Santa Margarida Rubia

Hace ya meses comentamos en el blog la cerveza que hizo que decidiésemos hablar mal de las malas cervezas. Era la reina de todas ellas. Comprada en un centro comercial, cara, con la etiqueta de artesana, y un sabor infumable y desequilibrado.

Bueno, pues cuando la compré, cogí también su versión rubia (Ale con segunda fermentación en botella) y claro, he tardado mucho tiempo en atreverme a abrirla. Pero hay cosas que un hombre debe hacer. Y enfrentarse a sus miedos y sacrificarse por el blog es una de ellas (También podría hacerlas una mujer, no me malinterpretéis, pero en el blog no tenemos colaboradoras).

¿Y cómo es la cerveza? Pues no tan mala como la de trigo. Su color es turbio y tiene mucho poso, su olor ácido. Lo más desagradable es su sonido. Cruje como una Cocacola mientras pierde toda su espuma y su excesiva carbonatación va lanzando burbujas. Esto tampoco es agradable al paladar, donde también predominan los sabores ácidos. Lo curioso es que he leído que en un principio estas cervezas fueron buenas. ¿Qué pasó después? ¿A alguien le gustaron antes? ¿A alguien le gustan ahora? Agradecemos que nos arrojen un poco de luz sobre este misterio.

En conclusión, pese a ser más cara aún que la de trigo, son trece céntimos muy bien invertidos, pues la calidad pasa de nefasta a solamente mala, y eso es mucho para 13 cts. Aun así, déjala en el estante si la ves.

“Mi opinión en un Tweet:” No todas las Ales Rubias Artesanas son así. Por suerte. Nota: muy deficiente.

The Beer Times (1)

Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Lee el dominical de la prensa cervecera haciendo clic en la imagen o aquí.

Samuel Smith's Nut Brown Ale

Volvemos (hacía mucho que no sacábamos ninguna) con una cerveza de esta gran cervecería de Tadcaster (North Yorkshire). Y es que esta pequeña cervecería independiente es una de nuestras favoritas. La tenemos gran respeto por la alta calidad de sus productos… y porque los cabrones de ellos no hacen ni una sola mala. Son todas buenas.

Y aunque esta no es uno de sus productos estrella, estamos ante una buena Brown Ale inglesa. De color marrón rojizo, caoba; con espuma abundante y pegajosa, pero que desaparece rápido. El olor es agradable. El típico olor de las cervezas inglesas, con notas a galleta de mantequilla y frutos secos.

En el paladar descubre un sabor suave pero rico, con las mismas notas que impone el olor y más dulzor que amargor. Una cerveza muy agradable.

Como anotaciones al margen, que está hecha en los recipientes de piedra de Yorkshire y que es apta para veganos (Lo que siempre me hace pensar… ¿y las que no lo son… ¿Qué c*** llevarán?). Como todas las inglesas, vaso de pinta nonic, temperatura media y algo ligereo para acompañar en este caso, que sólo tiene 5% ABV.

“Mi opinión en un Tweet:” Toma tostada inglesa. Gran casa, gran birra. Nota: Notable.

Abridor Mando a Distancia

La cerveza es sólo uno de los caminos a la felicidad. Vale que es uno de los importantes, como una autovía a la costa o una circunvalación de una gran ciudad. Pero necesita de otras ayudas.

Por ejemplo, la televisión. Y no tiene por qué ser el contenido (o sea, lo que nos llega por la TDT o la antena, aunque con los canales temáticos ha mejorado una barbaridad, yo no dejo de ver Top Gear a todas horas), sino como continente de series o películas, documentales o programas que nos gusten.

Y que mejor manera de juntar el binomio cerveza-televisión que con este mando a distancia con abridor incorporado. Así puedes cambiar de canal o bajar el volumen cuando tus padres entren en casa con una sola mano.

Y si te acercas las cervezas al sofá con una neverita (o mejor aún, instalas una vitrina frigorífica al lado) ya no necesitarás levantarte en horas (o en lo que se llene tu vejiga, lo que ocurra antes).

Brooklyn East India Pale Ale

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, en los círculos cerveceros está de moda el amargo. Seguro que vuestros amigos no-cerveceros llevan un par de años alabando el gin-tonic con ginebras caras, tónicas raras y rodajas de pepino, ¿no? Pues los cerveceros están últimamente bebiendo IPAs caras con lúpulos raros, y un pepino de IBUS. Es así.

Nosotros que ya somos unos amargados de por sí, no necesitamos más amargor, así que no nos prodigamos mucho en estos estilos. Pero claro, nos pasa que llegas a un bar y ya has probado TODO menos las IPAs… y ahí no nos queda más remedio que elegir las más moderadas.

Esta East IPA Americana es de color rubio rojizo, turbia, con poca espuma. El olor es claramente a lúpulos, pero suaves y aromáticos (conseguido sobre todo con lúpulos Golding de Kent mediante la técnica del dry-hopping). El sabor es amargo, claro, pero compensado y equilibrado, gracias a una buena dosis de malta.

Aunque sea una IPA americana, no es tan exagerada ni lupulizada como hacen las micro cervecerías más modernas (en el sentido un poco gafapasta del término), sino que puede ser apta para todo aquel cervecero que quiera probar el estilo actual sin sufrir demasiado. Sólo tiene 6,9% ABV y se debe tomar bien fresca, para combatir el calor, los mosquitos y la especiada comida picante hindú con la que acompañarla.

“Mi opinión en un Tweet:” Si te gusta el lúpulo moderado, “Este” es tu lado. Nota: mejor que mi chiste. Bien.

¿Sabías que…? La fecha de consumo preferente

Por ley, los productos de consumo tienen que llevar una fecha de consumo preferente, antes de la cual, el fabricante te asegura que su producto (si ha sido bien conservado) estará en condiciones adecuadas para su consumo.

¿Y después qué pasa? Pues depende. Si la sigues conservando bien, cualquier cerveza te aguantará un tiempo. Las comerciales y pasteurizadas se mantendrán igual… y empeorarán progresivamente. Las que tienen levadura viva dentro de la botella… evolucionarán. Algunas a mejor y otras a peor. Como los vinos. E igual que los vinos, las que mejor resisten el paso del tiempo son las oscuras.

Por lo tanto te invitamos a experimentar. Guarda tus cervezas favoritas (cuanto más oscuras y potentes mejor) en condiciones de oscuridad y temperatura fresca y estable y déjalas dormir en posición vertical durante uno o dos años más allá de su fecha de consumo. Y luego ábrelas y sorpréndete de los resultados. De ser posible, compáralas con una versión del producto “fresca”.

Por ejemplo, puedes hacerlo con alguna de las siguientes cervezas: La Gulden Draak, las St. Bernardus Prior 8 o Abt 12, la Abbaye Des Rocs Speciale Noel, la Kapittel Prior o la Rochefort 10. Y si eres uno de los que han pedido el Pack de la Westvleteren XII, no dudes en reservar al menos un botellín para años venideros. Esperamos tus comentarios sobre las botellas guardadas.

Libro: El Cerveza Libro

Hoy es el Día Internacional del Libro, elegido por el fallecimiento en esta fecha de los escritores Miguel de Cervantes y William Shakespeare. En Castilla es el día de la Comunidad (de comuneros) y en Cataluña de Sant Jordi. Y es una fecha tan buena como cualquier otra para regalar libros, rosas o cervezas.

Y nosotros no vamos a dejar pasar la oportunidad de recomendar algo de lectura cervecera. En este caso, el libro (cuyo título ha sido horrorosamente traducido del inglés “The beer book”) El Cerveza Libro. Pero oye, el contenido está bastante bien.

En él nos hablan de las cervezas por nacionalidades y marcas, con ejemplos concretos con pequeñas notas de cata y fotos de más de 1700 cervezas. También nos explican temas relacionados con la producción y consumo, con las grandes fábricas y con rutas y mapas “turísticos” de la cerveza. Hasta tiene un pequeño glosario. Que copiones. Pero es en resumen una lectura amena y fácil de entender.

Junto con el libro que recomendamos anteriormente, nos parece que hacen una buena base sobre la que construir los conocimientos teóricos de la cerveza y descubrir cosas que no conocíamos. Eso, y leer este blog a diario, claro. Que somos una fuente de información directa a la vez que divertida.

Barbar Winter Bok

La Barbar Winter Bok es la versión de temporada de la Barbar normal, siendo por lo tanto más oscura, más densa y más fuerte. Antes se fabricaba sólo en invierno. Ahora se hace todo el año, pero sigue siendo más fácil (y placentero) encontrarla en los meses fríos.

Su aspecto es oscuro y turbio, como el de la miel más oscura, con brillos rojizos. La espuma es cerrada pero ligera. El olor es lo que más me va a costar describir. Me traía a la mente aspectos agradables (dulces y especias) junto con otros desagradables (picantes, a polvo o sucio).

El sabor en cambio es agradable siempre, dulce y cremoso, pero ligera de cuerpo. Sí que tiene regusto de miel. Pero sólo regusto, no como la St. Peters Honey Porter, que satura de miel. Según los ingredientes, esta tiene un 2,5% de miel traída del Yucatán, Méjico (Que digo yo… ¿para qué tan lejos?)

Se sirve en su ridícula, digo, típica jarra no transparente y de cristal grueso, con sus 8,5% ABV bien disimulados y protegidos. Acompaña a platos calientes y potentes, típicos del las fechas frías.

“Mi opinión en un Tweet:” Potente y dulce. Calienta-motores ideal. Nota: Notable bajo.

Pregúntale al Lúpulo (1)

En este blog nos encantan las secciones y las etiquetas. Luego, su perodicidad es errática, pero nos gustan. Y hoy inauguramos nueva sección de consultas. Si nos escribes al correo (eljardindellupulo@gmail.com) con cualquier duda, y consideramos que puede ayudar la respuesta a otra gente, la publicaremos en esta sección, junto con la respuesta. Pero veamos la pregunta de nuestro amigo Seve.

“Hola. ¿Habéis probado la Weissdamm? Para un amante de las de trigo como yo, que una marca nacional se decida a hacer una versión de trigo ya es un punto. La birra me parece flojilla, nada del otro mundo comparada con las alemanas pero no está mal para ser una birra nacional comercial, básicamente porque no conozco otra de trigo. Me gustaría saber qué os parece.

Pero mi gran duda es otra. Tenía entendido que las cervezas de trigo sufren una segunda fermentación en botella y que por esa razón las botellas eran de medio litro. En cambio esta cerveza viene en tercio de litro y sin rastro de poso. Supongo que la filtrarán o algo así para alargar su vida útil, y debe ser este el proceso que le quita todo el sabor...

Enhorabuena por el blog, toda una referencia para los cerveceros
Saludos, Seve”


Y nuestra respuesta, claro:

Shepherd Neame Christmas Ale

Como parece que el invierno se resiste a abandonarnos, con nieve en el mes de abril, el otro día decidí tomarme otra Winter Ale. En este caso de la autodenominada “Cervecería más antigua Británica”, la Shepherd Neame, de Kent. Cuyo símbolo estoy seguro es la cabeza de un cayado de pastor.

Al servirla tiene una espuma consistente, esponjosa, y un color rojo cobrizo, tirando a miel. Con abundante burbuja, fina, debida posiblemente a las aguas sulfurosas de la cervecería. Olor a lúpulo, frutas escarchadas y especias.

El sabor es puramente inglés: “Like a gentleman”. Cremosa y con notas de vainilla y un final suavemente amargo. Con cuerpo y sensación de calor, pero suave y fácil de beber.

Una buena cerveza, para tomar no muy fría, en vaso de pinta, después de cenar. Como todas estas, de ser posible con una chimenea encendida, una pipa, y dos perros de agua echados a los pies de tu sillón.

“Mi opinión en un Tweet:” En Inglaterra hace frío en Invierno, por eso saben hacer este tipo de Ales. Nota: Notable.

Un Festival al que Debeis Asisitir

Desde el blog nos hacemos eco de todos los eventos cerveceros que nos llegan a los oídos (o al correo electrónico) en nuestra sección de Calendario de eventos. Pero como nos han avisado del Birrasana II, en Blames, y viendo cómo fue el año pasado creemos que es algo a lo que debéis asistir, le vamos a dedicar una entrada entera.

Nosotros (por problemas de agendas) no vamos a poder ir, pero os animamos a acercaros, con unos 35 productores ofreciendo más de 150 variedades de cerveza. Entre ellos 4 de los 6 cerveceros que recibieron más votos en la encuesta de cervezas del pasado BBF. Así que aquí tenéis una oportunidad de pedir esas cervezas si no las habéis probado, que supongo que estarán entre las que ofrecen.

Y el Birrasana 2012 no solo cuenta con cervezas. También tiene talleres de cata, maridaje y similares, y otras actividades complementarias al beber cerveza, como pueden la gastronomía o la música. Vamos, que hay de todo. Y encima, al lado del mar. Esperemos que el tiempo os acompañe.

Bueno, los que asistáis, bebed a nuestra salud, y acordaos de anotaros las mejores cervezas que probéis, para luego recomendárnoslas. Nosotros nos quedamos con las ganas y esperaremos a la siguiente feria cervecera (supongo que la de Madrid en Mayo). Eso sí, desde ya proponemos diseñar un cartel mejor para la tercera edición. Por favor.

Lindemans Faro

El estilo faro es una de los estilos derivados de las cervezas Lambic de fermentación espontánea, y por lo tanto originario de Bélgica. Para compensar la acidez típica de las Lambic, a estas se le añade azúcar moreno en la botella. Pero no para que fermente, ya que se pasteuriza para neutralizar las levaduras. Sino para que endulce la mezcla.

Ahora bien (y si creéis que pudo ser mi botella decidlo y tal vez le dé una nueva oportunidad), coincido con Charles Baudelaire en que parece que es una cerveza que alguien ya se bebió antes.

Su color es marrón oscuro, con espuma muy leve que desaparece rápido. Y, según mi opinión, huele a vómito y sabe a vómito. Así de simple. Claro que, casualmente, cuando la probé estaba con mi amiga Raquel, que casualmente había escrito hace años una entrada en su blog tratando el tema de los olores lácticos, que casualmente se pueden encontrar en las cervezas de fermentación espontanea (y en las otras si se contaminan) por los lactobacillus. Bueno, que suerte tantas casualidades y que a ella el olor le recordase a queso. Así alguien se la pudo tomar, porque si fuese por mí, se habría ido por el desagüe.

Pero claro, a lo mejor es sólo a mí, o fue aquella botella. Por alcohol no sería, que tiene sólo 4% ABV. ¿Vosotros qué opináis?

“Mi opinión en un Tweet:” Olor y sabor a vómito de borracho. Entra igual que sale: Mal. Nota: Insuficiente.

In-Heat Wheat

Los productos de Flying Dog, una cervecería independiente americana, se ha hecho hueco en los estantes de muchas tiendas y bares a base de hacer cervezas rotundas y de una iconografía radical. Sus etiquetas tienen dibujos de Ralph Steadman y citas de Hunter S. Thompson, y la mayoría, nombres relacionados con perros (o perras).

En este caso nos encontramos frente a una cerveza de trigo “En Celo”, al estilo hefe-weizen alemán. De color anaranjado, muy turbia, con poca espuma y muy baja carbonatación.

El olor es dulce, a plátano y clavo, como suele ser en este estilo, pero con toques ácidos. Lo mismo ocurre con el sabor, resultando en una cerveza refrescante, pero sin ser nada demasiado intenso ni diferente.

Tiene tan sólo 4,7% ABV y 12 IBUs, y se recomienda beber acompañada de otras cosas dulces y afrutadas o con pescados o aves especiados. Nosotros lo hemos servido en copa, pero lo suyo es un vaso tipo trigo de 33cl, que no teniamos, obviamente.

“Mi opinión en un Tweet:” Buena cerveza para refrescar o para empezar o acabar una cata. Nota: Bien.

Abridor del Titanic

Dicen que cuando el Titanic chocó contra el iceberg, algún caballero de primera clase exclamó jocoso “¡Mi gin tonic con mucho hielo, por favor!”. Ciertamente no es algo que podamos comprobar, pero como estamos inmersos (ja, chiste gratuito) en el centenario del hundimiento de dicho bajel, hemos decidido aprovechar para llegar al fondo (ja, y van dos) de un tema que, como amantes de la cerveza nos ha calado muy hondo (TOMA ya, VAN TRES). Así pues decidimos investigar cómo debían abrir los botellines en tan lujoso crucero.

Dicho y hecho, hemos mandado al becario con un jersey de lana gordo a bucear hasta el fondo del Océano Atlántico para rebuscar entre los restos del naufragio una pista que pueda darnos una idea del tipo de abridor con el que se servían las más de15000 botellas de ale (probablemente stout) que embarcaba en la sentina.

Sin embargo, pronto nos topamos con un gran problema, el becario se negaba a tirarse al mar. Al parecer no se le da muy bien. Ante semejante tontería y puesto que para llegar al fondo no se necesita saber cómo mantenerse a flote, los redactores decidimos convencerle con el sutil método de “patada por la borda”... Esto nos condujo al siguiente problema, el becario se hundió, tal y como habíamos previsto, pero nunca salió a flote. Nota mental: poner anuncio de “se necesita becario

Así es que finalmente nos pusimos a hacer lo que mejor sabemos: beber cerveza. Bueno, beber y rebuscar en el almacén de Internet, donde hemos encontrado lo más parecido al abridor que encontrarías en el bar de primera clase. Y helo aquí, de acero inoxidable y plata esterlina, digna de un auténtico caballero inglés y algún americano. Fechado cerca de 1915 (lo más próximo al hundimiento que hemos encontrado) cuesta unos 165 dólares. Sólo para bolsillos selectos.

Y ha de servir para esta entrada, porque todo el mundo sabe que el VERDADERO abridor del Titanic fue el iceberg (y ja!).

Cruzcampo Gran Reserva

Dentro de las grandes cervecerías industriales, cada marca ha sacado su gama de productos “Premium”, elaborados con un poco más de cuidado y sin tantos adulterantes como la gama “normal”, y que generalmente, dejan reposar en bodega durante más tiempo. Y aquí nos encontramos con una de estas.

Elaborada (según ellos mismos) sólo con malta de cebada (3 tipos) y lúpulo Perle, de la región bávara de Hallertau, conocida como “El Jardín del Lúpulo”. (Mierda, han descubierto nuestra ubicación secreta).

De color ambarina claro y con espuma densa, al servirla sorprende lo agradable del aroma floral. Es una pena que rápidamente se pierde, transformándose en otro más picante y menos agradable. Al paladar es densa y con fuerte regusto amargo.

A pesar de sus defectos, es una cerveza fácil de conseguir y más grata de beber que su homóloga de gama baja. Tiene 6,4% ABV. Y consiguió el premio WBA a mejor Strong Lager de 2009. Yo esto lo utilizo con los aperitivos.

“Mi opinión en un Tweet:” Para ser Cruzcampo, no está mal. Nota: Bien, por hacernos la pelota con el lúpulo.

Affligem Dubbel

Dentro de la tradición cervecera belga, las Dubbel de abadía son muy habituales. Es uno de los estilos que más hemos comentado en el blog… y las que nos quedan. Además, a mi me gustan, así, tostadas y dulces.

Esta cerveza de abadía pertenece al grupo Heineken, igual que Grimbergen. Siendo por tanto una cerveza relativamente comercial, en la que por lo menos se ha mantenido la segunda fermentación en botella (a diferencia de Grimbergen, que se perdió el proceso).

En su versión Dubbel, el color es rojo muy rojo, con mucha espuma amarillenta con un aspecto un poco falso. El olor es dulce y el sabor combina ese dulzor afrutado con cierto picante. Tiene cuerpo medio.

En general es una cerveza aceptable para su precio, y fácil de encontrar. Dicen que en barril está mejor, pero no he tenido la oportunidad de comprobarlo. ¿Alguien lo ha hecho? En botella tiene 6,8% ABV, se sirve en copa cáliz y para acompañarla recomendamos embutido.

“Mi opinión en un Tweet:” Abadía para el día a día. Buena, bonita y barata. Pero no impresiona. Nota: Bien alto.

Probando de nuevo...

Con el fin de mejorar nuestro servicio en las redes sociales los días en los que todos los componentes del blog estamos ocupados, estamos probando programas de publicación automática de las entradas.

Por eso tenemos ahora esta entrada puesta, para ver cómo, cuándo y dónde nos lo publica.

Si ves algo raro o que te disguste, avísanos. Si el programilla mete publicidad invasiva, avísanos (ya hemos descartado un par por eso). Si conoces algún método mejor, avísanos.

Nosotros seguiremos intentando hacer que el blog funcione lo mejor posible para todos, y manteniéndoos al día de todas la novedades y de las cervezas que probemos.

Weltenburger Kloster Asam Bock

Como las que hemos probado antes del monasterio –cervecería mas antiguo del mundo ya nos habían gustado, hoy repetimos con otra. Y así os la podemos recomendar, ya que nos habían acusado de estar últimamente muy negativos.

Esta es una doppelbock alemana bastante moderada. El color es rojizo oscuro. Casi negro en las sombras, rubí cuando le da la luz. La espuma es marrón, leve. El olor es dulce y a la vez un poco ácido. Me recordaba a una fruta, pero que no soy capaz de identificar por mucho que lo intenté. A lo mejor es que debería comer más fruta.

Su sabor es a maltas dulces con notas a tostados y frutos secos. Quizá un poco a caramelo y licor. Pero es muy moderado. Es la típica lager doppelbock, pero en suave, así que es apta para casi todos los paladares.

Tiene 7% ABV y se recomienda servir en jarra o copa. Fresca. Y combinar con asados o carnes. Y con más cervezas. Ideal para cambiar de tercio entre amargas, por ejemplo.

“Mi opinión en un Tweet:” Las doppelbock son cervezas que alimentan. Y además está rica. Nota: Bien.

Mort Subite Framboise

Mort subite es una de las marcas más conocidas de cervezas Lambic. Quizá porque fue de las primeras en llegar a España. Dentro de la variedad de “sabores” que tiene, esta vez vamos a concentrarnos en la de Frambuesa

En el vaso, tanto su color como su espuma parecen un poco artificial. Esto ocurre en otras de su marca también. El olor en cambio nos recuerda a mermelada. Dan ganas de estenderla en una tostada.

El sabor es afrutado (por las frambuesas y las bayas de sauco que se le añaden) y combina bien con el ácido de este tipo de cervezas.

Recordemos que es una cerveza tipo Lambic, de fermentación espontanea. A diferencia de la otra de frambuesa que comentamos que es una Witbier (y que recomendamos por encima de ésta).

“Mi opinión en un Tweet:” Más mermelada que cerveza. Refesco para niñas. Nota: Suficiente.

Abridor Sandalia

Aaaah, qué buen día hace hoy. Uno de esos días perfectos en los que hace tan bueno que hasta me he dado el lujo de irme un rato a la playa. ¿Qué?, que vosotros no podéis, pues mala suerte. El caso es que yo que puedo, llamé a los amigos y preparé la mochila con todo lo necesario: toalla, bañador, chanclas, algo para picar y un par de IPAs para la ocasión.

Ya veis, en menos de lo que se tarda en tirar una caña doble estábamos tomando el sol y bañándonos en las suaves aguas del Mediterráneo en una cala dejada de la mano de dios. Y para daros más envidia, comentaré que teníamos varias buenas birras refrescándose. Pues bien, tras el chapuzón, extender la toalla y secarse al ritmo de una agradable brisa marina, era hora de brindar por el día.

Así que nos dispusimos a tomar una merecida cerveza... Entonces nos llevamos el primer susto... NADIE se había acordado de traer un abridor, y mira que ya hemos puesto unos cuantos en el blog... ¿Qué?, seguro que ahora estáis todos alegrándoos de que se nos torciera un día tan estupendo... Pues NO, porque gracias a Chuchi bastó con sacudir la arena de la Sandalia Reef y abrir felizmente con su artilugio en la suela las fresquisísimas cervezas.

Me encanta que los planes salgan bien... bueno, la verdad es que luego aparecieron unos dinosaurios zombis mutantes (fue el segundo susto del día), pero eso es otra historia.

Ya a la venta la Westvleteren XII

Estamos de celebración. ¿Que si han ascendido a alguien de la redacción en el trabajo? No, hombre no, el notición es que un monasterio se hunde (literalmente). Ya lo estoy viendo, ahora os da por pensar que somos unos punkis ateos que nos reímos de la religión. Pues no exactamente, porque siempre nos han interesado mucho los monjes y sus costumbres cerveceras.

El caso es que en St. Sixtus de Westvleteren están teniendo ciertos problemillas con las goteras de su santuario, vamos, que al parecer se les cae a cachos, y como ya os comentamos, han decidido sacar una edición LIMITADISIMA de su estupenda cerveza, considerada por muchos expertos como la mejor del mundo mundial.

Se trata de un pack de lujo limitado a una tirada determinada por país que podéis, no, podéis no, DEBÉIS reservar YA en esta dirección. El precio (50 euros) incluye no dos ni tres ni cuatro sino seis toros SEIS, perdón botellas de cerveza Westvleteren 12 de 33cl y dos vasos originales para la ocasión.

Eso sí que es una celebración, y no que el becario se vaya a casar (que también). Y no os olvidéis de que este monasterio se caracteriza por su exclusividad y porque apenas producen lo justo para mantenerse y sólo lo suele vender “in situ”. Así que lo más probable es que si te pierdes esta oportunidad es que tengas que irte al propio monasterio a mendigar en la puerta un poco de cerveza, o dejar que pasen unos cuantos siglos hasta que el techo vuelva a fallarles.

Nuestra recomendación desde el Jardín, es por otro lado, que NI SE OS OCURRA PEDIRLA, porque la queremos TODA para nosotros. RICA, RICA.

Neuzeller Kloster-Bräu Schwarzer Abt

Cuando hace unos meses nos preguntábamos si era buena idea hablar también de las cervezas que no nos habían gustado (y obviamente, hablar mal de ellas), hubo tres cosas que nos hicieron decidirnos. Una, la opinión de la gente, que nos dijo que quería oírlo. Dos, la Santa Margarida de Trigo. Y tres, esta cerveza.

Según lo que promete, es una cerveza del tipo Schwarz (negra alemana), de monasterio. Cuando la sirves es negra, con espuma abundante. Todo parece ir bien.

Hasta que la pruebas. Y entonces el sabor dulce te machaca. Y empiezan a pasar por tu cabeza cosas como “refresco de malta”, “cerveza de raíz”, jengibre, zarzaparrilla, y otras cosas más obscenas que no decimos por miedo a la censura. Bueno, si te gusta el refresco “Ponimalta” a lo mejor esto te gusta. Pero no lo llamaría cerveza.

Y ahí no acaba lo malo. Sólo tiene 3,9% ABV, así que no puedes emborracharte para olvidarlo. Y encima la botella es de 0,5 L, con lo cual tienes sufrimiento para rato. No recomendamos ni vaso ni maridaje. Recomendamos no probarla.

“Mi opinión en un Tweet:” Refresco de malta dulce con poco alcohol. Ni para niños ni para adultos. Nota: Muy deficiente.

El BBF – La votación

Y para acabar con las entradas dedicadas al Barcelona Beer Festival, y ya que allí no se otorgaron premios ni clasificaciones a las cervezas participantes, nosotros decidimos hacer una encuesta entre nuestros lectores para ver cuáles fueron las cervezas que más les gustaron.

Y aunque los primeros días recibimos muchos votos… después se han ido espaciando hasta cesar. No me gusta, ya que sé que muchos asistentes lectores no han votado. A lo mejor creen que su opinión vale menos que la de otro consumidor. Bueno, no es así, pero ya ha pasado la oportunidad. Veamos las más votadas:

En el primer puesto, la botella de oro, con 12 puntos y 6 votos, la DeMolen Weer & Weed (Barley Wine holandés); en el segundo puesto, botella de plata con 11 puntos y 5 votos, la Dougall’s 942 (Pale Ale cántabra); en el tercer puesto, botella de bronce con 10 puntos y 4 votos, la Mikeller Black Hole White Wine (Imperial Stout danesa).

Y las menciones de honor (por los votos conseguidos) son para Brewdog Punk IPA (con 9 puntos), Naparbier Black IPA (8 puntos) y Popaire Tramuntana (7 puntos). Y obviamente, para los 23 participantes. Gracias por darnos vuestra opinión.

El BBF - La Gente

Junto con las cervezas, sin duda, lo mejor del festival fueron las personas. Desde los organizadores, los de la comunicación, los de las barras, los técnicos, los colaboradores, hasta los seguratas (bueno, estos no tanto, pero lo entendemos, tiene un trabajo muy duro).

El público fue, teniendo en cuenta las circunstancias, bastante comedido, sereno, responsable, ordenado y amable. (Uno de nosotros, que es un amargado y un radical, opina que sobraban los niños y los perros, pero tampoco le gustan ni el sol ni las flores, así que a lo mejor el raro es él, claro)

Los profesionales del sector, por lo general eran también amables e interesantes, pero hubiese esperado de ellos más implicación con el festival, con el sector en general, y con la reunión del domingo en particular, de la que, por este motivo, salí ligeramente decepcionado, con algunas excepciones de gente que me pareció realmente interesante.

Y por último, los AMIGOS, así, en mayúscula, porque creo que en esos tres días hemos encontrado a gente realmente encantadora y con los que esperamos mantener contacto. Y ahí van los nombres (sin orden ni concierto y esperando que nos perdonen si, por el alcohol, olvidamos a alguno): Quique, Anna, Chuchi, Cristina, Jordi, Carmen, Carolina, Ismael, Estefanía, Miguel, Jesús, Dani, Agustín, María, Tommy, Pepe, Salva, Alex, Ana, Ernesto, Pep y Mikel. Gracias. A todos, gracias. Esperamos vernos, como tarde, en el BBF 2013.

Gordons Finest Red

Aunque el aspecto y la vocación comercial sea claramente escocés, estas cervezas son cervezas belgas comercializadas por Martin’s. El lugar de fabricación es desconocido. Eso sí, son bastante conocidas y llegaron a España ya hace años y se encuentran (algunas de sus variedades) bastante fácilmente.

Es una cerveza Lager, que hacía mucho que no comentábamos ninguna. Es cierto que la variedad que presentan los diferentes estilos Ale hace que tratemos mucho más esa familia, pero aquí estamos para compensarlo.

Su color es rojo, con abundante espuma. Pero el rojo viene dado en gran parte por su colorante (E-150). El sabor es especiado y picante y el alcohol marca la nota predominante.

Tiene 8,4% ABV y se nota. Se sirve en copa tipo tulipa y conviene que este un poco más templada que las lagers tipo Pilsener, para poder disfrutarla un poco más. Ahora bien, a mi personalmente no me emociona. De esta marca, preferimos con diferencia la Scotch.

“Mi opinión en un Tweet:” Demasiado alcohol y especias, pero sin ningún matiz especial. Nota: Suficiente.