Cerrator Doppelbock

Por fin podréis encontrar ya en bares y tiendas (tanto en botella como en barril) la cerveza que ganó la sexta edición del Concurso Homebrewer, de entre las 167 inscritas. Como premio, fue elaborada de manera profesional por Arriaca en sus instalaciones de Guadalajara, con la colaboración de Carlos Toquero, autor de la receta (y ganador de la Botella de Oro del concurso) y la presencia de los convocantes. Y tras el periodo de maduración, ya está lista para beber.

La Cerrator Doppelbock elaborada en Arriaca
Así que si tenéis suerte de encontrarla (no lo dejéis pasar, es una tirada limitada), podréis disfrutar de una birra ideal para esta época más fresca, ya que las Doppelbock son un estilo alemán de baja fermentación pero con mucho cuerpo, bastante maltosas y un pelín alcohólicas.

Y eso es lo que os encontraréis con la Cerrator (bautizada así por una zona de Castilla, junto con el sufijo –ator típico de las Doppelbock). Una cerveza de color oscuro, casi negro (pero no, es marrón rojizo muuuy profundo). La cabeza de espuma color beis claro es de volumen normal y persistencia media-baja.

El aroma que desprende es principalmente a malta tostada (lleva Munich y Vienna y tiene un poco de Special B y Chocolat) pero también a especias como la nuez moscada. El sabor es dulce, claramente, pero muy equilibrado por el tostado y el uso de lúpulos nobles europeos (Tettnang y Saaz, pero en cantidad moderada, no pasa de los 20 IBUs).

De cuerpo pleno y con personalidad, está también muy equilibrado su alcohol (tiene 7,7% ABV). Con lo cual hay que tener cuidado, porque se deja beber a pintas, pero puede que acabes como que te hubiesen arrollado dos cabras por encima. ¡No digas que no te lo advertimos cuando te las pidas, que sabemos que lo harás!

Las dos Cerrator Doppelbock: de Arriaca y la HomebrewerNosotros tuvimos la suerte de poder bebernos dos a la vez, comparando con la “original”, ya que conservamos una botella del lote homebrewer que Carlos presentó al concurso. Esta, con el paso del tiempo, había evolucionado a ser más intensa y licorosa, con matices afrutados que la elaborada en Arriaca no tiene… pero que puede ser una buena pista de a donde evolucionará si la dejamos envejecer un poco.

En cualquier caso, es una cerveza adecuada para tomar sola o acompañada de asados, comidas agridulces, queso Camembert o tartas de fruta y chocolate. Y servir a unos 8 o 10 ºC en copa “pokal” (o flauta) o en jarra, depende de la cantidad, claro. ¡Y disfrutar! Porque una cerveza valorada con un sobresaliente por un jurado de expertos… ¡No se bebe todos los días!

“Mi opinión en un Tweet:” Tiran más dos cervezas que dos cabras. Nota: Sobresaliente.

Factos etílicos: Peter O'Toole y amigos

Hubo una época en la que todo se veía con otra perspectiva. Una época en la que el consumo excesivo de sustancias no estaba tan mal visto. Los escritores consumían opio, los refrescos llevaban cocaína, los médicos fumaban en la consulta y los actores tenían problemas con el alcohol. Bueno, esto sigue pasando, pero antes esos problemas no eran “problemas”. ¡Daban para anécdotas!

Y un buen ejemplo de ello era Peter O'Toole (actor irlandés, conocido por Lawrence de Arabia), que bebía como si no hubiera un mañana. Tanto que una vez estaba con Peter Finch (actor australiano y también gran bebedor) en un pub irlandés, y como no les servían más porque iban a cerrar… ¡le dieron un cheque al propietario por valor del club! (No se lo aceptó, pero oye, se hicieron amigos e imaginamos que bebieron más).

También, por ejemplo, Oliver Reed (actor inglés) se bebió 126 pintas de cerveza en 24 horas… ¡Muy por encima de los niveles recomendados de consumo máximo! Viendo esto… es normal que Peter O'Toole afirmase cosas como “Disfruté la época en la que uno iba a tomarse una cerveza en París y acababa despertándose en Córcega".

Claro que eso acaba llevando a cosas malas, como lo que decían Richard Harris y Richard Burton: “Llegamos a la conclusión de que la tragedia de nuestras vidas era la cantidad de cosas que no recordábamos, porque estábamos entonces demasiado borrachos para recordar". Bueno, eso y la salud. Peter O'Toole acabó con graves complicaciones por el alcoholismo, tanto que le tuvieron que extirpar el páncreas y parte del estómago. Y con muchos amigos suyos ni llegaron a viejos. Así que, aunque la moderación os de menos anécdotas… ¡No sigáis estos ejemplos!

Tatuajes Cerveceros (6)

Hoy os traemos otro tatuaje de cerveza… ¡Y es que fuisteis tantos los que nos hicisteis llegar el vuestro que aún nos quedan muchos que compartir por aquí! Y hoy llega el turno a un beer tattoo de David de Pablos, al que con sus 29 años es posible que conozcáis del mundillo.

Tatuaje Cervecero de la muerte y el demonio brindando con birra
Su historia cervecera le viene de cuna, tanto su padre como su abuelo han trabajado en el sector. Así que siempre ha estado presente la cerveza en su casa. Dentro del craft a nivel profesional lleva casi tres años con su marca de ropa y diseño HopWear. Y trabajando en tienda especializada, dos. Primero fue en LaBirratorium y luego en La Tienda de la Cerveza.

El tatuaje, a color, con la muerte y el demonio brindando con birra, es obra de M.A.T (Miedo A Todo) Tattoo, su compañero de carrera y amigo del alma. Tiene más tatuajes suyos (casi todos de hecho), pero nos cuenta que él tuvo la genial idea de hacer este diseño y enseñárselo para ver si picaba. Y no solo mordió el anzuelo sino que hicieron una camiseta con el diseño para Hop Wear. ¡Por si te interesa para ti!

Vamos, que Pablo ama mucho la cerveza (si le conocéis lo sabréis) y lo expresa tanto con su ropa como con la tinta en su piel. ¿Y tú? ¿Nos has hecho llegar ya tu tatuaje de cerveza si tienes? ¡No sabemos a qué esperas!

Erdinger Weissbier

En serio somos un caso aparte. Que hasta el año pasado no hubiésemos reseñado una cerveza de trigo alemana tan clásica como la Franziskaner es casi tan grave como que acabando 2018 aún no hayamos hablado de otra de las birras de este cereal más vistas en España, la Erdinger Weissbier.

Erdinger Weissbier, en su vaso de cerveza de trigo alemana
Pero bueno, ya estamos a ello y hemos puesto a nuestro mejor Becario al tema. Y nos ha venido y nos ha dicho “Sabe a cerveza de trigo. Y ya.” Así que le hemos azotado hasta que hemos logrado extraerle jirones de piel y una nota de cata más amplia.

De color amarillo anaranjado, turbia por la levadura en suspensión, con una cabeza de espuma blanca y abundante… es verdad que parece la típica Weizenbier germana. Huele a plátano, clavo y pan. Y sabe dulce y especiada, con un toque más fuerte que otras del mismo estilo pese a su 5,3% ABV y su cuerpo más aguado… pero realmente muy similar.

Con lo cual no nos ha quedado más remedio que pedir disculpas al Becario, duplicarle su nulo sueldo, y acabar afirmando lo mismo que nos dijo él: “Sabe a cerveza de trigo. Y ya.” Así que bebedla en vaso alto (o jarra) y acompañadla de gastronomía alemana.

“Mi opinión en un Tweet:” Ideal si te gustan las birras que saben a cerveza de trigo y ya. Nota: Bien bajo.

Debate ¿Cuál es la mejor cerveza de estilo Brut IPA?

Llevamos unos días que comentamos con los lectores en las redes sociales que el nuevo estilo de moda, las Brut IPA, parece que están poco definidas en la realidad. La teoría es “fácil”: cervezas con poco cuerpo y poca malta, muy secas (por el uso de enzimas que rompen los azúcares) y con mucho lúpulo en las cuotas de aroma y posterior, además de una carbonatación achampanada.

Debate sobre birras estilo Brut IPA
Pero la realidad nos ha mostrado de todo. Cervezas turbias, cervezas afrutadas, cervezas amargas… Todo bajo la denominación de “Brut IPA”. Y las que más se parecían a lo que se supone que debería ser el estilo, tampoco distaban tanto de alguna IPA americana de las de antes de que se pusiese de moda lo turbio y los zumos.

Da la sensación de que muchas marcas han querido subirse rápido al tirón del nuevo estilo, sin haber hecho prueba alguna antes. Hace un par de meses, cuando el estilo empezaba a despuntar, ya hablamos de ello en un Editorial. Pero tras haber probado alguna más, no le acabamos de encontrar la forma en la realidad del vaso.

Por eso abrimos este debate, para que vosotros, lectores, nos recomendéis cuáles han sido las Brut IPA que habéis probado y que realmente creáis que se ajustan a lo que el estilo supuestamente define. ¡Y si encima os han gustado, pues todavía mejor! Así que… ¿Cuál es la mejor cerveza de estilo Brut IPA?

The Beer Times (272)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Ve preparándote para la temporada de esquí, pero antes lee el dominical con más enlaces sobre cervezas.

Mikkeller Mexas Ranger

Desde De Proefbrouwerij aunque con mucho espíritu de frontera entre Texas y México (de ahí el nombre de esta versión de su Texas Ranger, nos llega esta cerveza de Mikkeller. Ya sabéis que hacen centenares de cervezas, y que no todas son buenas. Pero esta creemos que merece la pena comentarla.

La cerveza Mikkeller Mexas Ranger en su botella y vaso
Empezando por destacar su inmenso listado de ingredientes, donde encontramos cosas tan variadas (y exóticas o étnicas) como maíz, harina de maíz, jarabe de horchata mexicana, frijoles negros, chocolate mexicano (parecido al nuestro de untar churros), hojas de aguacate, epazote (una planta aromática) y varios tipos de chiles (cascabel, de árbol, guajillo, mulato y pasilla). Aparte de cinco tipos de malta (incluyendo ahumada), lúpulo y demás cosas habituales.

El resultado es una cerveza negra muy opaca, con abundante espuma marrón rojiza, compacta y duradera; persistente en el tiempo. El olor es muy intenso, más potente de lo que promete (parece una Imperial Stout, no una Porter de 6,6% ABV) y con avisos del picante y especiado. Pero en conjunto muy agradable. El sabor no es tan intenso. Al revés, aquí da menos de lo esperado tras olerla. Y lo mismo pasa con el cuerpo y su fuerza.

Así que el resultado final es ligero, con mucha presencia de la malta y sus matices (café, chocolate, tostados) y un poco de las especias y el picante. Lo justo para no saturar. Dando un resultado tan interesante como una excursión para cruzar la frontera y disfrutar de los placeres prohibidos del otro lado.

“Mi opinión en un Tweet:” Como untar fajitas en chocolate, amigo. Sabe mejor de lo que suena. Nota: Sobresaliente alto.

Nuestro Reto de Noviembre #12meses12birras

Seguimos (ojo que ya sólo queda un mes que cumplir, bueno, dos si aún no te has puesto con la cerveza de noviembre) con nuestro reto anual #12meses12birras. ¡Y ya se nos acaba el margen de maniobra al elegir cervezas!

La de diciembre no la podéis elegir… ¡ya que la tenéis elegida y guardada desde el reto del mes de enero! (En nuestro caso fue una Enbabia Cuádruple Salto Mortal y Medio, la ganadora de hace dos ediciones del Concurso Homebrewer, elaborada en Arriaca).

Y este mes tampoco la puedes elegir, ya que la condición precisamente es que fuese la recomendada, por ser la favorita, de tu mejor amigo/a. ¡Lo que sí que puedes elegir es a qué mejor amigo/a le preguntas!

Nosotros hemos preguntado a Quique por su cerveza-favorita-de-toda-la-vida (la de Rodrigo ya la usó en el reto de marzo) y nos ha dicho que es la Chimay Azul. ¡Todo un clásico de su época en el Erasmus de Salamanca! Y por lo tanto es la que hemos subido al formulario. Y, en un mes y poco… ¡reparto de diplomas!

¿Sabías qué son los Vasos Nucleados?

No, Homer Simpson. No se dice “nucelado”, son “Vasos Nucleados” y no tiene nada que ver con la tecnología nuclear. Aunque sí con otra tecnología igual de moderna (del siglo pasado): el láser. Y es que llamamos Vasos Nucleados a aquellos que tienen grabados con láser en su culo (del recipiente, malpensados) unos puntos de nucleación.

Un Vaso Nucleado, con su corriente de burbujas
Pero vamos por partes, amigos. ¿Qué es eso de los puntos de nucleación? Pues, como dice su propio nombre, son los lugares núcleos de un suceso. En este caso, un cambio de estado. El gas carbónico (CO2) disuelto en forma líquida en la cerveza, encuentra un punto, un “asidero”, al que sujetarse aprovechando la bajada de presión y se forman burbujas de gas que se liberan del líquido.

Seguro que tenéis en la mente las hileras de burbujas que suben por las paredes de las bebidas espumosas como el cava o el champán, ¿no? Pues son columnas formadas a partir de un punto de nucleación (como pueda ser una imperfección del cristal o una mota de polvo).

Si esto lo hacemos a propósito, usando vasos en los que se han grabado con láser una serie de “imperfecciones” en el fondo (habitualmente con un dibujo o logotipo relacionado con la cerveza o la marca), encontramos que una bella corriente de burbujas atraviesa la cerveza de manera más o menos constante.

¿Y cuáles son sus ventajas? Pues, aparte del componente estético, al permitir sacar de manera controlada mayor cantidad de burbujas, crea una corona de espuma más abundante y compacta, protegiendo a la cerveza a la vez que permite apreciar mejor los aromas y los sabores durante más tiempo.

Así que ya sabéis. Hay vasos que tienen estos puntos de creación de burbujas grabados en su fondo y se llaman “Vasos Nucleados”. Pero dejemos una vez más que Homer Simpson nos explique cómo no se pronuncia.


“Nucelar. La palabra es nucelar”

Moda Cervecera: Not a Zombie, Just Drunk

Hay muchas maneras de volver a casa. O bien, o las otras. Las otras incluyen el palpar paredes, el esquivar obstáculos invisibles, el andar contra el viento (o quedarse parado contra el viento)… E incluso, por supuesto, el no llegar.

Camiseta Cervecera con la frase "Not a Zombie, Just Drunk"
Pero la verdad es que (nosotros los primeros, y más cuando éramos jóvenes) volver a casa a partir de cierta hora (bueno, más que la hora son los litros) es como una película de terror de serie B.

Caras desencajadas, ropa desordenada, pies vacilantes y arrastrados, balbuceos incomprensibles, movimientos descoordinados, secreciones líquidas inapropiadas… George A. Romero y Robert Kirkman no podrían describirlo mejor.

Pero no, amigos: No somos zombies. Sólo borrachos. Y en cuanto lleguemos a casa y durmamos se nos pasará. En el peor de los casos, nos levantaremos al tercer día, que pasados los 33 cada vez son peores las resacas

Morland Old Golden Hen

Una cerveza inglesa que de vez en cuando se deja ver por las tiendas o incluso por los supermercados es esta Old Golden Hen. Fabricada por la marca Morland, actualmente propiedad de Greene King, es la hermana rubia de la Old Speckled Hen.

La cerveza inglesa Morland Old Golden Hen en su vaso de pinta
Esta, claro, es más rubia. Dorada. Muy dorada. Hace honor a su nombre (bueno, en lo de gallina no; ni en lo de vieja). La espuma no es muy abundante, pero ya sabéis que las Ales inglesas suelen ser poco carbonatadas.

El aroma tiene destellos de lúpulo al servirla (lleva Fuggles, Galaxy y Willamette), bastante agradables, con notas frutales y herbales. Pero es definitivamente maltosa y con notas de caramelo en boca. Aunque con un amargor limpio que la equilibra bastante bien.

Si tuviésemos que definirla con pocas palabras sería como una cerveza a medio camino entre una Pale Ale inglesa clásica y una Lager moderna, con sólo 4,1% ABV (punto a favor) y muy fácil de beber.

“Mi opinión en un Tweet:” Si te gusta beber sin emborracharte, esta birra es lo tuyo. Nota: Notable.

The Beer Times (271)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

En lo que te tomas una birra, te traemos el suplemento semanal de los enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: Cruzando el Campo

Venga, movamos un poco el esqueleto, que es sábado y toca bailar. ¿Y qué mejor que con una fanfarria? Viento metal y percusión, haciendo un ritmo bailable e ideal para menear un poco los huesos. ¡Hop, hop. Chipirón!

La canción que os traemos en la sección de música de anuncios de cerveza de la televisión es relativamente reciente… pero nos la habíamos olvidado en un cajón. El grupo que la interpreta se llama Fanfare Ciocarlia y la canción (que ayuda a adivinar de qué marca era el anuncio), Cruzando el campo. ¿Caes ahora?


Laugar Kiskale

En el País Vasco, para ser concretos desde Gordexola, Bizkaia, la panda de cerveceros juerguistas de Laugar hacen sus cervezas, de corte moderno y coloridas etiquetas en las que predominan los animales (con permiso de los zombies).

Laugar Kiskale, una cerveza artesana española estilo Brown Ale
En esta ocasión, un bulldog (que parece sacado de una obra de Cassius Marcellus Coolidge) etiqueta la Kiskale, una Brown Ale que, como cabe esperar, es marrón, acompañada de una espuma hueso abundante y de persistencia media.

El aroma es a malta, chocolate, caramelo tostado y grano. En boca es intensa. A la vez amarga pero también dulce. Junto con todo lo antes descrito encontramos notas frutales que completan el trago y dan un resultado muy rico.

La pega es que no se le nota el alcohol. Y no tiene precisamente poco (se sube a los 7,3% ABV), por lo que emborracha sin que te des cuenta. ¡Y nos encanta beber, pero odiamos emborracharnos! Así que moderación, amigos…

“Mi opinión en un Tweet:” No es un farol. Me la bebería a cara perro. Nota: Notable.

Carta de Aromas: Rosas

Hay veces que las cervezas tienen recuerdos florales. Es muy bonito (aunque no muy frecuente) oler una cerveza y que te traiga a la memoria un paseo rodeado de exuberantes flores de pétalos abiertos. A veces pueden ser a lavanda, pero hoy nos vamos a ocupar más de cuando nos recuerda a las rosas (u otras rosáceas).

Carta de Aromas en la cerveza: Rosas
El aroma a flores suele provenir de los aceites esenciales del lúpulo (o de algún adjunto), y si nos recuerda a las rosas de una rosaleda, puede estar causado o bien por el alcohol fenetílico o bien por el acetato de feniletilo (que le da un toque a miel también).

Es algo ideal en una cerveza, sobre todo como regalo de conquista. A cualquiera de las personas (incluyendo los Becarios, que son un poco menos que personas) que escribimos en El Jardín del Lúpulo nos conquistas antes con una cerveza con aromas a flores que con un ramo de floristería.

Pero, como dice el refrán inglés, hay que acordarse y sacar tiempo para pararse y oler las rosas. Por eso te recomendamos buscar algún jardín florido (en este, el “Del Lúpulo”, abunda la cerveza pero no las flores) y quedarte bien con el aroma para luego reconocerlo (a no ser que tengas la suerte de que alguien te traiga un ramo a casa).

Macro Multinacionales Cerveceras (5): Duvel Moortgat

Dentro de esta sección en la que hablamos de las grandes empresas que poseen cerveceras por todo el mundo, parece que hasta ahora nos centrábamos en la parte más descarnada y poderosa del capitalismo… En aquellas inmensas multinacionales todopoderosas como AB InBev, Heineken o Molson Coors (y las que nos quedan).

Macro Multinacionales Cerveceras:  Duvel Moortgat
Pero también hay empresas más modestas (e incluso bajo control familiar aún) que se dedican a la cerveza a niveles internacionales, poseyendo varias marcas y un amplio porfolio que no creeríais relacionado en un principio. Y el mejor ejemplo es la belga Duvel Moortgat.

Empezó siendo una sencilla “Brouwerij” flamenca, con sede en Breendonk, Bélgica. Conocida sobre todo por su cerveza de estilo Belgian Strong Golden Ale llamada Duvel (Diablo), que da nombre a la marca. Y así, básicamente se mantuvo durante todo el siglo XX, desde su fundación en 1871.

Pero en el siglo XXI comenzó a invertir en otras empresas cerveceras o a adquirirlas, y ahora forman parte de su empresa matriz marcas belgas como La Chouffe (de la Brasserie d'Achouffe), Veddet, Maredsous, De Koninck o Liefmans. Y además, también posee marcas estadounidenses como Firestone Walker, Ommegang Brewery y Boulevard Brewing (de todo el catálogo, esta es la menos conocida en España), checas como Bernard y holandesas como Brouwerij ’t Ij de Amsterdam. ¡De casi todas podréis encontrar reseñas positivas en esta web!

La verdad es que cuando visitamos La Chouffe, en la propia fábrica nos contaron que habían recibido ofertas superiores de Heineken, pero que habían preferido vender a Duvel Moortgat porque son una empresa familiar dedicada precisamente a la cerveza, y sabían que iban a respetar más su producto. Parece ser verdad.

Esperemos que les vaya bien a todas estas empresas y que vayan creciendo pero siempre respetando el producto y la tradición detrás de las cervecerías que adquieren. Nosotros tenemos claro que es nuestra “grande mundial favorita”.

La Cerveza en el Arte: Pieter de Hooch (1)

Un hombre fumando y una mujer bebiendo cerveza en el patio, de Pieter de Hooch

Hace mucho que no salimos de viaje desde El Jardín del Lúpulo. Así que nos vamos hasta Delft, en la Holanda Meridional. Y viajamos también al pasado, unos cuantos siglos, hasta llegar a 1660, nada menos.

Y es que fue ese año cuando Pieter de Hooch realizó esta obra donde se puede ver a un hombre fumando y una mujer bebiendo cerveza en el patio de una casa (lo cual no parece un buen ejemplo para la niña que les mira, pero eran otros tiempos).

Claro que hoy en día, si quieres ver este óleo sobre lienzo de 78 cm × 65 cm debes viajar al Mauritshuis de La Haya. Allí se encuentra este “A Man Smoking and a Woman Drinking in a Courtyard” (en flamenco "Binnenplaats met een rokende man en een drinkende vrouw") rodeado por otras obras de arte como “La joven de la perla” o “Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp”. ¡Vamos, que el paseo habrá merecido la pena!

Y, lectores, en esta sección no os hemos pedido colaboración (básicamente porque tenemos ya una selección de casi un centenar de obras que ir rescatando de la pinacoteca cervecera)… pero El Jardín del Lúpulo es tan vuestro como nuestro, y si conocéis algún cuadro u obra que creéis que merece aparecer aquí, avisadnos y le daremos prioridad.

Chérie Bière Blanche à la Cerise

Desde la fábrica belga que elabora las Abbaye d'Aulne y la Blanche de Charleroi nos llega la Chérie, una “Bière Blanche à la Cerise”, lo que vendría a significar que es una cerveza de trigo a la cereza.

Chérie Bière Blanche à la Cerise, una cerveza de trigo a la cereza.
Sí, habéis leído bien. “A la” cereza. Porque aparte de los ingredientes que se le suponen (agua, malta, lúpulo y levadura) lleva ácido láctico y ácido cítrico como conservantes, acesulfamo potásico como edulcorante y… ¿algo de fruta? ¡Sí! Lleva zumo de baya de sauco. ¿Y la cereza que le da nombre, qué? Pues de eso… solo hay “aroma de cereza”.

Claro, viendo esto ya no nos extraña que la cerveza no sea roja ni rosa, como podíamos haberla imaginado. Es de color ámbar profundo, transparente, con apenas notas rojizas como de madera. La espuma de color hueso tiene mala persistencia. Y tanto el sabor como el aroma son a gominola.

Una cerveza de trigo con 5% ABV claramente estropeada por los añadidos artificiales, de manera que parece que estás bebiendo un zumo carbonatado envasado, pero para nada una cerveza. Obviamente, no podemos recomendarla.

“Mi opinión en un Tweet:” ¿Quieres beber piruleta de cerveza sin cereza? Nota: Insuficiente bajo.

The Beer Times (270)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Si los domingos “el señor” descansa, nosotros podremos al menos sacar un rato para leer el dominical con más enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (47)

En esta sección que llega los sábados para animaros a beber cerveza (con moderación) y a surfear en la web en busca de GIFs animados, os traemos hoy cosas de animación japonesa (relacionadas con la cerveza, claro).

Así que que el Anime os anime un poco, en este día que parece que empieza gris. ¡Dadle una nota de color (rubia, ámbar, rojiza, negra, …)! Salud a todos los jardineros y jardineras que nos leéis.

cata de cervezas en casa

Feliz sábado

Beber cerveza

Animación japones

De Molen Spanish sQuad

Aunque la hemos “clasificado” como de De Molen, en verdad es una quíntuple colaboración con las cerveceras españolas Laugar, Mad Brewing, Guineu y La Pirata. Por eso el Spanish sQuad. Y de las tres Quadruples que os propusimos en la última votación, fue la que quisisteis ver reseñada en El Jardín (aunque es una elaboración única que dudamos de que se vuelva a repetir).

Una cerveza que es una verdadera bomba, con 14% ABV y 30º Plato (una de las densidades iniciales más altas que hemos visto en una cerveza comercial). Además, lleva virutas de barrica de coñac, higos y vainilla. ¡Una receta “sencillita”!

La cerveza en sí es de color rojizo, turbio pero intenso. La espuma de color hueso es escasa (no logras mucha ni escanciando al servir) y muy poco persistente, quedando nula en cuestión de un minuto. Desprende aromas licorosos, fuertes. En boca es áspera, dulce y sin muchos matices. Bastante calientatripas. Se nota un poco la vainilla y casi nada la madera. Sí que tiene recuerdos a coñac… ¡Pero pueden deberse a sus 14 grados! También se distinguen notas maltosas de uvas pasas y caramelo, detrás.

Como conclusión podemos afirmar que como Quadruple se va un poco alta, más casi Barley Wine. Y aun así, de los potentes y licorosos. Y que los adjuntos tampoco aportan nada claro que no tengan otras cervezas maltosas. Pero se deja beber con el frío y aprovecha para emborracharte a saco.

“Mi opinión en un Tweet:” Una de las cervezas más densas que recuerdo. Nota: Bien bajo.

Tatuajes Cerveceros (5)

Vamos con un poco de retraso con respecto al calendario previsto en un principio para esta sección (sobre todo tras ver la gran participación). ¡Pero no queremos dejaros más de un mes sin vuestra ración de tatuajes cerveceros! Asi que aquí tenéis: un poco de cerveza y tinta en la piel.

Tatuaje Cervecero de Arrogant Bastard, de Stone
El tatuaje de hoy es de Miquel Ángel Gall, que tiene 27 años y vive en Teruel. Pero hace cerveza a nivel casero con su hermano y un amigo que viven en Sabadell (y donde viaja una vez al mes para la producción). ¡Eso es amor por el homebrewing!

Tiene este tatuaje en la pierna porque creen que lo más importante para cocinar es la actitud, y qué menos que este tatuaje para homenajear a la que fue la campaña más polémica y con más actitud del mundo cervecero (con permiso de Brewdog, añadimos nosotros).

¿Y tú? ¿Tienes algún tattoo sobre cerveza? Pues háznoslo llegar por el correo electrónico o por cualquier red social. Y si no lo tienes, pero alguna vez te has planteado hacértelo, puede que esta sección te sirva de inspiración. ¡Las opciones son casi infinitas!

Cómic: Los Maestros Cerveceros Vol. 1 (1854-1932)

La sección en la que hablamos sobre libros que se editan en España y que tratan sobre cerveza no es de las más frecuentes de esta web. Quizá porque no hay tantos libros que vayan saliendo. ¡Pero si sale uno y además es un cómic, que nos encantan, pues va de cabeza a publicarse!

En este la cerveza no es la protagonista, sino, como su nombre indica, lo son propiamente “Los Maestros Cerveceros”. Porque trata de varias generaciones de propietarios de una cervecera a lo largo de casi un siglo. Y, sometidos a los vaivenes de la historia en Europa, como van continuando con su labor.

Aun así, los amantes de la birra encontrarán muchas curiosidades y referencias en este álbum que recopila los cuatro primeros volúmenes de esta publicación de la BD (bande dessinée) sobre la vida de los Steenfort y su cervecería en el Brabante belga.

En España ha sido publicada hace poco por la Editorial Dolmen y acaban de editar el segundo volumen, que reseñaremos en esta web tan pronto como nos lo leamos. ¡Os recomendamos echar un ojo a este tebeo si no lo conocíais y leerlo! ¡Ya nos contaréis!

#LaRonda 46 (3.01) ¿Te gusta o no te gusta?

Una de las cosas que se propuso en las conclusiones de la II Jornada de Bloggers Cerveceros fue la resurrección (de nuevo) de Las Rondas, que han tenido con esta ya tres vidas y que buscan que los blogs cerveceros se junten mensualmente opinando sobre un mismo tema. El mecanismo es sencillo: un bloguero “invita” a la ronda proponiendo un tema, los demás publicamos a lo largo del mes nuestra aportación y, al final, el convocante “paga” la ronda, resumiendo y recopilando las opiniones de los demás.

#LaRonda 46 (3.01) ¿Te gusta o no te gusta la cerveza?
Se ofreció a inaugurar esta tanda Manuel Jim, desde Cervezomicón. Y el tema que nos ha propuesto es complejo. Hay que analizar si para opinar o apreciar la cerveza ha de conocerse la historia, los procesos o los estilos... o lo único importante es saber si… “¿Te gusta o no te gusta?”

En nuestra opinión, hay que diferenciar claramente dos objetivos que pueden ser simultáneos o no en la cerveza. Por un lado, entender la cerveza como un “arte” (como un arte culinario y gastronómico), donde el fin último de esta bebida es alcanzar unas metas o ideales, ajustarse a unos parámetros, o despertar unas sensaciones.

Ojo, que hay corrientes artísticas que afirman que el arte ha de ser completamente inútil. Que si se crea pensando en que sea útil para algo, no es arte… es diseño. Por lo que dejaría la cerveza en una posición en la cuál habría que valorar si cumple los objetivos para los que fue diseñada o no.

Smuttynose Pumpkin Ale

Hoy vamos a hablar en nuestro Jardín de un producto de la huerta, la cerveza de calabaza. ¿Os oímos decir que Halloween ya ha pasado? Sí que es verdad que en España pensamos en calabazas sólo en esa fecha -para todo lo demás, cabello de ángel-, pero las cervezas con esta hortaliza son (en su origen estadounidense) más propias de acción de gracias, fiesta que aún no hemos copiado (ni copiaremos, quién quiere OTRA comida familiar con las navidades tan cerca).

Smuttynose Pumpkin Ale, una cerveza de calabaza.
La cerveza que hoy nos ocupa viene desde el noreste de los USA, de donde la hacían los colonos originales, y lleva, como es habitual en la receta, especias además de calabaza. Tiene color ámbar anaranjado, coronada por una espuma escasa y de baja persistencia.

El aroma es exactamente el esperado, con presencia de la calabaza, la malta y las especias. Y en sabor encuentras otro tanto de lo mismo, todo con su espacio y su caramelo, pero bien equilibrado. Así que el resultado entra bien, no como otras que resultan más cansinas.

También tiene bien integrado el alcohol, que asciende a 6,5% ABV, pero no se nota nada. Por eso, si estáis pensando en probar una cerveza que sea un fiel y agradable espejo de lo que este estilo debería dar, probad esta si la encontráis.

“Mi opinión en un Tweet:” Una calabaza con un uno delante. Nota: Sobresaliente.

The Beer Times (269)

Dominical suplemento de noticias sobre cerveza. Aquí puedes leer el periódico The Beer Times.

Bebas la cerveza que bebas, siempre encontrarás algo interesante entre estos enlaces sobre cervezas.

¿Funciona la homeopatía contra la resaca cervecera?

Desde El Jardín del Lúpulo la cuestión de la interacción entre medicamentos y cerveza siempre nos ha preocupado mucho. Y como ahora se habla tanto y debate sobre la homeopatía, no queríamos dejar pasar la oportunidad de dar nuestra opinión y argumentar un caso práctico sobre esta medicina ¿alternativa? o ¿pseudo? ciencia.

¿Funciona la homeopatía contra la resaca cervecera?
Para los que no tengan muy claro qué es, el principio básico de la homeopatía (del griego hómoios, “igual”, y páthos, “dolencia”) es tratar las enfermedades con lo mismo que las causa o que produce esos síntomas. “Lo similar cura lo similar”. Eso en el mundo cervecero anglosajon tiene hasta una expresión: “Hair of the dog that bit you”, que viene a decir que la resaca se cura bebiendo más alcohol.

Estás prácticas tienen sus riesgos si tomas demasiada “medicina”. Puede que un Bloody Mary sirva como reconstituyente… Pero dudamos que meterte una Brewdog Tokyo* te vaya ayudar a mejorar los síntomas de la resaca. Samuel Hahnemann, el inventor de la homeopatía, tenía esto claro, por lo que inventó que había que hacer una disolución del principio homeopático en agua. Lo curioso es que cuanto más lo diluyas en agua y más repitas este proceso, más potente se supone que es el resultado.

Obviamente, nosotros, con nuestro pensamiento crítico, independiente e iconoclasta y amantes como somos del método científico (gracias a una educación de calidad en la enseñanza pública)… decidimos no creérnoslo sin más. Y antes de apoyarlo, hacer la prueba aprovechando que, un día más, nos levantábamos con resaca.

Bevog Baja

Hoy se celebra en todo el mundo el International Stout Day, un evento para los amantes de las negruras en las cervezas. Y, aparte de las demás Stout (y cervezas de estilos similares y negros) que nos beberemos hoy, hemos querido abrir boca con esta birra austriaca, de Bevog.

Bevog Baja, una cerveza estilo Oatmeal StoutLa marca tiene unas etiquetas muy monstruosas, bonitas y reconocibles. Esta en concreto es una Oatmeal Stout (con avena) que se llama “Baja”. Obviamente es negra, densa y opaca. La espuma es de color beis, y aunque no es muy abundante ni excesivamente persistente, sí que es compacta y de burbuja fina.

El aroma es muy agradable y complejo: café, maltas tostadas, chocolate negro… un leve toque ahumado… En boca es dulce (pero no empalagoso, tiene 29 IBUs) y sabrosa. Con cuerpo y cremosidad. Todo lo que te esperas de una Oatmeal Stout, vamos.

Y como no tiene más que 5,8% ABV, es una cerveza ideal para hacer apología de las maltas y las cervezas oscuras… ahora que vivimos en la semi-dictadura del lúpulo (o la turbidez, o la claridad, o lo que se lleve ahora).

“Mi opinión en un Tweet:” Me pongo monstruoso sin mi dosis de cerveza negra. Nota: Sobresaliente.