Debate: Diferencias entre Shandy, Radler y Clara

Con la proliferación de las Radler artesanas llevamos unos días reflexionando sobre el uso que se viene dando a este término en España. Y de eso vamos a tratar, cuestiones semánticas de estas denominaciones en nuestro mercado. Porque, aunque en el fondo hablemos de lo mismo… Con el tiempo hemos asociado a cada término connotaciones muy diferentes.

Debate: Diferencias entre Shandy, Radler y Clara
Por ejemplo, el término “Radler”, que en su origen alemán es una mezcla de cerveza y refresco (sin más) aquí en España está casi ineludiblemente sujeto a destacar que lleva zumo de limón. Y su uso en el marketing cervecero es relativamente reciente (la primera que recordamos es la Amstel Radler allá por el 2013-14, seguida luego por Cruzcampo y Buckler, todo del grupo Heineken) y siempre, como decimos asociado al zumo de limón.

Porque anteriormente a eso, la denominación más habitual en las cervezas embotelladas con limón (pero sin más refresco, sin destacar el zumo) era “Shandy”, de origen británico. Que a veces, y en otros países, es claramente sinónimo de Radler. Pero en el marketing español, Shandy viene con la connotación añadida de “muy poco alcohol” ya que rondan el 0,9% ABV (que les permite incluso categorizarse como “sin alcohol”) mientras que las otras están más cerca del 2-4% ABV. Aquí fue pionera Cruzcampo, mucho antes, y al hacer la suya con poco alcohol, digamos que marcó el camino.

Y, por último, la denominación que nos queda, “Clara”. Esta quizá es la más popular (a la hora de pedir en barra) y sin embargo la menos usada dentro de la nomenclatura de marketing. Pero es la única que recoge la legislación (como mezcla de cualquier tipo de cerveza con gaseosa, o con bebida refrescante aromatizada o bebida refrescante de zumos de frutas con carácter organoléptico exclusivamente de cítricos, en la que el porcentaje de cerveza sea superior al 50 por 100 o su graduación alcohólica sea superior a 0,5 por 100 en volumen) y aunque se asocia a lo que en sus países de origen son las Radler y las Shandys, aquí no exactamente, pero engloba a las otras dos. De estas la más antigua que recordamos es la Damm Lemon, pero mucho antes que eso las pedíamos ya con gaseosa o limón.

Vamos, que son sinónimos, pero el marketing no los trata como iguales y nos hemos acostumbrado a asignarles valores añadidos muy diferentes. Y está muy bien que haya versiones embotelladas y variadas… pero la mejor sigue siendo la que puedes preparar como cóctel tú mismo. Y vosotros... ¿Los usáis como sinónimos o aplicáis estas diferencias?

No hay comentarios:

Publicar un comentario