en un Tweet:” No nos vamos a meter a monjes por ella, pero sí nos la beberíamos. Nota: Bien alto.

Top 5 de Mejores Cervezas Sin Alcohol

Últimamente hemos tenido que beber bastante cerveza sin alcohol por diversos motivos. Y sí, creemos que la cerveza sin alcohol es cerveza. Y sí, creemos que beber cerveza sin alcohol es mejor que beber refrescos. Si eliges bien, hay cervezas sin alcohol que saben mucho mejor, son más sanas y merece la pena pagar por ellas. Y hoy os vamos a dar nuestro Top 5.

En 5º lugar (es obvio que íbamos a empezar en modo cuenta atrás, ¿no?) está la Weihenstephaner Hefeweissbier Alkoholfrei. Una cerveza de trigo bávara sin alcohol. La principal ventaja que tienen las cervezas de trigo en este campo es que ya son dulces de base, así que ese dulzor maltoso que suelen tener las sin no molesta casi. La pega, que es medio litro.

Por eso en el 4º puesto tenemos la Mikkeller Energibajer (o en su defecto la Drink'in the Sun), que son de 33 cl y suplen el dulzor con mayores cantidades de lúpulo. ¡No está mal para hacer creer que estás bebiendo cerveza de verdad. En este caso la pega es que no son tan fáciles de encontrar (ni tan baratas).

Y, superando todos esos inconvenientes tenemos en el 3º lugar la Bavaria Wit 0,0, que junta las ventajas de que es de trigo (en este caso rollo belga) y el dulce no queda mal para el estilo, es formato pequeño y económico, con buena distribución y continuidad. ¡Y además es 0,0! ¿Entonces por qué no está en el top 1? Pues porque no es nuestra favorita y esta es nuestra lista. Punto. Haz la tuya propia si no te gusta.

Diana Magnética de Chapas de Cerveza

Vale, estamos haciendo trampas. Esta es la sección de abridores, aunque no lo hayamos puesto en el título. Pero a ver, seamos sinceros… el abridor no sólo nos da acceso a la cerveza, también a la chapa.

Y a no ser que seas un coleccionista (que sabemos que nos leen unos cuantos) o un friki de las manualidades (que seguro que también, entre ellos algunos de los que aquí escriben), luego ¿qué haces con las chapas?

Pues con esta diana magnética (nombre completo magnetisk kapseldart) que vimos el otro día en el Tiger (nombre completo Flying Tiger Copenhagen) y que no pudimos menos que comprarnos puedes jugar con tus chapas a mejorar tu puntería, competir con amigos o apostaros quién paga la ronda.

¿A qué esperas para comprártela? Si muchos os apuntáis, hasta podríamos hacer unas olimpiadas cerveceras donde esta podría ser una prueba. ¡Lo que está claro es que en barra fija y levantamiento de tercio seríamos campeones!

Ganador del concurso #BeerFiel

Como bien recordaréis, hace un mes (con la excusa de nuestro sexto aniversario) propusimos el reto de serle fiel a una cerveza bebiéndola al menos cuatro veces durante cuatro semanas seguidas y subiendo las fotos a las redes sociales con el hashtag #BeerFiel. Entre todos los que participasen haciéndolo sortearíamos un lote de cervezas valorado en más de 100€ que amablemente patrocina la importadora Cervebel.

Pues bien, el plazo terminó el domingo y ayer hicimos el sorteo entre los participantes. Pero antes de anunciar el ganador… queremos agradecer a las decenas de seguidores que se animaron a mostrar la cerveza a la que le serían fieles su participación. Y destacar algunas de las más llamativas. Y es que, aunque el premio se sortease, si fuese por méritos bien tendrían como recompensa al menos esta mención.

Como Pepe Andreo, que se bebió no cuatro, sino ¡6! de la navideña una de sus marcas fetiche (N’Ice Chouffe) y lo compartió en las tres redes sociales, con vídeo y todo. Aunque vídeo también hizo el amigo de Casa Filo mientras bebía una de sus Domus Summa. También son dignos de mención los maridajes de Bebeerbirra que acompañaban las Arriaca Imperial Russian Stout que se bebía.

Bueno, y hay cervezas que también hay que mencionar, ya que hay alguna que está claro que tienen madera de “fieles”, ya que se repetían en varios casos, como la St. Bernardus 12 (a la que Aurelio fue fiel siendo además fiel al mismo bar), la Orval (siendo apoyada además por dos referencias cerveceras para nosotros, JAB e Ilse), la Chimay Bleue (con Miguel Baúl dando envidia con sus añadas) o la Paulaner (que Manuel Jim se bebía de dos en dos). Todas estas tuvieron al menos dos defensores de la fidelidad. Esto pasaba también con otras marcas, pero con fans de diferentes versiones, como Gulden Draak, Weihenstephaner o Arriaca.

Samuel Adams Rebel IPA

Desde Boston, Massachusetts (los USA), nos llega esta IPA “rebelde” y llena de espíritu costa oeste, pero para todos los públicos. Si no os esperáis una patada de lúpulo amargo en la boca, os puede gustar.

Es una cerveza de color rubia ambarina, limpia y clara. Su cabeza de espuma blanca esponjosa acaba de dar buena presencia a la cerveza en el vaso (usando por ejemplo el vaso especial de la marca, que si bien está pensado para su Lager, también puede servir para esta).

El aroma es predominante a lúpulo (lleva Mosaic, Cascade, Simcoe, Centennial, Chinook y otro par de lúpulos cuyo nombre es un número) de toque frutal y cítrico. Mucho pomelo y algo de pino. Obviamente es amarga (tiene 45 IBUs), pero de una manera equilibrada.

Vamos, que los hop-head no la tendrán en un altar, pero para beber de vez en cuando y para ser una IPA que llegue a un público amplio (por algo es de la cervecera craft más grande de Estados Unidos) da bien la talla con su sabor, cuerpo y sus 6,5% ABV. Eso sí, mejor si está fresquita, claro.

“Mi opinión en un Tweet:” Una rebelde que nos viene desde el más profundo imperio. Nota: Bien.

The Beer Times (235)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si la nieve te lo permite, toca volver a la rutina, al cole y a los enlaces sobre cervezas.

Kapittel Winter

Seguimos con otro capítulo de la serie de cervezas invernales que comentamos y reseñamos por estas fechas en la web. Aunque ya están a punto de acabarse las vacaciones de navidad y podremos beber cervezas con “normalidad”. Pero para despedir este año las fiestas nada mejor que una cerveza belga, buen ejemplo del estilo, como es esta Kapittel, de Van Eecke (fusionada con Het Sas bajo el nombre de Leroy -como el hermano del mago-).

Como buena cerveza de navidad es de color marrón oscuro, turbio. Y como buena cerveza belga tiene una espuma beis abundante, aunque lamentablemente, no muy persistente; pese a empezar esponjosa, acaba con una presencia mínima.

El aroma es rico: huele a roscón de reyes, frutas rojas y especias (lleva comino, regaliz de palo y cilantro). Las maltas le dan un toque a bollería delicioso. Es una pena que en boca sea más simple y aburrida: dulce, metálica y bastante carbonatada. Se deja beber (e incluso disfrutar), pero no está a la altura del aroma.

Su mayor ventaja es que tiene “sólo” 7,8% ABV, lo cual queda en la gama MUY baja de las cervezas belgas navideñas (donde todo anda más entre 9 y 10% ABV, así que si no quieres emborracharte demasiado, es buena opción para acompañar la sobremesa.

“Mi opinión en un Tweet:” Esta es la navidad de la abuela: brisca y mazapanes para señoras mayores. Nota: Bien bajo.

Ampliación de Glosario (11)

Preparando las entradas en las que tratábamos la correcta pronunciación de los estilos de cerveza en su idioma natal nos dimos cuenta de que había algunos que todavía no estaban recogidos en nuestro glosario cervecero. ¡Y claro, eso no podía ser! Así que nos ponemos manos a la obra para completar algún hueco, empezando por estos estilos británicos:

Bitter: Aunque en un principio la definición de las cervezas “Bitter” se mezclaba con las de “Pale Ale” (siendo las primeras la versión en barril y las segundas las embotelladas, actualmente se consideran estilos diferentes. La Bitter debería tener más presencia del amargor del lúpulo y un color más ambarino, y la Pale Ale, de la malta (y gusto a frutos secos) y un color más brillante. Sorprendentemente, las tendencias modernas parecen ir por los sabores opuestos.

Dentro de las Bitter podríamos distinguir tres subestilos: Ordinary Bitter (la más ligera), Best Bitter (un poco más fuerte) y Strong -o Special- Bitter (el más fuerte de los tres, y donde la barrera con las Pale ale es más difusa a veces). Dependiendo de su clase pueden tener entre 3% y 6% ABV, y un amargor entre 25 y 50 IBUs.

Mild: La cerveza “suave” de la tradición inglesa, típica de los pubs como cerveza de “sesión” e ideal para acompañar comidas, actualmente está bastante en desuso el término. Una cerveza dulce y joven, de color variable, aunque habitualmente oscura, y de baja graduación (entre 3 y 4% ABV).

Ayinger Winter Bock

Metidos en el tema de cervezas estacionales, no podemos dejar de lado la Winter Bock de Ayinger, la cervecera bávara que nos trae esta gran Doppelbock fresquita fresquita, nunca mejor dicho, ya que la sirven durante los meses de noviembre a enero. No esperéis de esta birra la típica cerveza especiada de navidad belga, ya que no se caracteriza por esto ni por el dulzor que pueda conllevar el ser una Bock.

A primera vista podemos percibir una enorme cantidad de espuma, es una cerveza bastante carbonatada, con una corona bastante gruesa, aunque no compacta, color beige. Es algo más oscura que una Doppelbock al uso, un marrón casi negro, casi más tirando a una Schwarz. A pesar de su medio litro, la botella más habitual de Ayinger, no es una cerveza especialmente pesada, es fácil de beber. No es recomendable servirla fría ya que el aroma inicial no es muy intenso hasta coger un poco de temperatura, obviamente. Al principio están muy presentes las maltas y un ligero toque a café y ahumado o quemado.

En boca, como hemos comentado anteriormente, no es especialmente dulce, sino equilibrada, con un toque ligeramente a café y frutos secos, especialmente nuez. Tiene un agradable sabor maltoso (se utilizan 4 tipos de malta) para los amantes del cereal. Es ligeramente alcohólica (6,7% ABV) pero disimulado en boca y tiene bastante cuerpo. No hemos probado de grifo, pero dicen las malas lenguas que es recomendable. Aun así es bastante redonda y compensada. No es especialmente amarga, quizás algo al final, muy ligero.

En cuanto a la presentación de la botella, los de Ayinger no se complican mucho, manteniendo una imagen corporativa bastante homogénea. Etiqueta igual que las demás, salvo el color, botella de 50 cl, chapa con bonito paisaje alemán.

“Mi opinión en un Tweet:” Como cerveza de invierno, no le va mal a un buen polvorón. Nota: Notable alto.

Reto Cervecero 2018

Bueno, pues ya estamos de lleno en 2018 y con sed de cerveza. Por eso os traemos este reto cervecero (inspirado en un reto similar de lectura) que pusimos en Facebook, con una acogida espectacular y mucha gente queriendo participar en él. El reto, como podéis ver en la imagen, consiste en cada mes beber una cerveza (aparte de las muchas que bebáis habitualmente) que tal vez si no no eligieseis.

Y claro, reconoceremos y premiaremos a los jardineros y jardineras que participen: los que completen al menos 8 meses, recibirán un Diploma "Bronce"; los que completen al menos 10 meses, recibirán un Diploma "Plata"; y los que completen el reto entero, con sus 12 pruebas, recibirán un Diploma "Oro".

Para ello es menester ir cumpliendo los retos de cada mes, subiendo foto a las redes sociales con el hashtagh #12meses12birras. Para poder llevar nosotros la cuenta hemos implementado este formulario fácil de rellenar para que nos vayáis haciendo llegar vuestras participaciones mes a mes. Es tan sencillo como ir al enlace (estará fijo en nuestra columna de la derecha, con la imagen del reto), seleccionar el mes en curso y, en la pantalla siguiente, completar las casillas.


¡Os animamos a participar y así probar cosas nuevas! ¡O viejas! O tener una excusa más para beber cervezas. Esperamos que os motive y al final del año repartamos cientos de diplomas entre todos vosotros. ¡Salud y un buen año cervecero 2018!

Feliz Año Nuevo


¡Feliz año nuevo a todos nuestros lectores! ¿Qué tal la resaca? La nuestra horrible. Pero al menos hemos sobrevivido a los eventos familiares. Eso sí, hoy nos vamos a tomar el día un poco de relax. Porque estamos preparando para el Jardín una cosa “a largo plazo” y creemos que hacerlo con este dolor de cabeza no es la mejor idea.

Mañana os presentaremos algo que, debido a su buena aceptación previa, creemos que nos va a tener entretenidos todo este 2018 y a lo que esperamos que todos os apuntéis con ganas. ¡Pero ahora, todos de vuelta a la cama! Dormir y beber mucho agua son las mejores maneras de sobrellevar la resaca. ¡Feliz 2018 que empieza en lunes!