Belhaven Black Scottish Stout

Desde la lejana Escocia nos llega esta cerveza que es una Stout escocesa pero que parece pensada para competir con la Stout irlandesa más famosa del mundo. Para empezar por el formato de la lata y la graduación (4,2% ABV), además de llevar también un sistema “nitro” para dar una espuma similar (aunque sin capsula suelta por la lata).

Así que al servirla encontramos una cerveza muy negra de espuma muy blanca y cremosa, sin nada que envidiar a la Guinness en aspecto. Aunque la pega del tener esta espuma de burbuja fina de nitrógeno es que apenas deja salir aromas, así que huele poco, pero a café y maltas oscuras (Chocolate, Crystal y cebada tostada), si te esfuerzas.

En boca es ligera, con un sabor poco intenso también, que sigue con café y chocolate, pero también pan y regaliz. Claro que lo que convence es la textura: cremosa y sedosa, de paso ligero en boca. Y un breve equilibrio entre amargor y dulzor.

Vamos, que no es la cerveza que abrirías en grandes ocasiones, pero sí una más que aceptable cerveza negra para beber en pintas (o casi, que la lata es de 44 cl) en lugar de repetir de la marca irlandesa que bate records.

“Mi opinión en un Tweet:” El negro escocés es enemigo natural de los escoceses. Nota: Bien.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo IPA?

Y con esta pregunta empezamos, tras haber hablado en estas otras entradas de los conceptos básicos sobre maridaje, a orientar la sección a los maridajes que os recomendamos para cada estilo de cerveza. Con uno de los que más se llevan ahora, las India Pale Ale (IPA).

Las IPAs son cervezas donde predomina el amargor y el lúpulo, frente al resto de sabores e ingredientes. Por su etimología (India) muchas veces se recomiendan para acompañar comidas especiadas, orientales, asiáticas. Y la verdad es que queda bien, pero que sepáis que su amargor enfatiza el picante. Ojo, no calma; enfatiza. Eso significa que si no te emociona el picante, no es el maridaje ideal. Pero puedes probar con una Pakora.

Lo que sí que nos gusta es que el sabor de lúpulo y su final seco, ayuda a limpiar el paladar en comidas muy grasas, como las rebozadas o fritas (un ejemplo perfecto para maridaje, y además también relacionado con su origen, pero en el extremo inglés, sería el archiconocido fish and chips). Pero además, equilibra bien sabores como las carnes a la plancha o la parrilla, que produce reacciones de Maillard que pueden “recordar a las maltas”, por lo que hacen un buen contrapeso. Perfecto con salsa barbacoa.

Pero recuerda una de las normas generales: sabores fuertes combinan con sabores fuertes. Si la IPA que quieres maridar tiene muchos IBUs o una fuerte carga de lúpulo, más te vale que el plato acompañe en intensidad, si no se lo va a “comer”… ¡Y el que tiene que comer eres tú!

Pero seguro que tú tienes un maridaje “fetiche” con las IPA. ¿Nos lo cuentas en los comentarios? ¡Así podremos aprender de los demás Jardineros!

Weisser Hirsch Allgäuer Weizen

Desde Alemania nos llega la cerveza “blanca”, de trigo, de esta marca de cervezas bávara tan reconocible por sus siempre visibles ciervos en la etiqueta. En este caso, un ciervo blanco como la nieve, que daría para protagonizar una leyenda de Bécquer o un trozo de El Hobbit.

Pero aquí hablamos de cerveza, no de literatura, así que menos hablar (o escribir), y al tema. La cerveza es de color amarillo anaranjado, turbia por la levadura. Genera una abundante cabeza de espuma de color tan blanco como el ciervo de la etiqueta, compacta y duradera.

El aroma recuerda a pan y a plátano. Y el sabor es ligero, de entrada fácil, aunque ligeramente picante. Esta sensación se ve acrecentada por la fuerte carbonatación que tiene la cerveza. Pero deja un final dulce bastante sabroso. Y sólo tiene 5,2% ABV.

La verdad es que el trigo alemán es un estilo que a los bávaros se les da bárbaro, donde no hemos encontrado ninguna cerveza de corte clásico que no se pueda beber, y sin embargo es difícil de mejorar por las marcas “nuevas”. Así que ésta da la talla sobradamente.

“Mi opinión en un Tweet:” No hace falta perseguir ciervos blancos para encontrar un buen destino. Nota: Notable.

The Beer Times (223)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Estés donde estés, nosotros te hacemos llegar el dominical con muchos enlaces sobre cervezas.

Resumen: Eventos en Madrid

Desde que a los Jardineros el trabajo nos ha desplazado a otras partes de la geografía peninsular, no se nos ve tanto como hace unos años por Madrid. ¡De ser habituales de los saraos a ser unos ocasionales!

Por eso no podemos dejar pasar la oportunidad de recordaros que este fin de semana y el siguiente estaremos en la capital, dando guerra y bebiendo cerveza. Sobre todo bebiendo cerveza (aunque seguro que alguien nos da guerra a nosotros). ¡Y ese puede ser tú, si nos buscas!

Pero mira, te lo ponemos fácil: hoy estaremos todo el día en el BeerMad, en la Caja Mágica. Bueno, al ser una caja será un poco como el gato de Schrödinger … puede que estemos borrachos o puede que no. Tendrás que ir y determinar nuestro estado.

Y la semana que viene, el viernes 20, a las 19:00 tenemos una cita ineludible en La Tienda de la Cerveza, donde participaremos en una doble presentación: la de la sexta edición del Concurso Homebrewer, y la de la producción en Arriaca de la cerveza ganadora de la anterior edición, que sale ya a la venta (una cerveza tipo Quadrupel Belga llamada EnBabia Cuádruple salto mortal y medio). ¡Tú tampoco te lo puedes perder!

Abbaye des Rocs Brune

Desde la Abadía del Rock (no, no creemos que signifique eso, pero molaría tanto que ni nos hemos molestado en buscar cómo se traduce al castellano), en Bélgica, nos llega una cerveza de apariencia sencilla, pero muy interesante.

Una “Brune/Bruin” (os recordamos que ya nos preguntaron acerca de las diferencias entre Dubbel y Bruin) un poco subida de grados (hasta 9% ABV) que está elaborada sin uso de azúcar, siendo todo malta (algo poca habitual en los estilos fuertes belgas).

Así consigue un color marrón oscuro (aunque turbia y con una consistencia extraña, como de floculación flotante) y una buena cabeza de espuma. El aroma es intensamente maltoso, con mucho caramelo, y el sabor es dulce y un poco metálico; pero destaca su carácter frutal y complejo.

Aunque al principio da un poco de impresión “peleona”, la verdad es que luego resulta muy sabrosa y equilibrada. No es para pedirse dos seguidas por la carga de alcohol que tiene, pero sí para conservar una siempre a mano. ¡Que además no es cara!

“Mi opinión en un Tweet:” De corte clásico, como un buen Rock&Roll. Nota: Sobresaliente bajo.

Vasos: Flauta

La copa aflautada (llamada también “pokal” en los países de habla germánica) es la típica de las cañas en los bares, cuando te ponen un vaso con pie. Cuerpo estrecho, más o menos cilíndrico, y base no muy separada del cuerpo.

Puede tener una forma más o menos abierta en el medio, pero suelen tener la parte superior ligeramente más estrecha para concentrar aromas. Aun así, está más diseñado para favorecer la contemplación (del color y de la carbonatación) y la formación de espuma.

En el fondo, su diseño sencillo juega a favor de su versatilidad, por lo que puede utilizarse con muchos estilos de cerveza. Nosotros recomendamos usarla sobre todo para las cervezas de baja fermentación que requieran cierta sofisticación en su degustación.

Porque la verdad es que los vasos asociados con las cervezas “Lager” suelen ser bastante simplones y con poco carisma. Y este modelo les da una buena presentación. ¡Por eso es tan fácil encontrarlos en las promociones de marcas muy conocidas!

Macro Multinacionales Cerveceras (4): Molson Coors

Continuamos tras un tiempo el recorrido por las las grandes macro multinacionales cerveceras que aglutinan la mayoría de las marcas de cerveza a nivel mundial, en manos de unas pocas empresas que poseen decenas de referencias. Y le toca el turno a Molson Coors Brewing Company.

John Molson fundó la cervecería más antigua de Canadá en Montreal en 1786, mientras que Adolph Coors, en 1873, empezó a hacer cerveza en Colorado, EEUU. Y en el siglo XXI ambas fueron creciendo, hasta que en 2005 se fusionaron, formando la gran multinacional que nos ocupa.

Algunas de las marcas de cerveza que posee este grupo son Blue Moon Belgian White, Caffrey's, Cobra, Coors (obviamente), Miller (que desde que en 2016 SABMiller fue adquirida por Anheuser-Busch InBev es propiedad completa de esta marca), Molson (por supuesto), Olde English 800, Sharp’s y la checa Staropramen.

Es una de las grandes marcas que menos presencia e interés han tenido en las cerveceras españolas, al menos en el pasado. Pero hace poco entró con fuerza en el capital de la cervecera artesana La Sagra, de Toledo, por lo que ahora se encuentran mejor algunas de sus cervezas de gama “craft”, como la Blue Moon.

Aunque al lado de otras grandes multinacionales puede parecer modesta, tras los últimos movimientos está en el top 5 del ranking de grandes productoras de cerveza del mundo. Que no es poco. Aun así, este mundo es tan cambiante que si lees esta entrada dentro de un par de años, pueden haber cambiado de manos unas cuantas marcas más.

Firestone Walker Union Jack IPA

Desde Alemania nos llegó esta cerveza… Sí, sí. Habéis leído bien. Nos llegó desde Alemania (donde se encuentra refrigerada en muchos supermercados, así que nos llegó fresca y bien cuidada, ya que la importa una gran marca). Así que no interrumpáis más y dejadnos seguir… desde Alemania nos llegó esta cerveza Estadounidense (veis) que tanta fama tiene. Y nosotros la bebimos con ganas, claro.

Una cerveza con presencia bonita, color dorado brillante y mucha espuma fina, compacta y persistente (además de pegajosa). El aroma es intenso y lupulizado (destacan el lúpulo Cascade y el Centennial, pero también tiene Amarillo, Citra, Chinook y Simcoe… ahí es nada).

Sabe amarga, como no podía faltar (tiene 60 IBUs), pero es equilibrada. Eso sí, el amargor es persistente, así que no es para paladares delicados tampoco. Te tienen que gustar las West Coast IPA y sus sabores cítricos y a pino. Claro que también tiene algo de sabor afrutado para hacerlo más amable.

Aun así, esta IPA de 7,5% ABV es una señora cerveza que hará disfrutar a tu paladar tanto si eres amante del lúpulo como si no. Pero en el segundo caso te recomendamos hacer un poco de calentamiento antes, o tener un buen maridaje para acompañarla.

“Mi opinión en un Tweet:” La unión hace la fuerza… la fuerza de los lúpulos. Nota: Notable.

Ferias Cerveceras en Octubre 2017

Seguimos con estos meses en los que las ferias cerveceras salen como setas en otoño. Y nosotros, como siempre, pues no vamos ni a la mitad de los que nos gustaría (aunque hacemos verdaderos esfuerzos por duplicarnos y ser omnipresentes, pero la realidad tiene un límite).

Donde sí que podrás encontrarnos es en la segunda edición de BeerMad, el próximo puente (del 12 al 15 de octubre, en la Caja Mágica de Madrid). A ver qué tal la nueva ubicación. Esperamos que tenga la misma afluencia que la primera edición. ¡Nosotros beberemos como cosacos!

Y mandaremos a algún secuaz o Becario la semana siguiente a acudir en Barcelona el día 21 a la 14ª edición del Vine a Fer Cervesa. 14 años ya… ¡se dice pronto! Además, recuperan este año su concurso de Homebrewers “in situ”, del que os contamos más en el enlace –como que puedes ser jurado y aprender a catar-. ¡Por ello nos parece imprescindible!

Por cierto, hablando de concursos de cerveza casera: obviamente no os podéis perder el viernes 20, a las 19 horas, la presentación de la sexta edición del que organizamos junto con los chicos de La Tienda de la Cerveza. El evento será en su local (c/ Ruda, 12, Madrid) y estaremos allí, bebiendo la cerveza ganadora del año anterior (Cuádruple salto mortal y medio), que ya estará lista.

The Beer Times (222)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Los papeles y los números son menos importantes que la birra y los enlaces sobre cervezas.

Kees Wee Heavy Scotch Ale

De la mano de esta cervecera de los Países Bajos, expertos en cervezas oscuras y potentes (dignos sucesores de DeMolen en ambos aspectos), nos llega esta Wee Heavy Scotch Ale de la Brouwerij Kees.

Como hasta ahora, casi todo lo que hemos probado suyo nos ha gustado (aunque sólo hayamos llegado a comentar una IPA con lúpulo Mosaic), nos atrevemos a coger las que vemos en las estanterías.

Así, sabemos que esta cerveza es de color marrón rojizo, algo turbia, y con escasa espuma de color beis, además poco persistente. El aroma es dulcemente maltoso, a caramelo (fruto del uso de maltas Múnich, Caramelo y Black). Y el sabor es igualmente dulce, pero sin tener un carácter redondo en sus notas a toffee y rematada con cierta acidez de las maltas oscuras.

En definitiva, deja una sensación agridulce. No es mala, pero no está a la altura de otras cervezas de la casa. Claro que como no se ven tantas Wee Heavy en el mercado (y menos de 9,5% ABV), aun así podéis probarla si os gustan.

“Mi opinión en un Tweet:” No va a levantar ningún kilt de la emoción. Nota: Bien bajo.

Maltas: Ácida

Queridos jardineros, como os prometimos hoy regresamos con un grupo nuevo: las maltas de cebada con procesos especiales. En este grupo se aúnan maltas cuyos procesos de elaboración no coinciden con el resto de grupos de los que os hemos hablado, ni entre sí. Se podría decir que este grupo es el cajón de sastre de las maltas de cebada. Y para comenzar este grupo os hablaremos de la malta Ácida.

Esta malta se elabora promoviendo el crecimiento de bacterias lácticas durante el proceso de germinación del grano al comienzo del malteado. Estas bacterias se encargan de producir ácido láctico, el cual puede sernos muy útil a la hora de la elaboración.

Su gama de color es muy baja (2-4 SRM), pero el color no es lo que nos importa en este caso. Principalmente es empleada en porcentajes bajos para reducir los valores de pH de nuestro mosto durante el macerado, sin incumplir de este modo la famosa ley Reinheitsgebot. Un 1% de malta Ácida reduce el pH 0’1. Y debido a esa capacidad de ajuste del pH, nos ayuda a mejorar el rendimiento del macerado, intensificar la fermentación, aclarar el color de las Pilsen y mejorar la estabilidad del sabor.

Como ya sabéis, nos encanta experimentar y animaros a que vosotros también lo hagáis, por eso no nos limitaremos a usar la malta ácida como un método de ajuste del pH. Está malta, empleada en porcentajes un poco más altos (aunque normalmente sin superar el 10% en receta) puede aportar sabores agrios únicos a la cerveza, más allá de los típicos producidos por la microflora durante la fermentación y el envejecimiento. Por lo que es una malta curiosa que siempre nos vendrá bien demás de para controlar el pH en el macerado, para dar carácter a estilos de cerveza como Berliner Weisse o Gose.

Carta de Aromas: Galleta

Como ya sabréis, esta sección busca reforzar la biblioteca de aromas que debemos almacenar en nuestra mente (o en nuestra nariz, vamos) para poderlos reconocer cuando catemos una cerveza. Y, como la cerveza se hace a base de cereal en cierta manera “tostado”, es muy habitual tener que identificar aromas relacionados.

Muchas veces identificaremos cosas que se elaboran con cereales (o harinas) y que luego se tuestan. Como el olor a galletas. Este se debe a la formación de piridinas durante las reacciones de Maillard en el proceso de malteado de la cebada.

Por lo tanto lo encontraremos sobre todo en las cervezas que utilicen los tipos de maltas que más producen estos aromas (o sea, la malta melanoidin y, por supuesto, la malta tipo “biscuit”). En cervezas como las Brown o las Dunkel pueden ser muy habituales, como en las Pale Ale más complejas.

Y para aprender a reconocerlo es tan fácil como abrir la caja de galletas de la abuela. Salvo que esté llena de los ajuares de coser, el aroma a galleta de los diferentes tipos de galletas del supermercado nos ayudará a entenderlo cuando nos lo encontremos en una cerveza.

Brewdog Vagabond Pale Ale

De un tiempo a esta parte han debido “inventar” (o descubrir, o popularizar, o algo) un método para hacer cervezas sin gluten más económico y sencillo del que antes existía. Prometemos investigar sobre ello, aunque apostamos a que tiene algo que ver con la palabra enzima. La cosa es que hace un lustro, las cervezas sin gluten estaban reservadas para unas pocas de las grandes marcas, y ahora, hasta alguna microcervecería las hace.

Y nos parece bien, si pueden tener la tecnología, que elaboren cerveza apta para celiacos es un target muy interesante. Por ello, marcas como Brewdog se han apuntado y hecho una cerveza sencilla pero sabrosa, sin gluten. Esta que hoy comentamos.

Una Pale Ale de color dorado con brillos ámbar, limpia, y con espuma blanca pegajosa y esponjosa. Al ser una Pale Ale moderna huele mucho a lúpulo (lleva Amarillo y Centennial) con aromas a frutas cítricas y toques florales y a pino. En boca es amarga pero sin pasarse al desequilibrio (55 IBUs), ligera y compensada con su carácter afrutado.

¿Qué más se puede pedir a una cerveza que tiene sólo 4,5% ABV, un sabor interesante y que la puede beber desde mi abuelo –que no es celiaco- hasta mi tía –que sí-? Pues que no sea muy cara. Y esta es asequible de precio. Así que perfecto.

“Mi opinión en un Tweet:” Pero no necesitas ser celiaco para beber estas cervezas, ojo. Nota: Notable.

Hopus

Hace años, en la prehistoria cervecera del siglo XXI, las cervezas amargas no eran tan amargas. Apenas conocíamos en España lo que se cocía en Estados Unidos, y las cosas con más lúpulo y más amargas nos venían de Bélgica. ¿Os lo podéis creer? Suena al mundo al revés, ¿no?

Pues esta cerveza es un claro ejemplo de aquella época. Hopus, de la Brasserie Lefebvre, con un nombre que hace clara referencia al lúpulo, tiene una presencia atractiva, desde su botella a su vajilla. La cerveza es rubia, un poco turbia y con tonos cobrizos; poseyendo una cabeza de espuma blanca y abundante, con carbonatación fuerte y fina.

En el aroma predomina, obviamente, el lúpulo. Lúpulo clásico, herbal y floral, de corte europeo, con dry-hopping. Sabemos que lleva cinco lúpulos, pero no especifica cuáles. Esto se nota también en boca, donde es bastante amarga. Un poco como una Triple belga (o una Strong Golden Ale) muy subida de lúpulo. Pero detrás del lúpulo tiene una buena base de malta y cuerpo que dan notas afrutadas y sabrosas.

Parte de la “liturgia” de esta cerveza de 8,3% ABV es servir el culo de la botella (con el poso y la levadura que tiene) en un vaso de chupito, para decidir después si lo añades a la cerveza (redondea el amargor), lo bebes solo (es bueno para la digestión) o lo dejas. ¿Tú qué prefieres hacer?

“Mi opinión en un Tweet:” Esta es una buena obra, un poco clásica, pero como una catedral. Nota: Bien alto.

The Beer Times (221)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

La sed no podemos calmártela desde la pantalla, pero sí las ganas de leer interesantes enlaces sobre cervezas.