Früh Kölsch

En verano aprieta el calor, y en nuestro país todavía más. Por eso nos gustan las cervezas ligeras, de baja graduación y para beber frescas. Por eso funcionan tan bien las tipo pilsner o las lagers industriales.

Pero un estilo que creemos que también funcionaría bien son las Kölsch. Aunque es una denominación de origen, además, así que si no está hecha en Colonia no puede recibir ese nombre, podrían hacerse cervezas similares.

Son rubias, claras, limpias y brillantes, filtradas, con una cabeza de espuma no muy abundante, como esta. El olor es suave y afrutado, ya que son de alta fermentación, pero después son acondicionadas en frío, “lagered”. Así que se parece mucho a las pilsner en aspecto, pero en boca es más dulce, maltosa y afrutada.

Una cerveza muy refrescante y agradable, con sólo 4,8% ABV y que se bebe en su peculiar “stange” (similar a un vaso de tubo, pero de cristal más fino y más pequeño) a unos 8 o 10 ºC. Muy recomendable.

“Mi opinión en un Tweet:” Es de Colonia, pero no como el garrafón en la discoteca. Nota: Notable.

5 comentarios:

  1. Ricas!!! Nosotros hacemos una, pero de las conocidas prefiero la Gaffel

    ResponderEliminar
  2. Yo he tenido la ocasión de probar Früh en su cervecería de origen y la diferencia entre barril y botella es, obviamente, abismal. No digo que en botella estén malas pero con este estilo de cerveza sí que hay ir mirando las fechas de lote para pillarlas lo más jóvenes posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P.D.: No recuerdo la cantidad exacta pero para los curiosos, un Stange equivale a un quinto de cerveza ya que su capacidad es de 0,20L.

      Eliminar
  3. Tengo pendiente viajar a Colonia para probarla "in situ".
    Lo que sí tengo que decir es que la primera vez que la probé en botella pensé "esto lleva un dry hopping de vómito de niño pequeño". Pensé que fue el momento en cuestión, que a lo mejor mis papilas gustativas tenían que haberse atrofiado por mascar un rato antes chicles del Mercadona, así que le di otra oportunidad.
    Y me resultó igual de mala.
    Pero la cosa no acaba aquí. Probamos de nuevo la "früh" en una cata comunal, de más de treinta personas, y salvo otra persona y yo que la encontramos detestable, el resto la ponían bastante buena. Así que supongo que la culpa la tendré yo (y el otro), que tenemos las papilas ya muy cascadas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé, a mi me parecen buenas cervezas, fáciles de gustar, y muy adecuadas para nuestra manera de beber. Pero... para gustos los sabores.

      Eliminar