Schnitzer Bräu German Hirse Premium

Nos encanta que haya cervezas para todos los públicos. Cervezas sin gluten, para los celiacos, cervezas con ingredientes provenientes de la agricultura ecológica, para los verdes. Pero lo que nos importa también es que esas personas lo disfruten.

Y esta Schnitzer Bräu, aunque cumple las dos primeras, no cumple para nada la última. Su color pajizo claro, aguado (aunque ligeramente opalino), ya no da muy buena impresión. Agravada por su poca espuma blanca, de baja persistencia encima.

¡Y esto sólo con un vistazo a la copa! Porque si miras la botella es peor. Pone que lleva ácido ascórbico como antioxidante (hasta ahí bien) y proteína de guisante… ¡Gisante! Eso es pasarse de “verde”. ¿Para qué coño lo lleva? Aun así, huele a grano y chicle de frutas. ¡Pero sabe a mosto medio aguado!

Vamos, que esta cerveza de 5,0% se lleva una de nuestras peores notas (igual que le pasa en otras webs especializadas), y os recomendamos no acercaros a ella a menos de dos metros, salvo que sea lo único para beber que haya en el mundo (y se os haya acabado el pis antes).

“Mi opinión en un Tweet:” De lo malo, lo peor. Aunque sea por buenas causas. Nota: Muy deficiente.

Cata del V Concurso Homebrewer

Hoy la entrada es breve. Nos pillas a punto de empezar a catar en La Tape (C/ San Bernardo 88, Madrid) las cervezas presentadas al V Concurso Homebrewer, con la ayuda de 20 jueces bien preparados (y con mucha sed).

Acercaos si podéis a saludar, tomar algo y charlar con los presentes según se desarrolle el evento. Si no, atentos a vuestras pantallas que contaremos lo que podamos en las redes sociales. Y los resultados… el sábado 11, en Madrid también, pero en CCVK. ¡Nos vemos!

The Beer Times (202)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Entrega capicúa (previa a una cata importante) del semanal con más enlaces sobre cervezas.

Resumen: Eventos del V Concurso Homebrewer

Ya llega el desenlace por el que tanto hemos esperado. Este mismo lunes estará el jurado del V Concurso Homebrewer que organizamos junto con La Tienda de La Cerveza eligiendo en una maratoniana cata la mejor cerveza casera de España (y parte del extranjero).

Dicha cata tendrá lugar en La Tape (C/ San Bernardo 88, Madrid) desde por la mañana hasta por la tarde. Y los homebrewers participantes (o no) estáis invitados a acercaros y tomar algo, aprovechando los descansos para charlar con los jueces o asomándoos a echar un ojo (sin molestar) si la situación lo permite.

Y si no podéis por ser lunes, no os preocupéis. Anotad en vuestras agendas el evento gordo: en menos de dos semanas será la gala de entrega de premios, con el fasto acostumbrado y derroche de cerveza. Y es en sábado (11 de marzo, a las 19 horas), pero en Vallecas, en la sede de la CCVK (más amplio y con mayor aforo, que cada año somos más los borrachos cerveceros).

Os esperamos en ambos eventos, si podéis. Y tened paciencia que en breve conoceremos por fin los resultados de la quinta edición del concurso de cerveza casera más importante del mundo (y otros planetas de clase M).

Pannepot Grand Reserva Vintage

Hoy os vamos a hablar de la hermana MUY mayor de la cerveza de De Struise, belgas, la Pannepot. Y es que si esa cerveza con especias, a medio camino entre una Quadrupel y una Imperial Stout está rica, la teoría nos dice que si además se envejece durante casi dos años en diferentes barricas (roble, bourbon, calvados, …) pues estará mejor, ¿no?

Pues es algo que es verdad a medias. Ya que hay añadas mejores y otras peores. Por ejemplo aquí vamos a comentar un poco sobre las dos últimas que hemos bebido, la que pone en su etiqueta 2010 y la de 2011 (embotelladas en 2015 y 2016, respectivamente). Y oye, hay en cosas en las que se parecen mucho: ambas son de color marrón oscuro, casi negro, con espuma beis no muy abundante ni persistente.

Pero mientras que a la de 2010 la madera no le ha sentado bien del todo y el olor es avinado, la de 2011 presenta una gran complejidad de matices maltosos y tostados, que hace a la nariz estremecerse de placer. Lo que no oculta ninguna de las dos es el alcohol al coger calor.

En boca también son muy diferentes. La 2011 es intensa, más amarga de lo que esperábamos (y más carbonatada también), pero con mucha malta detrás, y sabores licorosos, a frutas pasas y frutos secos. En cambio, la 2010 es más plana en comparación, y da la sensación de que la madera le ha quitado más de lo que le ha dado.

No son malas cervezas ninguna de las dos, pero tampoco son baratas. Y de estas dos cervezas de 10% ABV, sólo volveríamos a pagar por una de ellas. ¿Adivinas cuál? Lo que sí que tenemos claro es que mataríamos a algún familiar cercano por volver a poder probar la de 2008… ¡Eso sí que era una birra! (Cuando se nos sequen las lágrimas de recordarla, os la contaremos)

“Mi opinión en un Tweet:” Está sí, esta no, esta me gusta, me la tomo yo… Nota: Sobresaliente (con revisión)

Carta de aromas: Pomelo

De unos años para acá, las cervezas están sabiendo a muchas cosas que antes no sabían. Y es que el mundo craft ha comenzado una revolución que llega no solo a los métodos y los estilos, sino a la propia materia prima.

Así, mientras que antes el mundo del lúpulo era mucho más sencillo, ahora cada año salen un par de variedades nuevas con nuevos aromas y sabores. Y muchos de ellos tienen esas notas tropicales y cítricas que se encuentran en el pomelo.

Esto se debe al ester acetato de nerilo, así como al geraniol, mirceno, limoneno, linalool y otros terpenos y sus asociaciones con alcoholes. Todo ello habitual en el lúpulo y en las cervezas de perfil moderno (IPAs y sucedáneos).

Por ello, para reconocer cuándo nos debe recordar al pomelo, os recomendamos bajar a la frutería, comprar unos pocos y cortarlos, abrirlos y olerlos. Ya puestos, preparaos un zumo, que por lo visto es muy sano, y así lo probáis. ¡Incluso más sano que la cerveza, aunque bebamos más de esta!

Elige la Cerveza a Catar (3)

Queremos que elijas. Tu opinión importa. En tus manos está. ¡Por eso somos unos #Demócatas! Nuestras catas las puede elegir la mayoría de votantes. Al menos de vez en cuando.

La base de esta sección es muy sencilla: Cogemos tres cervezas, las sacamos una foto en nuestra caja de luz casera, ponemos una votación en nuestro Twitter y la insertamos en una entrada del Jardín.

La más votada será enfriada, degustada, catada, anotada y reseñada aquí tan pronto como nos sea posible. Saltándose la espera de las decenas de cervezas que esperan en nuestra alacena y de las centenas de notas que aguardan en nuestras libretas.

Las votaciones duran sólo dos días, así que no lo dejéis pasar. Votad a través de la encuesta (y, si no podéis, en los comentarios) y pronto tendréis la cata y la entrada de la elegida. ¡Tú eliges, nosotros bebemos!

Siren Soundwave

Tal y como prometimos al preguntaros la semana pasada, la cerveza más votada iba a ser bebida y comentada en nuestra web tan pronto como pudiésemos. Y, con el 42% de los votos, la elegida ha sido esta West Coast IPA de Siren Craft Brew.

Una cerveza de color ámbar amarillento, ligeramente opalina, turbia. La cabeza de espuma blanca es abundante, esponjosa y pegajosa; pero lamentablemente es de persistencia baja, quedando un leve resto (además del pegado a las paredes del vaso).

El aroma es herbal y cítrico, con toques de melocotón también. En boca es amarga, claro, pero equilibrada. La malta y el afrutado (tropical y cítrico) del lúpulo combinan a la perfección, resaltando el final seco y resinoso.

Vamos, que esta IPA inglesa busca llevarte a costas nuevas con sus cantos de sirena y su ilustración de carta de Magic The Gathering, pero no debes negarte, que tras su escueto 5,6% ABV se esconde una cerveza potente. ¡Gracias por haberla elegido!

“Mi opinión en un Tweet:” Ponte cera en los oídos si quieres, pero abre bien el gaznate. Nota: Sobresaliente.

Magic Rock Rapture

En un envase a juego con su descripción nos llega una de las cervezas que tan bien elaboran estos ingleses de Magic Rock Brewing al más puro estilo americano. Se trata de una Red Hop Ale, un estilo que no es habitual con ese nombre pero a la vez deja claro lo que te vas a encontrar.

De color cobrizo oscuro y de transparencia media, se corona con una cabeza de espuma entre el beis y el blanco bastante cremosa. En nariz está muy presente la malta tostada y también el caramelo, aunque se dejan percibir un poquito los lúpulos que descubren aromas cítricos y resinosos.

Pasando a la sensación en boca, lo primero que aparece es el dulzor de la malta, pero rápidamente se equilibra con el amargor que aportan el Amarillo, Columbus, Magnum y Simcoe, unas variedades de lúpulo americanas que llenan el paladar de sabores cítricos anaranjados acompañando hasta el final de trago.

Con sus 5 tipos de malta y los lúpulos arriba mencionados podría parecer a simple vista una pequeña bomba, pero no es así. Estos ingleses se han encargado de equilibrar muy bien la Rapture para además, conseguir un 4,6% ABV, lo que hace que te puedas despreocupar sobre cuántas te has bebido.

“Mi opinión en un Tweet:” No te dejes amedrentar por los mostruitos que protegen la lata y tómate unas cuantas que está para ello. Nota: Notable alto.