Mahou-San Miguel adquiere el 100% de Nómada

Un rumor que llevábamos un tiempo escuchando parece que tiene por primera vez una confirmación “oficial” (aunque un poco oficiosa) en redes sociales, por parte de la Community Manager que llevaba las mismas de Nómada Brewing.

Mahou-San Miguel adquiere el 100% de Nómada
Y es que el proyecto iniciado hace una década por Javier Aldea, Sami Claret y Ramon Sorribes, y en el que el grupo Mahou-San Miguel participó ya con un 40% cinco años después, en 2016, está ahora completamente bajo el control de dicho grupo, parece ser.

Desconocemos qué planes tendrá la cervecera para su marca artesana ahora en propiedad, a falta de un comunicado oficial. Esperamos que sigan apostando por productos diferentes y mantengan las cervezas que han posicionado a Nómada durante años como una referencia en el panorama craft. Y a la vez, que no dejen de sacar productos nuevos y experimentar con nuevos estilos.

Pero nos tememos que una vez los fundadores que restaban (Javi y Sami) estén fuera de la dirección del barco Nómada, las políticas de producción cambien de rumbo sensiblemente. ¿Será a mejor o a peor? El tiempo nos lo dirá, suponemos. ¡A ver si al menos significa que la vemos más, y no menos!

Quesos lavados con cerveza

Una cosa que se ve bastante en el mundo cervecero es la aparición (generalmente asociada a alguna marca elaboradora artesana) de quesos “lavados con cerveza”, y eso nos hizo preguntarnos: ¿A qué se refieren con eso?

Pues este proceso de elaboración consiste habitualmente en que, durante la maduración del queso, se lava su corteza con cerveza para limpiarla, evitando así la aparición de mohos, de manera que el sabor (y el color) va atravesando la corteza e impregnando el queso.

Otros, como el Cremosuco que se hace con la 942 de DouGall’s, en las primeras fases de su elaboración se sumergen completamente en cerveza durante cinco días, para que la levadura de esta actúe también sobre el queso y no solo sobre la corteza, transmitiendo sus toques ácidos y amargos.

Hay otros quesos, no exactamente con la corteza lavada, que usan cerveza antes, para lavar la cuajada. O como ingrediente en pequeñas cantidades. Pero lo más habitual es lo anterior, que durante el refinamiento y la maduración, su exterior se trate para mejorar su conservación y darle carácter.

La Cerveza en el Arte: Wilhelm Bendz

La Cerveza en el Arte: Wilhelm Bendz

Hoy, en nuestra pinacoteca virtual, os traemos este precioso cuadro que recoge cómo, a la luz de las velas, un grupo de artistas se reúne para charlar, fumar en pipa, comer y beber cerveza. No podía menos, ya que quedan en Baviera. ¿Alguien se imagina una reunión así sin cerveza?

Aunque, atendiendo al título de “Artists in Finck's Coffee-house in Munich” quizá deberían estar tomando café. Pero bueno, eso lo harían de día. Aquí ya es de noche y la iluminación interior (preciosamente marcada por Wilhelm Ferdinand Bendz) invita más al consumo de cerveza.

También es verdad que si no fuera por ello, este cuadro de 1832 no aparecería en esta sección. Y tampoco os contaríamos que es un óleo sobre lienzo, de 94,8 x 136,6 cm, o que lo podéis contemplar en el Thorvaldsens Museum de Copenhague. Por si vais cuando se pueda viajar.

Y si sois unos estudiosos del arte europeo de principios del Siglo XIX podéis jugar a reconocer a los artistas retratados fielmente como parte del público de la cervecería, incluyendo al propio Wilhelm Bendz o a sus compañeros de parranda Joseph Petzl, Thomas Fearnley o Christian Morgenstern.

Videojuego Simulador de Elaboración de Cerveza

Nos ha llamado mucho la atención esta noticia. Tanto, que en lugar de dejarla para las secciones de fin de semana vamos a dedicarle una entrada propia hoy. Y es que está programado para el año que viene el lanzamiento de un simulador de elaboración de cerveza a nivel artesano, para consolas.

Videojuego Simulador de Elaboración de Cerveza
En él podrás recrear en tu Playstation (o Xbox, PC o Nintendo Switch) los diferentes procesos que conlleva hacer cerveza, adaptando los parámetros para clavar las recetas… y parece que hasta pasando a la profesionalización con todo lo que ello requiere.

Han compartido ya un vídeo a modo de tráiler donde se puede ver la parte más de aprendiz del proceso, haciendo una IPA con extracto de malta. ¡Esperemos que en la versión final puedas llegar a hacer NEIPAs y enlatarla, porque si no no van a vender nada!

Pero sí, parece que la cosa va de eso: empezar con los pasos básicos del homebrewer y acabar elaborando nuevas recetas y haciéndolas en fábrica, pasando por participar en concursos y todo lo que ello conlleva. ¡Os contaremos más cuando lo lancen y juguemos al Brewmaster! Ahora os dejamos con el vídeo:

Dinkelacker Alkoholfrei

Ya sabéis que no dejamos de darle importancia a la búsqueda de cervezas sin alcohol cuyo sabor merezca la pena, y nos den la oportunidad de beber y disfrutar de nuestro amado líquido, pero sin los perjuicios que acompañan al consumo de alcohol. Y por eso bebemos tanta “sin” como se nos cruza, en busca de aquellas que podamos incluir entre las mejores cervezas sin alcohol.

Dinkelacker Alkoholfrei
La pega es que no es fácil. Y esta alemana, de Dinkelacker, no está entre las excepciones. Pese a que su color es bonito: dorado brillante y limpio. Pero la espuma ya revela un aspecto feo y una persistencia baja, no tan agradable.

Y aunque la primera impresión no es mala, con aroma a cereal y grano (no tan empalagoso como tras) y un sabor aparentemente equilibrado, en seguida destaca el dulce sobre el amargo y acaba cansando y sabiendo peor según coge temperatura.

Vale que no tiene alcohol (pone que es 0,0% ABV), pero tampoco es muy recomendable para disfrutar. Aun así, es más sabrosa y alimenticia que el agua y menos mala que un refresco, así que tampoco vamos a decir que no te la tomes si te apetece.

“Mi opinión en un Tweet:” Si borrachos habéis bebido cosas peores, sobrios podéis con esto. Nota: Suficiente bajo.

The Beer Times (377)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Acaba la semana santa y en este domingo de resurrección, reaparece el dominical de los enlaces sobre cervezas.

Música de anuncio: Espinàs

En estos tiempos de cierres perimetrales y confinamientos, no nos quedan más… remedios… que hacer turismo de interior y aprovechar para recorrer nuestras tierras y consumir productos locales, preferiblemente de kilómetro cero. ¡Algo bueno habría de tener!

Y apelando un poco a ese espíritu, esta canción de un anuncio de cerveza va en esa línea. Al menos es lo que afirman en la letra sus intérpretes, Vàlius, que se recorren todas sus comarcas en la canción Espinàs, versionada de I've Been Everywhere.

Bernard Amber Lager

Las cervezas checas que más nos suelen llegar a España es porque tienen detrás (o han sido adquiridas por) una gran multinacional. Pero en este caso no es de las grandes-grandes, ya que pertenece al grupo de Duvel Moortgat. Y ese grupo siempre ha cuidado a la selección de marcas de su catálogo.

Bernard Amber Lager
Y aquí nos trae su Amber Lager (dicho en “internacional”) o su Jantarový Ležák 12° (dicho en “checo”). Una cerveza que como su nombre indica es oscura, pero sin llegar a negro. Cobrizo. Hasta la espuma tiene ligero color, como si hubiese tomado un poco el sol.

En el aroma destacan sin demasiada fuerza las maltas, sobre todo las que le dan ese toque de caramelo al olor y al color. También lo notas (y más) en el sabor cuando bebes. Dulce y rica de entrada, con más tostado y amargor en el medio del trago. Bastante satisfactoria en su conjunto.

Además, resulta muy bebible, pese a no carecer de intensidad. Y con un alcohol moderado, de 5% ABV, está en el punto adecuado para poder beber sin acabar perjudicado. Tal vez no a llegar al consumo per cápita checo, pero sí a poner algo de nuestra parte.

“Mi opinión en un Tweet:” Es como el segundo desayuno hobbit, pero de República Checa. Nota: Notable.

Carta de Aromas: Huevo cocido

En general cuando en una cerveza, pese a ser un producto que se ha hervido a su vez, encontramos aromas que nos recuerdan a otros alimentos hervidos, no suele ser bueno. Y los componentes azufrados que podemos encontrar entre los volátiles son uno de ellos.

El aroma sulfhídrico, proveniente del sulfuro de hidrógeno, puede recordarnos al olor que desprenden los huevos cocidos en pequeñas cantidades. Si su presencia es mayor, parece más el aroma de los huevos podridos o de aguas residuales estancadas.

Vamos, nada agradable de reconocer. Ni de entrenar previamente. Pero como todos aspiramos a convertirnos en grandes catadores, recomendamos cocer un par de huevos, dejar otro par unos meses a la intemperie y aspirar los efluvios de los desagües de la casa (esto último ya opcional) o de las bayetas húmedas.

Y si lo que queremos es aprender a corregir este defecto en la elaboración, tenemos que vigilar si es necesario el perfil del agua que usemos y dejar que la levadura haga su trabajo de metabolismo tranquilamente, de manera que escape con el CO2 que produce.