The Beer Times (201)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Seguimos nuestra odisea especial, semana tras semana, trayendo estos enlaces sobre cervezas.

Bevog Kramah

Es la primera vez que hablamos de esta cervecera de origen austriaco y etiquetas muy llamativas. Posiblemente, es lo primero en lo que te fijaste, en sus dibujos y los bichos que en ellos salen. ¡Parecen sacados del mundo de Fantasía!

Pero si eso te ha animado a beber alguna, habrás visto que es una marca que no está mal, con un producto confiable. Como esta IPA de raro nombre. Su color es ámbar, con cierta turbiedad opalina, y tono oscuro y rojizo. La espuma es abundante, blanca y pegajosa, con persistencia media.

Olor intenso a lúpulo (afrutado, cítrico y tropical), pero con un toque ahí perdido no del todo agradable. Aun así, el sabor es rico y sabroso. Amargo (tiene 70 IBUs) pero fresco y bebible, con un buen fondo de malta para soportarlo.

Así que esta cerveza de 7,0% ABV (a la que parecen haberle bajado el octanaje hasta el 6,5% ABV últimamente) entra muy bien, tanto en botella como en lata como en como te la quieran poner. Si es en litro, mejor.

“Mi opinión en un Tweet:” Bébetela antes de que el bicho se la beba. Nota: Sobresaliente bajo.

Abridor con Gemidos

¿A quién no le pone abrir una cerveza? A nosotros nos excita: nos excita las papilas gustativas, nos excita la pituitaria (no seáis malpensados, su membrana recubre las fosas nasales, aunque es cierto que la glándula genera hormonas que controlan la actividad sexual) y nos excita la secreción de saliva, cual perro de Pavlov.

Pero por lo visto, también excita a este abridor, que cuando toca la chapa, se pone a gemir. Se ve que es tan malpensado como vosotros, y le gusta que el botellín le roce con su puntita. ¡Le va a dar un toque muy divertido a vuestras fiestas!

Solo esperamos que ningún gracioso haya agitado la botella (o sufra un caso de Gushing precoz), ya que de lo contrario van a ser unas risas (a lo que tú, completamente serio, debes decir: “Os juro que es la primera vez que me pasa”).

Bueno, tengas cervezofilia o no; te gusten de 20, de 25, de 33 o de 50 (centilitros, que hay que explicar todo); caigan una, dos o tres al día; e incluso aunque te arrepientas de ello a la mañana siguiente… las risas con este abridor y sus suspiros orgásmicos no te las quita nadie.

Elige la Cerveza a Catar (2)

Recuperamos una sección que, tan pronto como llegó, quedó medio abandonada. Pero ya lo solucionamos volviendo a montar nuestra caja de luz casera y sacando alguna cerveza de la despensa.

Hemos elegido estas tres botellas, y las tenemos listas para que la más votada sea enfriada, degustada, catada y anotada y comentada reseñada aquí tan pronto como nos sea posible. Saltándose la espera de la centena de cervezas que esperan en nuestra alacena.

Las votaciones duran sólo dos días, así que no lo dejéis pasar. Votad a través de la encuesta (y, si no podéis, en los comentarios) y pronto tendréis la cata y la entrada de la elegida. ¡Tú eliges, nosotros bebemos!


BOM Triporteur From Hell

Ya hablamos hace tiempo de la marca que hoy nos ocupa, pero hoy queremos detenernos un poco en su cerveza más conocida oscura, la que viene del infierno. Pero antes vamos insistir en que la principal peculiaridad de la casa, BOM (Belgian Original Malt), es que crea sus propias maltas especiales a partir de malta base para tener siempre el producto personalizado y reciente, ya que lo hacen justo antes de elaborar.

Dicho esto, entendemos por qué no las asignan ningún estilo clásico a sus cervezas con el argumento de que, si usan maltas que son propias y antes no existían, no pueden clasificarse tampoco dentro de los estilos que existían anteriormente. Pero nosotros apostamos a que es algo entre una Bruin y una Dubbel

Y es que es de color marrón rojizo muy oscuro, casi negro (y turbia, casi opaca), con una cabeza de espuma beis, abundante y pegajosa. El aroma es leve, con notas de caramelo de la malta y de especias de la levadura. En boca destaca más el café, el chocolate y el regaliz, con persistencia.

Para beber en copa o cáliz, pese a ser un producto infernal (con 6,66% ABV, pone). Pero bueno, con unas “Tetillas de Monja” para maridar, arreglado. Y así nos emborrachamos menos y no pecamos.

“Mi opinión en un Tweet:” El repartidor te las trae del infierno en triciclo. Eso tiene mérito. Nota: Notable.

Colaboradores Concurso Homebrewer: CCVK

La Compañía de Cervezas Valle del Kahs, situada en el barrio madrileño de Vallecas (de ahí su nombre, que abrevian como CCVK), es una microcervecería urbana en manos de un grupo familiar con raíces en el corazón del Puente de Vallecas.

La sede la tienen en un local que era una antigua fábrica de lejía, propiedad de los abuelos y abierta hasta principios de este siglo. Cuentan ahora allí con un amplio espacio para la elaboración y un Tap Room para la degustación.

Y ese local y ese espacio es precisamente lo que nos ceden, ya que allí haremos la gala de entrega de premios del concurso; aprovechando que es amplio y que cerveza no nos va a faltar, estando en una fábrica. Además, bien comunicado en metro.

Por lo tanto, allí os esperamos el sábado día 11 de marzo, que es cuando será dicho evento, y podremos beber y celebrar y repartir premios y trofeos a los mejores homebrewer de España. ¿Te lo vas a perder?

The Beer Times (200)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Ya llevamos (ahí es nada) ¡200 números! del dominical que traemos lleno de enlaces sobre cervezas.