The Beer Sun (51)

Dominical de verano con noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Nueva cabecera para estrenar vacaciones de verano, pero igualmente llena de enlaces sobre cerveza

Música de Anuncio: Arthur's Theme

Mientras la sequía agosta las cosechas de cebada (esperemos que no suba el precio hasta los niveles del lúpulo) y vacía los embalses de agua (otro ingrediente esencial para la cerveza), la sequía de anuncios de cerveza molones continúa.

Por ello, nos vemos obligados a hacer transvases de décadas anteriores para poder seguir alimentando esta sección que recopila canciones provenientes de anuncios de cerveza de la televisión. Y la canción que ilustraba hace años un anuncio era Arthur's Theme (Best That You Can Do), de Christopher Cross (compuesto para la película ‘Arthur, el soltero de oro’).


Brooklyn Sorachi Ace

Desde el barrio homónimo de New York, nos llega esta cerveza de estilo Saison de la marca de la B grande. Lo de homónimo va por Brooklyn, ya que Sorachi Ace es el lúpulo de origen japonés que usa esta cerveza (es monovarietal) en su elaboración.

De color dorada, limpia y brillante, por el uso de malta tipo Pilsen, se corona con una cabeza de espuma blanca, pero ni muy abundante ni duradera. Para ser sin filtrar no tiene mucha turbidez, lo cual se agradece ya que visualmente es atractiva.

El aroma es intenso: lúpulo cítrico y carácter terroso, áspero y especiado. Un toque afrutado proviene probablemente del uso de levaduras belgas y de champagne. En boca es seca, amarga y llena de matices. Bastante frutal de nuevo al final, sin embargo.

Como casi todas las Saison, es algo a la vez raro e interesante, pero esta destaca por su amabilidad y por lo bien que esconde el alcohol (7,2% ABV), del que sólo asoma una leve calidez. Ideal para acompañar platos de pescado o especiados.

“Mi opinión en un Tweet:” Esta Saison esconde un As en la manga, ojo. Nota: Notable.

Lúpulo: Azacca

Otro lúpulo moderno de nombre difícilmente pronunciable: Azacca. Este lúpulo, descendiente de otros como Toyomidori (y dale con los nombrecitos), Summit y Northern Brewer, recibe su nombre del dios del vudú haitiano de la agricultura y los granjeros. Fue lanzado al mercado en EEUU (siempre con ® y TM de la American Dwarf Hop Association) en 2013.

Como sus sabores y aromas son agradables y modernos (da notas de frutas tropicales, mango sobre todo, y cítricos, además de un poco de resina y especias) se utiliza como lúpulo de doble propósito pese a su elevada capacidad de impartir amargor.

Y es que tiene una nada desdeñable cantidad de alfa-ácidos, rondando el 14-16%. Algo parecido le pasaba al lúpulo que comentamos el otro día, el Vic Secret. Son lúpulos por tanto ideales para cervezas de estilo IPA, sobre todo si llevan el prefijo “American”, y tanto en las fases iniciales como en las finales y el dry-hopping.

Como son modernos y a la moda, seguro que los podréis encontrar en muchas cervezas de esta línea que actualmente estén en el mercado. Por ejemplo en la Stone IPA, que además os podéis llevar en lata para investigar sobre lúpulos allá donde vayáis en verano.

Premios de Primavera 2017

Aunque parezca mentira por la ola de calor que hemos sufrido, NO estamos en pleno verano. Bueno, ya sí es verano, desde hoy por la mañana. Pero ayer no, y la semana pasada, menos. Puede que la única diferencia con agosto sea que los niños iban al cole y tú a trabajar en lugar de a la playa. Pero aún era primavera. Y ahora que ya cambia la estación, nosotros hemos de entregar… ¡Los Premios de Primavera 2017 de El Jardín del Lúpulo!

Cervezas más recomendables:

Botella de Bronce:
Schneider Weisse Tap5 Meine Hopfenweisse

Botella de Plata:
Northern Monk Heathen

Botella de Oro:
Bevog Ond


Medalla al mejor abridor:
Abridor: Botella de Klein

Medalla a la Mejor Entrada Divulgativa:
Maridaje: Conceptos Básicos (1)

Y con esto, seguimos con este verano que lleva un día pero parece que fuese un mes. ¡Y nos quedan otros tres por delante! Al final de este trimestre, que como siga así beberemos muchas cervezas fresquitas, las comentaremos en una nueva entrega de esta sección.

Visita: Monkey Beer

Recuperamos esta sección que teníamos un poco abandonada para hablaros de la primera de unas de las últimas visitas que hemos hecho a microcervecerías de nuestra zona (o sea, de la “gran castilla”). En este caso, de Castilla La Mancha: en Toledo.

Ha pasado unos meses desde que hicimos la visita, y desde entonces han cambiado de ubicación (de Torrijos a Gerindote, dos pueblos bien cercanos) a una nave más grande que les permita crecer más. Pero el concepto es el mismo.

Los hermanos Prieto (Roberto y Rual) tienen un equipo diseñado por ellos mismos. Se basaron en su “Monkey Brew Machine” de homebrewers, como prototipo completamente automatizado, para la fabricación profesional a mayor escala y ahora tienen capacidad de elaborar 1000-1300 litros por lote, con un obrador que funciona mediante intercambio de calor al mosto y con el que logran unas cifras de rendimiento en torno al 90%.

La verdad es que sus números nos dejaron impresionados. Con sus actuales ocho fermentadores (con máquina de frío para las camisas fermentación) y su embotelladora que es isobárica …pero manual… están alcanzando unas producciones de 70.000 litros al años, y que esperan superar con el cambio de local al acabar este año (incluyendo 4 nuevos fermentadores y una línea de llenado automática de 1500 botellas hora).

Budějovický Budvar B:FREE

Si tus circunstancias o tus apetencias en algún momento no pasan por beber alcohol, no significa que tengas que renunciar a la cerveza. A nosotros nos pasa a menudo; por eso bebemos tantas cervezas sin alcohol (y os las comentamos para que elijáis con información).

La que hoy nos ocupa es la versión “free” de la Budweiser checa. Desde la República Checa nos viene esta cerveza elaborada, igual que su hermana (de la que hablamos en este VS), con maltas de Moravia y lúpulo Saaz.

Pero en la sin alcohol, el parecido acaba con el color rubio claro, de carbonatación media y espuma no muy abundante y persistencia media/baja. El aroma tan agradable que tiene la otra lo imita, pero en esta se trunca en “quemado” enseguida.

Y el sabor es más maltoso y menos equilibrado. ¡Una pena, porque pintaba bien al principio! Pero aunque no se parezca del todo a la original, sigue siendo algo digno para el mundo de la cerveza sin alcohol.

“Mi opinión en un Tweet:” De la República Checa vienen cosas mejores, pero con alcohol. Nota: Suficiente Alto.

The Beer Times (216)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Aunque la ola de calor remita ya, se coge vacaciones las cabecera con más enlaces sobre cervezas.