Cine y Cerveza: No es país para viejos

Cormac McCarthy es un reputado escritor americano ganador de un Pulitzer y autor de numerosos títulos que han tenido adaptación a la gran pantalla tales como “La Carretera”, “Hijo de Dios”, “Todos los caballos bellos” o la que revisamos en esta ocasión “No es país para viejos”.

Cine y Cerveza: No es país para viejos
Los hermanos Cohen fueron responsables de contar en imágenes una historia que se desarrolla en la frontera entre México y EEUU con un espléndido Javier Bardem haciendo de asesino a sueldo, Tommy Lee Jones en el papel de un curtido Sheriff de un pequeño pueblo y Josh Brolin interpretando a un cazador ante la oportunidad de dar un vuelco a su vida.

En este lugar, despiadado y hostil, donde los cárteles imponen su ley y la vida vale menos que una bala, Llewelyn Moss (Brolin) es perseguido por Anton Chigurh (Bardem), quien tiene como encargo recuperar un maletín con dinero de una venta de drogas que salió mal.

La escena que nos interesa tiene lugar en un hotel barato donde Llewelyn se refugia mientras espera a que se calmen las cosas. Tras haber atravesado el desierto y sobrevivir a tiroteos, el cazador se encuentra en la piscina con otra clienta del hotel y la conversación pivota en torno a la cerveza. La mujer invita al cazador a tomarse una fría, pero él de manera bastante educada rechaza la oferta, disculpándose con “No, señorita, sé a qué lleva beber cerveza” a lo que su interlocutora responde “Sí, a beber más cerveza”, el plano funde a negro y nos quedamos con una enigmática sonrisa en el rostro de Brolin.

 

El cambio de escena deja a nuestra imaginación saber qué puede haber pasado en esa piscina con unas cervezas en un día caluroso y con pocas cosas que hacer salvo esperar. Y vosotros, lectores, ¿tenéis claro que una cerveza lleva “sólo” a beber otra cerveza o hay historias que empiezan con una botella fría e inesperada?

Kushim: el primer nombre de la Historia

Viendo el otro día Saber y Ganar descubrimos un hecho que desconocíamos y que nos pareció digno de compartir con nosotros. Y es el primer nombre propio, de persona, que tiene registro histórico la humanidad. Imaginamos que ya los cavernícolas tenían nombres que les identificaban unitariamente, pero hemos de esperar obviamente a la invención de la escritura para tener constancia de uno de ellos.

Kushim: el primer nombre de la Historia.
Y el más antiguo que se ha encontrado es este, Kushim, un sumerio de la segunda mitad del cuarto milenio antes de Cristo (3400–3000 a.C., hace más de 5000 años). Su nombre aparece en una tablilla de arcilla, en escritura pictográfica cuneiforme (era lo que se llevaba entonces), y es el primero que conocemos.

¿Y qué tiene todo esto que ver con la cerveza? Pues que dicha tabilla reza, de derecha a izquierda: “29.086 medidas de cebada 37 meses Kushim”, registrando lo que parece ser una gran transacción de cebada para elaborar cerveza, hecha en un plazo de tres años y pico, y registrada por el susodicho Kushim.

Se especula (por supuesto, nadie de la época nos lo puede confirmar) con que Kushim pudiese ser el nombre del maestro cervecero, o más probablemente de un contable o administrador que anotara las transacciones. Lo que está claro es que la cerveza era lo suficientemente importante para necesitar que alguien con nombre propio diese fe de todo esto y marcar un acontecimiento histórico.

Abridor Chapa Identificación Militar

Un buen soldado está siempre preparado para todo. Está entrenado para ignorar el dolor, las condiciones climatológicas, vivir de lo que da la tierra, y beber cosas que harían vomitar a una cabra. Un digno defensor de sus valores.

En este caso, del valor de beber cerveza en cualquier situación. Y por ello debe llevar siempre a mano un abridor (aunque de carecer de él podrá abrir chapas con su cuchillo de combate, su bayoneta, su mechero o cualquier esquina de banco o mesa).

Pero si en su chapa de identificación colgada en el cuello (llamada en inglés “Dog Tag”) lo lleva incorporado, como esta, así no estará nunca en apuros si la misión incluye abrir una cerveza. Y toda misión que se precie incluye eso al final, al menos.

Mejor ir bien preparado, sin duda alguna. Así que ya podéis ir encargando el vuestro y grabándole vuestro nombre. De esta manera vuestros amigos no podrán antojarse de él y birlároslo. O, al menos, será bastante cantoso si lo hacen.

Steam Brew Imperial Stout

La distribución a nivel nacional de la mano de una cadena de supermercados, por primera vez en España, de estas cervezas alemanas pero de corte más moderno y artesano ha hecho que las veamos en muchas redes sociales y fotos. Así que hemos de comentarlas juntando nuestra experiencia reciente con nuestras reseñas de 2018, cuando nos las trajeron de Alemania.

Steam Brew Imperial Stout
Hoy toca reseñar la Imperial Stout. Curiosamente, la de menos alcohol de la primera tanta que conocimos. Tiene 7,5% ABV, por debajo de la Imperial IPA y la German Red. Pinta floja, ¿no? Veamos… Al servirla el color tampoco es opaco. Es negro, muy oscuro. Pero no opaco. Aun así, con su espuma beis densa y fina, abundante, tiene buen aspecto.

En cambio, el aroma y el sabor no dan la talla de Imperial Stout. Esta cerveza de Eichbaum se queda corta. Vale, es tostada y levemente cafetosa, pero poco. Pareciese que a estos alemanes les han dicho que este estilo es “negro y alcohólico” y han hecho una Dunkel Bock. Que ni llega a amarga, porque sólo tiene 23 IBUs.

Pero, como dijimos cuando comentamos su hermana más amarga, hay que recordar que vale menos de 1€ la lata bonita y steampunk de medio litraco. Sale bastante más barata que una Heineken de 33 cl en proporción. Por ese precio no se pueden pedir peras al olmo, sino conformarse con algo mejor que sus alternativas similares. Y ahí está.

“Mi opinión en un Tweet:” ¿Si te la imaginas como la mitad de una litrona negra de 2€ te gustaría más? Nota: Suficiente alto.

The Beer Times (354)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

¿Habéis puesto en hora los relojes? Que el toque de queda no os pille por ahí, sino en casa leyendo este semanal que os trae enlaces sobre cervezas.

Noticias de Cerveza en Prensa Generalista (40)

Cuando recopilamos en esta sección noticias de la prensa que hablan sobre cerveza, nuestra intención sobre todo es destacar la visibilización del producto, su normalización paulatina y recoger también el lado más “divertido” del enfoque periodístico. Pero esta vez nos vamos al lado opuesto: ver lo mal que se conoce y trata.

Por ejemplo, este titular: “Heineken España desvela el ‘ingrediente secreto’ de sus cervezas: el sol”. Cualquier aficionado de verdad a la cerveza sabe que aromas y sabores aporta el sol a dicha bebida. Así que a lo mejor es verdad que lo hacen con la Cruzcampo

Marca que, sin embargo, aparece en un estudio como la marca de cerveza española más valiosa sobrepasando a Mahou en el ranking. Debe ser todo mérito de su Community Manager, imaginamos. Nuestros dieses a su trabajo.

Y para acabar, cuando le quieren dar el toque “divertido” pero vamos, más bien casposo, van y hacen cosas como esta. El invento estaría bien si fuese un poco más pequeño. Pero vamos, con ser previsor y tener el frigo bien relleno, basta. Y no, no hace falta enfriar la cerveza a 2ºC. Ni a “glacial”, jejeje.

La Virgen Chocobollo

¡Hay que ver que despiste! Durante el confinamiento llegamos dos veces tarde a nuestra sección trimestral de cambio de estación… ¡Y resulta que nos olvidamos de publicar, como prometimos, la última “demócata” que elegisteis! Por suerte un lector se ha dado cuenta cuando anteayer actualizamos la sección y nos ha avisado.

La Virgen Chocobollo
Así que hemos rebuscado en la libreta a ver qué bebimos a finales de marzo, y allí estaba, anotada. Y pone que es negra, opaca, pero con espuma escasa de color beis o marrón claro. Y que huele rico, maltoso y tostado. Pero con un leve toque de disolvente.

También sabe bien. Es amarga pero sin pasarse. Se nota el cacao que lleva, y las maltas oscuras. Da calor, con sensación alcohólica (tiene 11% ABV) y algo punzante incluso. Porque es una cerveza potente.

Tanto, que por una vez agradecemos que el formato de esta cerveza madrileña sea de 25 centilitros (nosotros, amantes del “cuanto más grande mejor”), que no se hacen ni muy cortos ni muy largos. Quizá en 355 mililitros, por ejemplo, llegase a cansar…

“Mi opinión en un Tweet:” No tan bollo como choco. Nota: Notable bajo.

Moda Cervecera: Home-Brewer

Ser Homebrewer significa eso, que en usas tu hogar (home) para hacer cerveza (brewer). Y sabemos que muchos de los que nos leéis lo hacéis. Es una afición bastante extendida entre los que bebemos cerveza (igual que cocinar entre los que disfrutan comiendo, imaginamos).

Por eso, si eres uno cervecero casero (o homebrewer), esta camiseta estamos seguros de que te gustará. Bueno, quizá la prefieras en negro. Y menos entallada. Pero también hay esas versiones, no te preocupes.

Y es que hay que reconocer que el diseño es muy bonito a la par que sencillo. Al menos a nosotros nos ha gustado mucho. ¿Tú te la comprarías?

Pues si prefieres una que tú ya tengas, puedes mandarnos una foto (o enlace a la tienda) y procuraremos compartirla aquí, en la sección de Moda Cervecera, para que los demás fanáticos de la birra la vean.

Elige la Cerveza a Catar (20)

Hacía mucho que no dejábamos en vuestras manos el elegir una cerveza que ver reseñada en El Jardín del Lúpulo con celeridad, premura y saltándose los criterios editoriales de publicación que solemos mantener.

Así que no queremos que pase más tiempo sin que vuestra opinión sea tenida en cuenta y os traemos de nuevo tres botellas de Stout, que el cuerpo parece que nos pide algo negro en estos días de lluvia y viento.

La mecánica es fácil: dejamos una encuesta y votáis. La que más votos reciba tras los dos días de plazo será degustada, anotada y su reseña publicada en esta web tan pronto como podamos. Y si no puedes votar, ponlo en los comentarios, que también cuenta. ¡Somos demócatas! ¡Tú eliges, nosotros bebemos!

Rogue Outta Line

West Coast IPA. Ya parece cosa del pasado, pero fue una evolución de la American IPA que rompió un poco los moldes establecidos, elevando las cotas de amargor a mayores niveles de los ya de por sí subidos frente a las English IPA.

Rogue Outta Line
Y, a diferencia de las ahora en boga North East IPA (al noreste está Nueva Inglaterra, New England, por si no lo sabíais, que es el nombre que al final han acabado cogiendo) estas no son turbias. Y esta en concreto es ámbar anaranjado, profundo, pero limpia. Con espuma blanca esponjosa, de cantidad y persistencia media.

El aroma es muy intenso y muy de la costa oeste. Fruta a mansalva: tropical y cítrica. Lúpulo a saco: Cascade, Mosaic, Citra y Simcoe. Todos aciertos seguros. También un buen cuerpo de malta detrás, carameloso.

No resulta demasiado amarga para tener 66 IBUs, pero porque también tiene 6,9% ABV. Pero tampoco se parece a un zumo. Así que puede saciar la sed de los paladares más nostálgicos del lúpulo pre-IPAs.

“Mi opinión en un Tweet:” Fuera de la línea de lo actual. Pero en la línea de fuego de beber. Nota: Notable.

Debate: Marcas desaparecidas en combate

El otro día, ver las fotos de las cervezas que teníamos en la despensa hace un lustro nos dio que pensar. Había muchas marcas que hoy en día ya apenas se ven, para lo que se vieron. Marcas de calidad, con buena distribución. Pero que ahora no tienen presencia (o es testimonial) en bares y tiendas especializadas.

Debate: Marcas desaparecidas en combate
Hay algunas americanas, como Left Hand o Port Brewing que traían auténticos birrotes y ya no aparecen nada. U otras como Brooklyn de los que apenas llega nada más que la Lager. ¿Dónde quedó su Black Chocolate Stout? De Anderson Valley se ve algo más, pero tampoco mucho (y desde luego no lo suficiente).

Pero también pasa con cervezas europeas. Buxton o Moor, que tuvieron buena presencia, han quedado en algo testimonial. Y otras han bajado a cero o casi, como Baladin, la belga Brussels Beer Project o la holandesa Jopen. De Struise ya comentábamos en 2016 que se iba viendo menos, y la tendencia ha seguido bajando, aunque aún se encuentran cosas. No como de Fyne Ales, la alemana Crew Republic o (quitando su Imperial) Emelisse.

¿Nos dejamos alguna? Seguro que sí… pero puedes mencionarlas en los comentarios. Hay otras que, pese a verse aún variedad, desde luego su presencia ha caído mucho, como Evil Twin o los canadienses Flying Monkeys. Pero puede ser una percepción. Como pasa como con Mikkeller, que sí que se ve, pero quizá su avalancha tan presente antes queda disimulada por la continua avalancha total que sufrimos ahora de novedades. ¿No creéis?

The Beer Times (353)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

No dejes pasar el día sin beber un botellín y leer este suplemento semanal lleno de enlaces sobre cervezas.

Música de anuncio: I Will Survive

Vamos a recuperar un poco del espíritu original de esta sección, que incluía además de compartir la canción de un anuncio de cerveza de la televisión, invitaros a adivinar de qué anuncio y marca se trataba. ¿Sois capaces de recordarlo? Hay un No-Premio para el que lo logre primero en los comentarios.

Y además, solíamos poner versiones “diferentes” de la canción. No siempre el videoclip original. Así que en este caso, para traeros “I Will Survive”, de Gloria Gaynor, lo traemos de la mano de 300 espartanos. Bueno, casi 300. Nuestras disculpas adelantadas por los daños morales que pueda causar.

Cine y Cerveza: El lobo de Wall Street

Hace ya siete años (sí, siete años ya) que Martin Scorsese nos contó una apabullante historia de dinero, poder, mujeres y drogas en El Lobo de Wall Street.

Cine y Cerveza: El lobo de Wall Street
La película narra la vida de Jordan Belfort, un corredor de bolsa sin escrúpulos, desde su inicio en una pequeña firma hasta su fulgurante ascenso, basado en el fraude y el engaño, y la posterior estrepitosa caída de su imperio.

A lo largo de 180 minutos tenemos oportunidad de ver a Leonardo Di Caprio abusando de todo tipo de sustancias, jugando al beer-pong, contraviniendo la mitad del ordenamiento público y desoyendo cualquier premisa moral en compañía de sus socios/empleados/amigos.

Pero la escena que queremos traer al Jardín tiene lugar en el último tramo del relato, cuando los años de excesos han pasado factura física, afectiva y financieramente, y tiene que adaptarse a su nueva realidad.

 

La escena, aunque un poco brusca, puede servir para reflexionar… ¿Para qué sirve la cerveza sin alcohol? ¿La bebemos porque nos gusta o como placebo sustitutivo? En el mercado actual hay referencias bastante buenas, tanto que hace un tiempo que hicimos un Top5 en El Jardín de mejores cervezas sin alcohol. Seguro que si este personaje probase una de esas no sería la escena igual.

Weihenstephaner Hefe Weissbier

Como dijimos la semana pasada, esta cerveza es quizá, probablemente, la mejor cerveza del mundo. Al menos, entre las cervezas de trigo bávaras. No por algo se hace en la cervecería más antigua del mundo (desde 1040). Y resulta que, cuando fuimos a hacer el Top 5 de mejores cervezas Weissbier, ¡pues no la teníamos reseñada!

Weihenstephaner Hefe Weissbier
Y a eso le ponemos remedio rápido: Una cerveza amarillo-anaranjado, turbia por su levadura en suspensión (hefe, en alemán), coronada por una espuma blanca, esponjosa, abundante (ojo al servirla en su vaso alargado) y persistente.

El aroma y el sabor tienen ambos ese toque que caracteriza a las cervezas de trigo alemanas: plátano y clavo. En abundancia. Pero también pan, grano y un dulzor en boca muy sabroso, pero para nada empalagoso.

Una cerveza sin duda excepcional (y a buen precio), que no tiene tampoco mucho alcohol (5,4% ABV) pero sí que tiene mucho cuerpo y densidad en boca. Si no la habéis probado aún, es imprescindible que lo hagáis. ¡Ya!

“Mi opinión en un Tweet:” Mil años de experiencia cervecera en tu boca. Nota: Matrícula de honor.

Cóctel con cerveza: Burton Soda

Este año 2020, entre tantas desgracias, asistimos a la popularización en el sector cervecero (porque crece desde dentro de él, en gran medida) de los alcopops (también conocidos como FAB, de Flavoured Alcoholic Beverages) en la forma de las Hard Seltzer. Refrescos con alcohol.

Cóctel con cerveza: Burton Soda
Pero si quieres beber un refresco y que tenga algo de alcohol, te recomendamos mejor este combinado con cerveza. Tiene mucho menos alcohol, probablemente. Y también probablemente es más sano. Además de ser muy sencillo de preparar.

Se añade en un vaso de medio litro, media pinta de ginger ale y se remata con media pinta de Bitter inglesa, cuanto más “potente” mejor. O sea, mejor una Strong Bitter como la Bishop’s Finger que una suave.

Recordad que si os da por preparar estos cócteles en casa, podéis etiquetarnos si los compartís, que nos hará ilusión. Tanto si es uno sencillo como este o uno complicado como el Hangman's blood. ¡Hay que probarlos todos!

Lúpulo: Waimea

Desde Nueva Zelanda es de donde surgió este lúpulo, cuyo nombre sin embargo es más hawaiano. No es uno de los más conocidos pero sí que es bastante usado entre los creados en la última década (se comercializó a partir de 2012). ¡Y esta es la década del lúpulo a mansalva!

Este lúpulo es bastante extremo en su cantidad de amargor. Tiene entre un 16 y un 19% de alfa ácidos. Lo cual lo hace un firme candidato a lúpulo de principio de la cocción. Pero a su vez también aporta aromas y sabores interesantes, por lo que se puede usar en otras fases.

Así, da principalmente notas a cítricos, mandarinas o pomelos, y a pino y resina. Es por eso por lo que sí que se usa para cervezas muy lupuladas como IPAs o similares, pero también puede dar perfiles amargos y limpios en otro tipo de cervezas como las Lager.

Una de las primeras veces que recordamos que se pudiese probar fue en una de las primeras serie de IPA Is Dead, las monovarietales de Brewdog. Pero más actualmente lo hemos bebido en la Beavertown 8 Ball, por ejemplo. ¿Vosotros lo conocíais?

Brugse Zot Dubbel

Hace años os contamos en nuestra reseña de Birroturismo por Brujas que visitamos la fábrica De Halve Maan, en la que se elaboran las cervezas Brugse Zots y Straffe Hendrick. Y de la primera marca (y más popular) no os habíamos hablado hasta ahora.

Brugse Zot Dubbel
Y vamos a empezar con su cerveza tostada, oscura: la Dubbel. De color marrón rojizo, profundo, turbia pero poco. La cabeza de espuma es abundante y persistente, ya que es una cerveza a la que ya se le ve su alta carbonatación. Pero vamos, es lo que se puede esperar de una Dubbel.

El aroma tiene las notas especiadas y frutales de las cervezas belgas de estos estilos, con un deje metálico que luego se repite en el sabor. Este es dulce, con mucho tostado y caramelo. Y tiene buen cuerpo, algo estropeado por la definitiva carbonatación excesiva que ya prometía el aspecto.

Como son belgas, el alcohol no es un problema (bueno, sí lo es, si quieres evitarlo, claro) y se sube a 7,5% ABV. Así que ojo con pasarse bebiéndola y las resacas, si no quieres acabar como los “locos de Brujas”, que es lo que significaría el nombre de la cerveza.

“Mi opinión en un Tweet:” Tras tres cervezas: ¿Eres tú John Wayne o soy yo? Nota: Bien.

The Beer Times (352)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Para los Cerve-creyentes, el domingo es el día de leer la palabra en estos enlaces sobre cervezas.

Hop House 13 Lager

Esta cerveza rubia es la Lager que comercializa la marca de Guinness dentro de su catálogo. Una cerveza que desembarcó recientemente a España, pero que en la Gran Bretaña ya lleva unos años acaparando tiradores.

Hop House 13 Lager
Es, como promete ser una cerveza de tirada tipo lager, una rubia dorada-ambarina, limpia y brillante, que corona una espuma blanca y abundante, pegajosa, aunque de persistencia baja. De aspecto no está mal, entra por los ojos.

Pero por mucho que su nombre mencione el edificio de St. James’s Gate en el que almacenaban los lúpulos, estos no tienen demasiada presencia ni en aroma ni en sabor. Huele a cereal, paja y un poco a maíz cocido.

Y sabe dulzona, caramelosa, con cierta aspereza y alguna nota afrutada. Según su web lleva Galaxy, Topaz y Mosaic. ¡Vaya desperdicio! Ni se notan ni aportan mucho a su cuerpo leve y sus 5% ABV. Es a las Lager lo que la Guinness es a las Stout, pero sin aportar la fama.

“Mi opinión en un Tweet:” Vente al lado oscu.. flojo del estilo. Nota: Suficiente bajo.

La Cerveza en el Arte: Henry Singleton

La Cerveza en el Arte: Henry Singleton

Como en la última ocasión, nuestra obra de arte elegida para esta sección está protagonizada por un hombre y una mujer. Pero esta vez no hace falta buscar la cerveza en el fondo de la pintura, sino que es tan protagonista como, aun siendo redundantes, los propios protagonistas.

Y es que en este cuadro de Henry Singleton, titulado bien At the Inn Door , o The Ale-House Door en otras versiones, vemos a un caballero fumando en pipa y sediento tras una larga caminata acompañado de su perro, siendo atendido por una mujer que le entrega una jarra rebosante de cerveza espumosa.

Viendo tal escena, a todos nos gustaría estar en la puerta de esa taberna (llamada seguramente “The Bell”) en un entorno tan bucólico y disfrutar de esa jarra de rica ale. ¿O acaso a vosotros no os apetecería?

Eso sí, estaríamos muy apretados ya que este óleo sobre lienzo mide solamente 30,5 x 25,4 cm, así que pocos íbamos a caber en algo poco más grande que un folio. Y cuyo original se conserva en el Victoria and Albert Museum, de Londres.

Pregúntale al Lúpulo: Búsquedas (6)

A través de los buscadores de internet nos llega mucho tráfico a esta web. El Jardín del Lúpulo es más un puerto, abierto a navegadores, en el que la gente que siente curiosidad por la cerveza llega con preguntas que van desde lo más básico a lo más complejo. Por ejemplo:

¿Qué es malta de cebada, qué es el lúpulo?

Parece obvio que nuestro nuevo lector es completamente nuevo. Pero es verdad que todos tuvimos una época de noobs donde pensábamos que malta era otro cereal, y eso de lúpulo no salía en los anuncios, y si lo veíamos, lo confundíamos con una alcachofa.

Por suerte ahora sabemos que la malta de cebada es una modificación que le hacemos al grano del cereal para que transforme los almidones en azúcares fermentables. Que sigue siendo cebada (o el cereal que malteemos), pero más adecuada para la elaboración de cerveza.

Y también sabemos que el lúpulo es una planta que se usa para dar amargor, sabores y aromas a la cerveza, y que además sirve para estabilizar la cerveza en el tiempo, por sus funciones antisépticas y conservantes. ¡Pero no nacimos sabiéndolo! Así que no te preocupes si acabas de llegar al Jardín con dudas como estas. Estamos aquí para resolverlas.

EJDL Top 5: Weissbier

El mes pasado comenzamos esta sección en la que nos proponemos recopilar 5 cervezas top de cada estilo, muy recomendables, entre las reseñadas a lo largo de estos años aquí, en El Jardín. Y en esta ocasión os traemos nuestro Top 5 de cervezas alemanas de trigo, las famosas Weissbier (o Weizenbier).

EJDL Top 5: Weissbier
Elegimos estas cinco seleccionadas en el listado no solamente por su calidad (sobresaliente en todos los casos) sino también por su disponibilidad y precio. Porque no sirve de nada que sea la mejor si no la puedes beber, ¿no? Asi que…

5.- Kuchlbauer Turmweisse
Una cerveza de 5,9% ABV que entra bien tanto por la vista como por el gaznate, porque es fresca y especiada, y tiene como símbolo (en su botella y su vaso) la preciosa torre de Abensberg, en Baviera, Alemania. Un sitio que merece la pena visitar para beber su cerveza.

4.- Schneider Weisse Tap 3 Mein Alkoholfrei
¿Una sin alcohol en la lista de las cinco mejores cervezas de trigo a secas? ¿En serio? Sí, esta cerveza está en esta lista por méritos propios. Vale que en color se desvía un poco hacia lo oscuro, pero no llega a ser una Dunkel. Y pese a tener menos de 0,5% ABV y ser baja en kilocalorías e isotónica, huele y sabe a una buena Weissbier.

3.- Ayinger Bräuweisse
Bien llena de esos ésteres que tanto nos recuerda al plátano, esta Weizenbier elaborada cerca de Munich es una cerveza suave y su cuerpo es medio, lo que unido a su 5,1% ABV hace que no tengas problema en beberla o incluso repetir.

2.- Schneider Weisse Tap 7 Unser Original
De esta marca, una de las más reconocidas y especializada en la elaboración de cervezas de trigo, destacamos además de la sin alcohol, esta, la “Original” con 5,4 % ABV, elaborada según una receta de 1872. Pero podríamos destacar otras si no en este Top 5, muy cerca. La Tap1, rubia; la 4, ecológica; la 2, filtrada… ¡Todas buenas!

1.- Weihenstephaner Hefeweissbier
Y como colofón, una cerveza que creemos merece indiscutiblemente el primer puesto en esta lista y capaz de batirse en cata ciega con cualquier aspirante a destronarla. La cerveza de trigo más básica de esta fábrica y universidad cervecera perteneciente al estado de Baviera, con casi mil años de antigüedad. LA Hefe-Weissbier por excelencia.

Y preguntaréis: ¿De las más conocidas de trigo, las más habituales y conocidas de los supermercados y bares, no destacáis ninguna? Pues no entran en el top 5, pero también hay alguna muy buena. Y sobre la pequeña trampa que hemos hecho… prometemos solucionarla en breve… 

Founders Centennial IPA

Esta cerveza monovarietal (lo que significa que sólo usa una variedad, en este caso de lúpulo, el susodicho Centennial, uno de los lúpulos más asociados con el Craft estadounidense) es bastante fácil de encontrar en España, y puede servir a los nostálgicos de las IPA amargas.

Founders Centennial IPA
Porque no es un zumo de frutas turbio, sino una ale de color ámbar profundo, anaranjada-rojiza, y limpia y brillante. La corona una estrecha espuma de color hueso, pero compacta y de buena persistencia. Tiene un fuerte aroma a lúpulo (aunque puede estar algo viejo, conviene vigilar las fechas por si no tuviese suficiente rotación) con notas cítricas, y a caramelo.

El sabor es intenso, bien amargota (ya que tiene 65 IBU). Mucho cuerpo y una robusta base de malta para sostener a tanto lúpulo pero sin llegar a quitarle protagonismo. No es exagerado como algunas DIPA que hemos probado en el pasado, pero desde luego no es para principiantes con miedo al amargor.

Ni al alcohol. Porque tiene como una Voll-Damm, 7,2% ABV. Así que pega bien. Por lo que os recomendamos no atacarla con el estómago vacío o con mucha sed. Pero bueno, que sois mayorcitos y a todos nos gusta saltarnos las reglas…

“Mi opinión en un Tweet:” No esperes a que sea centenaria, bébela antes. Nota: Notable.

The Beer Times (351)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Una semana más, puntualmente, llega vuestro dominical favorito repleto de enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (68)

Ánimo. Frente a la bajada de temperaturas y las lluvias, ánimo. Y frente al aumento de casos de coronavirus, ánimo. Y frente a las medidas tomadas para evitarlos, ánimo. Estamos en una época que necesitamos mucho ánimo.

Y por eso os traemos la sección animada. GIFs animados. De animación. Compartiendo como protagonista la cerveza, que también anima. Y en vuestro blog favorito, que al menos intenta animar. ¡Un brindis y salud, que no falte!

Estilos de Cerveza (de Europa y más allá)

Como bien sabéis, una de las cosas más repetidas en el mundo cervecero es hablar sobre los estilos de cerveza, su definición y compartimentación y sus evoluciones. Es un tema largo y complicado que ya hemos tratado en el pasado y seguiremos haciendo, probablemente. Y hoy queremos comentar una aportación que nos parece muy interesante.

Estilos de Cerveza (de Europa y más allá)
Porque una de las pegas que siempre hemos visto a la guía de estilos más recomendada (quizá porque sin duda es la más descriptiva y completa) es que la de jueces homebrewers BJCP está demasiado centrada en el punto de vista estadounidense del panorama cervecero.

Pero aquí, la European Beer Consumers Union (EBCU), ayudados por el escritor cervecero Tim Webb, crea una categorización diferente, buscando definir con pocas palabras cuál es el origen del estilo y sus puntos clave, y no centrándose tanto en sus parámetros y límites.

Un enfoque que, a grandes rasgos, nos gusta. Porque no hay que olvidar que los estilos son un constructo social cambiante, una especie de contrato entre elaboradores y consumidores, para definir con una categoría a qué se va a aparecer la cerveza y saberlo antes de beberla.

Estamos deseando que saquen una edición imprimible, ya que la navegación web no es la ideal (y ya si es en castellano, ¡la leche!). Y prometemos estudiárnosla e investigar sobre algunas de las cosas (sobre todo orígenes de los estilos) para nosotros más desconocidas.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Barley Wine?

Hoy os vamos a recomendar algunos maridajes para un estilo de cerveza que sin lugar a dudas los agradece. Íbamos a poner que los necesita, pero no es cierto. Vale que son bastante alcohólicas, pero algunas son tan potentes que son una comida en sí mismas, casi, y se valen por sí solas. Pero si quieres amortiguar el golpe, meter algo al estómago es buena idea.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Barley Wine?
Uno de los maridajes generalmente asociados con este estilo es el queso Stilton, un queso azul tradicional inglés. Pero puedes usar otros quesos azules, por supuesto. O cualquier cosa que los lleve, como unas endivias con salsa de Roquefort o unos huevos rotos con queso Cabrales.

Pero también sirve para acompañar carnes. Y, sobre todo, postres. Ya que tradicionalmente también se asocia con las nueces, estamos seguros que la Intxaursalsa (un postre típico del País Vasco) será una combinación genial con una Barley Wine.

Pero si no una tarta de caramelo y nueces. O un arroz con leche. O un helado de yogurt. O una tarta de queso con arándanos. O… Si el postre está rico y la cerveza es buena, estamos casi seguros de que el maridaje y la velada acabará bien. ¡Y es ideal para celebraciones, fiestas o navidades!