Noticias y reportajes cerveceros sin sentido

Nos pasa un lector (y miembro de la Asociación EJDL de Consumidores de Cerveza y Divulgación Cervecera) una “noticia” que le escandaliza. Y lo ponemos así entre comillas porque aunque aparezca publicada en la prensa digital, ni es noticia ni es nada, más bien un publirreportaje sin sentido con enlaces de venta a Amazon.

Noticias y reportajes cerveceros sin sentido
Y claro, entonces no tiene mucho lugar llevarlo a nuestra sección de los sábados de noticias cerveceras en prensa generalista (en este caso, deportiva). Pero se merece una entrada analizando las cosas más absurdas y grotescas que propone el autor (con el que estamos intentando contactar para pedirle que corrija o retire el artículo).

Por ejemplo, recomienda comprar un bol de plástico (de los de fermentar la masa del pan) para usar como fermentador, y una cucharilla mezcladora de las de cocktail para remover el macerado…. ¡Y un sifón para nata para sacar el líquido antes del hervido!

Todo ello bajo el título de “Descubre todos los productos que necesitas para elaborar tu propia cerveza artesanal” y con enlaces a esas barbaridades en Amazon. ¡Esperemos que nadie confíe ciegamente en ello y los compre sin consultar antes webs especializadas o foros en los que le digan lo que realmente necesita!

Espiga Mosaic

Esta cerveza ya lleva unos cuantos años en el mercado, y por tanto ya se ha labrado una trayectoria digna para que la reseñemos por aquí. Aunque ya os habíamos hablado de su etiquetado en el Juzgado de Etiquetas (donde saca solamente un 6 sobre 10 por alguna carencia grave), hoy toca hablar de lo que es la cerveza en sí.

Espiga Mosaic
Y esta se supone que pertenece a la Hop Collection Series… pero realmente es la única que hemos visto embotellada y distribuida con cierta amplitud. ¡Las otras las hemos tenido que investigar por Untappd! A ver si algún día tenemos suerte y las catamos.

Hasta entonces, pues nos conformamos con esta Pale Ale que entendemos con un uso monovarietal de Mosaic desde el hervido al Dry-Hopping, de color pálido y velada, pero un poco apagada, y que tiene espuma muy abundante, que se sigue generando con mucha ascendente de cadenas de burbujas gordas y feas.

Está algo sobrecarbonatada, y aunque eso beneficia a la salida de aromas, en boca reduce la palatabilidad. Aun así se nota mucho el carácter frutal y cítrico que proporciona el lúpulo Mosaic, y que domina la cerveza sin saturar, pero mostrándose mucho más que la malta tras él.

El alcohol que tiene se queda en 5,5% vol. con lo que puede ser una buena cerveza multitarea, que te permita tanto despertar a tu paladar con sus notas intensas de lúpulo, como beberla sin pensar simplemente porque tienes sed o te apetece una cerveza.

“Mi opinión en un Tweet:” Más cono que espiga, más lúpulo que malta. Nota: Bien alto.

Décimo Beermad

El próximo fin de semana tendrá lugar en Madrid la X edición de la feria que se ha consolidado como la más longeva e importante de la capital. El Beermad. Y como en las nueve anteriores, nosotros andaremos por allí bebiendo. ¡No podemos faltar a esta cita!

Décimo Beermad
Además, en esta décima ocasión han reforzado uno de los aspectos que más nos gusta que trabajen las ferias: los talleres, charlas y ponencias. Podéis echar un ojo a las cosas que se proponen en este enlace.

Y, por supuesto, habrá que probar cervezas. Tanto de marcas ya asentadas como DouGall’s o CCVK, a cosas que tenemos ganas de probar como las de Lavoisier Brewing, Vamos a Beer o Cervezas RB (Rot y Balmaseda). ¡Ya os contaremos qué tal están!

Nos vemos en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo el 24 y 25 de mayo (también tienen sesión el domingo, pero nuestro hígado tiene un límite) y estaremos encantados de tomar una cerveza con todo aquel que se acerque a saludarnos. ¡Nos vemos con una birra de la mano!

The Beer Times (512)

Dominical cervecero. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

No te pierdas nuestro magazine dominical que te trae el enlace destacado de la semana.

Moda Cervecera: Birrea

En la camiseta que hoy os traemos a la sección de Moda Cervecera (que os sirve para ser los más enrollados del lugar y dejar claro vuestro estatus con los que comparten aficiones similares) se junta el concepto de las instrucciones de Ikea con la birra.

Moda Cervecera: Birrea
De ahí que esta camiseta se llame “Birrea” y te indique claramente que necesitas una cerveza y un abridor (de esos también podemos recomendarte una sección entera), que el siguiente paso es servir la cerveza en una jarra (la del dibujo parece el modelo Mjöd aunque también vale cualquier otro vaso) y por último disfrutarla.

Mucho más sencillo y satisfactorio que montar por tu cuenta una estantería Billy con puertas Oxberg de cristal, pero también es verdad que esa combinación (o la vitrina Blåliden) permite mostrar y proteger del polvo el resto de tu vajilla cervecera. Así que puede merecer el esfuerzo.

En fin, que no nos estamos haciendo los suecos. Que nos mola la camiseta. Y que disfrutéis de la cerveza venga de donde venga. Pero que recordad seguir estas sencillas instrucciones y no beber nunca a morro, siempre servida en un vaso.

Estilos Resumidos: Helles

El estilo que os resumimos hoy es muy popular en Alemania, sobre todo en Baviera (y en Múnich). Y por ello es importante saber que su nombre tiene una traducción directa al castellano: “Helles” significa claro. O sea vendría a ser la rubia básica de la tradición alemana del sur.

Estilos Resumidos: Helles
Pero, a diferencia de las rubias claras de las tradiciones británicas o belga (Pale y Blonde, respectivamente), esta cerveza es de baja fermentación. Una Lager, como las Pilsner. Su origen precisamente surgió (por lo que actualmente se cree) un poco como respuesta a la proliferación de las Pilsner desde lo que ahora es Rep. Checa. Y esta fue la Lager clara que se hizo en Baviera, a partir de finales del siglo XIX.

En su aspecto, claro, el color va a ser obvio a estas alturas: amarillo claro, rubia. Y la espuma (ya que el color suele venir dado por el de la cerveza que se acumula formando las burbujas) pues es blanco. Y como las cervezas alemanas no suelen ser muy efervescentes (pero tampoco tan poco como las Ales inglesas) pues la cantidad y la persistencia suele ser media.

Tanto en nariz como en boca son cervezas predominantemente maltosas, pero no empalagosas. Mucho cereal y grano, mucho cuerpo en boca, y el lúpulo justo para equilibrar con el amargor. Pero de trago fácil e ideal para el día a día (en un sitio que el formato habitual además es de 50 centilitros).

Si las comparamos con otros estilos rubios muy habituales en Alemania, son menos maltosas que una German Pilsner, y menos amargas que una Export. Y de alcohol, están en la media, en torno a 5 grados. Que podría ser también una buena temperatura de servicio si te gustan frescas.

Como vaso más adecuado para su servicio podría ser una jarra, o un vaso en el que quepa entero el medio litro, como un Willi Becher o incluso uno de estos con forma de bota. Es muy versátil el estilo. Y también lo es para los maridajes. Sirve muy bien para asados: pollo, cochinillo, cordero, codillo, pavo… ¡Pero es que además va genial con salsas y comidas picantes! Mexicano, hindú, etc.

Como ejemplos a probar, que nos llegan desde su zona de creación hay muchas, pero Augustiner-Bräu Lagerbier Hell es una de nuestras favoritas. Pero también os animamos a probar la Spaten, supuesta creadora del estilo. ¡Y todas las que se os crucen por delante que vengan de Baviera!

Welde Badisch Gose

Uno de los estilos clásicos que más nos costó encontrar y probar fue este, el de las Gose (un estilo que llegó a extinguirse y desaparecer, originario de la ciudad de Leipzig, y que ha resurgido de la mano del Craft y de la guía BJCP). Y claro, en ese resurgir predominaban las versiones modernas…

Welde Badisch Gose
Así que hasta hace relativamente poco solo habíamos probado interpretaciones artesanas o de EE.UU. con frutitas y tal. No una Gose alemana solamente con sal y cilantro. Y aunque las otras que hemos probado sí que venían de marcas de Leipzig, esta está elaborada en Plankstadt, al sur de Frankfurt.

Su aspecto es turbio y blanquecino, y se completa con una espuma blanca y fea. En el aroma recuerda más a una Witbier (por lo sobresaliente del cilantro) que una cerveza que catalogarías como “Sour”, sin anunciar para nada su acidez.

Pero es que en boca tampoco sobresale eso. Es de entrada dulce, con un gusto medio amargo, algo de ácido después y la sal aparece al final. Raro y poco integrado. Y sin acabar de emocionar ninguna parte del conjunto. Vale que no lleve nada que no necesite, pero tampoco lo lleva bien cuadrado.

Así que si buscáis una Gose tal y como eran las originales, esta “de Baden” no es el mejor ejemplo. Y si lo que queréis es sin más refrescaros con una cerveza baja en alcohol (4,6% vol., tiene esta) os recomendamos apostar directamente por una Witbier, más fácil y barata de encontrar.

“Mi opinión en un Tweet:” Una cerveza que no debe inspirar tus conocimientos. Nota: Suficiente bajo.

The Beer Times (511)

Dominical cervecero. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Con resaca o sin ella, no puede faltar un domingo nuestro enlace destacado de la semana.