Cine y Cerveza: No es país para viejos

Cormac McCarthy es un reputado escritor americano ganador de un Pulitzer y autor de numerosos títulos que han tenido adaptación a la gran pantalla tales como “La Carretera”, “Hijo de Dios”, “Todos los caballos bellos” o la que revisamos en esta ocasión “No es país para viejos”.

Cine y Cerveza: No es país para viejos
Los hermanos Cohen fueron responsables de contar en imágenes una historia que se desarrolla en la frontera entre México y EEUU con un espléndido Javier Bardem haciendo de asesino a sueldo, Tommy Lee Jones en el papel de un curtido Sheriff de un pequeño pueblo y Josh Brolin interpretando a un cazador ante la oportunidad de dar un vuelco a su vida.

En este lugar, despiadado y hostil, donde los cárteles imponen su ley y la vida vale menos que una bala, Llewelyn Moss (Brolin) es perseguido por Anton Chigurh (Bardem), quien tiene como encargo recuperar un maletín con dinero de una venta de drogas que salió mal.

La escena que nos interesa tiene lugar en un hotel barato donde Llewelyn se refugia mientras espera a que se calmen las cosas. Tras haber atravesado el desierto y sobrevivir a tiroteos, el cazador se encuentra en la piscina con otra clienta del hotel y la conversación pivota en torno a la cerveza. La mujer invita al cazador a tomarse una fría, pero él de manera bastante educada rechaza la oferta, disculpándose con “No, señorita, sé a qué lleva beber cerveza” a lo que su interlocutora responde “Sí, a beber más cerveza”, el plano funde a negro y nos quedamos con una enigmática sonrisa en el rostro de Brolin.

 

El cambio de escena deja a nuestra imaginación saber qué puede haber pasado en esa piscina con unas cervezas en un día caluroso y con pocas cosas que hacer salvo esperar. Y vosotros, lectores, ¿tenéis claro que una cerveza lleva “sólo” a beber otra cerveza o hay historias que empiezan con una botella fría e inesperada?

Kushim: el primer nombre de la Historia

Viendo el otro día Saber y Ganar descubrimos un hecho que desconocíamos y que nos pareció digno de compartir con nosotros. Y es el primer nombre propio, de persona, que tiene registro histórico la humanidad. Imaginamos que ya los cavernícolas tenían nombres que les identificaban unitariamente, pero hemos de esperar obviamente a la invención de la escritura para tener constancia de uno de ellos.

Kushim: el primer nombre de la Historia.
Y el más antiguo que se ha encontrado es este, Kushim, un sumerio de la segunda mitad del cuarto milenio antes de Cristo (3400–3000 a.C., hace más de 5000 años). Su nombre aparece en una tablilla de arcilla, en escritura pictográfica cuneiforme (era lo que se llevaba entonces), y es el primero que conocemos.

¿Y qué tiene todo esto que ver con la cerveza? Pues que dicha tabilla reza, de derecha a izquierda: “29.086 medidas de cebada 37 meses Kushim”, registrando lo que parece ser una gran transacción de cebada para elaborar cerveza, hecha en un plazo de tres años y pico, y registrada por el susodicho Kushim.

Se especula (por supuesto, nadie de la época nos lo puede confirmar) con que Kushim pudiese ser el nombre del maestro cervecero, o más probablemente de un contable o administrador que anotara las transacciones. Lo que está claro es que la cerveza era lo suficientemente importante para necesitar que alguien con nombre propio diese fe de todo esto y marcar un acontecimiento histórico.

Abridor Chapa Identificación Militar

Un buen soldado está siempre preparado para todo. Está entrenado para ignorar el dolor, las condiciones climatológicas, vivir de lo que da la tierra, y beber cosas que harían vomitar a una cabra. Un digno defensor de sus valores.

En este caso, del valor de beber cerveza en cualquier situación. Y por ello debe llevar siempre a mano un abridor (aunque de carecer de él podrá abrir chapas con su cuchillo de combate, su bayoneta, su mechero o cualquier esquina de banco o mesa).

Pero si en su chapa de identificación colgada en el cuello (llamada en inglés “Dog Tag”) lo lleva incorporado, como esta, así no estará nunca en apuros si la misión incluye abrir una cerveza. Y toda misión que se precie incluye eso al final, al menos.

Mejor ir bien preparado, sin duda alguna. Así que ya podéis ir encargando el vuestro y grabándole vuestro nombre. De esta manera vuestros amigos no podrán antojarse de él y birlároslo. O, al menos, será bastante cantoso si lo hacen.

Steam Brew Imperial Stout

La distribución a nivel nacional de la mano de una cadena de supermercados, por primera vez en España, de estas cervezas alemanas pero de corte más moderno y artesano ha hecho que las veamos en muchas redes sociales y fotos. Así que hemos de comentarlas juntando nuestra experiencia reciente con nuestras reseñas de 2018, cuando nos las trajeron de Alemania.

Steam Brew Imperial Stout
Hoy toca reseñar la Imperial Stout. Curiosamente, la de menos alcohol de la primera tanta que conocimos. Tiene 7,5% ABV, por debajo de la Imperial IPA y la German Red. Pinta floja, ¿no? Veamos… Al servirla el color tampoco es opaco. Es negro, muy oscuro. Pero no opaco. Aun así, con su espuma beis densa y fina, abundante, tiene buen aspecto.

En cambio, el aroma y el sabor no dan la talla de Imperial Stout. Esta cerveza de Eichbaum se queda corta. Vale, es tostada y levemente cafetosa, pero poco. Pareciese que a estos alemanes les han dicho que este estilo es “negro y alcohólico” y han hecho una Dunkel Bock. Que ni llega a amarga, porque sólo tiene 23 IBUs.

Pero, como dijimos cuando comentamos su hermana más amarga, hay que recordar que vale menos de 1€ la lata bonita y steampunk de medio litraco. Sale bastante más barata que una Heineken de 33 cl en proporción. Por ese precio no se pueden pedir peras al olmo, sino conformarse con algo mejor que sus alternativas similares. Y ahí está.

“Mi opinión en un Tweet:” ¿Si te la imaginas como la mitad de una litrona negra de 2€ te gustaría más? Nota: Suficiente alto.

The Beer Times (354)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

¿Habéis puesto en hora los relojes? Que el toque de queda no os pille por ahí, sino en casa leyendo este semanal que os trae enlaces sobre cervezas.

Noticias de Cerveza en Prensa Generalista (40)

Cuando recopilamos en esta sección noticias de la prensa que hablan sobre cerveza, nuestra intención sobre todo es destacar la visibilización del producto, su normalización paulatina y recoger también el lado más “divertido” del enfoque periodístico. Pero esta vez nos vamos al lado opuesto: ver lo mal que se conoce y trata.

Por ejemplo, este titular: “Heineken España desvela el ‘ingrediente secreto’ de sus cervezas: el sol”. Cualquier aficionado de verdad a la cerveza sabe que aromas y sabores aporta el sol a dicha bebida. Así que a lo mejor es verdad que lo hacen con la Cruzcampo

Marca que, sin embargo, aparece en un estudio como la marca de cerveza española más valiosa sobrepasando a Mahou en el ranking. Debe ser todo mérito de su Community Manager, imaginamos. Nuestros dieses a su trabajo.

Y para acabar, cuando le quieren dar el toque “divertido” pero vamos, más bien casposo, van y hacen cosas como esta. El invento estaría bien si fuese un poco más pequeño. Pero vamos, con ser previsor y tener el frigo bien relleno, basta. Y no, no hace falta enfriar la cerveza a 2ºC. Ni a “glacial”, jejeje.

La Virgen Chocobollo

¡Hay que ver que despiste! Durante el confinamiento llegamos dos veces tarde a nuestra sección trimestral de cambio de estación… ¡Y resulta que nos olvidamos de publicar, como prometimos, la última “demócata” que elegisteis! Por suerte un lector se ha dado cuenta cuando anteayer actualizamos la sección y nos ha avisado.

La Virgen Chocobollo
Así que hemos rebuscado en la libreta a ver qué bebimos a finales de marzo, y allí estaba, anotada. Y pone que es negra, opaca, pero con espuma escasa de color beis o marrón claro. Y que huele rico, maltoso y tostado. Pero con un leve toque de disolvente.

También sabe bien. Es amarga pero sin pasarse. Se nota el cacao que lleva, y las maltas oscuras. Da calor, con sensación alcohólica (tiene 11% ABV) y algo punzante incluso. Porque es una cerveza potente.

Tanto, que por una vez agradecemos que el formato de esta cerveza madrileña sea de 25 centilitros (nosotros, amantes del “cuanto más grande mejor”), que no se hacen ni muy cortos ni muy largos. Quizá en 355 mililitros, por ejemplo, llegase a cansar…

“Mi opinión en un Tweet:” No tan bollo como choco. Nota: Notable bajo.

Moda Cervecera: Home-Brewer

Ser Homebrewer significa eso, que en usas tu hogar (home) para hacer cerveza (brewer). Y sabemos que muchos de los que nos leéis lo hacéis. Es una afición bastante extendida entre los que bebemos cerveza (igual que cocinar entre los que disfrutan comiendo, imaginamos).

Por eso, si eres uno cervecero casero (o homebrewer), esta camiseta estamos seguros de que te gustará. Bueno, quizá la prefieras en negro. Y menos entallada. Pero también hay esas versiones, no te preocupes.

Y es que hay que reconocer que el diseño es muy bonito a la par que sencillo. Al menos a nosotros nos ha gustado mucho. ¿Tú te la comprarías?

Pues si prefieres una que tú ya tengas, puedes mandarnos una foto (o enlace a la tienda) y procuraremos compartirla aquí, en la sección de Moda Cervecera, para que los demás fanáticos de la birra la vean.

Elige la Cerveza a Catar (20)

Hacía mucho que no dejábamos en vuestras manos el elegir una cerveza que ver reseñada en El Jardín del Lúpulo con celeridad, premura y saltándose los criterios editoriales de publicación que solemos mantener.

Así que no queremos que pase más tiempo sin que vuestra opinión sea tenida en cuenta y os traemos de nuevo tres botellas de Stout, que el cuerpo parece que nos pide algo negro en estos días de lluvia y viento.

La mecánica es fácil: dejamos una encuesta y votáis. La que más votos reciba tras los dos días de plazo será degustada, anotada y su reseña publicada en esta web tan pronto como podamos. Y si no puedes votar, ponlo en los comentarios, que también cuenta. ¡Somos demócatas! ¡Tú eliges, nosotros bebemos!