Birrasana 5ª Edición (2015)

El pasado fin de semana, aprovechando el puente del 1 de mayo, se ha celebrado en la catalana localidad de Blanes la quinta edición de esta feria de cerveza, que ya ha pasado a ser un clásico de las ferias nacionales, con gran afluencia de público y buenas cervezas.

Esta edición ha contado con 26 cerveceros, que han ofrecido al público un total de 127 cervezas distintas. Esto es una media de casi cinco variedades por elaborador, unas cifras bastante más altas de las habituales, y una buena oportunidad de probar cosas que se salen un poco de lo habitual.

Dadas las anteriores experiencias pasadas por agua (en 3 de las 4 ediciones anteriores llovió), este año la feria ha sido cubierta por una gran carpa. Por este motivo se perdió la impresión de espacio abierto y enorme con el mar de fondo, una estampa única, pero así los organizadores han jugado sobre seguro. Este año no ha llovido, pero la carpa nos ha protegido de una insolación casi segura.

La feria ha recuperado también la música en vivo, algo acertado a ratos, y un poco molesto en momentos de más calma. Nunca debimos gritar para comunicarnos con el vecino, pero en momentos de charla tranquila se hubiese agradecido algo menos de ruido. Los conciertos nocturnos tuvieron gran éxito, y no podemos hacer más que aplaudir la iniciativa ya que acercó a mucha gente de la zona. Hay que destacar el maratoniano horario del evento: de 11:00 a 02:00 sin interrupciones.

Gruit Inferno

Esta es la más especial de las cervezas de la gama Gruit (nombre en España de las cervezas flamencas Gruut de Gante, Bélgica). Y es que, además de llevar la mezcla de hierbas que da nombre a la casa, lleva también lúpulo.

El nombre Inferno ya nos avanza que nos encontramos ante una Strong Golden Ale de rollo anticlerical, para diferenciarse de las triples de Abadía. Y, como se espera, es de color dorado, y presenta una buena carbonatación y una abundante cabeza blanca.

El aroma es afrutado (con mucha presencia de malta y levadura), y en boca es dulce y agradable, equilibrada y con notas tanto de panadería como metálicas. Vamos, que muy belga por todos los lados.

Y también es belga en el alcohol, que asciende a 9% ABV (estos belgas parece que comienzan a contar en 6% directamente), y en su vaso, ya que recomendamos beberla en tulipa, a falta de su vaso propio con su juego de espejos.

“Mi opinión en un Tweet:” Si hay que ir al infierno a beberla, se va; pero que al menos esté fresca. Nota: Bien.

Debate: Frascos

Ya sabéis que nos gusta mucho hablar de todo lo relacionado con la cerveza. Y en muchos casos, no sólod el contenido, sino también del continente. Por eso hemos hecho tantos debates sobre el etiquetado y la información (y los que habrá, que es un tema en el que profundizaremos), o cosas como las latas o los growlers.

Pero de un tiempo a esta parte, al mundo moderno de la cerveza “de calidad” le llegan algunas modas un tanto extrañas. Ya que es un producto con grandes valores organolépticos (supuestamente, al menos), nos resulta muy contradictorio que se pongan de moda recipientes para consumirlas tan poco aptos para la degustación como el porrón (algún día llegará la bota, es el siguiente eslabón lógico) o el que hoy nos ocupa.

Y es que, desde los Estados Unidos, y bebiendo directamente de la herencia del licor de destilería ilegal llamado “moonshine”, que, al hacerse de forma casera se guardaba en frascos de conservas, nos llega la moda de beber, en lugar de en vasos, en frascos con su borde a rosca y todo.

Que sí, que la forma es la de un vaso, el tamaño el de una pinta, y todo lo que quieras. Pero en origen era una solución cutre y casera para un producto de calidad muy baja (y que te podía dejar ciego). ¿Eso es lo que queremos para nuestras pale ale elaboradas con cariño? ¿Qué opináis de beber cerveza en frasco? ¿Lo aceptaríais en un bar? La cosa es que parece que la moda esta ha llegado para quedarse, asi que, si no te gusta, como dice la expresión: ¡Toma del frasco, Carrasco!

The Beer Times (126)

Dominical de noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Ya que la prensa generalista no se hace eco de que hemos sido premiados, esperamos que lo puedas leer entre estos enlaces sobre cervezas.

#SiFueraUnaCerveza (57)

#SiFueraUnaCerveza, Adolf Hitler sería una Hösl Helles Weissbier Resi.

Hoy, Premiados en la Gala Ninkasi

Nos llena de orgullo y satisfacción que la labor que hacemos desde el blog se vea recompensada (si fuese en lo económico, ya lo petaríamos) con premios. En este caso, tiene además mucho valor para nosotros. En primer lugar, porque nos lo otorga la Asociación Ninkasi de amantes de la cerveza. Una asociación de Valladolid a la que tenemos mucho cariño y respeto ya que todos hemos convivido y bebido de las mismas fuentes durante años.

En segundo lugar, porque el galardón que nos dan (el Premio "Ludwig de Baviera" al mejor Evento Social Cervecero para El Jardín del Lúpulo y su 3er Concurso Homebrewer), reconoce precisamente una de las cosas en las que más nos esforzamos: hacer de dicho concurso un lugar de encuentro, no solamente una competición.

Y en tercer lugar, porque compartiendo la lista de premiados están con nosotros este año José Fernández de Sevebrau; la Feria del Iradier Arena de Vitoria, en la que hicimos la I Jornada de Bloggers Cerveceros; o, como cerveza universal, la Rochefort 10. Todo un honor estar entre estos premiados.

Así que hoy nos invitan a comer en su Gala Anual, donde será la ceremonia de entrega. Otros años ha sido abierta al público, pero se ve que este no, así que no podemos animaros a acercaros. Pero luego estaremos de bares toda la tarde y la noche, por lo que, si andáis por Pucela, buscadnos, que estaremos contentos y borrachos y os invitaremos a una, al menos.

North Coast Brewing Red Seal Ale

North Coast Brewing es una marca creada en 1988 en California y desde entonces, con la ayuda del cervecero Mark Ruedrich, han elaborado bastantes referencias, ganando más de 70 premios en competiciones nacionales e internacionales.

En este caso hemos probado suya la Red Seal Ale, una American Amber Ale de color marrón cobre muy brillante y sin un ápice de turbidez, cuya espuma, abundante, suave y con mucha burbuja, permanece mientras la paladeas.

Al acercarla a la nariz, se aprecia un olor suave a lúpulo, principalmente. En boca, es una combinación muy equilibrada de lúpulo y malta, con un final especiado y un amargor no muy pronunciado, de 42 IBU. Todo combinado con una carbonatación moderada y un final seco.

Con 5,4% de ABV, el vaso ideal para servirla es Shaker y acompañar carnes a la parrilla y buenas salsas para disfrutar de este tipo de cervezas, tanto si no las has probado nunca como si es uno de tus estilos preferidos.

“Mi opinión en un Tweet:” Buena combinación de maltas y lúpulos en una Ale color cobre y con cuerpo. Nota: Notable.

Crónica: Alejo Girón, Botella de Oro CHB 2015

Este año, la última de las entrevistas a los primeros clasificados del Concurso Homebrewer “El Jardín del Lúpulo” sería, obviamente, al ganador absoluto. Pero como ya le entrevistamos el año pasado (que ganó la Botella de Plata), y ya le han entrevistado a raíz del premio en el Huffington Post, queríamos hacer algo diferente.

Así que hemos dejado en su mano el contar cómo ha sido la experiencia de la elaboración de la receta en Domus (recordamos que el premio es la “profesionalización” de la receta en dos lotes de 1.000 litros), para que veáis las diferencias desde su punto de vista. Y con ese relato os dejamos:

La diferencia entre elaborar cerveza en casa y hacerlo en una fábrica artesana puede que no sea tan grande. En ambos casos se trata de mezclar los granos de malta con agua para que los almidones se vayan convirtiendo en azúcares fermentables. Después de ha de hervir, añadir lúpulo, enfriar el mosto y sembrar levadura. Pero después de pasar el día en la fábrica toledana de Domus elaborando la cerveza, las diferencias de método de producción, equipo, volúmenes y recursos son muchas. Tenemos esta oportunidad gracias a ganar el 3er Concurso de EJDL. El premio es la elaboración de la receta en la fábrica de Domus contando con su ayuda y experiencia.

La primera diferencia notable es la exigencia física, ¡estos chicos de Domus están fuertes! Comenzando con la molienda hasta el vaciado del bagazo, el volumen de 1.000 litros por elaboración significa que hay que mover mucho peso a mano. Como ironizaba Fernando, en Domus se ahorran la cuotas del gimnasio. En comparación, el trabajo físico en la cocina de casa es bastante menor con los poco más de 5-6 kg de malta con los que suelo trabajar para 20 litros y sin tener que subir a pasarelas.

Nomada Papaya Crash

Nómada, cervecera "gipsy" por definición, tiene esta cerveza entre su gama clásica (las classic series). Goza de muy buena fama, tal como demostró ganando la Champions de fábricas cerveceras el año pasado con la cerveza que hoy reseñamos convocada en la alineación titular.

La Nómada Papaya Crash es una cerveza de color cobrizo, turbia, con espuma fina de color marfil que persiste medianamente. No hace una gran cabeza pero si la servimos bien nos dará más que suficiente.

Es una cerveza con la malta presente en forma de pan y galleta, y con su vertiente más lupulera en forma de varias frutas de verano: melocotón, albaricoque, níspero y uva. Se nota también el sabor a papaya, aunque de forma muy leve. El añadido de fruta, no sabemos si deshidratada, también le otorga un sutil punto ácido.

El 8.8% ABV está muy bien integrado, pero echamos de menos contundencia en los sabores afrutados y especialmente en los resinosos, florales y herbales. El lúpulo no tiene toda la presencia que esperábamos (o nos gustaría).

“Mi opinión en un Tweet:” Una muy buena cerveza, pero que se queda algo corta. Nota: Notable bajo.