La cerveza y la sostenibilidad ambiental

Vivimos en un momento crucial de la historia, donde el comienzo del Antropoceno marca el devenir de todo el planeta… ¡Y eso incluye la cerveza! Por eso, los cerveceros (tanto consumidores como productores) debemos tener en cuenta el efecto de nuestra bebida favorita en la sostenibilidad ambiental.

La cerveza y la sostenibilidad ambiental
¿Y qué cosas podemos cuidar? Pues una de las más fáciles para elegir desde el punto de vista del usuario es la circularidad de los envases. Apostando en primer lugar por los reutilizables y retornables, y en segundo lugar por los reciclables (y elaborados con material reciclado) junto con Ecovidrio. Pero no solo en las botellas o latas… ¡sino que también el empaquetado y el merchandising deben ser eco-diseñados!

Luego, desde el punto de vista de la producción, es importante que los fabricantes sean conscientes de estas necesidades y hagan una fuerte apuesta por el uso de electricidad procedente de fuentes renovables. Según Cerveceros de España, la asociación que aglutina a la mayor parte de la producción cervecera española, actualmente más del 92% procede de estas fuentes, y su objetivo es que llegue al 100% en 2025.

También es importante reducir la huella de carbono asociada con otros procesos, como los de frío industrial o los de transporte y procesos logísticos. Las cerveceras pueden (y deben) apostar por el producto local y trabajar con agricultores del estado. Y nosotros como consumidores apostando por el producto de cercanía.

Otro de los factores que se tienen en cuenta con el impacto ambiental de la cerveza es la cantidad de litros de agua que se necesitan para hacer uno de cerveza. La tasa por hectolitro actual está en torno a 4,05 (hace falta cuatro veces más líquido). Se ha reducido un 20% en los últimos años y se confía en que baje otro 10%.

La innovación y sensibilidad ambiental que se espera de los productores de cerveza hace que la mayoría de la producción en España esté cubierta por sistemas de gestión ambiental certificados. Pero aún queda mucho camino por delante y hay margen de mejora. Cosa en la que todos los eslabones de la cadena de valor de la cerveza debemos trabajar.

Val-Dieu Cuvée 800

Esta receta de la cervecera de la Abbaye de Val Dieu se hizo precisamente para conmemorar el 800 aniversario de dicha abadía. Y una de sus ventajas es que dentro de los estándares belgas, es una cerveza muy ligera.

Val-Dieu Cuvée 800
Esta abadía se fundó en tierras valonas en 1216 por monjes de Hocht, cerca de Maastricht (Países Bajos). Y es de las pocas cervezas “de abadía” que realmente siguen haciéndose en una abadía en activo (además de las trapenses).

La Cuvée 800 es una cerveza rubia levemente turbia y clara, que produce abundante espuma: blanca, pegajosa y de persistencia media. Es por ello que se recomienda servir en cáliz o en una tulipa de boca ancha.

Los aromas que desprende tienen un carácter muy belga, con las notas afrutadas y especiadas que dan sus ingredientes (sobre todo la levadura) y el lúpulo en flor en el Dry-Hopping. Además de recuerdos a pan, de las maltas.

En boca sorprende los primeros tragos con un perfil más amargo y complejo de lo habitual en las cervezas belgas (podríamos suponer que es algo así como una Belgian Pale Ale) pero que se pierden y enseguida se queda como una cerveza floja de 5,5% vol.

“Mi opinión en un Tweet:” 800 años no son nada si por dentro te mantienes fresco. Nota: Bien bajo.

The Beer Sun (93)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Sun.

Combate el calor con una birra, y el aburrimiento con el dominical veraniego y sus enlaces sobre cervezas.

Hoy, Sebúlcor 2022

Tras tres años de ausencia, vuelve esta feria Bienal al calendario de eventos cerveceros y nosotros nos acercamos (como hemos hecho en ocasiones anteriores) para disfrutarla. Aunque es cierto que alguna vez la hemos disfrutado más bien poco.

Pero como otras veces sí ha sido positiva, pues haremos un nuevo intento y aprovecharemos además para visitar los talleres que allí organizan nuestros amigos de la ACCE. Y, para volver contentos, nos mantendremos fieles a nuestras cerveceras de confianza y punto.

En fin, que no perdáis la oportunidad de pasaros y que nos saludéis si nos veis. Que la paella vegana estaba muy rica habitualmente y si no la probáis hoy, no tendréis oportunidad hasta dentro de dos años. ¡Nos vemos en un rato allí!

Arriaca Radler

En verano la cerveza debe cumplir la imprescindible función de refrescarnos e hidratarnos. De acuerdo que eso también se puede hacer con un botijo de agua, pero preferimos algo que tenga más sabor y esté más rico.

Arriaca Radler
Así que las Radler (o como quieras llamar a la cerveza con limón) son una gran opción. Tanto si las mezclas tú solito en casa en proporción 50/50 con tu cerveza y tu refresco favorito, como si la coges en lata ya hecha (y por tanto más fácil de transportar).

Esta de los castellano-manchegos de Arriaca responde a esa demanda. Es una mezcla de su Arriaca Rubia con limonada con zumo de limón natural. Y eso le da un color amarillo turbio, bajo la espuma blanca.

El aroma promete un trago fresco y cítrico. Y el sabor es frutal y levemente amargo, pero poco. Está rica y ayuda mucho a calmar la sed, ya que entra sola. Ese es su principal cometido.

Tiene poco alcohol, la mezcla rebaja la cantidad hasta unos moderados 2,7% vol. Por lo que se puede beber sin agobiarse demasiado, aunque no si luego vas a coger un vehículo (aunque este sea una bicicleta).

“Mi opinión en un Tweet:” Si la vida te da limones, haz una Radler. Nota: Bien.

La Cerveza en el Arte: Ernst Henseler


A nuestra sección de arte y cerveza hoy os traemos un ejemplo de que ambas cosas pueden alcanzar las más altas esferas, de la mano de Ernst Henseler, un pintor alemán que vivió de mediados del siglo XIX a mediados del siglo XX.

En su cuadro (de 1894) se recoge una costumbre de Otto von Bismarck, Canciller del Imperio alemán, que consistía en una “noche de cerveza” en la cancillería imperial, con el resto de diputados en una velada parlamentaria.

La cerveza ayuda al “parlamento”, sin duda. Y con ello buscaba la oportunidad de convencer tanto a amigos como a enemigos parlamentarios de que apoyasen sus políticas, aunque a veces conseguía lo contrario.

Dicen que la bebida era más abundante que la comida en tales ocasiones, para decepción de uno de los perros (literalmente su animal mascota) de Bismarck, que por lo visto siempre estaba en la lista de invitados. Se puede ver en el Palacio de Charlottenburg, antigua residencia real prusiana situada en Berlín.

DouGall’s Doble IPA

Esta cerveza fue la que ganó en la encuesta para ser la siguiente bebida y reseñada (aunque al sumar los votos de otras redes quedó empatada con la 942 IPA y tendréis dos por el precio de una). Así que es el momento de cumplir nuestra tarea y hacer la cata y publicarla.

DouGall’s Doble IPA
Esta cerveza es una de las más fuertes de la marca cántabra, con 8% vol. de alcohol. Pero no se notan demasiado, como veremos. Eso sí, hay que cuidarse porque no se notan en sabor… pero al final se acumulan en la cabeza (y en el hígado).

El color es amarillo velado, sin llegar a turbio. No esperéis una DIPA de estas que no paran de hacer ahora que parecen biofrutas. La espuma es de color entre blanco roto o hueso, esponjosa, y de cantidad y persistencias medias.

Sí que tiene aromas frutales, de notas cítricas y toques resinosos. Lleva los lúpulos favoritos de la casa: Columbus, Citra, Amarillo, Loral, Simcoe y Mosaic. ¡Ahí es nada! Pero también un cuerpo decente de malta Maris Otter, Extra Pale y algo de trigo que la redondean.

Porque su amargor (100 IBU) no genera ninguna aspereza ni resulta desagradable, sino que está bien equilibrado y compensado por el dulzor. Por lo que, aparte de estar muy rica, entra muy bien. ¡Ojo de nuevo con el peligro que tiene al ser una de las DIPA más compensadas que hemos probado!

“Mi opinión en un Tweet:” ¿Se pueden equilibrar los extremos? Esta es la prueba de que ese camino existe. Nota: Sobresaliente.

Debate: Ferias de verano

Este verano post-pandémico (con permiso de la séptima ola) va a continuar la tónica general de recuperación de la normalización y de la vuelta de las ferias cerveceras que en estos años habían estado paradas (cuando no detenidas).

Algunas de ellas cumplirán su primera década… y eso nos lleva a analizar. ¿Seguirán cometiendo los mismos fallos que había hace años? ¿O ya se habrán arreglado a estas alturas? ¡Nos gustaría que fuese que sí!

Y por ello, os vamos a nombrar a todos vosotros nuestros pequeños “inspectores de ferias”, para que cuando vayáis observéis a ver si se cumplen las cosas que en su día ya mencionábamos como carencias y nos ayudéis a detectarlas ahora. 10.000 lectores pueden hacer una gran labor… Y para ayudaros, vamos a hacer una lista de “checks” que comprobar para ver si la feria los tiene:

  • Puntos de limpieza de vasos
  • Folleto informativo
  • Baños suficientes y accesibles
  • Papeleras o basuras
  • Variedad en la oferta de comida
  • Cervezas sin defectos
  • Mesas y sillas en número adecuado
  • Zonas cubiertas (sombra/lluvia)
  • Cerveza almacenada protegida del sol y el calor
  • Actividades complementarias
  • Música a un volumen razonable

Si la feria a la que te acerques tiene todas esas cosas… ¡Es una feria de 10! Y si no, pues tiene puntos a mejorar para poderse repetir con éxito y adecuada al paso de los años. Esperemos que cada vez haya más así.

The Beer Times (432)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Con las vacaciones a punto de caramelo, traemos la última entrega del semanal habitual con sus enlaces sobre cervezas.