Música de Anuncio: Acto I. Alma

Un año más, la campaña de publicidad cervecera más importante del verano llega. Pero este año con un cambio de estilo radicalmente diferente. Pasar de contar historias de amor a ritmo de pop en las playas del Mediterráneo… a contar (con una estética visual muy buena, todo hay que decirlo) de manera un poco agobiante cómo nos cargamos ese mar.

Por su título promete que veremos más. Pero estaría mejor, si tanto les preocupa el medio ambiente, que hiciesen más políticas de reducción de residuos, de no uso de plásticos o, incluso, de no defraudar a Hacienda tanto, con lo que se podría hacer más de lo que se reclama en la canción Alma de Maria Rodés.


Samuel Smith Pure Brewed Organic Lager

Con ese nombre cortito (nótese la ironía) nos llega algo que, por lo menos, ha quedado bien definido: la rubia lager, elaborada 100% con ingredientes ecológicos, de una de nuestras marcas fetiche inglesas: Samuel Smith.

Samuel Smith Pure Brewed Organic Lager
Una cerveza que, además, viene en formato de 355ml o 550ml. Unos formatos que nos gustan porque te regalan un trago; a diferencia de los de 44cl o 47cl, que sentimos que nos lo quitan. Y con sólo 5% ABV, muy en la media de las lager habituales. Por si todo esto no fuese suficiente, es apta para vegetarianos y veganos.

Es una cerveza rubia clara, con mucha burbuja. Además tiene una corona de espuma blanca abundante, con buena persistencia y pegajosidad. Olor y sabor maltoso, con equilibrio amargo pero rico. Muy ligera.

La cosa es, siendo una marca inglesa, el que se pongan a hacer estilos alemanes es de nuestras cosas menos favoritas. Pero no les ha quedado mal del todo, oye. Si estás en Tadcaster y quieres beber una lager local, es ideal.

“Mi opinión en un Tweet:” Si nos dan un pasaporte a prueba de brexit, podríamos beberlas allí. Nota: Bien.

¿Cómo reconocer los campos de cereales? (Desde lejos): Avena

Hoy vamos a hablar del aspecto que tienen los campos de cereal de secano que nos faltaba: La avena. Avena sativa es su nombre completo (y su nombre científico). Y aunque es más abundante que el centeno, en Castilla, al menos, es menos frecuente verla porque tolera mal las heladas. Su uso es principalmente forrajero (por mayor rendimiento y grano de alto valor nutricional), pero en la cerveza se usa mucho en estilos como las Oatmeal Stout o las IPAs más modernas.

¿Cómo reconocer los campos de cereales? (Desde lejos): Avena
En los campos, cuando ha madurado, se reconoce bastante fácil. Su inflorescencia es en panícula (es un racimo de racimos) de flores cubiertas casi completamente por las glumas, con espiguilla colgantes. Los granos están envueltos con aspecto de múltiples campanillas colgantes.

El color de los campos al principio puede ser parecido al de los otros cereales, aunque de un verde no tan amarillento como el de la cebada. Pero cuando empiezan a verse las espiguillas, estas destacan en seguida, primero de un verde pardo, y luego, al secarse, de paja pálido.

Da un aspecto alto y salvaje, esponjoso, punteado de motitas, tanto cuando está a punto para la siega como cuando está verde. Y ojo, porque a veces se cultiva junto con otros cereales, como el centeno. ¡No os dejéis confundir si están mezclados!

Relato: Una cerveza, por favor

Varios de los autores del blog (por no decir todos) somos ávidos lectores y consumidores de literatura en general (prosa, ensayo, poesía, teatro, cómic…). Y ni que decir tiene que nos gusta escribir también. Es obvio. Escribimos aquí y allá, sobre cerveza. Pero también escribimos de otros temas. Y hasta hemos ganado algún premio que otro, editado un par de libros de poesía o aparecido en alguna antología.

Relato: Una cerveza, por favor
Pero también hay obras que hacemos que no ven la luz. Como esta que os queremos traer hoy, ya que tiene como temática la cerveza. Rodrigo Valdezate la presentó al XXII Certamen Literario de Relatos Cortos de la Asociación Literaria y Cultural "Café Compás" de Valladolid, al que se presentan en torno a 400 relatos y cuya temática este año era “Una cerveza, por favor”, pero no ha resultado seleccionada.

Así que, por aprovechar el texto, ya que nos parece bueno, queremos compartirlo con vosotros aquí, en este Jardín. Os dejamos el principio, y un enlace para descargar el relato corto completo, si queréis leerlo y ver cómo acaba. ¡Esperamos que os guste!

Una cerveza, por favor.


   –¡Me encanta! –digo tras dar el primer sorbo–. Parece que llevaba una eternidad sin beber una cerveza. ¡Qué rica está, por dios!
   –No creo que haya nadie aquí al que no le guste –contesta mi compañero de barra mirando alrededor mientras apura los últimos tragos de su jarra. Luego la deja en la superficie de mármol del mostrador, bien iluminada y bajo una luz cenital, donde parece quedar flotando sin tocar la barra. El líquido dorado que aún queda en el fondo resalta brillante, incluso frente al cristal de la vajilla o la superficie blanca sobre la que reposa.

  Me quedo mirando las marcas que ha ido dejando la espuma en la jarra. Anillos que cuentan el paso del tiempo entre cada trago como hacen los anillos de un árbol. Cada uno enmarcando una historia, un momento, un año de la vida, que avanza inexorablemente hacia el final. No sé si mi compañero de barra me sigue hablando, porque ensimismado en mis pensamientos voy retrotrayéndome a un tiempo en el que todavía no me gustaba la cerveza.

   Jugaba en el pueblo, recuerdo, un verano de hace muchos años. Aún demasiado crío para sentir atracción por aquellas cosas que luego ocuparían un lugar predominante en mi vida. Trabajo, bares, mujeres, sexo, alcohol. En ese momento lo que más me apasionaba era que había descubierto una ladera donde la arena era tan fina y brillante que parecía polvo de oro, y se deslizaba por la pendiente suavemente, creando corrientes iridiscentes amarillas y doradas.

   Cuando no estaba con los amigos yendo en bicicleta al río o cazando renacuajos, que abundaban en las charcas y en el pilón antiguo del pueblo, me gustaba ir a esa ladera. La mina secreta, la llamaba. Allí recogía las vetas más finas y delicadas de esa preciada arena, un tesoro que luego escondía en un agujero entre las zarzas.

   Quizá he recordado aquello ahora inspirado por el color dorado de la cerveza. Pero lo cierto es que fue aquel verano cuando la probé por primera vez. Tal vez sea por eso por lo que he revivido aquellas vivencias aquí, mientras bebemos en la barra de este bar tan absurdamente grande y luminoso, sobre todo comparado con los tugurios que he frecuentado durante toda mi vida, oscuros y borrosos como sus recuerdos.

(...)

Haz clic aquí para leer el relato “Una cerveza, por favor” completo.

Últimas Ferias Madrileñas

Estas semanas han sido una buena paliza de ferias a los que nos movemos por los Madriles. Se han juntado en tres fines de semana casi consecutivos tres ferias de carácter muy diferentes: BeerMad, Sanse y BeerKas.

Últimas Ferias Madrileñas: BeerMad
La primera, BeerMad, que tras cinco ediciones está situada en el top de ferias cerveceras de la capital tuvo este año como principal reclamo su vuelta a pleno centro de Madrid. Además, centró la oferta cervecera en marcas de la zona centro de la península, y optó por no cobrar entrada.

Obviamente todo tiene sus pros y sus contras. El apostar por cerveceras cercanas tiene sentido ya que si las marcas toman una feria como lugar para darse a conocer (a lo que ayuda el no cobrar entrada, ya que así se acercan más “curiosos”) lo suyo es que luego les pille posible tener presencia en esa zona.

Pero claro, a veces la cercanía no es un criterio de calidad. Por lo que preferimos que se abra la mano con esto y que haya mejores cerveceras. Pero de cosas que el público pueda seguir encontrando si les gusta. El público que llenó, por cierto, el evento, hasta hacer colas impracticables, al no cobrar entrada. ¿No será mejor que dejar fuera a la gente cobrar una entrada razonable para equilibrar el interés y el aforo?

En la segunda, la tercera Feria de la Cerveza Artesanal de San Sebastián de los Reyes, volvimos a acercarnos a este municipio vecino de Madrid para la feria que, dentro de su situación periférica, es todo un éxito a nuestro parecer.

Debate: Permanencia en el Mercado de las Cervezas Lupuladas

El debate que hoy os traemos es un debate interno de El Jardín del Lúpulo que queremos compartir para conocer la opinión de los lectores. Pero necesita una explicación previa sobre una de las líneas editoriales más importantes de esta web y sus reseñas.

Una de las prioridades que buscamos en las cervezas que publicamos (aparte de que consideremos que merecen que se las mencione), es que no sean “flor de un día”. Que si reseñamos la nota de cata de una cerveza, esta tenga relevancia un par de meses después, preferiblemente años. Vamos, que la cerveza se vaya a seguir encontrando. Poco sentido tiene tener ahí publicada la opinión de una cerveza que jamás podrá volver a probarse. ¿A quién le importa eso?

Por ello, el método de trabajo habitual es tomar las notas de cata, y un tiempo prudencial después, si la cerveza sigue en el mercado, publicarlas. Y claro, eso descarta muchísimas de las que hemos bebido y han desaparecido del mercado (por su falta de calidad, su carácter colaborativo o limitado, o por lo que sea…). Por lo que a la hora de elegir sobre que hablar, muchas quedan fuera.

Y nos hemos dado cuenta de que esto pasa en mayor medida con las cervezas lupuladas. Las recetas de cervezas oscuras o maltosas parecen mejor pensadas o acaban teniendo una presencia más continuada en el mercado (a pesar de ser muchas menos) que las de tipo IPA o similares. En este campo, las baldas, las neveras y, por tanto, nuestras libretas, están llenas de cervezas que ya no están más a la venta y por tanto no vemos el sentido de compartir. ¿Acabaremos si sigue así llamándonos “El jardín de la malta”? ¡Lo dudamos! Pero… ¿Los que bebéis “a largo plazo” coincidís en nuestras apreciaciones? ¿Es más fugaz esta parte del sector?

The Beer Times (300)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

A un par de semanas de que le sustituya el dominical veraniego, nuestro querido y longevo suplemento semanal “The Beer Times” cumple 300 ediciones. Trescientos domingos viniendo hasta vuestras pantallas lleno de enlaces sobre cervezas.

St. Peter’s Old Style Porter

Los clásicos nunca fallan. Aunque sean clásicos modernos, ya que St. Peter’s es una pequeña cervecera de relativamente reciente creación, al sur de Norwich. Pero su amor por los estilos tradicionales ingleses se ve en cada elaboración.

St. Peter’s Old Style Porter
Y esta Porter, denominada al “Viejo estilo” (por mezclar una cerveza joven con una más madura), da todo lo que el estilo promete: de color negro translúcido, coronada por una espuma beis escasa y no muy duradera, pero sin perder su buen aspecto inglés, llenando la pinta.

En boca tiene buen equilibrio en su principio amargo y cuerpo dulce, con fuerza y persistencia. Sabores intensos a café y regaliz en el trago. Y todo ello con sólo 5,1% ABV. Lo cual no está nada mal, ¿no? A nosotros por lo menos nos gusta.

Y si la bebes (a pintas) a una buena temperatura (de bodega o sólo un poco más fresca) y la acompañas de buenos maridajes para una cerveza porter (el tradicional “pork pie” o una empanada, por ejemplo)… entonces ya pasa de buena a cojonuda.

“Mi opinión en un Tweet:” Clásica pero básica. El negro nunca pasa de moda y hace fondo de armario. Nota: Sobresaliente.

Ampliación de Glosario (14)

Sabéis que de vez en cuando nos damos cuenta de que nuestro "pequeño" Glosario Cervecero tiene carencias. Generalmente porque un lector va a buscar algo y no lo encuentra, y nos escribe quejándose. ¡Lo cual nos parece bien porque nos permite completarlo y mejorarlo!

También sabéis que cuando hacemos una ampliación le dedicamos una entrada, y solemos añadir tres nuevos términos con algo en común. Esta vez va a ser solo dos (porque o cedíamos en el número o uno de ellos no iba a tener algo en común). Así que aquí tenéis dos cervezas ácidas y oscuras belgas:

Flanders Red Ale: El estilo conocido como Roja de Flandes es una cerveza de fermentación mixta de carácter frutal, bastante ácida y de final seco, que podría parecerse en muchos aspectos más a un vino tinto (picado) que a una Ale tal y como las conocemos. Se realiza con un blend (o mezcla) de cervezas jóvenes y viejas, maduradas en madera, para controlar la acidez.

Oud Bruin: El nombre de Oud Bruin de este estilo de cerveza de fermentación mixta ya nos indica su color oscuro, tostado, y su añejamiento. De acidez menos marcada ni agresiva que en las Rojas de Flandes, el carácter de la malta está más presente, dando aparte de notas frutales a caramelo o chocolate.

Tatuajes cerveceros (17)

Otra nueva entrega de los tatuajes sobre cerveza que os recopilamos, con la inestimable colaboración de nuestros lectores, amigos y seguidores en las redes sociales. Que se tatúan desde lúpulos a botellines, e incluso grifería cervecera.

Tatuajes cerveceros (17)
Como Monti Òc, de Vielha (el principal municipio del Valle de Arán) que tiene 30 años y trabaja en el mundo de la birra artesana. Tiene junto con unos compañeros dos bares que se llaman REFU Birreria (no nos extraña que se tatúe en beer-tap).

Además, elaboran su propia birra allí, en su fábrica. Y dice que empezó en la esto de la birra por los colegas, y que se metió a fondo por pasión. La verdad es que es un lujo poder currar en lo que te gusta… ¡tanto como para tatuártelo!

Bueno, y con este ya casi estamos llegando a la mitad del recorrido de esta sección. Pero puede alargarse mucho más si otros lectores os animáis a haceros tatuajes cerveceros o a mandarnos fotos de los que ya tenéis. ¡Larga vida a los beer tattoos!

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Hefeweizen?

Si ayer os hablábamos de una cerveza alemana de trigo sin filtrar (lo que se puede conocer como Hefeweizen, Weissbier, Weizenbier…) hoy os vamos a proponer maridajes con los que combinar esta cerveza. Y para ello, lo más importante es tener en cuenta que es una cerveza con un perfil suave y predominantemente dulce, con importantes notas de cereal y aroma a plátano y clavo.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Hefeweizen?
Por lo que combinará bien con comidas ligeras que acepten el dulce, como ensaladas vegetales o pescados ligeros. También con platos con salsas cremosas, como una pasta con queso. Y si hablamos de queso, el queso de cabra es un buen maridaje.

También es un gran acierto apostar por la tradición y combinarlo con los platos más típicos de la gastronomía alemana, origen del estilo: codillo o salchichas, acompañadas de Kartoffelsalat. Especialmente nos gusta con las Weißwurst. Pero si no tienes a mano, también queda bien con jamón de York. En serio.

Y, al ser dulce, no se lleva mal con los postres. Pero mejor con postres no muy intensos, como una macedonia o un helado. ¿Qué os parece? ¿Habéis probado alguno de estos maridajes? Si conocéis alguna otra propuesta de maridaje de comida con cerveza de trigo alemana, dejadla en los comentarios.

Patronus Weissbier

De la marca alemana Perlenbacher y elaborada con esta denominación (que comparte nombre con un hechizo de la serie de Harry Potter, pero que se invocaba como “Expecto Patronum” y servía para ahuyentar a los Dementores) para una cadena de supermercados, tenemos esta cerveza de trigo.

Patronus Weissbier
La verdad es que es una marca que, a muy bajo precio, hace las cervezas de estilos alemanes (como su Märzen Festbier) muy bien, muy fieles al estilo. Y esta Weissbier no es menos. De color ámbar anaranjado, algo apagado, y muy turbia por la levadura, como ha de ser.

Quizá la espuma sea su punto flojo. Porque aunque empieza abundante (y blanca), enseguida se reduce. Su baja persistencia hace que al final quede muy poca. Pero su punto fuerte es que huele y sabe a Weissbier: trigo y pan, plátano, clavo… ¡Todo lo que hace una Weizenbier! Dulce, pero sabrosa. Con 5,5% ABV.

Quizá no sea para tirar cohetes. Y desde luego no es un estilo que esté de moda. Lo turbio se lleva en cosas lupuladas, no en “naturtrüb”. Pero si llenas un vaso alto con esta cerveza a unos 6-10 ºC, como recomiendan, puede servirte de almuerzo bebible y apetitoso.

“Mi opinión en un Tweet:” Espero Patronus, Harry, por lo menos para beber algo. Nota: Bien.

The Beer Times (299)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Rozando un tricentenario os traemos otro domingo más el periódico semanal que viene repleto de enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (53)

Vivimos en un mundo cada vez más tecnológico y moderno. Quizá en el futuro los robots dominen el mundo y las máquinas nos ordeñen en Matrix. Beberán licores aceitosos y se les subirán los 0 y 1 a la cabeza. Pero hasta entonces…

Seguiremos bebiendo cerveza y las máquinas estarán a nuestro servicio. Y las usaremos para aplicaciones cerveceras tan… absurdas… como estas. Pero mientras mandemos nosotros ¡es lo que hay!