Anderson Valley Fall Hornin’ Pumpkin Ale

Acaba de pasar Halloween, y esa es la fecha que en nuestro país asociamos con las cervezas de calabaza (al ser la festividad asociada a la calabaza, desde la desaparición de Ruperta del 1, 2, 3). Pero en su país de origen, EEUU, las Pumpkin Ale se consumen durante toda esta temporada, sirviendo tanto para la noche de los muertos como para Acción de gracias.

Y por tanto nos llegan muchas de dicho país (y de otros, como vimos en la cata comparativa que hicimos hace un tiempo). Y la que nos ocupa hoy, es igual de los USA, de California. Lleva, como es habitual, calabaza y especias. Por lo que no es de extrañar que tras su color rojizo profundo y oscuro y su espuma hueso compacta, destaque el aroma de la calabaza, la canela y la nuez moscada.

Eso sí, bastante equilibrado entre las tres. Aunque con poca presencia de la malta (que deja destacar algo de caramelo). El sabor es dulce. De nuevo equilibrado y rico, pero igualmente con algo más de sabor a la propia cerveza la mejoraría.

Aun así es un buen ejemplo de estilo -aunque es un estilo que no tiene por qué gustarte si los dulces como los polvorones no te emocionan- que merece una gran nota (acercándose a las mejores de su clase). Puedes combinar su 6% ABV con algo de comer, como tubérculos asados o verduras a la parrilla, o postres como flan de huevo.

“Mi opinión en un Tweet:” Al calor del otoño, la cornucopia te da calabazas. Nota: Sobresaliente bajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario