Newcastle Brown Ale

Esta es una de las cervezas inglesas más famosas. Lleva el nombre de la ciudad que la vio nacer, y su logotipo reproduce los puentes de la misma en una estrella de cinco puntas azul. Actualmente ya no se produce allí exclusivamente, ya que la empresa fue comprada por una alianza entre Heineken y Carlsberg.

Es de estilo Brown Ale. Y como bien indica su nombre, es de color marrón; pero marrón, marrón. Un marrón muy bonito y sin ninguna turbiedad, eso sí. La espuma es consistente.

El olor es a lúpulos y maltas tostadas (por lo visto se hace con una mezcla de maltas pale ale y caramelo oscuro) , y el sabor es dócil y dulce, con cierto recuerdo (personalmente) a una bock, pero en suave. Y no es nada amarga; el lupulo típico del sur aqui apenas se nota.

Eso sí, no olvidemos que es una cerveza comercial, y por lo tanto contiene añadidos como el trigo, el jarabe de glucosa o el E-150, que hacen que sea así de bonita, barata y fácil de beber. Pero esta buena, claro, es una Ale para el público mayoritario. A tomar en pinta y fresquita, acompañada de aperitivos y futbol, de ser posible.

“Mi opinión en un Tweet:” Fácil de beber, para todos los públicos. Nota: Suficiente.

Kloster Andechs Weissbier Hefetrüb

La variedad de cervezas de trigo alemanas… es sólo superada por la cantidad de Lager que beben allí. Hay muchas, y beben muchísimas. Pero como el otro día un lector nos pedía que comentásemos más cervezas de trigo, aquí estamos. (A la lectora que nos pedía cierta Lager alemana, que espere un poco, que aún no la hemos comprado).

En este caso es una cerveza de trigo sin filtrar, hecha según la ley de la pureza de 1516 (Reinheitsgebot) en un monasterio (Kloster es lo que significa)

Su color es amarillo turbio, con una corona de espuma consistente y olor a plátano, melón y clavo. El sabor es muy afrutado, más intenso que en otras weissbier, y tiene un final muy dulce, con notas de miel.

Como todas estas cervezas, se bebe fresca (entre 6 y 8 ºC), en su vaso alargado y grande, y se puede acompañar de gastronomía típica de la zona (salchichas y chucrut, por ejemplo) o de un simple trozo de pan salado (pretzel)

“Mi opinión en un Tweet:” Una weissbier más para descubrir. Y esta es de las ricas. Nota: Bien.

El BBF - La Organización (y 2)

Ahora hablaremos de los aspectos a mejorar para la siguiente vez, a la que pensamos asistir de nuevo, así que nadie se lo tome como una mala crítica, sino como aspectos a corregir. En primer lugar, como ya dije, lo del agua y los vasos. Yo necesito lavar mi vaso (y mis manos) tras tomarme una IRS cuya espuma ha salido por el borde del vaso. Y más si quiero que la cerveza siguiente tenga sabor propio. Es necesario tener agua corriente y un sistema de lavado a presión.

Obviamente, se necesita más espacio y separación (tanto para que quepa más gente como para que no se aglomeren en la barra al pedir), más baños, más agua, y, sobre todo, más comida (más oferta, más variedad y más barata) y más bebida (agua y refrescos, que había muchos niños y perros).

Asimismo, la guía la haría en varios idiomas (como no-catalán-parlante, me era poco útil) o, al menos, elegiría el que más gente entienda (el del 95% en lugar del del 75%, no es mucho y me invento las cifras, pero entendéis lo que quiero decir, ¿no?). Porque el objetivo es llegar a más público, supongo. Y la que dan en el festival, con el vaso, la haría más sencilla, para legos, más accesible para gente no experta en la materia. La mayoría de los verdaderos freaks la llevábamos impresa de casa (y en la web pondría aún más datos).

Y ya como última propuesta de mejora, los carteles anunciadores sería bueno que se pudieran ver de lejos y se actualizasen más rápido (¿Pantallas de LEDs tipo la bolsa? ¿Cómo los aeropuertos?) No sé; obviamente mis ideas son desde el punto de vista del público. Si son realizables o no es tarea de los organizadores, pero ahí queda la propuesta. En la próxima edición allí estaré, comprobando cómo lo han hecho.

El BBF - La Organización (1)

Seguro que a estas alturas ya se ha dicho mucho… pero hay que felicitar a los organizadores del BBF; fue todo un éxito. Y no todo el mundo hubiese apostado por ello ni se volcaron en apoyarles como sin duda lo harán el próximo año. Claro que hay aspectos a mejorar, pero en mi opinión, todos menos uno son perdonables por ser la primera edición.

Lo que no se puede consentir es la falta de agua (ni en lavabos ni para lavar o limpiar los vasos). Eso me tocó hondo. Pero dejémoslo para la siguiente entrada y centrémonos en esta en los aspectos a destacar, que son muchos:

La atención (siempre tenían un momento para todo el mundo), la comunicación (gran campaña), las redes sociales (con diversificación y cuidado), la implicación (de tantas personas), el estilo del festival (poniendo la importancia en el producto y no en la marca), las moneditas (ahorrando tiempo y esfuerzo) y (aunque se decidiesen casi a última hora y ellos no quedasen del todo satisfechos) las acreditaciones (útiles para relacionarse entre profesionales).

Otro aspecto que permaneció “oculto” al público y que me sorprendió fue el sistema de grifos, hecho por Salva, técnico en la materia, y que contaba con 4 formatos diferentes de serpentín, para tener grifos más “fríos” o mas “calientes”, buscando adecuarse a las necesidades de cada cerveza. Obviamente la diferencia era sólo de unos pocos grados centígrados, y no siempre era suficiente, pero pensar siquiera en hacer esto en una instalación “temporal” me parece un ejercicio de amor a la cerveza digno de mención.

Trappistes Rochefort 10

Esta es la entrada número 100 del blog y parece mentira que hasta ahora no hayamos hablado de la que, en mi opinión, es la mejor casa de todas las trapenses que se pueden encontrar habitualmente. Sólo tienen tres productos, pero… ¡qué productos! Estos monjes de Namur, Bélgica, hacen tres cervezas oscuras, cada una más negra, fuerte y alcohólica que la anterior.

Y la que nos ocupa ahora es la más potente de las tres. Es una Quadruple que tiene 11,3% ABV (no confundir con su número, 10, que es un indicador de la densidad de la cerveza en una escala típica de los monjes belgas y que podemos encontrar en otros ejemplos como St. Bernardus 6, Maredsous 8, o Wesvleteren 12) y es muy oscura, con espuma densa y cremosa.

El olor es intenso, dulce, a café. Y el sabor es fuerte, dulce y amargo, con toques a frutas, nueces y especias. Un verdadero placer para el paladar. La única pega es que no logra esconder del todo su alto nivel de alcohol… pero no lo hace nada mal.

Disfrútala en vaso de cáliz y a temperatura de bodega (de 10 a 12º C) para lograr apreciar todos sus matices. Para acompañar, le puedes poner quesos fuertes, o postres, o carnes guisadas. Esta cerveza esta rica de cualquier manera.

“Mi opinión en un Tweet:” La mejor trapense que puedes pedir en un bar. Nota: Matrícula de honor.

Premios de Invierno 2012

Esta semana hemos estado dando caña a bastantes cervezas, pero no somos así normalmente. Han sido diferentes casualidades. A nosotros lo que nos gusta es decir las cosas buenas que nos gustaría compartir con nuestros lectores. Por eso, y por si alguien se acaba de incorporar al blog y no se ha leído las entradas anteriores, cada Estación del año va a tener sus propios premios. En ellos vamos a elegir el podio de las tres cervezas que hemos comentado en ese periodo y que más nos apetece recomendar que probéis. Igualmente destacaremos el abridor más molón y la entrada divulgativa más interesante. Y sin más preámbulo… ¡Los premios de Invierno 2012 de El Jardín del Lúpulo!

Cervezas Más Recomendables:

Botella de Bronce:
Weltenburger Kloster Barock Dunkel

Botella de Plata:
St. Peters Winter Ale

Botella de Oro:
Coopers Best Extra Stout

Medalla al Mejor Abridor:
Abridor As de Picas

Medalla a la Mejor Entrada Divulgativa:
¿Sabías qué…? La Levadura

Ya sabéis, lo mejor de los últimos tres meses, aprovechando el cambio de estación. Y si no sabéis de qué hablamos, buscadlas y comprobadlo. Os esperamos mañana con la programación del blog habitual

Las cervezas del BBF – El resto de las birras

Obviamente, a lo largo de los tres días, bebimos mucho. Yo calculo (ya que a ciertas alturas ya había perdido la cuenta) que me tomaría unas 50 cervezas y probaría otras cuantas. Obviamente, no todas llamaron mi atención, o bien porque no me emocionasen o bien porque no tenían nada que las hiciese destacar.

En cambio, algunas de las que quería probar se me escaparon (ya os digo, pese haber estado los tres días de primera a última hora). ¿Qué para qué las pongo? Pues desahogarnos y por si a los autores les interesase que las probemos y comentemos. Estamos disponibles para que nos las hagan llegar, jejeje.

Atentos a las que nos quedamos con ganas: Las dos Alvine (por causa mayor); La Toc d’espelta, de Arts Cervesers; Cervesarts Ale n. 16; La Segarreta; La Gisberga de Trigo; La Jopen Johanneter; La Rogue Honey Orange Wheat; y la Evil Twin Biscotti Break.

Que oye, no está mal, tuvimos más de un 80% de éxito, y además probamos muchas otras cosas que no llevábamos planeadas. Asi que no podemos quejarnos.

Las cervezas del BBF – La moda

Se llevan los estilos ingleses. Si la cerveza fuese ropa, se llevaría el tweed. Pero entre estos los que predominan son los estilos amargos. Ya antes del festival analizamos la lista de cervezas y nos fijamos en que casi la mitad eran Pale Ales y de estas la mitad IPAs.

Pero es que de la otra mitad, otro tanto son otros estilos ingleses: Porter, Stouts, Brown, etc; pocos estilos belgas o alemanes o diferentes. Y les gusta echar lúpulo a todo. Se lleva lo amargo. Lo moderno es el amargo. Es el nuevo Gintonic.

El razonamiento es así. Hasta lo oí expresar en voz alta a un inglés: “Soy inglés y moderno, por eso bebo esta cerveza”.

Bueno, de estos estilos ingleses amargos, para estar a la moda, yo os recomiendo dos: La Punk IPA de BrewDog, que aunque parezca mentira por su fama, es una IPA muy moderada; y la Dougalls 942, de una gente muy maja que hace en Cantabria buena cerveza al estilo inglés. Pero claro, sólo es necesario si quieres estar a la moda.

Guinness Draught

Como ya sabéis… y si no, me hacéis preguntarme en que hoyo vivís… este fin de semana ha sido San Patricio. Nosotros hasta hemos regalado gorritos típicos, verdes y negros. Pero claro, no todo el mundo ha leído a tiempo el post, y un amigo mío se antojó de uno. Así que fuimos a la típica taberna irlandesa, a pedir dos pintas de Guinness para conseguir el gorro.

La pinta es preciosa. Negra y blanca, con las burbujas del nitrógeno de la bombona que empuja la cerveza al tirador subiendo lentamente, pasando del marrón al negro y haciendo una perfecta línea entre la cerveza y la espuma. Cremosa.

Y ahí acaba todo lo bueno. No huele a nada, no sabe a nada. Comparada con otras Stouts verdaderamente ricas, esta cerveza comercial es agua cremosa y punto. Fácil de beber. Si alguien te dice “No me gusta la cerveza negra” seguro que puede beberse una Guinness sin pestañear siquiera. No sé si es su culpa o mi experiencia, pero de joven me encantaba y ahora no me aporta nada.

Y además, los bares se llenan, los gorros son cada año peores, la cerveza más cara, etcétera, etcétera. Si hasta he visto bares en los que te ponían las pintas en vaso de plástico. El acabose de lo comercial.

“Mi opinión en un Tweet:” Si quieres una verdadera Stout, pide otra diferente. La "Estrella" de Irlanda. Nota: Suficiente raspado.

Las cervezas del BBF – Las malas

Y ahora es cuando sacamos lo peor del crítico que todos llevamos dentro, y hablamos de las cervezas que NO nos han gustado. Aquellas que hemos probado pensando que estarían buenas, pero que ni de coña recomendaríamos. Claro que para poderlo decir, había que probarlas y tú no tienes por qué opinar lo mismo. Demos caña:

Tool Black Ball, una Porter lupulizada, tanto que está completamente desequilibrada. ¿Quieres hacer estilos con lúpulo? Ya existen. Se llaman IPAs y están de moda. No estropees las Porters con tanta hierba. Mikeller Black 2011, un Imperial Stout envejecida en barricas de whisky. En este formato hay verdaderas delicias de cervezas. Esta no es una de ellas. Es amarga y punto. Sólo eso. Tan amarga que se te arruga la cara y hace que te parezcas al Fary. Puagh.

Asusesken Blanca, una Witbier mal hecha. Se supone que tiene que ser fácil de beber y refrescante. Ya pueden mejorar si quieren que repitamos. Igual que la Freigeist Abraxxxas; una berliner Weisse ácida. Y tanto. Es eso, ácida y ya. Más incluso que la Stout de arándanos.

Y para terminar con las birras desagradables, el premio doble es para la Ying y Yang de Evil Twin. Para empezar, estará de moda hacer potingues con cerveza, pero me parece una guarrada. Aun así, como hay que probarlo para opinar, allá que fui. He oído opiniones de todo tipo de las cervezas por separado. Que si la IPA estaba buena, que si era asquerosa, que si la Imperial Stout lo salvaba… No lo sé, ya que solo las probé juntas, pero era repugnante. Una mezcla dolorosa que te auguraba una buena resaca… ¡ese mismo día, al rato!

Bueno, insistimos. Son nuestras opiniones. No tienes por qué estar de acuerdo. Sabemos que tenemos razón. Y si no, para eso están los comentarios y las votaciones.

Las cervezas del BBF – Las buenas (y 3)

Terminamos ya con las cervezas del Barcelona Beer Festival que recomendaríamos a nuestros amigos. Es más, este mismo fin de semana, he estado buscando una para hacérsela probar a un colega que sabía que le encantaría. Pero no os quiero aburrir con mi vida, vamos al tema:

En primer lugar, hoy, dos buenas cervezas de estilo Brown Ale: La Dougall’s Tres Mares (cántabra), una brown americana, de 5,5% ABV con sabor maltoso torrefacto y final amargo con grandes dosis de lúpulo. Y La Tramuntana, de Cerveses Popaire (de Blanes), de color ámbar, acaramelada, con mucha malta pero refrescante y que esconde en algún lugar de su equilibrio un 9% ABV que no se nota nada. Cuidado bebedores incautos.

Y para acabar dos Porter (otro de nuestros estilos favoritos y del que no habíamos comentado nada hasta ahora): La Fort Oat Meal Robust Porter (de la misma Barcelona) que es una gran Porter aunque un poco lupulizada, a la moda; y que tiene 6,5% ABV. Y la Moon Three Threads, que tomé más bien tarde, así que no puedo dar demasiados detalles, pero que mi libreta recoge como “cojonuda” (sic).

Como podéis ver, todas las cervezas recomendadas hoy son de aquí, así que el panorama cervecero local tiene cosas de las que enorgullecerse y exportar. Buscadlas y probadlas, es nuestro consejo. Y si preferís otras, ya sabéis que os dejamos votar AQUÍ. En cambio las de la próxima entrada del BBF (esta misma tarde) no os las recomendamos… pues serán… “Las malas”.

La Cerveza Chorra: BrewDog The End of History

Hoy inauguramos nueva sección en el blog: “La cerveza Chorra”. Es una sección en la cual comentaremos esas cervezas raras que salen de vez en cuando, con un afán más publicitario que de hacer buena cerveza y que, obviamente, no estamos dispuestos (o en condiciones) de probar.

Y la reina de todas ellas viene de la mano de los iconoclastas de BrewDog, que dispuesto a llamar la atención, han fabricado la cerveza (¿cerveza?) más fuerte del mundo, con una graduación de 55% ABV.

Y por si eso no era suficiente, las botellas de esta edición han sido forradas con animales disecados. No los han matado con sus propias manos, los han recogido de la carretera, ya que habían sido atropellados, todo en plan redneck; los han llevado a un taxidermista que había visto muchas veces la peli Psicosis, que les ha montado alrededor de la botella con una gracia de la que Chuck Testa estaría orgulloso (Nope! Chuck Testa) y les ha vestido con ropas que me hacen pensar que ese día había leído a sus hijos “El viento en los sauces”.

En conclusión, una macarrada rozando lo desagradable que no aporta nada al mundo real de la cerveza pero que corona a esta cervecería escocesa con un puesto de honor difícilmente superable en nuestra nueva sección “La Cerveza Chorra”.

Gorro gratis de San Patricio

Yo sé que muchos de vosotros hoy iréis a bares abarrotados por fiestas de San Patricio (St. Patrick, en inglés). Lo sé porque nosotros iremos. Es más, llevamos toda la semana yendo.

Esta fiesta es en honor al patrón (religioso) de Irlanda. Y después se ha exportado por todo el mundo como una manera de hacer conocer y reivindicar los valores de la patria Irlandesa, por sus emigrantes o por los demás países. A España nos llega principalmente de la mano de Guinness, y esta marca de stouts comerciales organiza fiestas en los bares que la venden.

Como sé que consumir la suficiente Guinness para lograr que te regalen un gorrito es caro, y estamos en tiempo de crisis, nosotros os regalamos este precioso gorro irlandés, con el que podrás realizar una de las entrañables tradiciones de aquella buena gente: BEBER CERVEZA.

Eso sí, intenta beber buena cerveza, por favor. Y con moderación, si la encuentras. Bueno, si quieres el gorro, que sepas que sólo tienes que pinchar aquí. Póg dom, tá mé Gaeilge ... Happy St Patrick's Day ... Feliz San Patricio desde El Jardín del Lúpulo.

#SiFueraUnaCerveza (7)

#SiFueraUnaCerveza, Hugh Jackman sería una Coopers Best Extra Stout


Las cervezas del BBF – Las buenas (2)

Continuamos con las cervezas que probamos en el festival de Barcelona y que consideramos que son altamente recomendables. Esta vez, vamos a bajar un poco el tono, y hablar de cervezas más suaves.

La cervecería alemana St. Greorge Bräu mete en nuestro listado dos de sus cervezas: La Weissebier, cremosa y densa, afrutada y ácida. Muy rica y refrescante y con solo 4,6% ABV. Y la Kellerbier, también muy fresca y llena de matices, que le dan un toque moderno al aportar algo más de lúpulo (y también baja en alcohol, 4,9% ABV)

Y siguiendo con los estilos europeos, otra cervecería alemana nos presenta una Kölsch: la Braustelle Helios. Una cerveza turbia, ya que no está filtrada (raro en este estilo), pero que mantiene su equilibrio y sus toques afrutados (4,8% ABV). Y por último (por hoy): Una cerveza belga: La Cazeau Tornay Noire que pese a ser belga (y negra), recuerda un poco a una Stout poderosa, pero sin el amargor excesivo y con tonos más dulces. Una cosa muy rica y con 7,6% ABV.

Y por ahora, basta de oír nuestras opiniones. Recuerda que si quieres expresar la tuya (aparte de poderlo hacer en los comentarios con total libertad) estamos haciendo una votación entre los asistentes al BBF (o entre aquellos que hayan probado las cervezas que fueron) para elegir la que más ha gustado. Para votar, visita ESTA ENTRADA.

Schneider Weisse Tap 6 Unser Aventinus

Las cerveceras alemanas generalmente tienen una cerveza tipo Weizen DoppelBock (o sea, traducido al castellano, “la hostia de fuerte”); bueno, creo que es sin más “doble cabra”. A lo mejor tiene algo que ver con el carro de Thor, pero no creo. Jo, qué difícil es esto de los idiomas, je je je.

Bueno, estas cerveza para los días fríos y las noches largas suelen ser densas y de alta graduación (en este caso 8,2% ABV) y casi casi sirven de alimento. Eso sí, no la confundas con la Aventinus Eisbock, que es otra cerveza muy diferente y la trataremos en otro momento

El color es marrón turbio, como el del café con hielo, y en los sentidos despierta las cualidades refrescantes y dulces de la Weizenbier con la fuerza y la intensidad de las Ales más densas y con mucho cuerpo, y recuerdos a especias y frutas.

Ha ganado varios premios de la WBC, pero, comparándola con la ganadora del WBA 2011 (en su categoría y en la general) Weihenstephaner Vitus, la Aventinus es más densa, más turbia y más fuerte, lo cual hace que no sea tan placentero beberla. Pero vamos, que ser la segunda tampoco está mal.

“Mi opinión en un Tweet:” El pan y las hostias hechas cerveza. Cerveza fuerte, eso sí. Nota: Notable bajo.

La votación del BBF12

Cristina, de L’Espumossa me acaba de dar una gran idea, y así, sin consultar con nadie más, me lanzo a hacerlo en directo: Veamos, el objetivo de los organizadores del festival era (es) promocionar la cerveza artesana. Y con ese afán “igualaron” marcas y modelos, haciendo todos los grifos iguales y sin apenas publicidad de cada marca.

Pero nosotros (y los lectores) somos también consumidores. Y el objetivo del consumidor es beber BUENA cerveza (y de ser posible, a buen precio). Del precio hablaremos en otras ocasiones, pero vamos a hacer algo que ellos no se atrevieron a hacer. UNA VOTACIÓN. Para elegir la mejor cerveza del festival

Queremos que, vosotros, lectores que asististeis, participéis diciéndonos las tres (3) cervezas que más os gustaron de las que probasteis en el festival. Ordenadas de más a menos, porque la primera recibirá tres (3) puntos y la tercera uno (1). Lo podéis hacer en los comentarios de esta entrada, en el correo electrónico o en twitter, con el hastag #votoBBF12

Dentro de unos días, cuando las votaciones y nuestras entradas sobre el BBF12 hayan terminado, haremos el recuento y pondremos los resultados en el blog. ¿os parece buena idea? ¡Pues venga, a votar! Los que no asististeis, aqui teneis el listado de cervezas. Podeis votar entre las que hayais probado (en bares o en casa).

Las cervezas del BBF – Las buenas (1)

Con este post empezamos a hablar de todo lo que bebimos en el BBF. Y como queremos empezar con buen sabor de boca, empezaremos con las buenas, las más ricas y negras de las que probamos. Cosas que estaban en nuestra lista (y que cabía suponer por lo tanto que nos gustase) pero que aun así, nos parecen recomendables. Así que si las veis, a por ellas de cabeza:

Empecemos con las Stouts suaves: La Brewfist Fear (Italia), con 5,2% ABV. Una milk chocolate stout, cremosa, rica, llena de sabores y matices, densa pero ligera y fácil de beber… sin miedo. Y la Stouterik, de la Brasserie La Senne (Belgica), de 4,5% ABV. Una stout cremosa, con toques tostados y amargor lupulizado.

Por otro lado, las Imperial Stouts más fuertes que recomendamos son: La Freigeist Caulfield Mocha Flush (Alemania), que pese a tener 10% ABV los esconde muy bien bajo una cremosidad deliciosa y unos matices bien desarrollados y equilibrados. Y la De Molen Hemmel & Aarde Bruichladdich, que es una pedazo de imperial stout envejecida en barricas de whisky del copón con sabores extraordinarios y súper variados. La leche. Esta no es apta para principiantes. La queremos toda toda los expertos, je je je.

Y con esto nuestra primera mirada al Barcelona Beer Festival desde “El Jardín del Lúpulo”. Próximamente más cervezas que nos han gustado, alguna que no, algún otro comentario sobre las birras, sobre el funcionamiento, sobre la gente, etc. En próximas entradas alternadas entre el funcionamiento “normal” del blog.

St. Peter Ruby Red Ale

Volvemos con cervezas de esta cervecería moderna pero con trasfondo tradicional de la zona este de Inglaterra. Una vez más hay que llamar la atención sobre el diseño de la botella. Se supone que inspirado en una botella americana para tinta de hace un par de siglos.

Un hecho curioso que seguro que ya habéis visto es que la hay en dos versiones: con fondo ovalado o redondo (cilíndrica). Bueno, la original es la ovalada, la de culo redondo se utiliza para algunos de sus modelos en los mercados de importación, o sea, nosotros.

Esta es una Red Ale, estilo típicamente Irlandés, caracterizado por su color rojo (lo cumple) y su cuerpo denso, en el que predominan las maltas y los dulces (todo lo tiene). Esta, aparte, tiene un contrapunto al dulce, provocado por los lúpulos Cascade.

A mí, personalmente, esta cerveza me recordó a una Porter, pero en clarita. Obviamente, eso es un halago. Tiene 4,3% ABV y se recomienda tomar en pinta, a media temperatura (8 ó 9 ºC) y acompañando guisos o potajes tradicionales.

“Mi opinión en un Tweet:” Póg dom, tá mé Gaeilge. Vamos, que muy rica. Nota: Notable.

Consejo de redacción post-BBF

Estamos reunidos en consejo de redacción (de manera online, claro) viendo como estructurar en el blog las entradas que hablen sobre el Barcelona Beer Festival. Nuestra intención es hacerlo en no demasiadas entradas. Si dedicásemos una a cada cerveza tardaríamos meses en poderlas comentar, y hay otros aspectos del evento que también queremos tratar.

Por lo tanto, de momento, continuaremos con la "Programación habitual", y a partir de la semana que viene empezaremos a dar nuestras opiniones. Claro que si queréis opinar vosotros, hacedlo aquí. Las tendremos en cuenta como siempre.

También, si hay algo de lo que queráis que nos hagamos eco, o bien de lo que pidáis que demos nuestra opinión, hay lugar para ello. De momento tenemos pensado dedicar un post a la organización en general, otro a las cervezas que nos han sorprendido (gratamente) y otro a las que nos han decepcionado (este causará mas revuelo, seguro); uno sobre las demás cervezas, incluyendo las que por falta de tiempo nos quedamos sin beber, y un par de últimos sobre temas concretos, y, de momento, sorpresa.

Esperamos vuestras participación aquí, pero oye, sin aglomeraciones, que ya hemos visto suficientes colas. En internet hay hueco para todos.

Chimay Triple

Los monjes trapenses del monasterio de Chimay nos presentan la cerveza Tripel de su producción. En su versión de 75 cl se denomina “Cinq Cents”. Por más que he investigado no he logrado por qué. Si alguien lo sabe, esperamos su aportación.

Nosotros la llamamos Chimay Blanca (por la etiqueta, aunque es más bien amarilla), y es una cerveza con segunda fermentación en la botella, así que debe tener residuo en la botella, que puedes remover en la misma y servirlo en la copa, dando turbiedad y sustancia a la cerveza, o dejarlo y tomarla más suave y cristalina.

Dependiendo de esto, el aspecto será más o menos turbio, con un color entre el amarillo rubio dorado y el ambarino claro. La espuma es muy blanca y densa, pero como en todas las abadía, desaparece rápidamente. El olor junta los dulces con el amargor de lúpulo, y en el sabor, se mezclan afrutados con recuerdos a pasar con un fuerte amargor provocado por la gran cantidad de lúpulos (Hablando en términos de tradición belga, claro, nada que ver con las modernas IPAs) que lleva. Cuatro veces más que sus hermanas roja y azul.

Hay que servirla fría (6 ºC) y consumirla joven, ya que no soporta el paso del tiempo tan bien como las oscuras. A mí, personalmente, es la que menos me gusta de su familia, ya que el sabor a alcohol es bastante pronunciado (8% ABV).

“Mi opinión en un Tweet:” Un clásico entre las Triples… si te gustan, claro. Nota: Bien.

Coopers Best Extra Stout

Primera cerveza de esta marca australiana que comentamos en el blog. Si hasta ahora la única cerveza de allí que habías probado era la Foster’s, olvida todo lo que presupones.

Se ve que, aburridos de estar en el medio de la nada, con el vecino más cercano a 6 horas en todoterreno, cansados de intentar mantener relaciones sentimentales (puramente platónicas, claro) con sus ovejas, un buen día decidieron hacer cerveza. Y esta supongo yo que será la historia de esta cervecería. No me he documentado mucho, pero ¿para qué? No puede ser muy diferente.

Y en concreto han sacado esta Extra Stout, al estilo de las Foreign, que hace que se te meneen las rotulas, colega. (Hasta te hace hablar como un australiano). Es más negra, más densa y más fuerte que una Stout normal, con olores y sabores a café y a torrefacto más marcados. Y, un poco a la moda, con más lúpulo de lo normal en una Stout.

Pero en conjunto, una cerveza muy rica y agradable. Y como sólo tiene 6,3% ABV, la botella es de 375 ml, para que no te quedes con sed. Y si quieres ser fiel a sus recomendaciones, antes de abrirla, pon la botella suavemente horizontal en la barra y gírala (como si fueses a jugar a ese juego adolescente de las películas) una sola vez. Si alguien sabe por qué este ritual, que me lo explique. Pero por si acaso, hagámoslo.

“Mi opinión en un Tweet:” Una rotunda Stout moderna. Muy recomendable. Nota: Sobresaliente.

Mañana a estas horas…

Si todo va bien, mañana a estas horas estaremos en el Barcelona Beer Festival, tomando todas estas cervezas y conociendo a la gente que comparte nuestros intereses.

Si os estabais pensando ir, no lo dudéis. Os esperamos allí.

Y si veis que las entradas (no deberían, pero por si acaso) se retrasan, o no contestamos tan rápido como habitualmente, perdonadnos, pero es que estaremos muy ocupados brindando a vuestra salud. ¡Gracias!

Abridor Anillo

Me voy a casar. En serio. Sí, ya sé que es increíble, pero me caso. Y lo hago con todo el pack: boda vestido de largo, comilona y discomovida, cientos de invitados, entre familia, amigos y hasta el perro. Bueno, es lo que se supone que hay que hacer cuando te encuentras con tu alma gemela, ¿no?

La verdad es que todo ha ido muy rápido. De hecho, hasta esta mañana ni me habría planteado lo del matrimonio. Yo soy uno de esos tipos rebeldes que aman la libertad y creen que una pareja de por vida sólo vale para coartar mi auténtica personalidad (consistente en gran medida en ordenar la ropa interior alfabéticamente y otras cosas igual de... de... de personales).

Como decía, esta mañana se me acercó esa persona que todos tenemos, esa amistad eterna que está en lo bueno y en la resaca, pero con la que, por alguna razón, nunca hemos llegado a más. Y allí estaba: de pie, con una pequeña cajita de regalo para mí. Al abrirlo se me llenaron los ojos de lágrimas, pues había una joya. Se trataba de un anillo perfecto que dejaba al Anillo Único a la altura de los aros de cebolla. Este maravilloso anillo, sin engarzar, pero que sirve para abrir tus botellines con un leve movimiento de la mano.

Tuve que darle el “sí quiero”. Y qué más da que sea mi cumpleaños. Y qué más da que se trate de mi mejor amigo. Y qué más da que seamos dos tipos rudos (muy rudos). Al fin y al cabo, “nadie es perfecto”.

Tongerlo Christmas

Ya sé que ya no estamos en navidad, y que incluso estos días ha hecho primaveral… pero lo he ido dejando y dejando, y tengo esta cerveza que probé sin comentar. Así que mejor ahora que en agosto, ¿no?

Es una cerveza de la Abadía de Tongerlo, en Bélgica, en la región de Amberes, es una cerveza de navidad muy poco típica. Las cervezas de invierno suelen ser oscuras, fuertes y especiadas. Y esta no destaca por ninguna de las tres cosas.

Es rubia cobriza, con aroma suave, dulce, a vainilla y frutas. El sabor es afrutado pero agrio. Un poco como a uvas. Nada excepcional. Ah, y “sólo” tiene 7% ABV.

Por eso, si tenéis que elegir una cerveza de invierno para un día frío, aunque esta no está mal, yo os recomendaría otras. Mucho mejor en su estilo la Abbaye Des Rocs Speciale Noel… u otra de navidad, que he probado hace un mes y todavía no he comentado… ya la vereis... sorpresa.

“Mi opinión en un Tweet:” No es la cerveza de navidad que te esperas. Nota: Suficiente.

Tabla periódica de las cervezas

Igual que los elementos químicos se pueden clasificar y ordenar según sus características, las cervezas forman familias y grupos con características en común.

Hay muchas tablas en internet que viene a decir esto mismo. Algunas más completas, otras menos, algunas con algún error o confusión en los términos… bueno, pues como es internet, de todo. Es más, si te pones a buscar y no tienes cuidado, acabas viendo porno. A mí me ha… digo... a un amigo mío le ha pasado.

Bueno, yo he seleccionado ésta porque me parece la más completa. Viene el estilo, la familia y la fermentación, con ejemplos y todo. También el peso específico, el alcohol, el amargor y el color.  Obviamente, todo en rangos aproximados.

Si le veis fallos o queréis proponer otras tablas, para eso están los comentarios. Allí responderemos también las dudas de a quien esta “pista roja” le resulte difícil.

Gulden Draak

Esta cerveza es una cerveza fuerte, con alma de dragón. No de Drakkar, como podrías pensar por la similitud fonética, sino de dragón dorado, que es lo que significa su nombre y que lo toma de una estatua que hay en Gante en la torre Belfort.

La fabrica la Brouwerij Van Steenberge y es una Strong Ale Belga con segunda fermentación en botella que tumba al más pintado. Esto la hace una buena elección para dejarla madurar y evolucionar en bodega.

Su color es… marrón. Sin matices. Como lo diría un machote heterosexual de esos que solo ven en VGA: marrón. Como mucho: marrón oscuro. Tiene olor dulce y sabor belga: Como un poco a abadía, pero no tan depurado y más carbonatada.

Cuando miremos la que más emborracha, tengámosla en cuenta, con su 10,5% ABV que entran demasiado bien. Al menos las tres primeras. Y en conjunto no está mal, pero está a millas de las que están verdaderamente buenas.

“Mi opinión en un Tweet:” Ideal para tu primera experiencia con algo fuerte y tostado. Nota: Bien.

Distribución en España de la Westvleteren XII

Como ya recogíamos al poco de empezar el blog, la cerveza Westvleteren XII va a salir de manera única en distribución por varios países entre los que se encuentra el nuestro. Es un evento importante porque es la trapense más difícil de conseguir, y sólo va a ocurrir una vez.

Los monjes trapenses son de los más estrictos que hay, y estos del monasterio de St. Sixtus no quieren ganar dinero con su trabajo, solo conseguir lo necesario para su manutención. Pero como han tenido que reformar la abadía, que se encontraba inhabitable, han hecho esta promoción.

Y para llegar a más gente, en España, la distribuidora de el resto de las cervezas trapenses, Cervebel, nos ha convocado en la Residencia del Embajador de Bélgica para explicarnos esto que os hemos contado y que también cuentan ellos en su blog y para decirnos que estemos atentos, ya que la manera de conseguir el pack es a través de internet, mediante una web que próximamente nos comunicarán, a partir de un día no muy lejano (pongamos que un mes aproximadamente).

Y claro, que mejor manera de contarnos esto que acompañándolo de cervezas para probar. En este caso, tuvimos Westvleteren 6 (Blonde) y 8 (Brune) servidas por el mismísimo Erik Coene. Todo un honor para nosotros.

Bueno, ya sabéis, atentos a las noticias por internet, y no os preocupéis, que en cuanto nos enteremos de algo más, nosotros os avisaremos.

Nota: El de la foto es el que suscribe esta entrada, que acudió al evento en representación del blog. Si quieres ver más fotos, las tenemos en facebook.

Una semana para el BBF

Ya sólo queda una semana para que algunos de los escritores y colaboradores del blog estemos en la primera edición del Barcelona Beer Festival. Estamos tan nerviosos como los organizadores (bueno, posiblemente no, pero casi) ya que va a ser nuestro primer festival de esta talla al que acudamos como blog especializado.

Queremos dar buena imagen, darnos a conocer entre los productores y aficionados locales, hacer amigos entre gente que comparte nuestros gustos, y, sobre todo, queremos probar cervezas.

Y como nos morimos de ganas de probar cervezas, repasamos una y otra vez la lista de cervezas que va a haber allí. Y siempre hay nuevas que nos llaman la atención. Aparte de las que ya dijimos, ahora he apuntado en mi lista de deseos las siguientes: Un Aktien, un par de Alvvine, la Stouterik, todas las de Braustelle, las dos Cervesart, las dos Popaire, las 4 DeMolen, las dos Duits&Lauret, alguna Emelisse, la Fort, todas las Feigerst, un par de Mikkeller, otro de St. Georgen Bräu y las dos The Evil Twin.

En total, más de 45 cervezas, de las cuales más de la mitad son de estilo inglés o Alemán, junto con alguna Strong Belga, y alguna curiosidad que nos ha llamado la atención. Y sólo 3 días para probarlo. Esperemos que el horario sea amplio y nos hagan un precio especial de catadores, porque si no, lo llevamos crudo. ¡Allí nos vemos!

BlackJack Porter

La cervecería Left Hand, de Colorado, USA, toma su nombre de un jefe indio llamado así, “Mano izquierda”. Supongo que sería zurdo, pero estos chicos son bastante diestros a la hora de producir cervezas.

Su especialidad son las ales de estilo inglés. Yo he probado ya una Imperial Stout, una Milk Stout y esta. Esta es una Porter, fuerte pero clásica.

De color negro intenso, con espuma esponjosa y breve. Aroma a chocolate y regaliz, y sabores dulces, con mucho tostado y buen cuerpo.

Parece que las colonias hacen los estilos ingleses tan bien como ellos mismo, porque es una delicia tomar estas cervezas. Y además, las etiquetas tienen diseños modernos, diferentes y atractivos. Tiene 6,4% ABV y se recomienda tomar en vaso de pinta, a temperatura de bodega (10 – 12 ºC).

“Mi opinión en un Tweet:” -Clásica Porter del Oeste de los EEUU. -¿Puede estar bien? -Sí. Nota: Bien +.