Palm 0,0

La cervecera belga Palm tenía en su gama una cerveza sin alcohol, la Palm Green, a la que siguió la N.A., ambas con menos del 0,25% y que ahora han logrado bajar para ya clasificarla como una 0,0.

Palm 0,0
De color ámbar con tonos rojizos o anaranjados, limpia y clara, está coronada por una espuma de color hueso claro, abundante y de persistencia media, pegajosa. Muy buena presencia para una sin alcohol, sin duda.

El olor de esta cerveza de alta fermentación es muy maltoso, a pastelería, caramelo y mosto verde, sin fermentar. El sabor es dulce, con fuerte toque metálico, y cierto amargor caramelizado de la malta. De nuevo, para ser una Sin, no está mal y resulta curiosa. Y hasta sabrosa…

Pero no te permite evadirte del hecho de que estás tomando una cerveza sin alcohol. Pero bueno, dentro de la categoría se puede valorar positivamente, aunque sin llegar a estar en nuestro top.

“Mi opinión en un Tweet:” No te vas a volver verde de envidia, pero mejor que otras muchas. Nota: bien bajo.

The Beer Times (343)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

No dejes de leer sobre tus aficiones, por ejemplo con el suplemento dominical de los enlaces sobre cervezas.

Noticias de Cerveza en Prensa Generalista (36)

Parece que ya, más entrados en la desescalada, las cosas van tomando derroteros más habituales, se recuperan costumbres y se vuelve a beber en bares. Pero las noticias de temas cerveceros que os traemos de la prensa general siguen estando un poco relacionadas con el coronavirus.

Por ejemplo, esta nos cuenta lo que una gran cervecera catalana va a hacer con los 3,5 millones de litros de cerveza “pasada” que va a recoger de los bares que han estado cerrados: generar biogás con ella, para usarlo como energía de origen renovable en su fábrica.

Pero la historia humana y de superación nos la trae esta anciana de 103 años, de Massachusetts (EEUU), que tras superar la enfermedad, se tomó una cerveza. Vale que fue una Bud Light, que casi no cuenta como ello, pero es que si le das una IPA de 100 ibus a lo mejor no lo cuenta.

Y para acabar por hoy, tened cuidado si trabajáis para el ejército, servicios secretos u otras cosas así de chungas. Usar redes que permitan geolocalizaros, como la app cervecera Untappd, puede revelar vuestros movimientos al enemigo.

Brewdog Indie Pale Ale

Esta cerveza fue bastante polémica en su momento. Con las siglas de IPA y la historia de Brewdog, el sacar una Pale Ale con 4,2% ABV, 30 IBUs y pensada como “headliner” (o sea, cerveza de cabecera, para los grifos y lineales al alcance de todo el mundo) chocó por sencilla y floja.

Pero es que imaginamos que hasta los “punks” con sed de “independencia” necesitan beber cosas de beber cantidad y que no sea muy fuerte. Y esta cerveza dorada y limpia, con espuma esponjosa pero consistente, lo cumple.

Huele lo justo a lúpulo (Cascade, Mosaic y Simcoe) y es dulce y afrutada, con notas cítricas, cuerpo leve y paso fresco. Es verdad que es floja. Pero no es mala. Se puede disfrutar de beberlas, siempre que no esperes un pepinazo.

Es la versión “ale y con pelín de lúpulo moderno” de la rubia o la lager que todas las marcas suelen tener en su gama base, para que la gente pueda beber sin pensar, atraer a público sin ser demasiado agresivo y, en el fondo, vender muchos más litros, que ser “Independent” no significa no ser un negocio.

“Mi opinión en un Tweet:” La he bebido en cachi en Escocia, y está hecha para eso. Nota: Bien.

Lúpulo: El Dorado

Una de las más recientes apariciones en el panorama cervecero es la variedad de lúpulo El Dorado desarrollada por American CLS Farms LLC y puesta en el mercado apenas hace una década. Su linaje desciende de especialidades como Brewer’s gold, Bullion, Comet y Fuggle y tienen licencia para cultivarlo trece empresas del valle de Yakima en EEUU aunque no están obligados a centralizar las ventas (a diferencia de otras especialidades de CLS Farms (Medusa o Zappa).

La denominación El Dorado describe a la perfección las características de este lúpulo, como su oscuro origen (desarrollado en apenas dos años frente a los diez que suelen ser necesarios), esta variedad se caracteriza por un alto porcentaje de alfa ácidos (entre el 13 y el 17%) y puede ser usado para conseguir un amargor suave y equilibrado mientras que su uso como lúpulo de aroma otorga sabores frutales, tropicales y aromas de pera y frutos de hueso.

Aunque es una variedad muy versátil su mejor rendimiento está vinculado a la gama de cervezas pálidas y lupuladas, como IPAs, APAs, American Wheat o por supuesto NEIPAs donde sus características de aroma pueden destacar.

Ejemplos comerciales del uso de esta variedad los encontramos en la Go to Session IPA de Stone, la Reptilian Ibuprofano y en una de los primeros pack monovarietales de Brewdog, IPA is Dead lo usaban para una cerveza.

The Crafty Brewing Company Irish Red Ale

Las Irish Red Ale son un estilo en el que cuesta encontrar fácilmente “ejemplos de clase”. Quitando la O’Hara’s o la Porterhouse, pocas Irish Red irlandesas de las que nos llegan dan la talla en el estilo (y no, las más habituales en los bares de franquicia no la dan), y pocas no irlandesas se mantienen fieles a los parámetros.

The Crafty Brewing Company Irish Red Ale
Por eso nos gustó que en una de estas ofertas de cerveza de importación del Lidl trajeran esta marca “crafty”, elaborada por Rye River Brewing Company, con una referencia Red Ale. Y rojiza es, color avellana con espuma hueso, parda, no muy abundante pero compacta y de persistencia media.

El olor es agradable: frutos secos y caramelo. Y el sabor, muy equilibrado entre lo tostado y lo dulce, es casi crujiente, con caramelo, grano y cierta aspereza seca al final. Y todo ello en formato medio litro y con sólo 4,1% ABV.

Vamos, que como Irish Red Ale (pasándole la prueba del algodón o del BJCP) da la talla correctamente. Y si la acompañas de unos sándwich de ensalada de pollo, bien tostaditos, vas a acertar doblemente.

“Mi opinión en un Tweet:” Tiñe los bigotes de pelirrojo. Pruébalo. Nota: Bien alto.

La Cerveza en el Arte: Vincent van Gogh (3)

La Cerveza en el Arte: Vincent van Gogh (3)

Los museos virtuales tienen siempre sus puertas abiertas, y nosotros no dejamos de traer obras de arte de los más famosos pintores a esta pinacoteca en la que, el nexo común (como en todo en esta web) es la cerveza.

En este caso, no es en una cervecería, sino... In the Café: Agostina Segatori in Le Tambourin. O sea, la dueña del local, posando en su café, pero con una jarra de birra. La segunda que se bebe, por lo que analiza la web del Van Gogh Museum, de Amsterdam, donde se encuentra.

Y a donde os debéis dirigir entonces si queréis apreciar de manera física y no virtual este óleo sobre lienzo de 55,5 x 47 cm, pintado en 1887, época alrededor de la cual Van Gogh tuvo una breve relación amorosa con la susodicha Agostina, dueña de “La pandereta”.

Y con esto, nuestra ración de arte por hoy. Si quieres viajar por más museos, tiempos, lugares y espacios, te recomendamos seguir la lista de entradas sobre arte y cerveza ya publicadas. ¡Sin salir del salón de tu casa!

¿Es mejor la cerveza de grifo o de botella?

Esta pregunta, que si es mejor la cerveza de grifo o de botella, es una cuestión que seguramente ha surgido en alguna conversación cervecera, sobre todo en vuestros inicios y la discusión sigue sin tener una respuesta clara. No nos queremos poner de ninguna de las dos partes, porque es un poco como “¿A quién quieres más, a papá o a mamá?”, pero si queremos analizar qué características de los dos tipos de servicio pueden afectar a la cerveza.

¿Es mejor la cerveza de grifo o de botella?
Por ejemplo, sabemos que la luz del sol no le sienta bien a la cerveza, por ello para la conservación los barriles (y las latas) protegen mejor que las botellas al ser opacos. Además al dejar muy poco espacio libre en el interior las opciones de que la cerveza se oxide (y envejezca peor) son mayores en el caso de las botellas, ya que cada botella tiene un espacio con aire (a pesar de los barridos de CO2 que se hacen al embotellar).

Otro punto a tener en cuenta es la carbonatación: el fabricante controla el nivel de gas de su cerveza en ambos envases; pero cuando el hostelero la sirve desde el barril puede ajustar la cantidad de “ácido” que usa modificando los parámetros del fabricante tanto en su nivel de CO2 como en su sabor, no así con las botellas que están tal cual fueron “diseñadas” por el productor.

Sobre la temperatura de servicio: la cerveza de barril pasa por el serpentín que la enfría (normalmente a temperatura para la cerveza Lager que estamos acostumbrados a consumir en España). Que te la sirvan a la temperatura adecuada no siempre es fácil (ya que los equipos suelen estar regulados para servir la cerveza que pasa por sus serpentines realmente frescas). Pasa un poco lo mismos con las cámaras frigoríficas de las botellas, que tienden a la temperatura “mínima común”. La ventaja con la cerveza en botella es que puedes sacarla antes y abrirla justo cuando creas que haya alcanzado la temperatura que desees, si esperas con una caña ya servida va ir perdiendo gas mientras...

The Beer Times (342)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Terrazas en tres, dos uno… Pero hasta que las pongan te da tiempo hoy a leer el dominical con estos enlaces sobre cervezas.