Música de anuncio: Summercat

Este anuncio no es de hace tanto (4 años) pero marcó un antes y un después en cómo enfocar los spots de cerveza. Empezaron a hacerse cada vez más largos, y concentrando la importancia del mensaje en la canción (y la historia). Todos esperamos que algún día empiecen a dar importancia al producto y su calidad, en lugar de a la fiesta, el sexo y el modo de vida.

Pero hasta entonces, oye, alguna canción agradable para el verano han dejado, como esta de los Billie the Vision & the Dancers:

Straffe Hendrik Brugs Quadrupel

Esta cerveza belga del corazón de Brujas es una cuádruple con todas las letras. Bueno, sólo con nueve, si tuviese más sería otra cosa, como una oncruáduple, o una cruaduplegista, y eso no tiene mucho sentido.

Etimología aparte, al servirla sale una muy generosa cantidad de espuma de color y textura cremosos, con tonos de café y que forma un colchón consistente que se agarra con fuerza al vaso. Dan ganas de rellenar un bollo con ella (vaya, esto así escrito suena peor de lo que pensaba).

El color del líquido es de un intenso y profundo marrón rojizo oscuro, lágrimas de rubí arrancadas a la luz cándida de un hilo de tungsteno (hoy estoy que me salgo). Realmente tiene muy buen aspecto, y el olor no se queda atrás, llegan potentes aromas de frutas secas, toffe, caramelo y un poco de lúpulo. En cuanto metes la nariz estás deseando meter la lengua.

El sabor tampoco defrauda y se puede apreciar bien incluso a través del picor carbónico. Hablamos de notas dulces, tostadas, y sabores de frutas secas, así como un suave tono alcohólico propio de este estilo de alta fermentación y graduación (11% ABV). Curiosamente, al final, con el regusto alcohólico surge también una patadita amarga que me recuerda a chocolate negro muy puro.

“Mi opinión en un Tweet:” Quadrupel ejemplar. Para enseñar. Notable muy alto.

Premios de Primavera 2012

Sabemos que os gusta que demos caña a las cosas. Que digamos las cervezas malas y critiquemos los aspectos de la industria cervecera que no nos gustan. Pero nos da la sensación de que sólo os quedáis con eso. Por eso, estas menciones trimestrales a lo mejor de esta estación nos parece tan interesante. Una manera de que recordéis que, pese a nuestra capa de cinismo e ironía, tenemos un corazoncito que bombea cerveza, como el vuestro. Así que, con todos ustedes… ¡Los premios de Primavera 2012 de El Jardín del Lúpulo!


Cervezas más recomendables:

Botella de Bronce:
Sierra Nevada Pale Ale

Botella de Plata:
Liefmans Goudenband

Botella de Oro:
Trappistes Rochefort 10

Medalla al mejor abridor:
Abridor del Titánic

Medalla a la Mejor Entrada Divulgativa:
Pregúntale al Lúpulo (2)

Ya sabéis, lo mejor de los últimos tres meses. Y si no sabéis de qué hablamos, buscadlas y comprobadlo. Os esperamos mañana con otra buena cerveza. Para que no os quejéis.

Emelisse Espresso Stout

Después de que en el AMCA me quedé sin probarla de barril (yo pensé que ni siquiera había sido pinchada, pero hay gente que dice que sí) me agencié una botella de estar Imperial Stout Holandesa elaborada con granos de café para probarla.

Al servirla se ve que es algo serio, muy negra, con espuma marrón, abundante si se sirve fuerte. El olor es a aceitunas (o sea, es lo que me recuerda a mí este tipo de olores oleosos, aceitosos).

Lleva café, pero no es de las que más sabe a café. El cuerpo es medio, no tan densa en la boca como te esperas. Pero es amarga y resulta refrescante.

Como curiosidad, buscando en internet he encontrado etiquetados diferentes, en los que se detallan las maltas (Pale, Caramelo y Tostada), los lúpulos (Target y Fuggles) e incluso el café (Arábica y Robusta). Servir en copa, a temperatura de bodega, y utilizar como postre (de 9,5% ABV) después de una buena comida. Sustituye al café, copa y puro sin ningún problema.

“Mi opinión en un Tweet:” No está mal, pero hay mejores Imperial Stout. Nota: Bien.

Las conclusiones de los Precios

Tras la pregunta lanzada a nuestros lectores para ver cuál era, desde su punto de vista, el precio que estaban dispuestos a pagar por las cervezas, recibimos (que no está mal, al ser una petición tan complicada) 10 tablas completas (o casi) con sus precios o rangos de precios para cada categoría. Veamos las medias:


Al productor
(Feria, Local)
En tienda
Especializada
En Bar y Hostelería
Macro Nacional 1
0.60 €
0.90 €
1.35 €
Macro Nacional 2
0.75 €
1.15 €
1.85 €
Micro Nacional 1
1.75 €
2.25 €
3.05 €
Micro Nacional 2
2.30 €
2.90 €
3.90 €
Micro Nacional Especial
2.65 €
3.25 €
4.40 €
Importación Super Macro 1
1.55 €
1.80 €
2.80 €
Importación Macro 2
2.30 €
2.70 €
4.00 €
Importación Micro 3
3.05 €
3.80 €
4.70 €
75 cL. Importación
5.00 €
6.90 €
8.75 €
75 cL. Nacional
5.05 €
6.80 €
8.85 €

Y ahora dejad que os contemos nuestras impresiones. En primer lugar, gracias a todos por participar. Se ve en la progresión de los precios según “categorías” que entendisteis más o menos lo que queríamos decir y a lo que nos referíamos.

En segundo lugar, destacar que, una cosa que “escandalizaba mucho” en los comentarios del blog de Lupuloadicto como era el incremento de precio entre el productor y la hostelería, lo tenemos más que asumido (como, por otro lado, nos parece normal). Tal vez los implicados, conocedores de los gastos e impuestos asociados nos puedan contar si es tan normal que asumamos una diferencia tan grande entre tienda y bar y tan pequeña entre productor y tienda.

Weihenstephaner Hefeweissbier Alkoholfrei

El otro día nos retaban (bueno, no, pero nos gusta tomarnos las cosas muy a pecho) a defender las cervezas sin alcohol. Los que nos leéis a diario sabéis que YA lo hemos hecho. Y que defendemos la postura de que, cuando por los motivos que sean no puedes beber alcohol, la opción de las buenas SIN, que las hay, es más rica, sana y barata que la de la mayoría de los refrescos.

Y cómo vamos a decir que un producto hecho por Weihenstephaner, la fábrica de cerveza más antigua del mundo, con una jodida Universidad de la cerveza propia, hacen algo mal. Imposible. Lo tienen todo muy estudiado y pensado.

Y esta es una buena Weissbier sin alcohol. Con el color amarillo anaranjado típico, abundante espuma y olor a plátano y clavo. Lo normal en estos aspectos. En el sabor es un poco más dulce que su versión con alcohol (que recuerdo más ácida) y con menos cuerpo. Y al beberla me recuerda a los cereales Smacks. Será porque en el fondo son trigo inflado y azucarado.

Esta vez no tiene alcohol (bueno, casi, menos de un 0,5% ABV) así que no te preocupes por comer para no emborracharte. Esta cerveza con lo que combina mejor es consigo misma. Pídete otra. En vaso de trigo, claro. Que no tiene nada de lo que avergonzarse el pedir sin.

“Mi opinión en un Tweet:” No emborracha y engorda menos. El sabor, casi igual. Nota: Notable.

The Beer Sun (3)

Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Lee el tercer número del magacine dominguero recopilatorio sobre cervezas haciendo clic en la imagen o en este enlace.

Sierra Nevada Pale Ale

Hoy hablamos de la primera (de muchas, porque esta micro americana nos gusta) cerveza de esta fábrica Californiana. Y esta debe de ser de las más vendidas. Por cierto, como curiosidad (no recuerdo exactamente en qué capitulo, pero sí que era de la última temporada) en el Bar McLaren’s de “Cómo conocí a vuestra madre” aparece un cartel de esta marca. Ahí se nota el mercado que tienen las “micros” en los EEUU.

Bueno, al grano, que esta cerveza tiene tela. Su color es ambarino, con abundante espuma. En la nariz destaca el lúpulo americano (Cascade), al ser una Pale Ale costa oeste. Es un olor muy reconocible. Como a cítricos, a pomelo.

En el paladar, es densa, con cuerpo. Con un sabor inicial más maltoso de lo esperado, pero con un retrogusto amargo de nuevo, esta vez por lúpulos Magnum y Perle.

Concluyendo, una buena cerveza para beber habitualmente. De las que no cansan ni agotan. Pero tampoco para grandes cantidades. No es una session ideal. Tiene 5,6% ABV, y es mejor admirarla con prudencia. Y acompañar de comidas potentes. Servir en pinta americana.

“Mi opinión en un Tweet:” Una de las Pale Ale actuales mejor hechas. Nota: Notable muy alto.

La entrada, esta noche en Twitter

Hoy hemos dejado el trabajo para última hora. Tan para última hora, que lo haremos luego, a la tarde-noche. Porque hoy estaremos en un evento de Beer&Tweets en Madrid, así que la entrada de hoy se hará allí.

A partir de las 21:30 (Bueno, o antes si sentís curiosidad por nuestras vidas personales y demás chorradas que decimos) podéis SEGUIRNOS en Twitter, y allí iremos catando y comentando las cervezas que en el evento este probemos.

Claro, que también podéis participar en situ (supongo, siempre que aún queden plazas libres y tengáis los 15€ que cuesta) acercándoos hasta la terraza de Castellana DF en el Paseo de la Castellana y así nos veis las caras de esfuerzo mientras intentamos escribir los Twets y recordar la ortografía básica con tres o cuatro birras en el cuerpo.

Así que ya sabéis, o IRL o en Twitter os esperamos, y esperamos vuestros RT y Replies e incluso vuestros Unfollows si no os gustan nuestros desvaríos. Hasta esta noche a las 21:30.

Samuel Smith's Taddy Porter

Y de nuevo nos ponemos delante del hocico una gran cerveza de esta vieja cervecería de Tadcaster, la más antigua de Yorkshire, elaborada con agua de su pozo escavado en 1758 y de más de 25 metros de profundidad y fermentada en sus cubas cuadradas de piedra.

En esta ocasión una Porter muy rica. Negra y potente, aunque no muy densa. Con espuma abundante y resistente, ligeramente coloreada. El olor es maltas y cereal tostado, pero más a cacao que a café. Lo mismo ocurre con el sabor, que deja un gusto fuerte y agradable.

Es interesante ver que para quitar residuos, en lugar de usar “cola de pescado” (una gelatina que utilizan muchas cerveceras inglesas), esta cerveza usa algas clarificadoras, de manera que es una cerveza apta para veganos.

Se recomienda servir a 13º C, en vaso de pinta y acompañar de frutos de mar (si comes animales, claro) o postres de chocolate (apto para todos los públicos). Y no hace falta comer mucho, porque esta cerveza ya alimenta por si sola y sólo tiene 5% ABV.

“Mi opinión en un Tweet:” Un alimento contundente para estibadores. Nota: Notable.

Dentro de un mes, Noblejas

Dentro de un mes aproximadamente hay una feria cervecera en el pequeño pueblo toledano de Noblejas. La organizan los amigos de Yria, que son de la zona, y tiene muy buena pinta. Queremos ir, pero aun no lo tenemos muy claro.

A diferencia de ferias en grandes metrópolis como Madrid o Barcelona (donde siempre se conoce a gente que te aloja en su sofá), en Noblejas no tenemos nada de eso, y yo no sé si tengo edad para andar acampando (porque hay zona para acampar, eso sí, que está muy bien la idea).

Creo que al final seré un hippie más, y acabaré cediendo, porque la hora de coche (poco, pero habría que coger el coche) que hay hasta Madrid, me impediría beber en la feria, y eso si que no. Porque parece que va a haber mucho que probar (Lest, Milana, Sr. Bú, Domus, Sagra, Yria, Guinea Pigs, Son, Yakka, El Oso y el Cuervo, Las llaves de San Pedro, Alpha, La Virgen, etc.).

Así que id preparando vuestras maletas, sacos de dormir y tienda de campaña, que el 14 y 15 de Julio hay que estar allí, para refrescar el calor veraniego toledano con ricas cervezas.

Budweiser Vs Coors Vs Miller Draft

El clamor popular nos pide que comentemos la Budweiser. Y la verdad es que estas Lager comerciales nos saben tan a poco, que la única manera de poder sacar algo decente en claro es comparándola con sus iguales. Así que recuperamos la sección VS y enfrentamos tres grandes marcas norteamericanas.

Lo primero que destaca al servirlas es que tanto la Bud como la Coors tienen el mismo color de rubia clarita (meado), y que la Miller tiene un toque más ambarino. La espuma no destaca por su abundancia en ninguna, siendo mayor en la Miller y la peor la de la Budweiser.

El olor es ligero en la Miller (y se agria rápido), muy ligero en la Coors y desagradable en la Bud (como a quemado, plásticos, maíz y aceites, todo en la hoguera). Y en boca, la Budweiser es dulce y empalagos, la Coors es refrescante y ligera, pero insulsa, y la Miller es maltosa, pero también pierde su carácter rápido. Con respecto al alcohol, tienen (sobre el volumen) entre el 5% de la Bud, el 4,7% de la Miller y el 4,5% de la Coors.

En conclusión, la Budweiser sale perdedora (y encima está hecha por Damm en Barcelona bajo licencia de Anheuser-Busch, así que ni siquiera es americana), la Miller Draft no está mal, si te la bebes rápido, y la Coors es la que menos nos ha disgustado y más agradable nos parece de beber. Y además, aunque se venda aquí simplemente como “Coors”, creo que es lo mismo que allí se comercializa como “Coors Ligth” y tiene sólo 34 Kcal/100 ml. Así que puedes beberla en grandes cantidades sin emborracharte y conservar la figura y todo.

The Beer Sun (2)

Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Lee el segundo número del magacine dominguero oportunista sobre cervezas haciendo clic en la imagen o en este enlace.

Música de anuncio: Walk Of Life

El anuncio del que viene la canción de hoy es moderno. Muy moderno. Tal vez le podáis ver aún en la tele si no le han cambiado ya por uno más futbolero. Y si os preguntabais cuál es la canción, es esta. De uno de mis grupos favoritos: Dire Straits. Del anuncio, está todo dicho aquí, asi que os dejamos con la parte buena.

Gauloise Brune

Ya sabéis que los viernes intentamos criticar una cerveza que nos parezca especialmente recomendable. Bueno, hasta ahora no lo habíamos dicho porque no siempre lo cumplimos, pero secretamente nuestra idea era que fue la cerveza que buscaseis ese fin de semana.

Y esta merece la pena buscarla. Cuando la probé me sorprendió y me pareció un grato descubrimiento. Su color es tostado, el típico de una Dubbel. Quizá un poco oscuro, incluso. La espuma escasa, pero espesa y cremosa.

El olor es dulce, a caramelos, frutas y frutos secos. El sabor es similar, pero destaca sobre todo su gran cuerpo, su equilibrio y un ligero regusto ácido muy refrescante y que oculta por completo el alcohol (8,1% ABV).

En conclusión, una de las Dubbel más sorprendentes que hemos probado últimamente. Nos han recomendado la Bocq (es la cervecera que fabrica esta) de Navidad. Pero no le hemos echado la zarpa encima aún. ¿Os hemos comentado que próximamente es el cumpleaños del becario? Podéis enviarle una para hacerle feliz al pobre.

“Mi opinión en un Tweet:” Una Dubbel especial, muy recomendable. Nota: Sobresaliente.

Reunión de Redacción en Evento para Tuitear

El próximo jueves a las 21h hay un evento en Madrid de Cervezas y Tweets (Beer&Tweets) al que nos han invitado. Y claro, el que suscribe estas líneas afirma que sólo hay una cosa que le gusta más que la cerveza, y es la cerveza gratis, así que pienso coger los bártulos y acercarme hasta allí.

Y los demás redactores han dicho lo mismo, así que estaremos casi al completo. Intentaremos hasta hacer una videoconferencia con el corresponsal en el condado de Kent, para poder decir que estamos todos. Y tuitearemos, está claro, que de eso va el evento.

Y poco más podemos decir, porque el secretismo parece ser la clave. Hay 10 cervezas, de las cuales se podrán catar 5 cervezas (a elegir entre las 10) por un precio de 15€. El lugar está muy bien elegido: la terraza de CASTELLANA DF en pleno Paseo de la Castellana. Y esperemos que las marcas también. No nos gusta demasiado el secretismo, pero parece que funciona para atraer al público (si no, no lo harían así desde hace tiempo).

Bueno, pues eso, que allí estaremos, que os paséis y podréis probar esas cervezas o conocernos en persona y ver cómo hacemos nuestro duro trabajo: beber y escribir críticas y bobadas en 140 caracteres en el teclado minúsculo de un móvil. Nuestra vida es sufrimiento.

PD. Si estáis preguntándoos si llevaremos al Becario la respuesta es ROTUNDAMENTE NO. Un evento como este no está preparado para su presencia espontanea y salvaje (por no añadir maloliente). Escandalizaría a la gente bien y se saltaría las normas y se bebería 630 cervezas lo menos. Y queremos que nos vuelvan a invitar, obviamente, así que NO, no lo llevaremos.

VII Feria de Cerveza de Mediona

Como no pudimos desplazarnos a Mediona ninguno de los redactores del blog, encargamos a nuestro honorario Caballero de la Birra, Dámaso, que nos hiciese una crónica de la feria, y que esta vez se centrase más en las cervezas que probase. Y se lo ha tomado a pecho. Vamos, que entre pecho y espalda se ha metido unas cuantas:

Este sábado me levanté de la cama con una sonrisa de oreja a oreja. Por fin llegó el gran día, que llevaba salivando hacía semanas, tocaba ir a la VII edición de la Feria de Cerveza Artesana de Mediona. Hay que apuntar, que éste Festival fue pionero en su momento, la primera edición data del 2006 y sus organizadores son Cerveses Ales Agullons, que son, naturalmente, de Sant Joan de Mediona.

Salimos de Barcelona en coche y como iba con mi pareja decidimos regalarnos una noche en Vilafranca del Penedés, punto estratégico, pues la organización habilitó un servicio de taxi desde la estación de tren a Mediona por 10 €/persona ida y vuelta. Precio correctísimo pues un taxi estándar cobra solo por ir unos 40 €. Ya en Mediona, en el corto camino a pie que llevaba al festival, había puestos de artesanos variopintos; Bisutería, productos textiles, embutidos, quesos artesanos, puestos de comida (Crepes, pizzas artesanas, árabe, carne, etc.).


El festival se ubicaba en un buen espacio enfrente del campo de fútbol, donde se podía acampar. Los lavabos eran los propios del campo y eran correctos. Había unos DJ amenizando el ambiente, aunque la música no era de lo mejor. Para los peques, un espacio con columpios donde no paraban. El fallo para mi más significativo, es que no había Wifi y si tenías Orange o Vodafone, como era mi caso, no tenías cobertura, una pena porque el ruido social en redes como Twitter o Facebook podía haber sido importante y en beneficio del propio festival. Quiero destacar la gran Banda de Jazz La Vella Dixieland que a las 20:00 empezó un estupendo concierto.


Las etiquetas y su (des)información

Sabéis que desde el principio nos hemos posicionado claramente a favor de que los productores y cerveceros den la máxima información posible al consumidor a través de las etiquetas de las cervezas. Como ejemplos de mal etiquetado, podemos coger cualquier cerveza comercial, en la que no pone NADA más que absurdeces como “contiene malta de cebada” o misterios como “cereales sin maltear”. Como ejemplos de buen etiquetado, las que mayor información contengan. Por ejemplo, De Molen (por poner uno de fuera) o Dougall’s (por poner uno de aquí).

Pero hoy queremos comentar un caso (lamentablemente de aquí) de mal etiquetado. Los amigos de Marina y Domus sacaron hace poco una colaboración, Pacific Lager, que se podía disfrutar en barril o en botella. Esta última se presentaba como edición limitada (y numerada) de 350 botellas. Eso le da valor a la cerveza, claro está. Saber que eres uno de los únicos 350 que tienen una… ¿Seguro?

Bueno, no. Porque hay más de 350 botellas. Se ve que (y cito) “imprimieron antes las etiquetas creyendo que iban a embotellar 350 botellas, Sin saber exactamente las botellas finales, luego mandaron de vuelta a Toledo la bobina de etiquetas para acabar de etiquetar, y al final no fueron suficientes, porque habían salido 400 botellas, y luego se imprimieron siguiendo la numeración del 350 al 400 y se etiquetaron. Pero sin saber exactamente cuántas estaban en el mercado”. Vamos, que había más litros que para 350 botellas en el macerador y decidieron embotellarlos y venderlos.

Esto no nos gusta porque es dar información a medias (o falsa) al consumidor. Nos hemos puesto en contacto con ellos y nos han dado las explicaciones arriba reseñadas. Les hemos instado a hacerlo público (como nos parece que sería justo, dar a los compradores la explicación que nos han dado a nosotros) y lo han dejado en nuestras manos. Así que aquí tenéis y ahora lo sabéis, El Jardín del Lúpulo os lo desvela en exclusiva. Si comprasteis una botella de Pacific, no es TAN única como creíais. (Y eso sin contar los barriles, que los hay).

Gordon Finest Platinum

Esta cervecería escocesa belga con aspecto escocés nos gusta bastante. Entre sus cervezas está una de nuestras favoritas. Pero obviamente no es esta. La pedimos la primera vez que la vimos, obviamente para probarla raudos y veloces, y creo que pueden pasar años sin que se nos ocurra repetir.

De color rubia achampanada, con burbuja fina y persistente, y sin espuma apenas. Ni sirviéndola con fuerza. El olor es muy ligero y suave, ligeramente alcohólico.

Pero es al probarlas cuando te das cuenta de lo realmente alcohólica que es. Ni saber que tiene 12% ABV ni el olor te preparan para el sabor. Denso y potente, te llena de ardor desde la lengua hasta la garganta.

Una cerveza que puede estar muy bien para los amantes del orujo o el tequila, pero nosotros preferimos sabores compensados y equilibrados, con matices y texturas. En su web recomiendan servirla muy fría. Supongo que es porque si se pone a altas temperaturas puede entrar en combustión espontánea. Ojo con esto y come algo, lo que sea, antes de meterla en tu estomago.

“Mi opinión en un Tweet:” Conjuro de fuego nivel 12. Nota: Insuficiente.

The Beer Sun (1)

Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Lee el primer número del magacine dominguero sensacionalista sobre cervezas haciendo clic en la imagen o en este enlace.

Snake Dog IPA

El becario es muy fan de la cervecería “Flying dog”, sobre todo por sus etiquetas de Ralph Steadman, ya que la verdad es que no tiene ni idea de a qué saben, porque nunca le hemos dejado probarlas. Normalmente, hacemos lo siguiente: las catamos delante de él mientras balbucea juramentos incoherentes.

Esta vez tocaba la Snake Dog IPA, que servida con cuidado genera una espuma muy densa, pero que desaparece por segundos. El color es anaranjado, ligeramente ambarino, y sin ninguna turbiedad (como por lo que dicen somos mejores que el resto, podemos emplear palabras pedantes). Una clara serie de burbujillas nos anuncian ya su alta carbonatación.

En cuanto procedemos a arrimarla a nuestra pituitaria, nos llega el olor poderoso de los lúpulos que oculta cualquier otro aroma. A estas alturas, el becario suele estar babeando e intentando alcanzar el vaso (de pinta) con sus roñosas uñas. Nosotros, impasible el ademán, procedemos a probarla. Sabor refrescante, lupulizado, con regusto cítrico, y sobre todo se nota el picor en lengua, pues es bastante carbónica.

Como la mayoría de IPAs, conviene acompañarla de comidas con sabores fuertes, coloniales, ya que tu lengua estará protegida por el amargor del lúpulo. ¡Ah! no descuidar tampoco que tiene 7,1% ABV, así que todos esos que la tomen sin acompañar, que se anden con ojo.

“Mi opinión en un Tweet:” Una IPA sin sustos y equilibrada. Nota: Notable.

PD: Para los que se pregunten cómo está el becario a estas alturas: a veces se hace rasguños de arañar las paredes y el suelo y entonces le rociamos con alguna IPA fuerte, jajajaja, ¡le escuece! La amargura de esta cerveza (60 IBUs) llega hasta aquí y nos convierte en malas personas.

La votación del AMCA - Resultados

Y para acabar con las entradas dedicadas a la Feria de Alimentos de Madrid y Cervezas Artesanas (AMCA), y ya que allí no se otorgaron premios ni clasificaciones a las cervezas participantes, nosotros recogemos de nuevo la opinión de nuestros lectores para ver cuáles fueron las cervezas que más les gustaron.

Destacar que hemos recibido bastantes más votos que en la votación del BBF, pero que han estado mucho más repartidos, con muchas cervezas en la zona media de la tabla (y obviamente muchas que no han recibido ni un solo voto). Veamos las más votadas, que destacan mucho entre las puntuaciones medias:

En el primer puesto, claramente vencedora de la botella de oro, con 20 puntos y 9 votos, la Maricantana de Bresañ (Tostada estilo belga de Palencia); en el segundo puesto, botella de plata con 16 puntos y 7 votos, la Lluna Negra (Stout de Valencia); en el tercer puesto, botella de bronce con 14 puntos y 7 votos, la Domus Europa (EPA de Toledo).

Y las menciones de honor (por los votos y puntos conseguidos) son para la IPA Porter Flow, de Guinea Pigs! (con 13 puntos y 8 votos), y para el Cibeles Barley Wine (con 13 puntos y 6 votos). Y obviamente, para los 31 participantes de esta votación. Gracias por darnos vuestra opinión.

Rodenbach Grand Cru

Nos encontramos con una Roja de Flandes de gran reserva. Esta cerveza es una mezcla de una joven (una Ale de 6 meses) y una vieja (con al menos 24 meses en barricas de roble donde sufre una fermentación mixta con bacterias lácticas). La proporción es 1:2 a favor de la vieja.

Su color es marrón rojizo, turbia. Burdeos. Con espuma densa y esponjosa. En el olor predominan los matices a madera y vino, pero el sabor es más asidrado, ácido y refrescante.

Una cerveza peculiar llena de posibilidades y buen exponente del estilo propio de la zona. Sin embargo, no entra dentro de nuestras favoritas. Y eso que desde que es difícil de encontrar la Duchesse De Bourgogne vamos probando todas las Red Ale que se cruzan en nuestro camino buscando su sustituta. Y no.

Se recomienda tomar fría, en copa tulipa, fresquita, y utilizarla para acompañar platos que por su contraste de sabores pida casarlos con algo complejo y lleno de matices. Un pavo relleno de ciruelas, por ejemplo. Apuntadlo para Acción de Gracias. Ah, y tiene 6% ABV.

“Mi opinión en un Tweet:” Ale roja asidrada. Pero no es lo que buscábamos. Nota: Bien bajo.

La polémica del precio

Hoy deberán haber salido los resultados de la Votación del AMCA, pero los hemos pospuesto hasta el jueves, ya que estos días en internet ha surgido un tema mucho más interesante. El precio de las cervezas. ¿Es una burbuja? ¿Nos toman el pelo? ¿Se forran los intermediarios?

Bueno, obviamente el precio de algo es algo más complejo que sumar gastos, sueldos y productos, añadir porcentajes, impuestos y cosas y dividir entre litros. Hay muchos factores. Entre ellos, el público, su economía y su percepción.

Por eso pedimos vuestra colaboración. Sacad cinco minutitos para copiar y rellenar esta tabla con los precios que consideréis JUSTOS y adecuados para un botellín de 33 cls. Lo que creáis que debería valer y lo que estáis, mas o menos, dispuestos a pagar. Son solo ejemplos y obviamenet no está representado todo lo que hay, pero nos servirá para hecernos una idea. Luego nos la mandáis al email y nosotros calculamos las medias de los participantes.


Al productor
(Local, Feria)
En tienda
Especializada
En Bar y Hostelería
Macro nacional 1 (ej. tipo Pilsner)



Macro nacional 2 (ej. tipo Trigo o Stout)



Micro nacional 1 (ej. Tipo Pale Ale)



Micro nacional  2 (ej Black IPA)



Micro nacional Especial (ej. de Autor)



Importación SuperMacro 1 (ej. Grimbergen)



Importación Macro 2 (ej. Rochefort)



Importación Micro 3 (ej. De Molen)



¿Cuánto añadirías para los 50cls?



75 cL. Importación



75 cL. Nacional




Esperamos vuestras respuestas. Sabéis que nos gusta conocer vuestra opinión, así que no dejéis pasar esta oportunidad de hacer que vuestras voces se oigan.

PD. Los ejemplos son orientativos. Son para que sepas a que nos referimos, pero valen cervezas de similar estilo o gama. Hemos intentado poner cosas que conozca todo el mundo. Si tienes dudas, preguntanos y te orientamos con lo que queriamos decir.

Actualizacion. Hemos tenido en cuenta vuestras sugerencias sobre nomenclatura y tipos para hacerlo más accesible y entendible por todos. Pero no queríamos extendernos en miles de categorias. Si dudais, preguntad. Y si no os gustan estas categorias, cambiadlas. Pero queremos saber por donde andan los precios que querriais pagar. ¡Y sabeis a lo que nos referimos, asi que no os andeis con zarandajas y rellenad una tabla!

Domus Áurea

Hoy comentamos esta cerveza de la península, de estilo IPA, pero que, por suerte, no tiene que viajar hasta la India. Elaborada con lúpulos muy aromáticos aspira a refrescar el calor toledano (bueno y de cualquier otro sitio si llega la distribuidora, supongo).

El color es claro, pajizo y muy turbio, ya que se embotella sin filtrar. Al servirla saca una bonita espuma blanca de burbuja gorda, pero que lo cierto es que se viene abajo enseguida, lo que nos recuerda comentar su escasa carbonatación. A la nariz nos vienen los lúpulos (Simcoe y Amarillo) bastante exagerados y un suave tono cítrico. Mitad tomillo, mitad mango. Para tal cantidad de olor, el sabor al final resulta un poco soso, pero sí que se perciben sabores afrutados.

El grado de amargor de esta cerveza es bastante menor de lo que se podría esperar en una IPA moderna y aún así, al final, resulta bastante refrescante, lo que nos hace pensar que no es necesario quemarse las papilas gustativas con 8000000 IBUs para poder aguantar el sol del verano. Además su relativamente baja graduación (6% ABV) hará que no se te suba a la cabeza.

Como apunte final, si la quieres acompañar con algo, que sea de sabor suave, o pensarás que estás bebiendo una clara un poco aguada, porque toda su potencia se queda en el olor, no en el sabor. Vaya, este frase ha tenido que doler...

“Mi opinión en un Tweet:” Huele y refresca mejor que sabe. Nota: Bien.

The Beer Times (6)

Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Lee el sexo número del boletín cervecero haciendo clic en la imagen o en este enlace.

Música de anuncio: The Joker

Siguiendo con la música de los anuncios de cerveza de la tele, recuperamos un clásico muy clásico (tanto, que si no me equivoco será del 92 o así). Esta canción aparecía en un anuncio de la marca que más seguidores nuestros odian. Así que va por ellos. Música, maestro.

Shepherd Neame Bishop’s Finger

Esta cerveza toma su nombre de las señales en forma de dedo que señalaban a los peregrinos el camino en las encrucijadas hacia la tumba de Thomas Becket (Santo, Arzobispo y Lord Canciller de Inglaterra) en Canterbury.

Fue la primera Strong Ale elaborada por Shepherd Neame después que se acabase el racionamiento de la malta a finales de los cincuenta y también es una de las cervezas embotelladas más antiguas del Reino Unido, desde 1958. Ah, y se elabora según su tradición: Sólo la puede hacer el maestro cervecero, en viernes, y usando maltas y lúpulos naturales del condado de Kent y el agua propia de la cervecera. Toma ahí.

Su color es rubí, con brillos rojos muy bonitos. Espuma ligera y blanca. Olor suave y sabor afrutado y metálico que evoluciona a toffe y tostados. Muy agradable y compensado con la lupulización.

Para acompañar comidas, sobremesas, meriendas y cenas, gracias a que sólo tiene 5,4% ABV. Servir en vaso de pinta y disfrutar sabiendo que, si se sigue el Dedo del Obispo, es que vas por el buen camino.

“Mi opinión en un Tweet:” Con la bendición mía y de la Iglesia Anglicana. Nota: bien.