Entrevista a Micros Cerradas: Cazurra

Comenzamos hoy una nueva sección, en la que entrevistamos a microcervecerías que han tenido que cerrar, dando un espacio para contar libremente su experiencia, sus sentimientos y sus pareceres, para que los cerveceros aún en activo o los que están pensando en profesionalizarse puedan evitar un final para nada agradable, gracias a sus consejos.

Esta sección llevaba pensada más de un año, pero por unas cosas u otras, la fuimos dejando. Y cuando nos enteramos hace unas semanas que la leonesa Cazurra cerraba, decidimos que era el momento de hacerla por fin. Y nos pusimos en contacto con David y le enviamos estas preguntas, que amablemente contesta. Así que, sin más dilación:

El Jardín del Lúpulo - Cuéntanos un poco la historia de vuestra marca, para los lectores que no os conozcan. ¿En qué año empezasteis y dónde? ¿Quiénes erais? ¿Qué cervezas elaborabais?

David Gil - Nuestro proyecto empezó como un ejercicio extra entre amigos a los que nos gusta este mundillo de la cerveza, además yo tengo una micro brewery en Chile y en un viaje nos planteamos hacerlo aquí. Empezamos en el 2011 en el mes de diciembre, nuestra primera cerveza estaba elaborada en una planta en Galicia a la que pagábamos, luego esa cerveza nos la traíamos a León en furgo.

Éramos y somos cuatro soñadores con ganas de hacer algo más y así partimos, ahora que “no es lo mismo llamar que bajar a abrir la puerta”.

Ahora habéis cerrado, pero… ¿Qué os motivó a abrir en primer lugar? ¿Cómo lo planeasteis?

La principal motivación es que antes muerto que mediocre. Personalmente creo que las crisis son de cada uno y esto también tiene un cierto nivel de oportunidad, así que teniendo el conocimiento de lo que necesitábamos nos pusimos a buscar y a luchar sin control por salir adelante…. ¡Eso se pago más tarde!

Lúpulo: Cascade

En la sección dedicada a hablar de los lúpulos, esta vez toca hablar de un lúpulo muy utilizado. El Cascade. Y es que este lúpulo de origen norteamericano (fue creado en los EEUU en los cincuenta y muy expandido en los setenta) se utiliza mucho por sus cualidades aromáticas.

Fruto del cruce entre un lúpulo Fuggle y un Serebrianker, su nivel de alfa-ácidos es bajo, entre el 3 y el 7%, pero su aroma es potente y agradable, con notas florales, cítricas, especiadas y afrutadas.

Una delicia que hace que se use en muchas cervezas modernas, habitualmente en estilos ingleses o americanos (Pale ales, Porter, IPAs y otros así) y sobre todo para aportaciones de aroma y dry-hopping.

Como es tan utilizado, lo podemos encontrar en muchas cervezas, como por ejemplo la Flying Dog Doggie Style, la Sierra Nevada Pale Ale o la Shepherd Neame Brilliant Ale, que os recomendamos, entre otras, para ayudar a identificarlo.

Left Hand Sawtooth Ale

Hoy nos hemos abierto una de esas una Sawtooth Ale de los muchachos de Left Hand, y no sólo porque nos gusten sus estupendas etiquetas, sino porque nos apetecía una birra sencilla para beber sin complicaciones.

Al servir esta cerveza de sesión (con sólo 5,3% ABV), nos encontramos con un color ámbar, limpio. Un aspecto bastante bonito excepto por la espuma que es bastante escasa, aunque pegajosa.

La dejamos que gane un poco de temperatura mientras nos preparamos algo rápido para picar. Pero como la cocina no es lo nuestro (somos más de comer y beber que de cocinar y homebrewear) no nos complicamos la vida y lo único que hacemos es abrir una bolsa de patatas. Esto nos da el tiempo suficiente para que la cerveza haya soltado sus aromas a malta, pan y lúpulo.

Y tal y como huele, sabe. Cumple lo que promete, no como esos políticos que nos han tocado y agradecemos el dulzor de la malta bien equilibrado con el amargo del lúpulo. El resultado es una cerveza cómoda de beber, que aunque no destaca como una joya en su estilo, tampoco defrauda y al final te gustaría que se vendiese en litronas.

“Mi opinión en un Tweet:” Lo que está bien, está bien todos los días. Nota: Bien Alto.

Patrocinadores 3CHB: Ediciones Omega

Y ya, ahora sí, llegamos a los últimos de los premios del 3er Concurso Homebrewer EJDL. Estos premios son nuevos, los hemos incluido este año como novedad (y por tanto el patrocinador también), y busca alentar la participación y la constancia, tanto de homebrewers a nivel individual como de asociaciones regionales.

A cada cervecero que participe en el concurso se le sumarán los puntos de las cervezas presentadas a su nombre, y ganará el que más puntos consiga en total. De la misma manera se sumarán los puntos de los cerveceros que pertenezcan a las asociaciones de cerveceros caseros (a nivel local o regional), ganando el suyo la que más puntos consiga.

Y el galardón (aparte del diploma de rigor, claro) es un libro de Greg Hughes llamado “Cómo elaborar cerveza en casa” de Ediciones Omega, que creo que el título lo dice todo, y que incluye 100 recetas diferentes, para inspirarse.

Y con esto, ya hemos acabado con los premios de las bases del concurso de cerveza. A partir de la semana que viene presentaremos a los colaboradores, que también hacen posible este concurso y a los que estamos igualmente agradecidos.

PD. Quedan dos meses más o menos justitos para el final del plazo de recepción. Si queréis participar y aún no tenéis elaborada la cerveza, es hora de poner las manos a la olla. Y si ya la tenéis lista, podéis irnos enviando la ficha de inscripción rellena.

The Beer Times (104)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Entre feria de cerveza artesana y feria de cerveza artesana, te invitamos a entrar en el periódico con más enlaces sobre cerveza.

Hoy, La Blanca. Mañana, L’Europe.

Parece que con el título de la entrada está todo dicho. Pues eso, que hoy, sábado 22 de noviembre de 2014, puedes encontrarnos en la feria de cerveza artesana La Blanca, en Valladolid, donde estaremos desde las 12 de la mañana, bebiendo cervezas y difrutando. Bueno, y “trabajando” un poco como jurado.

Y mañana cogemos el coche y nos plantamos en Madrid, para ir a la V Feria de la Cerveza Artesana de la cervecería L’Europe, a la que llegaremos a última hora, pero no pasa nada, porque también se celebra el lunes.

Y, obviamente repetiremos el lunes, faltaría más. Un día ideal para beber y charlar con calma con los cerveceros, ya que está más tranquilo y tienes todo el rato, comida incluida, por delante. Además, nos quedaremos por allí toda la Madrid Beer Week.

Así que si nos quieres ver, no te van a faltar oportunidades. Mándanos un privado y te decimos en que sitio de cervezas estamos en cada momento. Porque, no lo dudes, tendremos una birra de la mano.

Madrid Beer Week

Desde hoy mismo comienza la Madrid Beer Week, una semana (bueno, 10 días, hasta el 30 de noviembre) dedicada a la cerveza y que tiene lugar en diversos locales de Madrid, muchos de ellos entre los lugares cerveceros de referencia, pero no exclusivamente.

Y las actividades van, desde catas de cervezas (como las Casimiro Mahou en Españoleto, en cuya presentación podréis conseguir probablemente los posavasos de las cuatro cervezas por los que nos preguntaban el otro día en Facebook) a maridajes y talleres.

Nosotros os recomendaros también acercaros a La Tape, a probar su cerveza MixTape, por ejemplo (gratis un par de días con el cupón que hay en la guía impresa), o a la tienda The Beer Garden, que organiza una cata de cervezas afrutadas que puede que cambie los prejuicios de alguno.

Pero en la web de Cervecera Independiente (el proyecto de Mahou-San Miguel que es el que aglutina las actividades y organiza la semana) podréis encontrar el resto de propuestas y ver a cuáles os apuntáis. No lo dejéis escapar, y tal vez coincidamos, porque estaremos por allí.

Öko-Krone Black

Por fin parece que ha llegado el frío, y para acompañar a los negros nubarrones que nos acompañan, desde El Jardín nos da por empezar a beber más cervezas oscuras y alcohólicas, aunque, como en este caso, tampoco pasa nada porque sólo tengan un 5% ABV.

Esta vez le tocó el turno a la Öko-Krone Black, de Härtsfelder. Nos encontramos ante una birra más marrón que negra, pero como somos un poco daltónicos no nos preocupan esas cosas. Al servirla genera poca espuma, pero compacta.

Si la acercamos a la nariz lo suficiente como para mancharnos el bigote con su escasa espuma percibimos… percibimos el suave aroma del cocido que está preparando la vecina y nada más. Pero como no se puede juzgar sólo por eso, la probamos. Sabe dulce. Dulce y tostada. Bueno, más que tostada, requemada. Eh… y cuando digo requemada quiero decir que un poco como si chupásemos el cenicero a la puerta de un bar.

Así que ya sabes, recuerda bien el nombre de esta birra (Öko-Krone BLACK), no vaya a ser que un día te la ofrezcan y vayas a decir que sí. Y, ya lo sentimos por los agricultores ecológicos, pero la gran mayoría de las birras que se hacen con este sello, dejan bastante que desear. ¡Hay que ponerse más las pilas!

“Mi opinión en un Tweet:” Para beber así de mal, mejor haberte tomado un vaso de agua. Nota: Muy deficiente.

#LaRonda (1): Recopilación y Conclusiones

Tras las más de dos semanas de plazo para publicar la aportación de cada blog participante al tema del mes, pasamos a recopilarlas. El tema elegido (y propuesto por nosotros) era “Los prejuicios que se tienen con las cervezas artesanas españolas”, y las respuestas han sido variadas.

Somos unos cuantos, incluyéndonos a nosotros y a otros blogs como Tortubeer, Cerveza al cubo, Cervecero Valenciano, L’Art en Birra, Templo de Ninkasi o Visualbeer, los que tenemos los “prejuicios”, basado en experiencias previas, de que estamos acostumbrados a inconvenientes tales como fallos en la carbonatación, exceso de posos, poca consistencia entre lotes, la similitud de los aromas que da la levadura que se repite en tantas marcas, abuso del lúpulo, etc. (por citar los más repetidos).

Pero que sobre todo estos prejuicios los aplicamos a marcas novatas, no consagradas, evitando generalizar, como bien insiste Cerveriana. Porque, si lo hacemos a marcas que ya conocemos y nos basamos en sus cervezas ya catadas, no son prejuicios, sino juicios de valor (a veces positivos y a veces negativos, pero si repetimos es que suelen ser positivos, claro).

Otro de los temas más repetidos es la “clasificación” del estilo de las cervezas. Acostumbrados a cervezas clásicas de países tradicionales, donde cada marca ya reconocida suele ser “ejemplo de clase”, en el mercado moderno local las fronteras se diluyen y varían, recibiendo etiquetados que muchas veces difieren de lo que encontramos en el interior de la botella. O, directamente, falta la información y nos sabemos a qué atenernos.